Cómo humanizar la tecnología

como humanizar la tecnologiaInternet ya tiene casi 26 años, y en todo este tiempo hemos visto como ha cambiado cómo vivimos y trabajamos para siempre. Ha habilitado una productividad personal y organizacional verdaderamente profunda. Sin embargo, junto a su siempre-creciente vertiente de aplicaciones, tecnologías y canales, tiene a menudo un desconocido dark side: la mayoría de nosotros hemos sido sobrepasados por ello.

Deshumanización

Seguimos seducidos por la idea de que quizás podría haber algo esperándonos cada vez que accedemos online, muchos de nosotros comprobamos nuestros smartphones 150 veces al día, para saber que han dicho sobre nuestra empresa o cuantos likes hemos obtenido. Tendencias como estas no sólo significan que estamos permitiendo a la tecnología deshumanizarnos, sino que esta conexión incesante y ridícula nos distrae de quedarnos en el presente con otras personas, nuestro trabajo y de crear en nuestras vidas un flow importante.

Esta es la razón por la cual Human Media es tan valioso para organizaciones e individuales, aprender a utilizar e integrar exitosamente la tecnología dentro de procesos humanos, para así re-humanizar no sólo la manera de comunicarnos y hacer marketing, sino también de trabajar en un entorno compartido.

Estas son 5 de las principales y más útiles ideas para hacerlo:

1. Volver a lo humano

Importantemente, plataformas como Google Hangouts podrían ayudar a tus empleados a mantener reuniones de trabajo. Donde quiera que estén. Sin embargo, lo que cambia el juego es poder utilizar la cámara en el teléfono o pc y hablar cara a cara.

A pesar de tener tecnologías realmente poderosas y que convenientemente unifican y conectan personas, siempre debemos volver al elemento humano. Por ejemplo, una vez a la semana muéstrate disponible, en vivo y en persona, para cualquiera de tus empleados, y de vez en cuando muévete por otras localizaciones para acceder a otros.

No es sobre las tecnologías, es sobre liderar priorizando la resonancia.

2. Complementario en lugar de suplementario

Un empleado o trabajador que confía en una sola forma de comunicación, ya sea email, whatsapp o i-message, para todo y nunca conecta con el cara a cara, tiende a poseer una muy baja resonancia con personas a las que reporta o le reportan. Importante desconexión.

Haz el siguiente cálculo: si la conversación que vas a mantener va a durar un minuto, entonces deberías comunicarte a través de un mensaje (en el canal que tu decidas). Si por lo contrario, va a ser más larga, entonces deberías utilizar ese mensaje para poder hablar en directo con esa persona. Aquí deberías decidir si es mejor hablar por teléfono, Skype o Hangout o MagicJack.

A pesar de las tecnologías, hay muchos mensajes que merecen ser comunicados en persona, cuando más duro o difícil sea el contenido del mensaje, más humanamente debes transmitirlo, un punto de desacuerdo con algún miembro de tu equipo o una explicación sobre algún acto indebido, por ejemplo.

Sugerencia, cambia esa molestas e (usualmente) inútil newsletters por un vídeo en directo Hangout – Youtube, obtendrás sentimientos más positivos y mejores reacciones.

3. Anima a la desconexión

Estoy seguro que alguna vez has comprobado tu email a las 4 a.m. o respondido un mensaje al ir al lavabo durante una cena con amigos, o has enviado una presentación o propuesta un sábado tarde antes de salir de juerga. Consuela saber que lo hacemos todos, estar siempre conectados es bueno para el desarrollo de las organizaciones.

El otro día descubrí en FastCompany una interesante investigación que venía a explicar que la mayoría de nosotros enfocamos el trabajo de dos maneras: “integrators” o “segmentators”. Y uno de estos dos métodos, parece que es la manera óptima de sostener una productividad a largo plazo, mientras desarrollamos una efectividad humana.

  • Segmentors: trabajan, hacen su trabajo y continúan al siguiente día por donde se quedaron. Desconectan su parte profesional y conectan su parte personal. A las 8 a.m. del día siguiente, vuelve la parte profesional.
  • Integrators: llegan a casa de noche, hacen su trabajo, comprueban el email antes de irse a la cama y nada más levantarse por la mañana. No tienen barreras entre trabajo y vida.

Habrá algunos que preferirán sementar y otros integrar, pero a pesar de las preferencias, en compañías como Google los empleados son más felices siendo “segmentors”. Curioso, me considero “integrator” y no me funciona nada mal, vivo intensamente, en todos los sentidos de la vida, absolutamente. Aunque, me pregunto si me funcionaría mejor de la otra manera. ¿Y tú, que dices?

4. Utiliza la tecnología para potenciar tu vida

Digamos que usualmente mantienes muchas reuniones de trabajo o entrevistas y que estas te llevan más de lo que desearías ¿Te has parado a pensar el tiempo perdido que podrías recuperar de esos eventos? Esto tiene fácil solución, utiliza la tecnología para llevar a cabo esas reuniones, entrevistas o pequeños encuentros con personas que desean conectar contigo. No serán necesarios desplazamientos, no perderás tiempo buscando el lugar donde reunirte, ni tampoco sufrirás si la persona se demora, no si estás en tu oficina o mejor aún, en el cuarto de estar de tu casa o mejor aún, en la terraza frente al mar.

Necesitas sincronización y buscar el valor de las conversaciones, no la noción de que para hacer que algo suceda necesitas reuniones en tu vida. La tecnología, bien utilizada, te ayuda a ser flexible sobre las cosas que suceden en la vida.

5. Apalanca la tecnología para impulsar a empleados

Tradicionalmente en los negocios, las políticas y procedimientos son concebidos y comunicados por RR.HH. un proceso en sí mismo que excluye a muchas personas que podrían añadir algo excepcional al involucrase con otros empleados con habilidades y perspectivas diferentes y valiosas. La clave está en valorar a cada empleado como el verdadero experto, y entonces hacer un gran uso de tecnologías colaborativas como Evernote, Google Docs o Basecamp para eliminar la anarquía de la toma de decisiones.

En lugar de pedir un aumento a tu jefe, piensa en involucrar a las personas que trabajan contigo, desde clientes, a colegas y proveedores, hazlos parte de una hoja de excel colaborativa (Google Docs) y permíteles a tiempo real que propongan si deberías obtener un ascenso o no y por qué (feedback), incluso comentar que es lo que más valoran de ti o lo que quizás menos les ha gustado. Esto mismo podría servir para desarrollar una idea para una campaña online creativa, lo que importa es el fin y cómo utilizas el medio.

Sea cual sea el fin de la tecnología, debe humanizar y mejorarnos como personas, incluso antes que como profesionales.

Bonus: este será uno de los temas que trataré en profundidad en el libro “Human Media: las personas en la era de Internet”. En estas semanas podrás hacer la pre-reserva del libro y unas más después saldrá a la luz con una gira de presentaciones por la mayoría de las principales ciudades de España.

Photo credit: Ramocchia.

  • Soy integrator, pero me gustaría ser segmentor.
    Me encantaría desconectar muchísimo más y no chequear mi smartphone cada pocos minutos.
    Trabajaré en ello, pero las adicciones son difíciles de quitar.

  • Buenísimo todo el post en general y la parte de Segmentors e Integrators en particular.

  • marcosEdo

    la idea de tener que mantenernos humanos ante una era cada vez más digitalizada, hay que llevarla a cabo cuanto antes, ya que es un hábito que hemos de fomentar sino acabará ganando la parte digital.

    PD: esta semana presentas el libro en Alcoy? es que lo tenias puesto en “proximos eventos” y ya no. Un saludo y felices 11694 días, o lo que es lo mismo 32 años y 6 días.

  • Albert Valero Pérez

    Hola Isra, esta es mi experiencia.

    Soy un “integrator” y no por una cuestión organizativa, el trabajo de CM me exige nunca perder el ojo a lo que se está hablando (una crisis te puede estallar un domingo por la tarde mientras estás de sobremesa en casa de tus suegros).

    La tendencia a intentar vivir “con mapa” hace que planifique mi jornada acorde a lo que un “segmentor” haría (un excel con las tareas definidas y el momento de hacerlas), pero acabo tumbado en el sofá a las 11 de la noche monitorizando conversaciones, leyendo blogs y añadiendo enlaces a evernote y netvibes.

    Y aunque todo esto parezca que fluye, en ciertos casos genera estrés y “ragequits” en los que apago el móvil y desconecto por completo del mundo ¿Te sucede a ti?

    Quizá en otros trabajos relacionados con internet puedan “compartimentalizarse” los dos mundos, pero si tienes un compromiso con una (o varias) marcas y su comunidad, lo veo complicado.

    Un abrazo, cuando saques el libro quiero un garabato en mi ejemplar 😉

  • Encontrar el híbrido, creo que eso tiene mucho más valor aún Jorge.

  • Gracias.

  • Y no es nada fácil, debo admitirlo que en muchas ocasiones me gana por momentos. Hay que desarrollar una serie de hábitos y medirlos cada cierto tiempo.

    Pd. Finalmente pasa al viernes 7 noviembre en Alcoy, por la tarde. creo que esta semana lo anunciamos o la que viene. Gracias por la felicitación Marcos.

  • Si te sirve, también me considero un integrator, pero más allá (escribiré un post en breve para explicarlo), quizás cruzar interesadamente ambos mundos, puedes ser algo positivamente explosivo, no tiene por qué ser mal visto Albert.

    Si las cosas no fluyen, desconecta, no sigas, haz algo totalmente diferente. Imagina desconectar del mundo mientras sigues haciendo ese trabajo “integrator”, eso es lo que trato de hacer. Por otro lado, cada vez doy más importancia al silencio y a la soledad, aunque no siempre es lo más aconsejable, ayuda.

    Creo que igualmente pueden dividirse, estructura y ejecuta rigurosamente, no dejes que ese miedo por “perderte algo que ocurra” acabe adueñándose de tu tiempo y voluntad. Establece márgenes, es la clave.

    Dalo por hecho, ciertamente.

  • Hemos llegado al absurdo de convertir los medios en fines. Algo que solo es una herramienta se convierte en nuestro punto de atracción. Los problemas no se arreglan por ‘telegram’ sino cara a cara…

  • Exacto.

  • Hola Albert e Isra, hay algo que Julia Cameron llama “el contacto con el artista” que es dejar cada día o al menos 3 veces a la semana un tiempo para tí, para conectar con ese ser interior que crea.
    Yo salgo a caminar en los atardeceres en mitad de la naturaleza y es mágico: el estrés disminuye y aparecen las respuestas a las preguntas pendientes. Y en un rato de 1 hora llego renovada y llena de nuevos proyectos. Además sin móvil. Por si os sirve.

  • Desconectar para conectar con tu esencia y volver a conectar todo tu ser. La clave está en encontrar eso que te ayuda a desconectar y conectar. Eso es, gracias Dori.

  • Delfina García

    Yo tambien quiero un garabato

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+