Mar
15

31 días alimentación macrobiótica extrema: 10 días

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

experimento alimentación macrobiótica extrema 31El sábado alcancé los 10 días dentro del experimento 31 días de alimentación macrobiótica extrema. He ido tomando nota de sensaciones, reacciones, imprevistos, obstáculos y feedback. Aquí voy a compartir contigo las conclusiones más relevantes hasta ahora. El resto, de forma más detallada y diaria, las puedes encontrar en mis cuentas de Instagram, Google+ o Twitter.

Resultados y conclusiones 10 primeros días del experimento macrobiótica extrema 31

  • Llegando al día 10, después de medir y analizar momentos, situaciones, actividades y estados, y con los datos y hecho en la palma de mi mano; estoy más despierto, reacciono antes, pienso – actúo con mayor rapidez. Encajo mejor las noticias que podrían ser no muy buenas.
  • Experimento bajadas de energía y vitalidad cuando no duermo apenas y entonces necesito comer más (o más variado) y me alimento de arroz y sopa de miso. Parece que aquí el cuerpo necesita otros valores (alimentos). Por otro lado, pienso que podré acostumbrar el cuerpo a eso si soy capaz de repetir el no dormir mucho y seguir alimentándome con las indicaciones del experimento.
  • Reducir a cero el consumo de sal, azúcar y trigo me está ayudando a encontrar grandes focos de concentración. Está permitiendo que mi consciencia se expanda todavía más.
  • En contra de lo que imaginaba en un principio y tampoco era la intención del experimento, apenas he notado perdida de peso importante desde el inicio. Si bien he notado un descenso, no ha sido significativo como podría parecer, bajé de 73kg a 70kg.
  • Los primeros días tenía más apetito que de costumbre, a partir de día 5 fueron descendiendo las ganas de comer  que me saltaban. Pasé de tener hambre sobre tres o cuatro veces por día, a hacerlo una única vez en los días 6, 7 y 8, a no tener apetito los días 9 y 10.
  • Para suplir la falta de proteínas, he añadido tofu a la sopa de miso y al arroz.
  • He ido alternando entre sopas de disco ecológicas preparadas y las que cocinaban en restaurantes. A pesar de que el sabor de las segundas son mucho más apetecibles. He notado más recarga en las primeras que en las segundas, para esto me basé en los tiempos deportivos, la capacidad de reacción y distracción a estímulos externos y al número de tareas que era capaz de desarrollar y en el tiempo que las conseguía.
  • Mi cuerpo ha funcionado mejor con el arroz semi-integral e integral que con el simplemente blanco. Más fáciles de digerir.
  • Uno de los inconvenientes iniciales que se planteaban en el experimento era el efecto de estreñimiento que podría sufrir a causa de la alimentación que pretendía seguir. Para solucionar esto, utilicé EDESAN 4 (fórmula digestiva), esto ha ayudado mucho, no han habido complicaciones.
  • Para no dañar el riñón, hígado e intestino he tomado las infusiones EDESAN 5 y 1. Hasta día de hoy han funcionado muy bien.
  • Mis medias deportivas han subido: en ciclismo he pasado a rodar de 29 – 30 kilómetros por hora, a 33 kilómetros de media, algo que antes no había podido alcanzar. En carrera he pasado de 4:50 de velocidad media, a 4:40.
  • Según mis indicadores de productividad, he completado un 19% de tareas más que lo habitual en un 34% más rápido y efectivo que antes de comenzar con el experimento.
  • Mi disciplina ha endurecido, siempre he sido algo débil en cuanto a la hora de la comida. Ahora, por lo menos durante el experimento, domino la situación de principio a fin, siento que no habría manera de caer en la tentación, antes preferiría no comer en un día, o en dos.
  • La importancia de comer a la misma podría ser un mito. O al menos así lo veo yo, ya lo dice la macrobiótica “come solo cuando tengas hambre” (fuente: libro de la vida macrobiótica), pidiendo más consciencia sobre tu cuerpo uy no sobre horarios. Ya seguía esta práctica cuando antes del experimento en mi alimentación macrobiótica diaria (desde 2012). Sin embargo, ahora con el experimento, al monitorizar las horas en las que me alimentaba y tenía todo bajo control, no ha habido un único día que haya desayunado, comido o cenado a la misma hora. Las horas han sido tremendamente dispares. Hasta día de hoy, mi cuerpo y mente siguen funcionando, cada vez con mayor fluidez.
  • Cuanto alimentarse al día: podríamos estar ante otro mito, la macrobiótica establece “come cuanto quieras y las veces que quieras si así lo sientes”, pues bien, hay días que he realizado una sola comida, y la mayoría de días han sido dos comidas (entendiendo por comida miso y arroz). Echando un vistazo al cuadro de mando, no hay un solo día hasta ahora en el que haya hecho tres comidas. Supongo que tiene que ver más con desacostumbrar el cuerpo a hábitos innecesarios y dejar que fluya hacia su forma más natural y óptima.
  • A nivel de organismo, es increíble la cantidad de ocasiones en las que voy al baño a orinar. Más del doble sin exagerar. Esto ha hecho que pierda más líquido y rápidamente.

Cada día que pasa descubro algo interesante dentro del experimento, en ocasiones tiene que ver con lo de dentro y en otras con mi actitud y comportamiento hacia fuera. Lo importante es que siempre encuentras algo, si buscas para encontrarlo.

Summary
Article Name
31 días de alimentación macrobiótica extrema: 10 días
Description
El sábado alcancé los 10 días dentro del experimento 31 días de alimentación macrobiótica extrema. He ido tomando nota de sensaciones, reacciones, imprevistos, obstáculos y feedback...
Author

Libros de Isra

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+