Dormir acompañado

By Isra Garcia  //  Cambio, Lifestyle, Reflexiones  //  42 Comments

sleepingEs increíble como de extraño es dormir acompañado, igual de extraño que podría ser dormir solo, salvo que en el primer caso sueles experimentas una sensación de electricidad humana difícil de reemplazar y en el segundo caso, es algo un poco más triste. Falta un hueco – si estás acostumbrado a tenerlo claro. Sí, todo esto es parte de la vida, sí, todos hemos estado ahí.

Busca la desestabilización por favor

Eso no significa que no sea algo muy doloroso. El tacto suave, delicado y magnético de una piel contra la otra piel y el aroma de esa fragancia profunda y embriagadora que te cubre incluso después de haberte duchado, te acompaña todo el día e incluso durante toda una semana y entra dentro de tus sentidos. Ese contraste de temperaturas que posee cada cuerpo y lo que sucede cuando colisionan. Produciendo una desestabilización de nuestras constantes vitales, es por eso que echamos de menos dormir acompañado.

Dormir acompañado, por supuesto de la persona con la que dormir acompañado. No es lo mismo, ya lo sabes bien.

Emociones complejas hechas simples. Eso es por lo que todavía intento dormir acompañado desde hace más de 16 años.

Photo credit: the changing man.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

This is IG

isra-standout

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+