Una idea sola no marca la diferencia

tu idea no es lo más importante

Un día descubres el poder de las ideas, en ese momento todo cambia, hasta el día – posiblemente más tarde en el tiempo – en el que te das cuenta de que una idea tiene valor, utilidad, retorno e impacto cero, hasta que no se convierte en un proyecto, iniciativa, negocio, producto, servicio, dibujo, escultura, canción, sonido, widget o diseño…