Qué he aprendido haciendo un Ultraman

By Isra Garcia  //  Aventuras, Lifestyle, Retos, Vida  //  8 Comments

He escrito con verdadero esmero y cuidado cada uno de los puntos que abajo detallo, quería poder madurarlos y que llevara me el tiempo que yo eligiera. Todos estos aprendizajes que encontrarás aquí, son fruto de lo que he aprendido en Ultraman UK, desde la preparación hasta lo sucedido después.

Equipo Ultraman UK

Espero que algo de aquí resuene contigo y quizás cree algo dentro que cree cambio fuera.

  • Se puede trabajar 4h delante de un ordenador haciendo el trabajo de 8h. El año pasado en Ironman aprendí que se puede trabajar 8h haciendo el trabajo de 13/14h. ¿Qué es lo siguiente?
  • Cualquier reto, prueba, experiencia, vivencia, momento o trabajo por muy individual que parezca, siempre puede convertirse en algo colectivo. Necesitas espíritu de equipo, ilusión compartida, una única visión y hacer partícipe a todos de cada uno de los sucesos que ocurran en el camino y por supuesto, las personas adecuadas para conseguirlo.
  • Preparar, hacer y terminar un Ultraman es 80% mental y 20% físico. Tiene que ver más con tu interior que con tu exterior.
  • Hay personas que hacen que las cosas sucedan y que además también ayudan a otros a hacer que sucedan.
  • Gracias a la web social es posible sentir el calor, apoyo y cariño de personas que apenas conoces (e incluso ni conoces) e involucrarlos en tu sueño como si de su sueño se tratase.
  • Cuando compartes la experiencia con gente que no está a tu lado, da igual la belleza del momento, lo verdaderamente determinante es la naturalidad y sinceridad del momento.
  • Cualquier comentario, tweet, palabra de ánimo o apoyo o grito, te sirve como impulso para seguir y nunca pensar en dejarlo.
  • Hay gente que tiene el don de estar a tu lado incluso sin estarlo físicamente.
  • No hay nada más increíble que regalar lo mejor y lo peor que contiene un sueño al máximo número de personas posibles y ver cómo esto conecta con todas ellas y las cambia de manera intencionada.
  • Centrar toda la energía, ilusión, determinación, intento, propósito y enfoque en un sólo punto y aislar el resto, incluso lo más vital como lo pueda ser la familia, amigos, trabajo o relaciones.
  • En orden, nerviosismo, tensión, ansiedad, perplejidad, crispación, parálisis y colapso, son los estados por lo que tu mente pasa cuando te das cuenta de que a falta de un mes no estás lo suficientemente preparado para hacer lo que sabes que vas a hacer. Bueno, esto pasa, luego sales ahí, lo haces y lo consigues. El truco: estar en armonía contigo mismo, incluso aunque pudieras no conseguirlo.
  • Competir no significa ganar, significa dejar una marca inolvidable en tus compañeros y las personas que has tenido la oportunidad de tocar.
  • Pedes cambiar el curso de la historia de una persona con 60 palabras bien utilizadas, escoge bien.
  • Tu cuerpo puede hacer un esfuerzo 10 veces mayor del que pensabas que podrías soportar siempre y cuando duermas 8 horas y te alimentes correspondientemente. En los días de máximo entrenamiento (12 – 15 horas de entrenamiento) no recuerdo el día que fui a dormir cansado. El descanso y la alimentación lo es – casi – todo.
  • El agua no hidrata, refresca. Gran aprendizaje, por 226ERS.
  • Es posible entrenar 200 kilómetros de bici en ayunas, en julio, en Ibiza y no tener una “pájara”. Sin embargo, no es posible salir a hacer 40 kilómetros de carrera un 5 de Agosto, a las 12h en Ibiza y no tener que abandonar al kilómetro 34 (por cabezón).
  • Es igual de posible ser tan serio preparándote para un Ultraman como pegarte unas juegas de escándalo: Cochella, Sonar, Amnesia Ibiza Opening Party, Zoo Project o Circoloco @ DC10. Puedes hacer 220 kilómetros en bici y una carrera de 20 que termina casualmente en el “after-party” donde están tus amigos de cachondeo y sumarte a la fiesta.
  • Una alimentación macrobiótica llevada rigurosamente es sin duda gran aliado para una preparación de este tipo.
  • Pide consejo y déjate aconsejar por atletas y no atletas que ya han competido en la misma prueba que tú. Ejemplo: Josef Ajram y Pep Sánchez. Sus consejos fueron realmente valiosos, gracias. Ahora puedes preguntar también a Roberto González Moreira y Valentí Sanjuan.
  • Entrenar sólo es una gran manera de prepararte psicológicamente para un reto como este. Entrenar sólo te ayuda a conectar con tu interior, a dejar los miedos atrás, permanecer desconcertado y siempre empujar hacia delante. El 96% de mis entrenamientos durante todo el año y la preparación fueron en solitario. Nada que objetar.
  • Cuando tu cuerpo desconecta, tu mente sigue más allá de lo que hubieras imaginado jamás. El dolor es un estado mental que puedes apartar a un lado para seguir. (Aunque luego lo pagues)
  • Nunca te fíes de una sola opinión. Lo que en principio puede parecer una lesión, luego puede ser otra diferente. Caso real: cuando me lesión en el kilómetro 74 del doble maratón de la última etapa de Ultraman, los diagnósticos apuntaba al síndrome de la cintila del corredor. Tres meses después, mi médico, el Dr. Juan Rubio, reveló que era una vértebra fuera de sitio, de un estirón la puso en el sitio y al día siguiente a correr 20 kilómetros.
  • Es mejor que entiendas y sientas el significado de la palabra incertidumbre, ya que va a ser tu gran compañera desde el minuto uno. El golpe que te asesta cuando observas por primera vez el lago donde debes nadar es indescriptible.
  • Increíblemente Ultraman va sobre el valor de la amistad y cómo todo cambia después.
  • 12 horas de prueba no es mucho tiempo, sobre todo cuando no eres un gran corredor de bici y llegas en 11:58h el día 1  y 11:46 el día 2.
  • Afrontar 84 kilómetros de carrera cuando tu mayor distancia recorrida hasta el momento había sido de 45 kilómetros, eso es posible.
  • Aquello que sucede entre tu equipo y tú en esos días, nunca lo olvidarás y no saldrá de allí. Posiblemente muchas de las cosas que se digan y hagan, nunca se volverán a repetir. Es por eso que es una experiencia verdaderamente única.

Ha sido una aventura la cual hace que vivir sea algo fascinante.

Efectivamente, voy a seguir metiéndome en grandes y profundos líos.

Google+