Menu
Browsing articles tagged with "aprendizajes archivos - Página 2 de 2 - Isra García - blog sobre marketing, transformación digital, productividad, innovación, estilo de vida, excelencia, autenticidad, economía disruptiva, cambio, disrupción personal y profesional, incertidumbre, liderazgo y comunicación más allá de social media, human media."
Nov
6

Pequeños pero importantes aprendizajes en marketing digital

By Isra Garcia  //  Marketing, Transformación Digital  //  No Comments

12 aprendizajes en marketing digital:

1. Cualquiera puede hacer clic en “enviar”. Y seguro que la campaña, el anuncio o la acción se lanza. Si es eso lo único que haces, deberías ser reemplazado.

2. Las métricas más valiosas son aquellas que muestran el fracaso.

3. En el marketing digital sobran evangelistas o predicadores, pero se necesitan personas que llevan años manchandose las manos y probando una estrategia / táctica tras otra.

4. Mejorar los resultados en el entorno digital del marketing es cuestión de oficio y autodisciplina. Las campañas y el contenido que sobresale no vienen en camiones cisterna, vienen en cajas individuales diseñadas a mano.

5. No todo el mundo entiende el marketing digital por igual, permite que cada uno lo exprese como desee cuando lo deseen. Lo que importa es que cumplamos los objetivos que cada uno tenemos establecidos.

6. ¿Observas esta foto? Fue tomada por mí, en Langa, barrios marginales de Ciudad del Cabo. Publiqué esta foto y mis amigos respondieron, realicé una retransmisión en directo vía Facebook y conectamos Alcoy con Langa. Cuando utilizas las herramientas de marketing digital para conectar, entonces creas impacto positivo. Puedes estar solo en medio de la muchedumbre o viceversa.

aprendizajes en marketing digital --- conectar

7. Cualquier historia, cualquier copy, cualquier campaña, será más impactante cuanto más vulnerable e imperfecta sea.

8. No es sobre lo que las plataformas y las herramientas son capaces de hacer, nunca lo ha sido y nunca lo será. Es sobre lo que tu producto o servicios (excelentemente diseñado y preparado) es capaz de hacer por tu cliente.

8. No necesitas decir más, necesitas decir mejor. Mejor todavía, necesitas cumplir con más exactitud y delito con la proposición única de venta que promueves.

9. Da igual estar a la última. Si no sabes qué puntos conectar y cómo conectarlos, siempre irás corriendo por detrás.

10. Aquello que separa a tu empresa de obtener más clientes potenciales podría ser un presupuesto de 5€ al día en publicidad social media.

11. Pagar por ser gustado o seguido es tan triste como suena.

12. La autenticidad digital ocurre en ese momento cuando haces o dices algo y en tu mente no estabas seguro de cómo hacerlo o expresarlo, y el público percibe tu vulnerabilidad. Entonces su atención va toda hace a ti y tu dices ______________. Ahí empieza.

Más aprendizajes en marketing digital

Extra: en IG estamos reuniendo más aprendizajes en marketing digital. Así como estrategias, tácticas, sistemas y mejores prácticas para crear un manual de marketing digital que cualquier persona pueda interpretar y utilizar.

Oct
8

35

By Isra Garcia  //  Reflexiones, Vida  //  No Comments

isra garcia treinta y cinco cumpleañosTreinta y cinco cumpleaños, sí 35. Ayer. El número es fantástico. Ni viejo ni joven. Por una parte es “antes” y por otra parte es “después”. Siento que tengo 75 años, pero siento que tengo la energía, empuje y ganas de cuando tenía 25 años. Siento que todo está bajo control y que todo lo que no esté bajo control, es que no debo ni puedo controlarlo.

Mi día de ayer fue un poco de mucho, meditación, alto rendimiento, ciclismo, running, circuito de fuerza, power yoga, familia, trabajo, lanzar el Programa de Excelencia para desempleados, comer en casa de mis abuelos. Hacer las compra, viaja de Alcoy a Valencia, paré a visitar mi asesor. Llegué a casa, conecté el tocadiscos, sonando los Tres Tenores, empecé a escribir estas líneas.

¿Cómo me veo con 35 años? No quiero nada, lo tengo todo. Como decía Marcos Aurelio: “dame lo que quieras, toma lo que quieras”. 

Cómo saltar barreras en mi treinta y cinco cumpleaños

Da igual que seas empresaria, que desempleado, gerente, trabajador, estudiante o jubilada. O eres aburrido o interesante. Eres invisible o eres deslumbrante. Durante toda tu vida has sido animado a ser como el resto. Has vivido toda tu niñez y adolescencia con la creencia de que si levantas la cabeza serás castigado. En la universidad te han adoctrinado para hacer lo que te manden hacer. Cualquier persona te dirá que hay que trabajar duro y conformarte con lo que tienes. Qué basura. En estos 35 años he aprendido a saltar barreras, modificar reglas y cambiar las cosas que me importaban. He aprendido a crecer, a invertir en mi mismo, a elegirme y a sobresalir. ¿Cómo lo he hecho? Voy a simplificar:

1. Entiende la urgencia de la situación

Las medias tintas son una pura estupidez para mediocres. La única forma de marcar la diferencia es abandonar la estrategia de hacer lo que todo el mundo está haciendo. Incluso aquello que hiciste ayer.

2. Deslumbrante no es deslumbrante para ti querida/o

Significa deslumbrante para mí. ¿Voy a remarcar lo que sucedió? ¿Voy a destacar tu actuación? ¿Es posible que quede boquiabierto? Si la respuesta es no, entonces no te molestes, no sobresales, estás en la media es estar casi muerto.

3. No es sobre destacar

Correr desnudo por la calle te hará destacar, pero no te ayudará a conseguir las metas. El trabajo que importa es el que hacemos en la sombra. El trabajo invisible. Y el trabajo que ocurre cuando las miradas, altavoces y focos no están puestos en ti.

4. El extremismo y la obsesión que persiguen fines nobles no son pecado

De hecho, es casi un requisito. Esas personas consideradas como las mejores del mundo en lo que hacen, son el tipo de gente que consiguen lo que quieren. Consiguen lo que quieren porque su obsesión y su extremismo superan la frontera del realismo y de la razón.

5. La chispa de la vida está escondida en los bordes

El más grande, más rápido, más lento, más fácil, más asequible, más eficiente, más disruptivo, más trabajador, menos problemático. No importa en qué borde, lo que importa es que estés en el borde, o más allá.

6. No todo el mundo apreciará tus esfuerzos

¿Y eso te importa? De hecho, la mayoría de las personas no valoran tu trabajo ¿Y qué? La mayoría de personas que me cruzo son avestruces, con la cabeza en un agujero, no te van a ayudar igualmente. Tu meta no es ayudar a todo el mundo, sino abrir los brazos y llevarte por delante a las personas que puedas cuando pases barriendo. Tu meta es esa, potencia a las personas que te escuchan, te comparten, te compran, te contratan y te aprecian.

7. Si hay instrucciones no sirve

Claro que no. si hay un manual, si hay una sabiduría aceptada, si puedes encontrarlo en un libro “para dummies”, ¿qué valor tiene entonces? Eres otro más, ánimo disruptivo. Parte de aquello que significa sobresalir es hacer algo que te atemoriza y haces por primera vez.

8. Nada es tan amenazante como parece

Todos nos mantenemos a raya porque estamos amenazados, desde bien pequeños. Casi nunca he dejado que nadie impusiera su voluntad contra mi instinto. Escucha y observa las amenazas en forma de malos resultados, todo a causa de cuestionar y salirte del camino. Salirme del camino fue la clave para vivir como vivo ahora, fuera del camino. ¿Quién pierde su trabajo? ¿Quién tiene problema en encontrar clientes? Yo no, seguro.

9. Una sola persona

Ese es el indicador, si tu trabajo impacta positivamente a una persona al día. Puedes sentirte orgullosa/o, has cumplido tu propósito. Ahora continúa haciéndolo cada día de vida.

10. Estado permanente de disrupción personal

Lo que hoy es disruptivo, mañana no lo será. Hoy puedes ser genial, diferente y novedoso, pero si no reinviertes y te reinventas, no durarás mucho. Descansar y disfrutar, sí, un 50%, el otro 50% a respirar una disrupción perpetua.

Quizá lo mejor de mi treinta y cinco cumpleaños

Nunca pidas permiso.

Obvia la validación.

Si tienes que justificarte, has perdido.

Nadie debe hacerte dudar.

El miedo es un KPI clave.

Piensa ridículo y absurdo.

He aprendido a cuestionarme para desmontar mis esquemas, para luego rediseñarlos y mejorarlos. Voy en sexta, y eso no me priva de disfrutar de cada instante que vivo. Vivo despierto mientras vivo rápido. Bailo con el momento mientras empiezo con el final en mente. Es posible ser contradictorio y ser auténtico. Empiezo pequeño haciendo grandes cosas. Treinta y cinco cumpleaños dan para muchos fracasos y algunos éxitos. Y bastantes errores.

Treinta y cinco cumpleaños

No hay nada que mostrar, no te molestes. No hay gran dosis de talento, tampoco de maestría o grandeza, es solo un puñado de valores que jamás serán quebrantados. Pase lo que pase. Jamás.

Estoy preparado para aquello que tenga que venir, sea lo que sea.

Y más que cualquier otra cosa. Me amo a mí mismo, me cuido mucho y me recompenso a diario. Soy mi propio aliado, no mi enemigo. Estoy de mi parte. Apoyo mi intento de empujar los límites del aprendizaje y la mejora, y el poder hacer cualquier cosa mejor de lo que es. Y creo en mí mismo con una fuerza estremecedora.

Nada mal para estos treinta y cinco cumpleaños, y años.

Atribución imagen: Looker media.

Ago
30

Un año practicando el estoicismo: mis mantras estoicos

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

Empecé a interesarme por el estoicismo a principios de agosto del año pasado cuando me encontré con este vídeo. A los dos días encontré algunas referencias gracias a Ryan Holiday, y unos días después en los podcasts de Tim Ferris. Entonces, mientras me encontraba en Estados Unidos en medio de Live the Possibility, decidí aprender los principios de este estilo de vida (más que una filosofía), para entrar a practicarlos en profundidad cada día.

Aprendizajes sobre el estoicismo

aprendizajes sobre el estoicismo - mantras estoicos

Resonó tan fuertemente conmigo que tomé los trabajos de algunos de los más grandes estoicos de la historia y empecé a leerlos primero, luego a estudiarlos y finalmente a implementar sus enseñanzas en mi estilo de vida. Hoy, después de un año practicando, recopilo los aprendizajes sobre el estoicismo que a día de hoy forman parte de mis mantas diarios:

  • No soy lo que quiero, soy lo que tengo.
  • No necesito nada, lo tengo todo.
  • Muestro una gran apreciación por lo que poseo y vivo.
  • Todo lo que sucede es neutral, no es bueno, ni es malo, lo único que importa es cómo yo reacciono.
  • Cuando algo me sobrecoge, hago dos divisiones: que puedo controlar y qué no no puedo controlar. Entonces, de forma lo más inmediata posible, trabajo en lo que sí puedo controlar. Lo segundo, lo dejo marchar, no me pertenece.
  • No hay casi emoción para mí, no hay bueno o malo. Entiendo que las cosas tienen el valor y peso que yo mismo les doy.
  • Evito juzgar hechos o sucesos. Únicamente los veo suceder y lo acepto tales y como son. Todo es cuestión de mi percepción.
  • Entreno casi a diario para convertir obstáculos en ventajas y ventajas en premios adicionales.
  • Intento ser inmune a los reveses negativos que surgen casi a diario.
  • Abrazo la disconformidad negativa como activo de crecimiento personal y profesional.
  • Cuanto mejor se vuelven las cosas, más incómodo me siento. Eso no significa que me tenga que privar de disfrutar del momento y/o vivir tranquilo.
  • Trato de experimentar la escasez de vez en cuando. Que pueda comer, gastar, hablar o hacer no significa que deba hacerlo.
  • Enfoco casi todo mi trabajo en los efectos interiores. He entendido que las emociones se crean de forma intensa – lo que sucede fuera es neutral, lo que más importa es lo que pasa dentro de mí mismo. Si lo comprendo y lo practico, estaré en paz conmigo mismo y con el resto.
  • Cuanto más experimento con la incertidumbre, menos incertidumbre siento. Aplica lo mismo con el miedo, dolor, desapego o frustración.
  • Relativizo más las cosas que me importan. Trabajo a diario porque todo – menos las personas que amo – me preocupe menos. Soy consciente de que (casi) nada me tiene que importar. Cuando algo trágico, dañino, perjudicial o negativo sucede, tomo perspectiva y me aparto de ello.
  • Solo valoro un activo por encima de todo, el tiempo.
  • No tengo que llegar a ningún sitio, ya llegué. Ahora solo hay que vivir despierto y tomar lo que venga como un extra.

Profesores: Zenón de citio, Cicerón, Crisipo, Cleantes, Panecio, Marcos Aurelio, Epicteto, Epicuro, Séneca, Lao Tzu (no declarado como estoico).

Atribución imagen: Roger Ibiza Group.

Abr
2

Cuatro aprendizajes personales decisivos

By Isra Garcia  //  Equipar, Reflexiones, Vida  //  4 Comments

Ayer hice un alto en Stand OUT Program Alicante para cerrar Pro Marketing Day en Madrid, fue ultra-intenso para mí. Llegué a las 17:59h, empezaba a las 18h. Acabé a las 18:53h, el tren de vuelta salía a las 19:20h. A las 19:13h nos detuvimos en un pequeño atasco a 500 metros, salí del Cabify y empecé a correr. Esto puede ser algo normal, lo entiendo. Sin embargo, encontré algo que hizo mi día y quizá mi semana, cuando eché a correr me pillé a mi mismo sonriendo, excitando, alegre. Cero preocupaciones o angustia. Júbilo. Era como si hubiera estado esperando ese momento. Vas a pensar que es un una tontería, pero para mí, eso son los momentos que hacen que ame la vida que he creado para mí. Es un detalle sin importancia, lo sé, justo por eso. Forma parte del resultado de mis aprendizajes personales.

Los aprendizajes personales más críticos

aprendizajes personales isra garcia

Pensando en ello con una sonrisa y de vuelta a Alicante (llegué con 4 minutos de sobra), reflexiono sobre lo más decisivo que he ido aprendiendo en el año anterior, 2016. Aquello que ha supuesto un punto de inflexión en mí.

Adiós, todo

He aprendido a dejar marchar las cosas. A no quedar prendido de un resultado que posiblemente no me pertenezca. Antes, no aceptaba que algo (persona, situación, objeto, oportunidad, negocio…) podría no ser para mí, lo perseguía hasta la extenuación. En algunas ocasiones acababa consiguiéndolo, pero el desgaste era máximo. En otras muchas, quedaba enganchado al sabor amargo de no conseguirlo. Pensaba que no había trabajado lo suficiente, había hecho algo mal o era mi culpa. Un día entendí, que simplemente hay cosas que pasan por tu vida / profesión. Unas se quedan, otras se van. El objetivo entonces sería sacar todo el partido que pudiera y decir adiós con satisfacción. Ahora vivo con la certeza que las cosas tienen más encanto cuando duran poco o incluso cuando no suceden. La no-acción que Lao Tzu defiende. Este ha sido uno de esos aprendizajes personales que no esperarías.

Aceptación radical

Esto no es del todo cierto, no es aceptación radical. Si estoy en el camino de la aceptación (una muestra es el aprendizaje de arriba. pero más externo), ahora quiero andar ese tipo de aceptación, radical. En este 2016 empecé a aprender a aceptarme de una manera que no conocía antes. Destapar en mí todas esas “taras” que me desgarran, comprenderlas y aceptarlas. Empezando por mi familia, amigos y colegas y acabando por mí.

Acepto mis debilidades y defectos, mis sesgos y mis inseguridades o frustraciones. Eso me permite empezar a comprenderlos, para luego ver que puedo trabajar y que debo dejar como está. He entendido que no debo hacer las cosas que me parecen bien, sino las que siento que deben fluir. La aceptación también va hacia el exterior, acepto a la gente como ese y no trato de cambiarla, sino de quererla por lo que es y cómo es. Hacer esto ha hecho que desaparezcan muchas de mis ansiedades y problemas con personas que quiero.

He encontrado mi propulsor

Este es quizás el más importante de todos. En 2016 reencontré mi chispa y con esto, un poco después, cuál es mi propulsor, aquello que más me llena de vida.

El juego, amo el juego. Acción; mancharme las manos, trabajar en lo que podría no funcionar. Esforzarme por profundizar sobre lo que no sé hacer. Intentar diferente. Crear proyectos y negocios. Rediseñar mi vida cada día. Reinventarme sin parar demasiado. Construir cualquier cosa que me haga sentir orgulloso. Fallar útilmente, tanto como sea necesario. Lanzar y materializar ideas con la mayor eficiencia posible. Acometer contra las expectativas. Vivir cambiando todo lo que me importa. Hacer que las cosas sucedan. Ser absurdo. Experimentar con cualquier cosa que me provoque. Incomodarme a mí mismo. Recompensarme el triple de lo que me castigo. Respirar despierto, sentir consciente, vivir con urgencia pero con serenidad. Obsesionarme con las cosas que amo. Buscar nuevas preguntas afiladas que formular.

Ahora, gracias a esto, disfruto y celebro casi todo lo que vivo. Incluso hasta de los carrerones por medio de las estaciones de trenes.

Sé encontrarme y despertarme

Precediendo al aprendizaje anterior, he aprendido a encontrarme si me pierdo. No solo encontrarme, sino además encontrar algo nuevo cada vez y despertar partes de mí que estaban dormidas. Esto, a grandes rasgos. Es más profundo. Me di cuenta que la ultraproductividad me ha dado la oportunidad de replantear mi vida. Ahora estoy obsesionado con el alto rendimiento físico, emocional, espiritual e intelectual. Trabajo en ello cada día, desde hace más de un año. Sé cómo producir la energía que necesito para conseguir cualquier cosa que me proponga. También sé de dónde sacar más cuando no queda nada. Sé qué hacer cuando no sé la respuesta, sé que está dentro de mí.

Fruto de un todo

Estos son los cuatro aprendizajes personales que me llevo del año pasado y más allá. Son cuatro con bastante recorrido, no son fruto de un solo año, creo que vienen de un trabajo consciente y otro inconsciente que se remonta a años atrás. He escrito esto un ahora y no a principios de año, porque estaba seguro que un día fluirá desde el alma, sin la necesidad de forzarlo. Todo acompañaría, ese día fue hoy.

La vida es un extra

El jueves me preguntaban cómo me sentía, mi respuesta fue “bendecido”. Tengo ambiciones, quiero hacer más cosas, tengo más objetivos que cumplir, claro. Sin embargo, no pretendo obtener más de lo que obtengo ahora. Es suficiente, es lo que me llena. Hacer lo que hago desde ya hace unos años, tomándome lo que venga como un extra.

Una última cosa, sigo sintiendo mi ego. Sigo teniendo ataque de irracionalidad. Perdiendo los papeles. Sigo cometiendo estupideces. Haciendo cosas incomprensibles e impropias de mí (eso parece). Incluso sigo fallando como siempre y tropezando con las mismas piedras. Mejor no significa perfecto y nunca lo significará, por lo menos en mi caso.

El viaje continúa. Los aprendizajes personales también.

Photo credit: Looker Media.

Oct
8

34

By Isra Garcia  //  Mapmakers, Reflexiones, Vida  //  2 Comments

treinta y cuatro cumpleaños isra-garciaCon motivo de mi treinta y cuatro cumpleaños.

Ayer, de repente, pasé a trener 34 años solo. Primero, no me parece que haya pasado un año desde el pasado siete de octubre de 2015, siento que han sido como ocho años en uno. Debo admitir que la estrategia “el último año de mi vida” es más poderosa de lo que imaginaba. No me siento viejo, a pesar de sentir que tengo como 74 años. De hecho, estoy en la mejor forma mental, física y espiritual de mi historia (gracias ultraproductividad, gracias alto rendimiento, gracias estilo de vida). ¿Te vuelves más sabio? No iría tan lejos. Aprendes fallando. La sabiduría llega con ese precio aprendizaje.

34 años. Tengo amor, tengo familia, tengo amigos, te tengo a ti.

A razón de mi treinta y cuatro cumpleaños

Cuando cumplí 31 años escribí sobre algo delo más importante que había aprendido durante toda mi vida. Ayer lancé mi auto-regalo de cumpleaños, 34 impactos educativos. Hoy comparto algo de lo que he aprendido en estos últimos años, esperando que un (este) cumpleaños sea de utilidad para ti.

1. Cree en ti mismo

Y nunca dudes de ello, incluso aunque tengas razones para hacerlo. Nunca he dudado de mí en estos últimos ocho años, nunca he dejado de creer en lo que soy en todo ese tiempo, con una certeza asombrosa. Hasta que un día sucedió. Mi mundo se vino abajo. Fue una señal de que necesitaba cambiar algunas cosas y revisar mi auto-estima, confianza y principios. Desde que decidí empezar a fallar más de lo normal, tengo más conocimiento sobre cómo hacer funcionar las cosas.

2. La verdad de otros no es tu verdad

La única verdad que importa es la verdad (o mentira) que tú te cuentas a ti mismo. No hay nada más importante para tu éxito que aquello que te repites a diario a lo largo del día. Tú sabes la verdad, si no coincide con la verdad que cuentas, estarás en problemas serios.

3. Si no puedes ganar por genialidad

Gana por disciplina (lo cual lleva, con el tiempo a lo primero). No soy tan exitoso como otras personas que conozco, honestamente. Sin embargo, trabajo de forma más efectiva (y eficiente) que más de la mayoría de personas que me encuentro cada día. Esto te permite ganar el juego, bastantes veces.

4. Entender y respetar

Que el mundo no es cómo tú podrías verlo y que otras personas podrían tener una visión totalmente diferente a la tuya. E interesarte por aprender el máximo número de formas de verlo, es sin duda un camino que merece la pena recorrer. Aprender a ver.

5. Si escuchas a tu intuición

Y haces caso a tu instinto, nunca te equivocarás, solo tu mente se equivocará. Serás feliz.

6. Cualquier adversidad

Desventaja o debilidad puede transformarse en una ventaja descomunal.

7. El ego es tu enemigo

Tú eres tu enemigo.

8. Vivir seguro es una mentira

La crisis y la culpa son otras dos buenas mentiras también.

9. Encanta a las personas que deseas maravillar

Para de vender a todo el mundo. Deja de ser tan “social”. No eres tan “guay”. Sé más tú. Dirígete a personas como tú.

10. Cuanto más te entiendas

Cuanto más te respetes, cuanto más te ames, más alta será la calidad de tu relación con otros.

11. La clave de una vida llena

Está en el estilo de vida que diseñes.

12. Intenta cualquier cosa que desees intentar

Prueba con tus manos. Experimenta. ¿Por qué no?

13. Trabaja en tu propia psicología

Tu consciencia. En tu propio estado zen, en tu paz interior. En tu entereza mental. Cuanto más trabajes en todo ello, mejor será la interfaz que poseas con el mundo.

14. Trátate bien

Desde tu cuerpo hasta tu mente. Invierte tiempo y dinero en una mejor salud, alimentación, más descanso, relajación calidad de carga deportiva o aprendizaje. Esto es la mejor inversión que puedes hacer.

15. Haz preguntas

Preguntas afiladas. Todo el tiempo.

16. Trabaja lo suficiente

Como para llevar un día a día digno y merecido por ti mismo/a. Una vez lo consigas- no está tan lejos – invierte tus energías en aprovechar este espacio tan corto de tiempo llamado vida.

17. Especialízate de manera obsesiva

En ser bueno en algo especialmente concreto.

Elige el/la protagonista

Sí, lo sé. Ignora consejos no solicitados. La mejor cosa que los aprendizajes te enseñan es que tus ideas son válidas, falsa confianza. Falsa porque tus ideas siempre son válidas. Sé quien quiera que seas, pero sé. Sé sin ser un mero espectador.

Ah, si eres una de esas personas que podría hacer un regalo, aquí algunas ideas:

  • Bridges for Music – ayúdales a acabar de construir la primera escuela en los barrios marginales de Langa.
  • La Vuelta a Ellos – por un orfanato en Kenia.
  • Juegaterapia – el juego como terapia para niños hospitalizados.

Photo credit: Odosdesign.

Ago
28

Encuentra la chispa

Lo admito. Estoy obsesionado con la chispa. Por ejemplo, alucino cuando veo este vídeo. Estoy obsesionado por una razón. Estoy viviendo como si este año fuera el último de mi vida. Ayer finalicé Live the Possibility [vive la posibilidad] y hoy estoy cruzando Nevada con mi amigo Jaime, en caravana, camino a Burning Man.

La gran distancia entre hacer y la chispa

He estado trabajando durante muchos años, haciendo muchas cosas, algunas han salido bien, otras muchas salieron mal, en ocasiones empaté. Estos tres últimos años, fuera de mi profesión, empecé con la Ultraproductividad. Empecé a darle más importancia a mi estilo de vida y con ello (gracias en parte a Ric) descubrí eso del alto rendimiento [High Performance]. Fui más consciente con mis aventuras, experiencias vitales y experimentos. Aquellos de vosotros que veis lo que hago en Instagram, sabéis de lo que hablo.

Hoy, después de terminar un viaje / aventura que empezó en Miami y ha terminado en Las Vegas. Con más de 3.700 millas de viaje en coche, recorrer 9 estados, 35 ciudades, seguir la Ruta 66 desde Missouri hasta el límite de Arizona con California. Sumar más de 980 kilómetros con una Ajram Bikes (fat bike) en más de 60 horas. Una bonita soledad, paz, instinto, disfrute y momentos imborrables que guardo para mí. Después de todo eso, esto es algo de lo que me llevo y he aprendido y sí compartiré (un 5% de lo vivido).

encuentra la chispa

No sigas un plan, no existe un mapa

Obvio ¿cierto? Esto es algo que ha ido fallando poco a poco en este último año. Cuando pienso en ello, me doy cuenta de que no me di cuenta de que eso estaba sucediendo y se supone que soy un Mapmaker y vivo sin mapas, paradójico.

En el momento que te enamoras de un plan (incluso aunque sea uno perfecto) fallas, el plan cambia y en la mayoría de ocasiones, no quieres cambiar con el plan, quieres seguir con la idea inicial. No hay idea inicial que no sea modificada durante el viaje. Cuando eres admirador de la planificación flexible, cuando persigues una misión, una visión y un objetivo, las mejoras son inminentes. Cuando creas un plan (trabajo, clientes o estilo de vida) en el cual los indicadores son la misión y el objetivo, progresas.

Hazlo (trabajo, respirar, amar, etc.) con la chispa

Hay una enorme diferencia entre hacer las cosas y hacer las cosas con pasión. Entre amar y amar con intensidad. Entre vivir y vivir con la chispa. Magnificando el nivel de esfuerzo, intensidad y fluidez que depositas en las cosas, empujas tus barreras mentales – las situaciones no convencionales, el cambio brusco y los desafíos o aventuras ayudan. Eso consigue que tus habilidades emocionales e intelectuales puedan ser amplificadas para obtener resultados más profundos. Eso es la chispa.

Busca la chispa

Hasta que lo hagas. Mejor, hasta que estés ahí, en un lugar donde no hay un plan, un mapa o alguien que te diga lo que hacer, hasta que no te digas a ti mismo “es lo que siento y voy a hacerlo, no importa lo que suceda luego”. Hasta que te dejes llevar a hacer cosas, quizá estúpidas, sin sentido, o llenas de significado, actos aleatorios irracionales. Mira, hasta que no hagas caso a tu intuición. Hasta que no sigas tu instinto. Nunca lo sabrás. No encontrarás la chispa.

No lo habrás sentido. Una vez que lo hagas, aunque sea una vez, sabrás que se siente, lo harás de nuevo. Y repetirás. Habrás encontrado la chispa.

Ni lo sueñes

Alguien te dirá que no lo puedes hacer, alguien más perspicaz te dirá porqué no lo puedes hacer. Alguna persona me dirá que no puedo hacer lo que hago, que el exceso no es bueno, que no puedo hacer tantas cosas. Alguien te dirá que lo que haces te pasará factura o no es bueno para tu salud.

Te dirán que trabajas demasiado, que mereces un descanso. O dirán que no trabajas demasiado, trabaja más. La palabra “mereces” viniendo de otros significa algo así como “no estoy haciendo tanto como tu lo estás haciendo”. Es tu mapa. Dibújalo de la manera que lo desees mientras puedas permanecer en pie y respirando.

Salta de cuerda en cuerda

Si me preguntaras la semana pasada sobre Live the Possibility, te hubiera dicho que solo estaba preocupado por el mismo momento, por eso desconecté de todo y todos durante esos 23 días. Si hoy me preguntas, te diré que estoy disfrutando lo que he vivido y me lo voy a guardar y llevar conmigo para que florezca.

No pares. No pienses “ok, lo hice, bien, ya está”. Disfrútalo y utilízalo, descansa y ve a por algo que te emocione. Ve a por ello. Ahora.

Encuentra la chispa, y no la sueltes.

Ago
11

Ventajas y desventajas derivadas de la intensidad

Hoy es el séptimo día de Live the Possibility, estoy en Huntsville. Ayer, a mi paso por parte una de Alabama, además de hacer noche en Montgomery, recorrí una pequeña parte de la ciudad en Fat Bike hasta llegar a la primera Casa Blanca de la confederación de estados. A continuación, seguí con la acertada estrategia de recorrer más naturaleza, pasé por Talladega National Forest, Rocky Mount, Cheaha Mountain y Noccalua Falls. Una bicicleta y yo, descubriendo, sintiendo y aceptando cualquier cosa que pudiera venir. Viviendo estos momentos, no es sobre la intensidad, más sobre el disfrute, diría yo.

ventajas y desventajas derivadas de la intensidad

Evadido del presente

El día anterior pensaba en cómo terminaría el sistema “el último año de mi vida” en diciembre, se me ocurrían algunas ideas. Eso me hizo dar cuenta de que no estaba en el momento, en el presente. Entonces empecé a pensar si recordaba y sentía todo lo que había pasado en este tiempo. La intensidad en ocasiones no te deja pensar.

Resultados derivados de la intensidad

Cuando giro la vista y pienso en diciembre del año 2015, me parece que han pasado 8 años. Cada una de las experiencias vitales y experimentos que he vivido este año, han aportado nuevos y distintos ángulos a todo lo que hago, en cualquier área de mi vida, a todos lo niveles. Enriqueciéndome, perjudicándome o cambiándome de una manera que nunca pudiera haber imaginado. Los ejemplos más claros:

Más acción

He dejado de hablar más de lo necesario. Decir palabras para llenar espacios vacíos. Palotear sobre temas que no dominaba o no conocía, prometer cosas que acababa no cumpliendo, crear expectativas sobre situaciones personas que no dependían de mí. Incluso, contrastando con quien me conoce y me da feedback fidedigno, he pasado a apenas hablar. En lugar de eso, me he dedico a hacer sin parar, a transformar aquello que podría ser una intención, seseo o palabra, en algo material, hecho, probado y listo para lanzar.

Sobrecogido

He quedado superado, en algunas ocasiones, por tanta intensidad, tantas cosas nuevas, tantas experiencias. Afectando esto negativamente a mi Ultraproductividad, rendimiento profesional, relaciones y bienestar. Llegando demasiado justo a demasiadas cosas.

Menos comunicación, más utilidad

He dejado de comunicar paja, adornos y confetti, para entonces referirme a lo que podría importarte a ti y a mí, llamándolo únicamente por su nombre. No “increíble”, no “fascinante”, sino “aquí está, juzga tu mismo”.

He dejado de aparecer tanto, para aparecer solo cuando pienso que puedo marcar la diferencia de un modo considerable. Aparece cuando puedes ser de gran utilidad, cuando podrías causar un valor que te convirtiera en alguien echado de menos cuando no está.

Más autenticidad

He dejado de ser un poco social para ser más familiar. Nunca me han importando los actos sociales, nunca me ha movido ser el alma de la fiesta y estar en lugares llenos de gente interesante. Siempre me fueron los lugares llenos de personas que amo, aprecio y respeto y con las cuales estoy dispuesto a invertir el tiempo. He dejado de quedar bien, he dejado de estar. He dejado de hacer acto de presencia para llenar mis bolsillos de aquellos eventos que siempre he querido vivir con la gente que he querido vivirlos. El resto, son y serán ignorados, a toda costa.

Más contundencia

He dejado de estar rodeado de personas importantes en mi vida, para estar rodeando de personas vitales, nobles, dignas y con valores. He eliminado varias relaciones profesionales y personales. Eso ha sido lo más difícil que he enfrentado en este 2016, lo he cerrado, sin opción a re-compra.

Más atención

He empezado a darme cuenta de más cosas que pasan a mi alrededor (no lo suficiente) y también dentro de mí. He empezado a estar más atento (no lo suficiente), a prestar más atención, a escuchar mucho más fuera (no lo suficiente todavía) y más dentro. Me importan las cosas mucho más que me importaban antes. El tiempo, las personas que amo, cómo otros ven el mundo o qué voy a hacer después de lo que estoy haciendo ahora.

Más consciencia

He empezado a ver cosas que antes no veía, unas me han alegrado y otras inquietado. A reconocer señales que no reconocía, unas más agradables y otras menos. He empezado a entender un lado sobre ser consciente que me gustaría decir que entiendo, pero no es así.

Más complejidad

He añadido capas de complejidad a cosas insignificantes tan pronto como sumaba más experiencias. En ocasiones se llegaban incluso a mezclar y confundir.

Más problemas

He tenido más problemas que nunca. Sí, más cosas de las que estar pendiente, más recursos (económicos y humanos). Más tiempo invertido y cosas que hacer, más probabilidad de que algo falle, más incendios que apagar cuando algo fallaba. Más cosas en la cabeza que suprimían el tiempo para poder desconectar. Pensar con claridad y disfrutar más de las cosas.

Ventajas y desventajas derivadas de la intensidad

Ni todo lo que ha pasado es tan bueno, ni todo es tan malo. Ha pasado, te llevas aprendizajes, momentos, experiencias, inigualables. No las cambiarías por nada del mundo, ni re arrepentirías, ni las harías diferentes si las volvieras a hacer. Porque entonces no sería tú ni estarías viviendo con intensidad.

Jun
28

Silencio como ventaja competitiva

By Isra Garcia  //  Equipar, Experimentos, Lifestyle, Negocio  //  No Comments

silencio como ventaja diferencialHace meses trabajé con el silencio durante 20 días. No comprobaba el email hasta las 13h. No presentaba atención a Twitter hasta bien entrada la tarde. No escuchaba música, ni cuando entrenaba, ni en casa – oficina, ni en el coche. Permanecí en silencio, solo.

El ruido es a menudo un acto reflejo

Esto es algo de lo que aprendí: a menudo hacemos ruido por algo parecido a un acto reflejo. A veces, si alguien te pisa sin querer, te quejas, incluso aunque no duela. Es un acto reflejo. A veces, dices algo porque piensas que deberías decirlo, otras veces ni si quiera piensas que deberías decirlo pero lo dices por el mero acto de decirlo. Hay mucho ruido que sale de nosotros como un acto reflejo.

El silencio te ayuda a escuchar

Escuchar es de verdad una de las mejores herramientas que la economía digital nos ha dado. La habilidad de seguir y escuchar y usar esa información para entender mejor cómo las personas interactuan, qué es lo que quieren, cómo se quejan, por qué se molestan, y escuchar con el objetivo de ser útiles de alguna manera, es un súper-poder hoy en día.

Silencio en tu mensaje

En estos últimos tres meses me he suscrito a 35 newsletters (aviso: nunca me suscribí a ninguna de ellas, pero las personas piensas que porque tienen mi dirección de correo electrónico, tienen el permiso de llenar mi bandeja de entrada con su ruido). En cada caso, la razón por la cual me di cuenta de ese detalle e inmediatamente me di de baja de todas ellas fue que enviaban su ruido casi a diario. Una cosa es que me suscribas a tu ruido. Otra cosa es que pienses que quiero escuchar cada día sobre tus estúpidos productos o servicios.

Puede haber un bello silencio en tu mensaje. Incluso si envías un email a diario, pero es breve y útil de manera suprema, lo que no incluyas contribuirá a la belleza del silencio que queda.

El silencio te libera

De lo mejor que me pasó durante el experimento de mis 20 días en silencio fue que me di cuenta de las cosas que el ruido no me dejaba escuchar, cosas que a día de hoy han cambiado parte de cómo vivo, con quien y cómo trabajo. Han mejorado mi ultraproductividad. Además me ha ayudado a entender mejor a la gente, porque puedo escuchar mejor que antes, cuando todo lo que hacía era emitir ruido.

Trabaja con el silencio

Prográmalo. Inténtalo. Comprueba qué es lo que puedes hacer con el silencio. Un día, dos, tres, cuatro, diez. Desconecta tus notificaciones del email. Deja tu teléfono en silencio. Desenchufa todo aquello que emita ruido o pueda suponer una perturbación del silencio. Descubre que significa tener tu mente en silencio aunque sea un rato. Incluso en dosis. Te prometo que será transformador.

Extra: la próxima semana publicaré el ebook “20 días en silencio” con todo lo recogido durante el experimento, antes, durante y después. Será gratis para todos los suscriptores de este blog.

Photo credit: Marc Delforge.

Jun
12

A tener en cuenta cuando interactuas con desconocidos

aprendizajes cuando interactuas con desconocidosA pesar de que no me gustan demasiado los acontecimientos sociales (excluyendo las juergas serias), hay mucho valor en introducirte en círculos de personas desconocidas – de vez en cuando – e interactuar. Es una práctica que durante estos días he venido llevando, debido a los diferentes eventos sociales en los que he participado.

Estoy creando una guía comprensiva para cada vez que me relaciono con gente que no conozco.

Aquí las reflexiones más destacadas a tener en cuenta, el resultado de todas esas interacciones:

  • No es necesario decir más, es necesario saber qué es lo que necesitas decir. Necesitas decir mejor, no mucho.
  • Las personas no quieren escuchar triunfos, logros, ver resultados, sino quieren ser ellas las que lo cuentan.
  • Debatir con alguien que piensa que intentas convencerle es como intentar atravesar una placa de titanio. Infranqueable.
  • Ignora el 95% de los consejos, recomendaciones o sugerencias de personas desconocidas que opinan antes de conocer el contexto.
  • Cada vez que alguien entra en escena con un comentario afilado sobre ti u otra persona, ese individuo/a manifiesta un afán importante por protagonismo. Además de inseguridad y complejo de inferioridad. Queda dicho.
  • Contradecirse es ok siempre y cuando tu contradicción no afecte la vida de las personas de tu alrededor y las trastorne.
  • Hay un gran miedo en acotar, discriminar, seleccionar, decidir, ya que eso implicar enfocarte y apuntar a una sola cosa. Este miedo viene precedido por la frustración de quedarnos fuera del juego, incluso aunque ni siquiera hayamos jugado ese juego. Paradójico.
  • Nunca puedes convencer a nadie si al final de cuentas tus palabras van en completa disonancia con tus acciones. El resultado es la prueba, las palabras una mera intención.
  • Hay una gran utilidad en saber cuando debes pasar de protagonista a actor secundario, de actor secundario a cámara o técnico o incluso pasar a ser un espectador.
  • Destacar no siempre es necesario, depende de muchos factores como lugar, situación, personas, objetivos o necesidad. Pasar desapercibido está infravalorado. Ser el alma de la fiesta sobrevalorado.
  • Elimina personas desconocidas de manera tan efectiva y fulgurante como las encuentras / conoces.
  • Cuando alguien te pregunte “¿A qué te dedicas?” Lo que desde luego no esperan obtener como respuesta es una carrerilla de trabajos, responsabilidades o logros que dejan por los suelos la moral de la otra personas. Están esperando recibir algún título / puesto profesional mediocre que puedan controlar o etiquetar.
  • Cuando algo te incomode, no está mal hacer cómo si no lo hubieras escuchado, entrar en una batalla con alguien que cree saber más, ser mejor o las dos, es perder, seguro.
  • Es mejor esquivar un tema y sonreír que prestar atención.
  • La mayoría de las personas no quieren pensar en quiénes son, donde van y por qué van. De hecho la mayoría de personas ni piensan.
  • Importa más que sucede en whatsapp que lo que dice la persona de tu lado.
  • La gente no busca conversaciones, busca “yoearte”.
  • Aquí acabo, prueba esto; siempre que estés entre gente mediocre, en entornos donde la mediocridad reina, hazte pasar por uno de ellos, un mediocre. Te llevarás más que si tratas de ser la persona brillante que eres y dar una lección al resto.

Todo esto y más que aprendo, viene por todos los fallos que estas personas me permiten cometer.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+