Browsing articles in "Human Media"
Jun
22

Branding: cómo “partirla”

By Isra Garcia  //  Branding, Human Media  //  No Comments

Tu branding no es un logo, ni siquiera el mismo perfil o imagen en todas las plataformas digitales en las que tengas presencia, no es un slogan cautivador, o una banda sonora característica. Tu branding es no es un título de trabajo distinto al resto. Es cómo un conjunto de valores tangibles e intangibles, es una promesa de valor, es un compromiso, es un resultado, son símbolos, señales y muestras.

cómo partirla en el branding

¿A quién le importa las herramientas que utilices mientras cumplas lo que prometes y tus acciones, mensaje e intenciones sean todo una sola cosa, que además produce un impacto positivo?

¿Herramientas? Sí, usa las herramientas que mejor y más claramente te ayuden a contar tu viaje. Si buscas herramientas que utilizar para un mejor branding (marca) personal, responde a estas preguntas:

  • ¿Qué herramientas te ayudan a contar mejor la historia sobre lo que eres, representas, cambias y aportas (a nivel personal o empresarial)?
  • ¿Dónde está tu audiencia?
  • ¿Qué quieres que hagan con tu USP (unique selling proposition)?
  • ¿Sirven las herramientas que has seleccionado para alcanzar el propósito?
  • ¿Cuanto esfuerzo necesitas para mantener tu presencia, compromiso y proposición?

Esta podría ser una manera razonable de prestar atención a las herramientas a la hora de trabajar el branding ¿no te parece?

Ahora en serio, ¿quieres “partirla” en branding (personal o empresarial)? Olvida las herramientas, céntrate solo en experimentar para mejorar tus habilidades núcleo, factores de éxito y ventaja(s) competitiva(s)- El fin es ejecutar para conseguir traer tu promesa – (USP) al mundo de los vivos, y contar los hitos que durante el viaje has ido alcanzando (buenos, normales y malos) utilizando la comunicación para construir relaciones humanas con compradores e incondicionales. Esa es la estrategia. Ahí es donde verás una recompensa. Repite, repite, repite.

Enfoque en experimentación, ejecución y human media.

Photo credit: Anders Sandberg.

Jun
16

El impacto de darlo todo

el marketing de darlo todoDarlo todo cambia el resultado.

Como personas que somos, ya lo sabemos. Amamos las personas comprometidas. Ayudamos y apoyamos a nuestra familia y amigos. Nos unimos a comunidades donde nos ayudamos los unos a los otros.

Hacemos estas y otras cosas de manera natural. Relacionarnos, vincular, conectar e interactuar son actividades básicas que el cerebro entiende muy bien, porque hemos sido criados en grupos, el 98% de los casos. No somos solo individualistas, como los gatos, sino que funcionamos mejor en grupos, como los lobos.

Sin embargo, la rareza sucede en los negocios. Olvidamos al individual, nos obsesionamos por la masa. Enviamos un mensaje en lugar de hablar con nuestros clientes actuales, aunque fuera solo escuchar. Se ha dicho que digamos una cosa y luego hagamos otra cosa diferente.

De persona a persona, necesitas darlo todo, arriesgar, ser excelente en esas relaciones, es imperativo ser directo, transparente e integro con las personas, pero parece que en los negocios esa norma no debe cumplirse necesariamente ¿seguro?

La cultura en la que vivimos solo pretende crear satisfacción a corto plazo, competir por precio y eliminar riesgos y costes. Nunca haríamos estos nuestra esposa, hijos o amigos, por supuesto. Y fuera de nuestros círculos, lo hacemos incluso sin pensar en ello.

Nuestros clientes no intentan aprovecharse de nosotros, no nos quieren hacer la jugada, no quieren ganar y que nosotros perdamos, eso es lo que este sistema mediocre trata de doctrinar. Queremos relaciones con ellos, eso si es rentable. Entonces ¿por qué no creamos unas mejores relaciones?

Esto es lo que he descubierto. Algo especial sucede cuando depositas excelencia e las relaciones, cuando de verdad inviertes en las relaciones, ya sea con el cliente o en cualquier otro sitio.

Todos sabemos esto, todos lo vemos suceder

Lo he visto en organizaciones alrededor de todo el mundo, todas las que trabajan con Internet y la economía conectada que ha facilitado la web social. Funciona.

Lo he visto en ciudades como Valencia o Zaragoza, donde muchas personas lo han aprendido porque aman los lugares donde viven y quieren hacer brillar esas ciudades. Todas esas personas lo han dado todo, y por ellas, esas ciudades emergerán.

Puedes verlo en las relaciones humanas que suceden en la web en cualquier sitio, relaciones construidas en Twitter, blogs, Facebook, donde se han creado conexiones que han dado lugar a negocios, amistades o amor.

Las matemáticas de esto

Puedes ver los números funcionar. En la terminología de inversiones, “dollar-cost averaging” es lo que sucede cuando compras más acciones de una empresa, incluso cuando las acciones no son buenas. ¿Por que harías eso? Podrías preguntarte.

Lo haces cuando todavía es una buena empresa para invertir, y va a sobrevivir porque los números son los correctos. Lo haces cuando ver que la empresas está infravalorada – cuando nadie cree en ella y sabes que va a salirse.

En otras palabras, lo haces porque crees en esa empresa.

¿Crees en tus clientes? ¿En tus lectores? ¿En tus seguidores? ¿Crees en las interacciones humanas? ¿Crees en cambiar las cosas que te importan? ¿Crees en el marketing impecabilidad? ¿Crees en que tienes más oportunidades de cambiar la interacción, la relación y el resultado que nunca antes en la historia?

Yo sí, demonios que si lo creo.

¿Y tú? Es por eso por los que podríamos ser diferentes, o no.

Devuelve al mercado, clientes, amigos, necesitados, algo por lo que tomas a diario. Da tanto como puedas, a quien lo merece.

Dalo todo. No queda otra.

Photo credit: Mike Beales.

Jun
6

Implicaciones éticas sobre el uso Big Data

By Isra Garcia  //  Human Media, Innovación, Internet  //  No Comments

Los negocios que trabajan en la era del Big Data deberían considerar las implicaciones de su actividad, no solo cuando recogen información, sino cuando la usan y las almacenan, las implicaciones:

  • Contexto: ¿Para qué fin fue la información originalmente recogida? ¿Para qué propósito se está usando ahora? ¿Cómo de lejos queda el contexto original de su nuevo uso? ¿Es eso apropiado?
  • Consentimiento y elección: ¿Cuáles son las elecciones disponibles para la parte afectada? ¿Saben qué están eligiendo o tomando una decisión? ¿Entienden realmente a todo lo que están acordando? ¿Poseen la oportunidad de declinar? ¿Qué alternativas se ofrecen?
  • Razonable: ¿Es la profundidad, de la información usada y las relaciones derivadas, razonables para la aplicación, acción o campaña sobre las cuales es usada?
  • Substanciada: ¿Son las fuentes de la información usada apropiadas, autoritarias, completas y adecuadas en el tiempo para su aplicación?
  • Propiedad: ¿Quién es el propietario del resultados de los insights? ¿Cuáles son las responsabilidades hacia todo ello en términos de su protección y la obligación a actuar?
  • Justicia: ¿Cómo de equitativo son los resultados de la aplicación a todas las partes implicadas? ¿Están todas propiamente compensadas?
  • Considerada: ¿Cuáles son las consecuencias de la recogida de información y su análisis?
  • Acceso: ¿Qué acceso a la información posee cada tema de información y cada persona, departamento o extensión?
  • Responsabilidad: ¿Cómo se detectan y se reparan los errores y las consecuencias no-pretendidas? ¿Pueden las partes interesadas comprobar las responsabilidades que les afectan?

implicaciones éticas big data

Esto es importante para todas las organizaciones que usan el Big Data, pero son particularmente importantes para esas empresas con estrategias de negocio que dependen de los consumidores o clientes que están dispuestos a confiar su información a negocios. Tan pronto como evolucionan los métodos de información, crecerá la cantidad de esa información recogida por estas organizaciones, y las preocupaciones por la seguridad de la información también incrementará. Como resultado, la reputación de la organización y la confianza del cliente llegará a ser uno de los temas de principal preocupación. Implementar mejores prácticas sobre Big Data ahora. para revisarlas continuamente a medida que creo y cambian empresas y tecnología. Eso marcará toda la diferencia frente a las personas a las que te diriges y también frente a la ley.

Abr
20

5 maneras de mejorar la comunicación a distancia con tu equipo 

By Isra Garcia  //  Equipar, Human Media, Liderazgo, Productividad  //  1 Comment

1. Permanece profesional: elige una herramienta o plataforma online (Evernote, Basecamp, Trello) y trabaja en ello, evita whatsapp o Slack. Aquí un recurso interesante.

2. Haz seguimiento, de manera muy frecuente: el sistema “si no sé nada de ti en una semana, haré seguimiento para asegurarme que avanzamos en el tema”. Hay otro sistema: “contacto contigo una vez al mes para saber si hay alguna otra responsabilidad u objetivo por cubrir”.

como mejorar la comunicación a distancia con tu equipo

3. Mantén a todos actualizados: eso no significa copiar a todos en todos los emails. Solo lo importante, directa e indirectamente, para cada una de las personas responsables por cada tarea. Finalmente, una vez a la semana envía un sumario de las decisiones que afecten a cada parte. O mejor aún, actualiza el sistema de documentación online para que notifique a cada persona.

4. Hazte sentir presente – aunque no estés presente: si trabajas en diferentes zonas horarias, haz saber a tus colegas en qué horas podrás estar alcanzable y en qué otras no. No soy una persona de “buenos días” o “buenas noches”, ni de conversaciones de cortesía, quizá lo seas, bueno, podría ser una buena manera de ser cálido con tu equipo. La otra es llegar a tus colegas con valor y utilidad en sus diferentes formas, estas es más mi preferida.

5. Humaniza: al menos, una vez cada mes todos meses, trata de encontrarte con todas las personas con las que trabajas a distancia y dejar como último asunto el trabajo, empieza por objetivos personales, aprendizajes, sensaciones, o m,mejor aún, solo escucha. Es aquí donde los proyecto comprometidos nacen. Si por distancia se hace difícil, prueba con vídeo-conferencia. Conectar marca la diferencia.

Photo credit: JPC24M.

Feb
19

Cómo crear una marca para la gente

By Isra Garcia  //  Branding, Human Media  //  1 Comment

1. Define el leitmotiv: en este caso para mí sería, “establecer conexiones emocionales”.

2. Desprende sentimientos: enfado, pena, felicidad, humor, amor y otros, siempre que sean auténticos y no pretendidos o fingidos.

3. Elige al embajador o embajadora adecuado que mejor represente a tu marca, dentro y fuera del plano digital.

4. Esculpe la silueta ideal de la persona que conectará con tu marca, la persona que comprará y correrá la voz. Una vez esté desarrollado esa figura amolda la comunicación, servicios, logística y operaciones a ese perfil, no a la inversa.

5. No publiques el contenido que deseas, publica el contenido que tu comunidad desea. Escucha antes de actuar.

6. Crea servicios periféricos que añadan valor al producto o servicio que ofreces. Servicios periféricos basados en el punto 3.

7. Sea lo que sea aquello que vende tu marca, organiza jornadas / talleres / seminarios sin coste para educar a los posibles clientes potenciales antes de comprar tu producto.

8. Crea listas de emailing no para promocionar, sino para dirigirte a personas específicas que tienen necesidades específicas sobre. Tu marca.

9. Envía ese email humano (no marketing) solo cuando merezca la pena hacerlo. Esto significaría solo en un 5% de las veces que actualmente realizas.

10. Inicia conversaciones y saca inputs que puedan ser transformados en algo que puedas hacer por ese público con el que interactúas.

Como crear una marca para la genteUsando estos ingredientes para esos que buscan un concierto exquisito, los profesionales del marketing pueden expandir la presencia de su marca y hacer crecer su audiencia y alcance significativamente, creándola para la gente, humanizándola. Porque esta estrategia es dictada por los sentimientos del consumidor, sus pensamientos, necesidades y deseos. Coloca a las personas donde deben estar, en el pedestal. Cuando estos pasos se ejecutan bien, el consumidor pensará que la marca le pertenece, eso es.

Photo credit: Eva Rinaldi.

Feb
15

Maldito atardecer

By Isra Garcia  //  Human Media, Redes Sociales  //  6 Comments

Mira otra j***** imagen de un bonito (y maldito) atardecer.

maldito atardecer

Hechos

1. Única foto sacada. No soy fotógrafo profesional, ni tampoco amante de la fotografía. No busco la imagen perfecta, más bien lo contrario.

2. La foto fue tomada antes de ayer, en Río de Janeiro, en Pan de Azucar. Ayer subí la imagen a la cuenta de Instagram. Rechazo perder la belleza de un momento por subir una foto a las redes sociales.

3. Invertí 30 minutos sentado observando este acontecimiento, el sol en la cara, el aroma a naturaleza, águilas cruzando el vuelo solo impulsadas por las corrientes de aire, sin ni siquiera agitar las alas. El mar ondulado por el sutil movimiento de las embarcaciones. Aviones tomando vuelo, todo pasaba a cámara lenta. Lo aterrador fue mirar a tu lado y ver a más de 200 personas con sus dispositivos móviles tomando instantáneas sin parar. Un banquete avaro de selfies. Un desfile de caballería de stocks. Una búsqueda masiva por retratar el momento perfecto.

4. El handicap; no logré contabilizar una sola persona que simplemente admirara la hermosura del instante. Era algo obsesivo por mostrar y aparentar en lugar de ser y estar. Estaba solo entre tanta multitud.

5. Cuando acabé, tomé esta foto, sonreí y dejé el lugar. Me sentía agradecido.

¿Dónde estás?

Te diría que me parece triste, o descorazonador, pero mentiría. Es algo que cada vez es más indiferente para m-mí. Cada cual es libre de hacer lo que desea y quiera, no hay ninguna regulación que diga que disfrutas más por apreciar un paisaje, que por recordarlo cuando estás en casa o cuando cuentas los Likes de esa foto subida a una plataforma social. Por mi propia experiencia, marché de allí igual de completo que llegué, supongo que no sería la única persona. Eso si, permíteme cuestionar si realmente todas esas personas eran conscientes de que el presente y el tiempo es lo único que jamás vuelve.

Recuerda esto la próxima vez que estés ante un momento mágico.

Feb
8

Mis fracasos más pronunciados de 2015

By Isra Garcia  //  Equipar, Human Media, Lifestyle, Mapmakers, Vida  //  16 Comments

los grandes fallos de isra garciaBien, este es el momento en el cual rindo cuentas a mí mismo sobre mi más grandes fracasos (o fallos) del pasado año, los cuales comparto y expongo aquí ante ti. Tal y como hice en 2013 y 2014, es un poderoso ejercicio que me ayuda a seguir creciendo, a ser consciente sobre todo lo que no ha salido bien, pero ante todo, a desnudarme un poco más, a despojarme del escodo y mostrar toda la vulnerabilidad que pueda ante. Sí, este soy yo, un tipo vulnerable que hace cosas, que usualmente fracasan en un ratio 15/20, esto es por lo que considero que avanzo rápido hacia delante.

Este año, en julio, construí un nuevo sistema “mis derrotas diarias”, empecé a anotar entre una y tres pequeñas – o grandes – derrotas diarias, luego por cada uno de esos fracasos, trataba de trabajar en uno o dos aprendizajes. Piensa de julio a aquí cuantas derrotas y cuantos aprendizajes. Que maravilla.

Todo ello me ha llevado a una lista de fracasos pronunciados más comprensiva, eficiente y larga que los años anteriores. Aquí va.

Mis grandes fracasos de 2015

  • Desafío Vida: mi gran fracaso no estuvo en no completar la prueba, eso podría pasar en un desafío, claro. No, el gran fracaso estuvo en que no logré recaudar ni si quiera unos mínimos para la causa por la que iniciamos este desafío social, construir el primero centro de atención para niños con Cáncer en Bogotá. Aquí explico más en profundidad.
  • Consecuentemente el punto anterior me llevo a otro fracaso pronunciado, Desafío Vida causó en mi una frustración que arrastré durante meses. Perdí, en parte, por el camino, algo de mi esencia. En algunos aspectos cotidianos, dejé de ser yo. Gran error, pero sucedió.
  • 2015 será recordado para mí, entre otras cosas, como el año en el que un día perdí la motivación. Desafío Vida, toda la preparación previa e intento de cambio positivo y la cancelación del proyecto social La Gran Hazaña, 45 días antes de su realización, después de entrenar por semana entre 500 y 1.000 kilómetros por ciclo de trabajo deportivo. Todo ello me golpeó fuerte, mis ánimos estuvieron por los suelos, no tenía ganas de hacer muchas cosas, dejé de hacer deporte durante una temporada. Estuve muy afectado. Fue inevitable, pero fue otro gran fracaso. Es humano, lo sé, pero me envolví en mis propias lamentaciones, me dejé llevar, a gusto, por la negatividad.
  • Quité importancia a la gestión de mis finanzas, impuestos y tesorería. He pagado el precio, bastante caro por cierto.
  • He intentado extinguir las pistas que mi intuición lanzaba continuamente. He he hecho “oídos sordos” a los avisos de peligro de mi instinto. Este año, durante un tiempo considerable, ignoré a esa vocecita que después de todo me ha traído aquí. En un momento dado, lo pagué todo junto. Este ha sido el fracaso estrella del año.
  • He hablado demasiado, he fanfarroneado, he alardeado, he parloteado más de lo que ningún otro año había hecho hasta día de hoy, sobre mi trabajo, mis logros, todo lo que hago, lo que iba a hacer, lo que no he hecho y lo que hubiera hecho. Me he flipado, lo confieso. Yo lo he notado, otras personas lo han notado, no me he sentido cómodo. He hablado más de 90% que debería haberlo hecho.
  • Mi actitud, personalidad y resultados han impactado negativamente a personas que respeto, aprecio y quiero. Esto me ha dolido y les ha dolido. Podría haberlo evitado fácilmente. Me arrepiento, no ¿Qué sentido tendría si ya está hecho?. Es un fracaso, no una queja.
  • Al anteponer a una persona a mí mismo con tanta fuerza, perdí la noción de quien era yo, mis valores, mis credenciales.
  • Dar segundas, terceras y cuartas oportunidades, aunque no lo creas, para mí ha sido un gran fallo este año.
  • Pensar, ni tan solo por un momento, en que puedes cambiar a alguien que no quiere cambiar es otro de los más pronunciados fallos de este año. Qué barbaridad.
  • Volví a procrastinar con el projecto de la web de agencia de IG, otro año más.
  • He dado al menos cuatro conferencias en las cuales he estado por debajo de mis posibilidades, no las preparé, no hice intención de hacerlo y no cumplí mis objetivos.
  • Entrar en tantos proyectos, por un buen momento, me sobrecogió y quedé paralizado sin saber qué y donde priorizar mis esfuerzos.
  • Antes de hacer algo ya estaba pensando en cómo comunicarlo, es justamente todo lo contrario. Error fatal. Aprendizaje sin igual para mí.
  • El amor no es un ítem en una lista de comprobaciones que puedes tachar como capricho porque quieres. Da igual todo aquello que proponga conseguir y logre, con el amor no funciona. Pensé en que podría caer enamorado de alguien solo porque era el momento ideal, solo porque me siento completo, tengo todo lo que nunca desee y soy capaz de conseguir lo que me propusiese, incluso si quería caer enamorado de alguien sin estarlo. Solo por completar la última casilla que tenía por completa en la lista “felicidad absoluta”.
  • He invertido más de 25.000€ en proyectos sin lanzar (si no se lanzan, significan que has perdido).
  • Dejar de ser contundente como hasta ahora, eso ha sido una derrota considerable.
  • No estar a la altura al liderar dos proyectos empresariales. Dedicar demasiado poco tiempo a unificar áreas de trabajo. Olvidar conectar más con las personas del equipo.
  • Obviar la falta de feedback por excesiva confianza en mi trabajo y el subsecuente resultado.
  • Y permíteme acabar con el fallo más grande de todos, traicionarme a mí mismo, sí en 2015 me traicioné, fui contra todo lo que me construye como persona (y en parte como profesional porque es lo mismo).

Cuanto más grande y profundo fracasas, más valioso es el aprendizaje, y el posterior resultado obtenido.

Sigo pensando en que fallar mucho, rápido, barato y exitosamente, es la mejor herramienta de progreso que he probado jamás. Allá vamos. A la carga.

Photo credit: Chema Solís.

Ene
21

Necesitas valores más humanos

By Isra Garcia  //  Human Media, Nueva economía  //  No Comments

Cuando te levantas por la mañana y piensas sobre qué es aquello por lo que lucharás como si te fuera la vida en ello, es muy probable que no sea algo que suene como la misión corporativa de Disney, Google, Amazon, Uber o Apple.

Eso no debería importante mucho, no olvides que eres humano, necesitas sentir inspirado. Cada. Maldito. Día.

necesitas valores más humanos

Las empresas que entienden el human business – son esas por las que lucharás como si no hubiera un mañana. Puede ser tu propio negocio, el de un amigo o el de un tipo que hace unos años apenas conocías.

Es bastante simple. Si quieres un equipo dedicado a lograr cosas increíbles, dales una razón, una causa por la que darlo todo, incluso morir (siendo más romántico), el mundo les seguirá.

Un mensaje para gerentes, ejecutivos y directores: si es solo dinero, el negocio no será sostenible en tiempo y no cumplirás objetivos durante mucho más, dejarás de ser atractivo y bello, por que no eres humano, no eres imperfecto, no posees credenciales.

La solución aquí, es frecuentemente malentendida y malcriada, hacia dos tendencias llamadas emprendedurismo social e innovación disruptiva.

Sea lo que sea que hagas como actividad profesional, necesita obtener un resultado que sea “hacer el bien”. La verdad es, sí, los negocios necesitan ganar dinero para sobrevivir. Todos sabemos eso. No vayamos a negarlo ahora, pero ¿Y para destacar?

Podemos ser mucho más.

La esencia es, los valores comunes que la mayoría de empresas y profesionales – y personas – adaptan como valores núcleo: integridad, pasión, determinación, ilusión, comunidad, empatía, etc. tienen sentido cero para la mayoría de empleados, clientes, familiares y demás. Vale, si además tu misión es algo abstracto, bien queda y corporativo, nos has perdido. Y tú nos necesitas. Tus alumnos, hijos, empleados, clientes, proveedores, amigos y fans. Vuelve a ganarnos por favor.

Déjate llevar por tu auténtico “tú”, y por una conexión verídica y profunda con tu gente. Eso es lo que unos valores deberían representar: los valores humanos, en esencia, que conducen todo.

El papel de los negocios en la nueva economía ha cambiado, requiere una reflexión más humana.

¿Cómo se sienten tus valores y misión después de esta sacudida?

Photo credit: Simon Crubellier.

Dic
11

Marketing de humanos para humanos

By Isra Garcia  //  Human Media, Marketing, Nueva economía, Online, Video  //  No Comments

marketing de humanos para humanosHace poco participé en el último webinar de una serie de cien de estos cursos online que Quondos, mediante la figura de Luisangel Mendaña, estaba llevando a cabo. Es un extenso y completo (creo) encuentro online en forma de entrevista, conversación, contraste de trabajo, técnicas y experiencia que podría crear en ti algo de acción y retorno. Espero y deseo que así sea.

Va sobre marketing, digital, yo como marca, productividad, blogging, evolución, aprendizajes, fallos, influencia, nueva economía, human media y posiblemente algo más.

Consideración: he dejado a un lado la auto-promoción de decir algo así como “tuve el honor de ser el último invitado a cerrar esta serie de grandísimos webinars que realiza la excepcional marca Quondos, representada en este caso por el increíble Luisangel Mendaña” El trabajo que realizan tanto Quondos como Luisangel está más que visible para que tú lo compruebes y lo valores, pasa exactamente lo mismo con mi trabajo.

Vídeo original: Quondos.

 

Dic
9

Humaniza

By Isra Garcia  //  Human Media, Internet, Marketing  //  No Comments

A puertas de 2016 todavía hay personas que no han entendido el juego de la economía conectada, ya sea por desconocimiento, por elegir la enseñanza equivocada, por hacer caso a puñado de charlatanes, porque no interesa que sea entendido o porque llevaron tarde, o las seis.

  • Es posible que sigas teniendo que soportar algo de esto:
  • Emails masivos a los que nunca te suscribiste y que en ningún caso van con tus preferencias o gustos.
  • Mensajes privados por LinkedIn donde alguien trata de colarte su producto, quizá de forma cordial.
  • Blogs con enseñanzas, recomendaciones, consejos y soluciones maestras de expertos que dicen más que hacen.
  • Encontrarte etiquetado en una publicación de Facebook que nada tiene que ver contigo y tus intereses u objetivos y mucho con los de la persona o empresa que te ha etiquetado.
  • Publicaciones indiscriminadas que llegan por formar parte de un círculo en Google+ a tu email de gmail o a tu centro de notificaciones en la plataforma.
  • Emails de agencias de comunicación, RRPP y empresas de promociones con mensajes impersonales buscando mucho y ofreciendo poco.

humanizaMira, yo he “spameado” hasta a mi padre (y a mi madre, mi tío y porque mis abuelos no estaban en las plataformas sociales) – y seguro que algunos de los lectores de este post pueden dar fe de ello. Esto fue en el 2008, 2009 y 2010 (ojalá hubiera descubierto entonces este libro), cuando no había 2.500 artículos sobre “cómo usar LinkedIn”, “qué es considerado spam y qué no” o “cómo aportar valor a tu comunidad en lugar de hacer que huyan”, y en este tiempo, he aprendido, creo.

Hoy a las puertas de 2016, este tipo de prácticas hacen que las redes sociales cada vez sean menos efectivas y útiles, cuando masificamos, impersonalizamos y deshumanizamos, nos crucificamos a nosotros mismos con ello. LinkedIn no es para vender al primer intento, no es para golpear y aturdir a otros con tu promoción intrusiva, es para cultivar relaciones, para conectar y alcanzar a quien deseas (individualmente) por unos ciertos motivos (win – win) que posiblemente expondrás. El email no es un medio para entrar hasta la sala de estar y decirte “mira mi empresa o mi producto o mi servicio”, el email es una de las herramientas de negocio más efectivas que se han inventado jamás. Twitter no es solo para piar y compartir, compartir, compartir, publicar, publicar y publicar, es para conectar y crear interacciones humanas a través de conversaciones. Los blogs no son para enseñar, son para educar y generar utilidad con la autenticidad de cada individuo o marca.

Todo acaba aquí: la web social (LinkedIn, Twitter, etc.) no es un canal de comunicación masivo, es un medio de comunicación personal. Estaría bien que los organizadores y profesionales detrás de grandes iniciativas formadoras digitales aprendieran eso antes de salir y tratar de educar a personas que empiezan en esto. Pasarías de empezar en “fuera de juego” a empezar “en posición correcta, solo, desmarcado y con la puntería afinada para meter gol por la escuadra”.

El problema en esta economía no es de los que cometen el error y caen en el fallo (eso es una virtud), el problema es de quien no enseña a cómo fallar exitosamente.

De quien no enseña a humanizar, generar conexiones, mostrar vulnerabilidad y ser generoso.

Photo credit: Andrew Huff.

 

Libros de Isra

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+