Abr
17

10 maneras de impulsar a jóvenes estudiantes

By Isra Garcia  //  Cambio, Educación, Nueva economía  //  18 Comments

empujar a jóvenes estudiantesSiempre se puede hacer algo más por nuestras futuras generaciones, siempre. Puedes ayudar a estos jóvenes a sobrepasar ansiedades y frustraciones y motivarlos a crecer, mejorar y saltar mucho más alto.

Ayúdales a canalizar toda la energía, pasión y curiosidad que proporciona la juventud, impulsándoles a ir más allá de lo que dicen los estándares de cada colegio, instituto o universidad.

Cómo potenciar a jóvenes estudiantes

Aquí presento diez maneras que puedes utilizar para impulsar a jóvenes estudiantes:

1. Leer ayuda a mejorar la escritura, vocabulario y la expresión oral, potencia la comprensión del mundo y enriquece la manera de cómo nos enfrentamos a lo que nos rodea. Busca libros interesantes y recomienda su lectura: “The Icarus Deception”, “V de Vulnerable”, “Rework”, “The 4-Hour Workweek” o “Ignore Everybody”. Cuenta a los alumnos (y a los padres) cómo estos libros les beneficiarán. En clase, crea discusiones entorno a los temas tratados en el libro y pide la opinión personal de uno, junto a aprendizajes obtenidos después de leerlo.

2. Incita a que cada estudiante hable sobre sus héroes, cotidianos y cercanos y sus iconos. Que escriban sobre ellos y que expliquen porqué son personas que tanto admiran, cuales son sus cualidades y cómo podrían utilizar a esos súper héroes para mejorar.

3. Permite que entre cada uno de los estudiantes intercambien feedback sobre lo bueno y malo de cada uno de ellos desde su propia perspectiva. Escribir en una hoja a modo de evaluación 360º las cosas buenas y malas y cómo según ellos las mejorarían y más importante, qué va a hacer ese joven que escribe por la persona que recibe el feedback para ayudarle a mejorar. Puede referirse a conocimientos, materias, deporte o incluso a cómo perder la timidez con las chicas.

4. Habla sobre tus propios fallos, defectos, frustraciones y mayores miedos delante de todos estos jóvenes estudiantes. Muestra ejemplos reales de veces en las que has cometido una gran estupidez. Cuando no has alzado la mano por tener miedo a equivocarte o lo mal que lo pasaste cuando tu chica te dejó o incluso los problemas y rechazo social que la dislexia te creó cuando eras pequeño. “Desnúdate” (no literalmente) delante de estos jóvenes. Realmente les estarás impactando.

5. Organiza frecuentemente pequeñas charlas donde antiguos estudiantes que han sobresalido o personas conocidas del área de donde los jóvenes estudian, puedan contar su historia, compartir sus experiencias y un poco ofrecer guía de cómo actuar y qué hacer. Busca historias de agentes del cambio.

6. De vez en cuando aparta los libros, ejercicios y teoría y en lugar de eso, introduce trabajos reales de diferentes áreas como podría ser por ejemplo que los estudiantes entendieran los pasos para crear un negocio. Cómo empezar a crear su marca personal, abrir un blog y empezar a escribir o crear presentaciones eficaces.

7. Trabaja con contenido online interactivo como vídeos que sirva para ilustrar de manera audiovisual tus ejemplos. Series, conferencias de TED, spots o música. Esto es poderoso cuando quieres que tu mensaje conecte con los jóvenes.

8. Anima a que empiecen su “bitácora” digital, esta puede ser un blog, un vídeo-blog, un podcast, un micro-blog en formato de 140 caracteres o imágenes en Pinterest. Ensáñales cómo hacerlo y cuéntales que hacerlo no es algo doloroso, sino que puede ser muy reconfortante.

9. Trabaja, a lo largo del año o periodo en la historia personal de cada uno de estos jóvenes. Constrúyela, encájala, dale forma, ayúdales a pulirla y entonces empújalos a contarla al resto de sus compañeros. El resultado de esta experiencia es increíble, ya verás.

10. Anima a estas personas a cuestionar cualquier cosa que encuentren en su camino, incluso lo que tu dices. Anímales también a permanecer curiosos, a formular muchas y afiladas preguntas, a no conformarse con lo que tienen o lo que alguien les dijo que es lo que obtendrían haciendo todo el trabajo. Plantéales nuevos caminos para crecer, deporte, arte, tecnología. etc. Habla sobre lo que van a hacer después de acabar con esto. Enfréntales a la más dura, contundente y seca realidad, habla del trabajo que importa, haz que lo practiquen y muéstrales que, a pesar de que algunos se empeñen en lo contrario, vivimos en tiempos increíbles.

Bonus: crea fricción. Eso cambiará las cosas.

Pensando ya en 2015, quiero dedicar un tiempo importante a las iniciativas sociales y centrar muchos de mis esfuerzos como speaker en universidades, institutos y colegios (es social, aquí no hablo de negocios). Me gustaría llegar a alcanzar al máximo número de jóvenes posibles. Pensaré cómo lograrlo.

Photo credit: UNM University Communication & Marketing.

  • Además de las ‘competencias duras’, no estaría de más acercarles también las ‘competencias blandas’…

    http://fynde.blogspot.com.es/2009/06/competencias-blandas-online.html

  • ¡Buenas Isra!

    Bajo mi punto de vista, y es algo que me ha sucedido a mí como estudiante y blogger, creo que todavía se fomenta en exceso (no solo en el entorno familar) el proceso de: estudia, sácate una carrera con salidas y búscate un empleo en el que trabajes poco y ganes mucho.

    En muy pocas ocasiones, y hablando también de mi situación, nadie me ha impulsado en ningún momento a realizar algunas de las acciones que mencionas o a crear un blog. No culpo nadie, pero creo que es una clase de información que nunca se ofrece a los que somos estudiantes y que en la mayoría de ocasiones la hemos tenido que aprender por nuestros propios medios.

    Mi objetivo para los próximos meses es ponerme en contacto con mi universidad para tratar de crear un evento o taller donde ayudar a entender a otros estudiantes la importancia de expresarse a través de su bitácora y cómo hacerlo correctamente. Creo que la opinión de personas en su misma situación puede ser vital. Tu artículo me he servido de ayuda para ello.

    ¡Un abrazo!

  • Otro excelente post: gracias por compartir, Isra.

    Como profesor de instituto me apunto muchas de estas cosas para intentar llevarlas a cabo: algunas ya la hecho, otras no.

    ¿Resultados? Pues depende muchísimo de cada clase.

    Hay grupos con alumnos muy curiosos que enseguida quieren saber algo más de lo que está en el temario. En esos casos he podido acercarles a muchas cosas que desconocían y que pienso pueden serles útiles para su futuro. Gracias a alumnos de este tipo me lancé a montar el evento #SocialMediaBalmis, que tan pocas horas me está dejando dormir en los últimos meses. Pero creo que merece totalmente la pena.

    En cambio, hay otras clases en las que da exactamente igual lo que les cuente: sea del temario, de social media, conferencias TED, ejercicios creativos… El resultado es el mismo: grupo de alumnos totalmente pasotas a los que parece que les dé todo exactamente igual. No escuchan, no hacen. Seres pasivos cuyo único aliciente en la vida es volver a casa para jugar a la videoconsola. En estos casos es muy complicado mantener la motivación.

    Me parece fantástica tu idea para el 2015, y muy generosa, como muchas de tus iniciativas: enhorabuena, de verdad.

    Ya sabes que si necesitas cualquier cosa en ese sentido, sólo tienes que pedirme lo que necesites. Piensa en lo que un profesor de instituto de Alicante puede hacer para apoyar tu iniciativa: dímelo y cuenta con ello.

  • David Sánchez-Camacho García

    Muy buenas!

    Creo que no podrías llevar más razón. En la época educativa en la que nos ha tocado vivir (al menos a mi, tristemente) creo que se fomenta el aglutinamiento de conceptos, ideas, aportaciones de autores y, en general, cosas externas en detrimento de la potenciación de talento.

    Todos tenemos talento, aunque no lo sepamos. Cada uno somos realmente buenos en diferentes cosas y, tristemente, el sistema educativo “formal” eso no lo fomenta. Profesores leyendo PPT, dando los mismos apuntes durante años, mandando los mismos ibros durante décadas (actualizando a la última versión, porque suelen ser ellos mismos los autores) y una enumeración de cosas que hacen caer en somnolencia al estudiate medio.

    Esto lleva a que mucha gente busque nuevas andanzas y se desmarque del establishment educativo. De aquí la proliferación de sistemas como Foxize, Floqq, modelo LEAN y una infinidad de plataformas que cambian evolucionan el concepto de aprender para llegar al de aprehender (véase Aula CM). Puro dinamismo y ruptura de patrones. Si no somos iguales, ¿por qué hemos de estar obligadores a recibir la misma educación?

    Es realmente triste que la población media universitaria se sorprenda ante profesores buenos. Sí, sí. ¡Nos sorprendemos! Y eso, no dice mucho del actual sistema. Ahora bien, nosotros también tenemos lo nuestro. Sobra mucha gente en la universidad que van a “vivir la vida” y repercuten en el embotellamiento del resto. Vamos, que pagamos justos por pecadores.

    No me quiero alargar mucho más pero creo que en España reside un potencial abrumador que requiere de, para mi punto de vista dos grandes cosas:

    – Fomento del esfuerzo (donde entra el papel de los profesores)
    – Valoración del talento (y la esperada Ley de Mecenazgo)

    Como siempre, te superas en los post Isra.

    Un saludo.

    P.D: Si te animas, yo soy un universtario bastante proactivo a montar todo lo que genere…¿dinero? ¡para nada! Todo aquello de lo que podamos obtener el máximo jugo a nivel aprendizaje. Si te animas, hablamos por DM (@davagain), y vemos qué puede ofrecérsele a la comunidad educativa =)

  • Delfina García

    ¡¡Hola Isra!!. Lo vas a hacer genial no me cabe duda. Me encantaría ver cómo lo haces y aprender de ti. Esto creo que no hay que hacerlo sólo con los jovenes. Las personas de cualquier edad lo necesitamos. Contacta con profesorado “inquieto” los hay y agradecen un poco de ruptura en su rutina, si es sin ánimo de lucro seguro que se te abren todas las puertas, o al menos casi todas.

  • Delfina García

    Pero… ¿otro Blog?… ¡¡Tienes inundado el ciberespacio!!. Un abrazo.

  • Maria Sampedro

    Comparto los puntos que marcas, y sin duda algo que parece se les niega los niños/jóvenes que es a cuestionarse el entorno, razonar lo que estudian y aprenden, no ser seres monitorizados. Sin duda los seres más creativos son los niños, deberíamos apostar por no canalizar tan pronto esa energía.

  • Tu experiencia es un gran aporte para este post. Pienso en cómo conectar a los desconectados, es un gran desafío y una buena responsabilidad, es un gran trabajo que necesita ser hecho y en el que tengo unas cuantas ideas.
    Veremos que sucede en 2015. Gracias por tu ofrecimiento, lo tendré en cuenta.

  • Fantástico David. Fantástica reflexión, crítica y pequeñas pistas de por donde empezar.
    Empecemos pequeño haciendo grandes cosas: si se te ocurre cómo podríamos cambiar algo las cosas en tu universidad y crees que puedo ayudar (esto tampoco implica $$$) dentro de mi tiempo, disponibilidad, habilidades, experiencia y personalidad, escríbeme a ig.standout@isragarcia.com con una propuesta y vemos cómo hacer que algo suceda. No hay prisa, ni presión alguna, sólo si sientes que quieres, puedes y debes.

  • Gracias Delfina. Es una oferta muy atractiva, pero de momento quiero conectar a los (para mi) verdaderos desconectados. Esta vez es algo personal y como siempre algo que me importa y siento puedo contribuir.

  • Exacto María, y lo que hacemos es cambiar creatividad por obediencia.

  • Delfina García

    Estimado Isra. lo mio no era una oferta sino una idea (en realidad hay dos ideas) para que lleves a cabo ese trabajo personal que tu tanto quieres. Entonces me encuentro con esta respuesta. ¿¿¿¿????

    Voy a contarte algo que me acaba de pasar ahora mismo.Como buena “ama de casa” acabo de ir a la compra a Mercadona yo sóla con el coche y he aparcado en el garaje que no tiene conexión directa con la casa por lo que he tenido que salir a la calle y dar la vuelta a la manzana con la compra para entrar al portal.

    Llevaba tres bolsas grandes repletas hasta arriba de cosas de la casa (comida principalmente), Casi no podía con ellas porque pesaban mucho pero ya estoy acostumbrada. En las escaleras del portal había dos mujeres de mi edad aproximadamente y una de ellas con acento de lo que parecía ser un país del este me ha dicho “Pensaba que sólo en mi país las mujeres iban así”, refiriendose al esfuerzo que estaba haciendo yo.

    Yo le he contestado. “Vengo del garaje pero hay muchas veces que voy así desde la tienda. Pues si, pensabas que sólo en tu país las mujeres hacían estas cosas pero no. Aquí hay muchas mujeres que también van así”. Entonces se ha levantado para sujetarme la puerta y dejarme pasar.

    No necesito hacer un duatlon ni un triatlon para saber que puedo con lo que se me ponga por delante. Tengo una familia que atender ¿Sabes?. Pienso demasiado para el tiempo del que realmente dispongo. Mi vida está llena de obstáculos porque ya tengo 42 años y tengo “cargas familiares” en las que pensar cuando actúo.

    No soy una “doer” porque tengo mucho “to do”. Lo que hago más allá del tema doméstico me cuesta un gran esfuerzo, lo tengo que hacer cuando no tengo que estar en otras cosas (por ejemplo a la 1 de la mañana), casi todo, lo hago de manera desinteresada esperando poder aportar algo, poder ayudar.

    Sin embargo algunas veces, aunque yo soy de esas mujeres que sé cuánto valen las cosas y que hago lo que hago porque me da la gana y no por desesperación, me doy cuenta de que, cuando algo se da porque sí o se hace porque sí, siempre hay alguna mente cuadrada que no entiende nada y lo desprecia porque no lo sabe valorar. Así lo siento yo.

    No te preocupes. Algún día te contestará Richard Brandson.

  • Delfina lo de una oferta era una forma de hablar. Entendí perfectamente lo que tratabas de transmitir. Gracias por la idea y aportación.

  • Delfina García

    Vale Isra. Igual me he pasado con la respuesta y debería haberla publicado en mi blog. Tengo muchas de estas para contar. Un saludo.

  • “Cómo conectar a los desconectados”: excelente forma de definir una situación que, por desgracia, es cada vez más habitual en las aulas.

    El ratio de alumnos desconectados/conectados crece de año en año.

    Muy preocupante, la verdad.

    Si consigues conectar a esos alumnos desconectados (ojalá), seguiré asombrándome con tu trabajo, una vez más.

    Y esperaremos tu post para intentar hacerlo nosotros tambien.

  • Pingback: Las nuevas generaciones | Haz caso a Mamá()

  • Algo pasará, seguro, haremos que pase. Sólo hay que trabajar más aún.

  • Pingback: Las nuevas generaciones | Haz caso a Mamá()

Libros de Isra

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+