Browsing articles tagged with "trabajo inteligente archivos - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, innovación, estilo de vida, la nueva economía conectada, cambio, disrupción, incertidumbre, liderazgo y nuevas formas de comunicación más allá de social media, human media."
Ene
5

Cómo vencer al reloj cuando trabajas

By Isra Garcia  //  Productividad  //  9 Comments

cómo vencer al relojUna forma de vencer al reloj, ser ultraproductivo y hacer el trabajo que importa es trabajar más horas que nadie, 24/7, 365 días al año. Sin parar, sin dar opciones a la competencia. A fuego. Tal y como defiende Gary Vainerchuck. Sobrepasar a cualquier otro trabajando más tiempo, más duro. Él lo llama “Hustle“. Un esfuerzo excesivo, un tipo de trabajo que es capaz de quemar a más del 90% de las personas que intentan seguir esa estela. Creo que menos de un 5% de todas las personas que optan por esa estrategia, al final logran ese meritorio resultado.

La clave en contra de esto, si estás ganando porque trabajas todas las horas posibles que hay en el reloj, estás haciendo trampa. No estás “hackeando” el tiempo. No estás siendo ultraproductivo. Estás haciendo de todo menos el trabajo inteligente.

El problema con usar el tiempo como tu atajo para el triunfo laboral, es que el mismo tiempo no escala muy bien. 19 horas de trabajo al día no son el doble de efectivas que 16. Además de que seguramente no puedes ir mucho más lejos de 24 horas.

¿Qué pasaría si te prohibieran trabajar más de seis horas al día? ¿Qué tareas llevarías a cabo? ¿Cuáles serían tus prioridades? ¿Qué proyectos llevarías a cabo y qué otros no? ¿Cómo usarías esas seis horas para hacer el trabajo importante? No tendrías más remedio que desarrollar el trabajo inteligente.

Cómo vencer al reloj

Este es el reto que te lanzo:

  1. Vas a prohibirte trabajar por más de seis horas al día.
  2. Puedes hacer tres horas por la mañana y tres horas por la tarde. O seis horas seguidas cuando desees.
  3. Durante catorce días.
  4. Descansarás sábado y doming. Y si quieres ir un poco más allá, el viernes trabajarás tres horas.
  5. Definirás qué trabajo es importante y qué otro no para llevarlo a cabo.
  6. Medirás el progreso de tu trabajo en un excel.

Ve. Pruébalo. Solo por dos semanas. Comprueba que sucede. Incluso aunque luego vuelvas a tus once o doce horas, descubrirás que has cambiado la forma en la que compites.

Photo credit: Freaktography.

Nov
2

El trabajo sólido

By Isra Garcia  //  Equipar, Negocio, Productividad  //  No Comments

Es fácil perdernos en muchas cosas que hacer, proyectos, pruebas, viajes, vacaciones, juerga. ¿Cómo ha sido tu año? ¿En que has invertido el tiempo? ¿A qué has prestado tu atención? ¿A qué has dedicado más esfuerzo del habitual? ¿Cuál es tu trabajo sólido hoy?

trabajo sólido

¿Qué hay en tus planes de trabajo sólido solo?

2016, la mayoría de tus negocios pueden estar viniendo de una fuente a la cual no estás prestándole la importancia que se merece. Imagina, centrar tus esfuerzos en cursos y en escribir libros, cuando el núcleo de impacto son las consultorías, tu trabajo de agencia y las conferencias.

Date cuenta de aquello que hay en tus planes y es importante para tu crecimiento profesional, individual o como negocio, podrías estar demasiado enfocado en una cosa que no genera ni generará negocio. Resultado: cerrar la persiana y volver al trabajo de fábrica, o algo así.

Si tuviera que utilizar un ejemplo personal, miraría atrás en 2015 cuando cambié mi estrategia de blogging por una más eficiente y efectiva, que consumiera el tiempo que necesitaba confirme, ni más ni menos. Esto fui extrapolándolo a social media, a llamadas de teléfono, a reuniones, a agenda, a entrevistas, a escribir libros. Centrando tu mejor atención en lo que mejores resultados genera, puedes avanzar más rápido en tu camino empresarial, mientras vives mejor la vida, incluso mejorando tus ingresos. Voilà.

Cuando te dejas envolver

Por este ego-sistema, has perdido. Te observas a ti mismo gastando tu tiempo en el muero de Facebook, leyendo tweets como una adicto. O mirando vídeo tras vídeo en Youtube. Cuidado.

Etiqueta como trabajo sólido

Sí, etiqueta como trabajo sólido todas las tareas que te ayuden llegar a terreno sólido. Con una pequeña etiqueta, rotula todas esas tareas importantes que ayuden a tu trabajo y negocio a marcar la diferencia. Y lee esto, centra tu tiempo en desarrollar esas tareas, en prolongarlas. No permitas que tu futuro sea decidido por hechos que no guardan relevancia con aquello que te gustaría que fuera ese futuro.

Y si el trabajo sólido se marchara…

Pienso (y trabajo) sobre ello cada día, me preparo para que lo que hoy me da ingresos mañana pueda no dármelos, muy probable. Hace un tiempo que me convencí a mi mismo que lo que hago no duraría más de 3 años sin que tenga que cambiar bastante. Entonces empecé a forzarme a estar creando nuevas líneas de negocio que funcionen mañana. En efecto, esas líneas que abrí, hoy empiezan ya a dar frutos, por eso no sigo parando de hacer esto. Diversificar, sí. Algunas funcionan, otras no. Lo que me sorprende es que nunca imaginé que estaría trabajando en cosas como Stand OUT Program, Ultraproductividad, Inconformistas, habilidades núcleo y súper-hábitos, y el negocio que deriva y derivará de esto. Y ahora veo otros horizontes para que ojalá funcionen pasado mañana.

¿Cuál es tu línea primaria de negocio? ¿Y si tu soporte de trabajo sólido desapareciera, qué harías?

Deseo que algo de esto te haga pensar, y más importante, tomar acción. Trabaja de forma inteligente, no más dura.

Photo credit: GPS.

Abr
15

Magia para trabajar

By Isra Garcia  //  Brillantez, Enterpreneurship, Equipar, Negocio, Táctica  //  No Comments

De manera esencial, hay varias maneras de avanzar en el trabajo, de entre ellas dos muy simples:

  • Una más rápida: no parar de lanzar, fracasar y analizar cómo hacerlo bien la siguiente vez.
  •  Una más lenta: ir poco a poco dando pasos lentos y seguros, sin fallar. Perfeccionar perfecto. Tardar una eternidad y lograrlo al final de los días.

Sea cual sea la manera esto es lo que propongo hacer:

1. Plasma tus ideas / proyectos / acciones / APPs / tácticas de negocios / plan de ventas / estrategia de RRHH / operativa de RRPP… en una hoja

2. Comparte tu visión con personas que admires o respetes, pide feedback sobre lo que cuentas, cómo hacerlo para que funcione mejor, limitaciones, expectaciones, etc.

3. Haz magia – no trucos, me explico – pasa de idea a realidad: trabajar en ello; toma decisiones y actúa sobre ellas, evita reuniones, envía emails con llamadas a la acción, haz llamadas para solventar problemas, fija un timing, fechas límite, responsables, etc. y empieza con el project management tu mismo.

Magia para trabajar

Espero que seas consciente de la realidad del resultado, hay que trabajar duro para que funcione. La fórmula del éxito; determinación, constancia, disciplina y mucho mucho mucho mucho trabajo. Y entre medio de todo esto, estar dispuestos a fallar mucho, rápido, levantar más rápido aún y volver a intentar, pero diferente.

Magia. Resultado. “Tachán”.

Photo credit: Dana.

Mar
27

El spam de distracción

By Isra Garcia  //  Equipar, Productividad  //  2 Comments

el spam de distracción¿Con qué frecuencia desconectas cuando estás enfocado en hacer el trabajo importante? ¿cuantas veces durante e día? ¿cuanto tiempo quedas distraído mientras estáis desconectado?

Esto es lo que llamo el spam de distracción. El tiempo que pasa entre el tiempo que estabas completamente volcado en una tarea, responsabilidad, conversación o actividad, la desconexión de enfoque y concentración que sufres cuando te distraes y el instante en que vuelves a conectar, si es que tienes la suerte de volver a engancharte. Son tres variables interesantes por si solas, pero cuando relacionas las tres, te das cuenta la importancia de la ecuación.

En concreto: ¿Cuanto tiempo pasa desde que estás trabajando en el plan de ventas y entonces salta una notificación de Instagram, la atiendes, la verificas y quizá profundizas, hasta que vuelves a estar otra vez metido de plan de ventas? ¿O en la presentación que realizas a inversores y vibra tu smartphone en el bolsillo y alteras el discurso por la distracción? ¿O lo que tardas en acabar el business plan porque es más sencillo hacer otras tareas aleatorias e ir volviendo poco a poco al plan para así no tener que enfrentarte a ello de manera tan decidida? Piensa en todas las veces que aparece, demasiadas.

El spam de distracción hoy es más decisivo que nunca, decidirá la calidad de tu trabajo, de tus relaciones, de tu vida y por lo tanto el resultado de todo ello. Lo que pretendo aquí no es que lo contabilices y sepas cuanto tiempo quedas perdido en tierra de nadie, no, en absoluto. Mi intención es que lo identifiques y lo neutralices, si el spam de distracción aparece, eso solo significa que no vas a poder entregar lo que tus clientes, proveedores, amigos, familia, pareja o mundo espera de ti. Cambiarás la brillantez por la mediocridad.

Photo credit: Conor.

Ago
13

Cómo ser tu propio mentor

By Isra Garcia  //  Disrupción, Habilidades, Lifestyle  //  No Comments

¿Buscando una mentora o mentor? Buenas noticias, ya lo tienes, tú mismo.

Si reclamas a ese crítico, convencido, determinado, consciente y coherente “tú” que hay en ti mismo, no necesitarás ningún ángel que baje del cielo para sacar lo mejor de ti mismo(a). Cuando tengas un dilema, cuando la incertidumbre se apodere de ti, cuando no sepas que dirección tomar o cuando sepas la respuesta, con algo de práctica, podrías dibujar una imagen de tu mejor “tú” y entonces obtener la sabiduría, perspicacia y experiencia de su consejo.

como ser tu propio mentor

La potencia de siempre mirar hacia dentro

Para mí, hay muchas razones por las cuales empezar primero siempre desde dentro y escuchar esa vocecita de tu interior. Primero, incluso los mejores mentores ahí afuera están limitados en aquello que pueden hacer por ti. Principalmente porque no pueden entrar en tu interior. Seguidamente, porque el mundo (y puesto de trabajo si quieres) cambia tan rápido que es prácticamente improbable seguir el ritmo. Buscar a alguien por delante de ti, qué es quizá lo que buscamos en un mentor, no siempre garantiza que logres lo mismo que esa persona, no es tu misma historia. Además de que este tipo de personas sean difíciles de acceder, no tengan tiempo o ya estén comprometidos con otras personas. Mientras que tú como tu propio mentor, no va a estar demasiado ocupado para hablar contigo.

Posiblemente pienses que no tienes “habilidades de mentoring”. No me refiero a dar consejo a otras personas. Eso no ayuda demasiado. Lo que necesitas es preguntarte las preguntas adecuadas, necesitas alguien que pueda ayudarte a pensar que es lo mejor para ti como individual. Adivina, nadie mejor que tú mismo para hacer esto.

Stop a buscar personas que quieran dedicarte tiempo, energía o disponibilidad para ser tus mentores. Hazlo tú mismo, contigo mismo.

Es una cuestión más allá del ego, últimamente

Elabora una visualización guiada de la versión de ti mismo dentro de 20 años, ¿qué es lo que harías en la situación en la que actualmente te encuentras? ¿qué decisión tomarías frente a tu negocio sabiendo lo que sabrás dentro de 20 años? ¿qué consejo te darías sobre como crecer personal y profesionalmente? Aviso, no hay nada mágico sobre esas dos décadas. Lo que sí es importante es que tomes tiempo para ir más lento. Justamente cuando todo va más deprisa que nunca, para relajarte cuando más tensión se palpita. ‘ara calmarte cuando lo que se te pide es que pierdas los papeles. Sal de tu pensamiento diario y de los deseos egocéntricos para lo que ansias conseguir. Mantén contacto con ese sentido sabio de saber quien realmente eres y qué es lo que realmente quieres.

¿Mentores externos? Seguro, pueden ayudarte, mucho. Sin embargo, ser tu propio mentor te puede presentarte a la persona con la que te asociarías para tu próxima idea o la persona con la que mantendrías una relación. Además, tú todavía serás tú, y si supieras lo que deberías hacer en una situación compleja, ya lo estarías haciendo.

Instinto es tu mejor mentor

La mayoría de veces sabemos lo que deberíamos estar haciendo, pero no lo hacemos por miedo de equivocarnos haciendo caso a lo que nos recomienda esa vocecita dentro de nosotros. Haz justamente lo opuesto, hazle caso, hazlo.

Imagina que estoy ante la conferencia más importante de mi vida, una charla para TED.com (no TEDx), tengo la oportunidad de dar a conocer al mundo cómo Stand OUT Program está cambiando las reglas de la formación profesional como hasta ahora la conocemos. No habrá otra oportunidad igual, estoy nervioso, posiblemente la mayoría me juzgará y me criticará. Aquí, hablaría con mi propio mentor (yo mismo) y le preguntaría ¿cómo sobresalir aquí?

Respuesta: “no estás al cargo, no tienes el control sobre cómo las personas pueden reaccionar a tus palabras. Está bien si no gustas. Has llegado hasta aquí, eso es lo que cuenta. Ahora es el momento de disfrutar del resultado de todos estos años, sal ahí y haz lo que has venido a hacer”. Esto es lo que a menudo buscamos en un mentor. Lo mejor es que con este método no necesitarás que te nadie te haga un hueco en su agenda para decirte estas u otras cosas.

Photo credit: Nasa Appel.

Feb
3

Cómo trabajar inteligentemente

By Isra Garcia  //  Innovación, Productividad, Táctica  //  11 Comments

haz el trabajo inteligenteA pesar de tu profesión, orígenes o ubicación geográfica, hay un lenguaje que es siempre el mismo, y es el lenguaje del progreso. Sí, el progreso llega en la mayoría de ocasiones de el trabajo duro, pero en ocasiones esto mismo no es suficiente. Necesitas hacer lo que se conoce como el trabajo inteligente.

El trabajo inteligente

Para alcanzar el resultado deseado, cada uno de nosotros debemos encontrar maneras de trabajar inteligentemente. Esto mismo requiere una combinación de pensamiento crítico, hábitos, disciplina y técnicas que podemos emplear para lograr un progreso continuo.

Aquí hay algunas técnicas que son útiles para encontrar el trabajo inteligente…

Evalúa todo lo que necesita ser hecho por ti

¿Recuerdas la campana de Gaus? Aquí aplica igual, el 80% de lo que obtienes proviene del 20% de tus esfuerzos. Identifica que 20% es el más valioso, una vez hayas hecho esto, enfoca tu tiempo y energía en esa dirección que crea el progreso.

Esto es posible seleccionando los indicadores de éxito adecuados que manejan tus actividades. Es necesario crear tareas con las que poder lograr gran impacto. Aquí tres fundamentos para evaluar el potencial de impacto:

1. Examina detenidamente tu estrategia y métodos desde la perspectiva de tu situación particular.

2. Articula y analiza el impacto de tu trabajo en ti mismo, tu equipo, socios y clientes.

3. Evalúa tu propia habilidad de ejecutar, centrándote en la estructura de tus activos y capacidades.

Aumenta los objetivos a corto plazo, reduce aquellos a largo

Esto se consigue dividiendo los objetivos a largo plazo en bastantes objetivos a corto plazo. Imagina que quieres dar la vuelta al mundo en tres años, ¿dónde te gustaría estar el año que viene?

Digamos que quieres crear una empresa, con un producto diferenciado. Tu objetivo a un año sería desarrollar, comercializar y analizar las ofertas del mercado. Tus primeros 30 días deberían estar enfocados a definir el propósito, audiencia y uso del producto.

Es posible trabajar en una multitud de proyectos con una gran variedad de objetivos, la clave está en dividirlos en micro-objetivos que puedas cumplir cada día y que no te lleven más de 30 minutos o 1 hora para completarlos. Cuando el micro-objetivo requiere más tiempo, lo divido en bloques de 90 minutos, tiempo máximo de enfoque intenso en algo (ritmos ultraradianos). Limita los proyectos, negocios o tu profesión a objetivos limitados con resultados medibles, eso te permitirá no quedar sobrecogido por el trabajo.

Aprovecha tu ciclo

Conozco a personas como Josef, Juan, Oscar y Aitor que son más productivos por las mañanas que por las tardes o noches. En cambio otros como Enrico, Diego o yo mismo, trabajamos mejor por la tarde – noche. La mejor manera de trabajar inteligentemente es aprender cual es tu ciclo. Examina que horas son aquellas que completas más tareas. De la misma manera que aquellas horas en las que solo piensas en descansar, hacer deporte, leer o escuchar música.

En mi caso, no acepto llamadas de teléfono o reuniones hasta después de las 11:00 a.m., sencillamente porque desde que me levanto – sobre las 8 a.m. o 9 a.m. Hasta esa hora en la que conecto con el mundo. Quiero desconexión, calma, serenidad y paz, pensar en cosas que nada tienen que ver con el trabajo. Meditar, incluso hacer deporte. Esta pequeña desconexión forma parte de mi ciclo y me proporciona el suficiente flow. Suficiente como para dar lo mejor mí durante más de 12 horas seguidas. Sin parar ni siquiera a comer o cenar si fuera necesario. Proyectos, decisiones, tareas, entrenamientos, eventos o cualquier otra cosa. Eso sí, cuando estoy realmente enfocado en algo, tomo un tiempo después para descansar y pasar a la siguiente tarea. 90 minutos de esfuerzo, recuerda.

Mi pico de productividad ocurre entre las 17h y 22:30h. Aquí no suelo prestar atención a la bandeja de entrada del email, tampoco a Twitter u otras plataformas sociales.

Optimiza y automatiza

Crea, modifica, optimiza y automatiza

De los cuatro pasos optimizar es el que potencia el trabajo inteligente. Optimizar implica la creación de una versión sostenible de tus activos. Por ejemplo, cuando pasamos una propuesta para una conferencia, ese esquema completo; título y descripción, programa, objetivos y audiencia y sus contenidos, van a una carpeta en Evernote para volver a utilizarlo ante una situación similar. Lo mismo ocurre con publicaciones en mi blog, eventualmente se convierten en presentación-conferencia o viceversa. Incluso emails internos con reflexiones entre equipo, colaboradores o partners no sólo han producido algunas de esas publicaciones, sino presentaciones e incluso proyectos o sistemas con los que actualmente trabajo.

Sobre la automatización, cuando sea para mejorar tu productividad en tareas repetitivas, como por ejemplo: el envío cada 15 días del boletín semanal a tus clientes, comprobar el estado de tu marca en Internet monitorizando menciones en social media o realizar pagos y cobros a finales de mes. Entonces la automatización puede ser un gran método organizacional y personal para trabajar inteligentemente. Imagina que debes estar creando conversaciones con prescriptores online, repetidamente, diariamente, es más inteligente crear un sistema de calendarización con horas, canales y mensajes que hacerlo cuando te acuerdes.

Disciplina, constancia y curiosidad

Son los últimos elementos que considero para pulir el trabajo y convertirlo en inteligente. Siempre que llega una nueva tarea, un nuevo objetivo o proyecto, lo primero que hago es intentar los sistemas de trabajo inteligente que ya he creado, plantillas, listas de prioridades, disección de objetivos, asignación de recursos y personas, timing, etc.

La disciplina es imprescindible para lograr que estos sistemas inteligentes funcionen, si empiezas con la práctica de no mantener reuniones de más de 25 minutos, adquiere el compromiso sea cual sea la circunstancia. La constancia creará el resultado, cualquiera que sea el sistema inteligente que tratas de implantar, practícalo durante más de 60 días, es la única manera de valorar si merece la pena o no. Y la curiosidad te ayudará a buscar recursos como el que ahora estás leyendo para mejorar tu trabajo inteligente, un método disruptivo a tu alcance.

Bonus: aquí un sistema para crear el trabajo inteligente.

Photo credit: Judit Klein.

Jul
7

Estructura simplificada para trabajo inteligente

By Isra Garcia  //  Estrategia, Modelo Práctico, Productividad  //  3 Comments

Cuando la gente pregunta como trabajamos en IG, la respuesta es que trabajamos de manera simple e inteligente, apuntando a la brillantez – no a la perfección. Como esto puede ser un poco complejo de interpretar, he creado – de manera simplificada – el sistema o marco (framework) de trabajo inteligente que aplicamos cuando desarrollamos un proyecto, campaña o estrategia. Un modelo muy práctico hoy que la incertidumbre es el valor predeterminado.

trabajo inteligente - agencia IG

Cómo hacer el trabajo inteligente

1. Entender lo que el cliente hace y necesita. Antes de empezar debes lograr la alineación entre ambas partes, si no comienzas desde el mismo interés, respeto y comprensión, no habrá forma de llegar al punto de equilibro.  Resonancia.

2. Encontrar la solución interesante. Para aportar nuevos ángulos todavía no explorados, cuestionar cada proceso interno, cada tarea desarrollada, cada táctica implementada, cada estrategia exitosa o fallida y cada valoración de resultados.

3. Abrir el camino hacia lo nuevo. Experimentar con todo lo que este ecosistema pone a nuestro alcance, cómo las herramientas online pueden ayudar a facilitar las horas de trabajo que desempeñamos y su calidad, los canales apropiados para una comunicación más eficiente, qué dispositivos conectan mejor con la audiencia, cómo las nuevas disciplinas de marketing logran mayores conversiones.

4. Trabajar implacablemente hacia el objetivo. Depositar energía, pasión y horas de labor perspicaz de forma continuada y progresiva. Ganando momentum por cada micro-objetivo. Y hacerlo cada vez más intensamente.

5. Acortar las expectativas y llegar a tiempo. Ser contundentes y estremecedoramente directos con lo que debemos entregar y cuando u cómo debemos hacerlo llegar. El compromiso es con nosotros mismos primero.

6. Potenciar la excelencia. Dejar la perfección a un lado y buscar la manera de entregar el más importante trabajo. Cuidado minuciosamente, mimado y acariciado, pero siempre sin dejarse llevar por la obsesión del momento ideal. Potenciar la brillantez dejando que cada persona aporte lo mejor de si misma. Hacer el trabajo importante, el emocional, es en ese momento cuando el trabajo alcanza la excelencia.

7. Volver a empezar. La incertidumbre forma parte del trabajo que desarrollas cada mañana o cada tarde. Al día siguiente todo cambia y vuelves a empezar. Esto es un mantra, crea el más serio y esclarecedor trabajo, vacíate en ello y al día siguiente. Olvida todo lo que ha costado, hay que intentar diferente para llegar a un nuevo umbral.

Por ejemplo, fíjate en marketing, ventas y los servicios como un papel híbrido donde todo el mundo toma parte en la experiencia, eso es. El trabajo inteligente es el que haces fuera del limbo. Allí donde no es seguro hacerlo, por eso es inteligente, porque te aparta del resto.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+