Elige-te

elegirme a mí mismo

Lo mejor que jamás he hecho ha sido elegirme a mí mismo. Lo hice y lo volvería a hacer, cuando apuestas por ti, inviertes en ti, trabajas en ti, y crees en ti, todo cambia, porque te das cuenta de que no necesitas esperar a nadie, ni tampoco el permiso de alguien superior. Solo necesitas apoderarte de tu capacidad de decidir, actuar y empujar.