Justo 24 horas

martes, Mar 07

24 horasEl reto de encontrar la ultraproductividad es relativamente nuevo, y es un artefacto de un mundo donde te pagan por estar 8 horas en el trabajo de as 24 horas que dispones. Obtienes un salario por las horas que empleas haciendo algo, ganas dinero por trabajar. En ese mundo ideal, es claramente una ventaja poseer un equipo que trabaje más horas que la competencia. Trabajar más que nadie era una forma de ser mejor mejor freelancer del diseño gráfico, empleado en alguna empresa de transporte o logística o consultor de algún gran grupo como KPMG. Después de todo, eso te hacía más productiva, más tiempo para trabajar más, para producir más resultados. Siempre y cuando definamos productividad como el resultado de euro gastado.

Déficit de horas

Sin embargo, hay un problema, nos estamos quedando sin horas. Vivimos en el momento en la historia que más causas hay para que una persona desaparezca de este planeta. Ah, y hemos descubierto que no hay una hora número 32, ni siquiera 25, solo hay 24 horas. No quedan más que esas. De repente, no puedes ir más allá de esas 24 horas para trabajar más que alguien que trabaja 24 horas. No puedes trabajar más que Gary Vaynerchuck porque el tipo trabaja casi 19 o 20 horas. Es decir, si yo trabajo 20 horas y tú trabajas 20 horas, solo nos quedaría empujarnos hacia las 24 horas. Entonces estaríamos en el límite, Newton nos marcaría el tope.

Menos mal, mira a tu alrededor, el mundo en el que vivimos recompensa instinto, consciencia y apreciación. Recompensa aquellos que deciden dar importancia suprema a una parte de su tiempo, para producir el mejor trabajo / resultado posible en el menor tiempo que puedan. Eso les permitirá adueñarse de más tiempo para lo que deseen. Ese tipo de trabajo no se mide por el reloj, sino por el impacto.

24 horas, solo

Josef Ajram no trabaja más que tú. Tampoco Brené Brown o Tara Brach. El equilibrio entre el trabajo y la vida es una pantomima, lo mismo que el equilibro entre comida y deporte o respirar y el estrés. En lugar de olfatear los resquicios, intenta trabajar el 50% menos de lo que trabajas, pero potenciando el trabajo intelectual, emocional y espiritual que eres capaz de hacer. Trabajo inteligente. Justo en 24 horas. Solo o tanto.

Photo credit: Mike Mozart.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

El fin de la Ultraproductividad

El fin de la Ultraproductividad

La productividad solo debería servir para vivir mejor y más, algo que apenas ocurre. Por eso diseñamos una alternativa más completa, integral y transversal, algo que sirviera para compensar el desequilibrio entre lo que te importa y lo que importa. Ese es el fin de la...

leer más
Ultraproductividad es…

Ultraproductividad es…

 Ultraproductividad es invertir en tu parte personal para que la parte laboral florezca a consecuencia de la propulsión de tu ser. Ultraproductividad es estar realmente ocupado haciendo el trabajo que verdaderamente impacta en las cosas que son importantes para...

leer más
Los hitos que todavía hay por delante

Los hitos que todavía hay por delante

Es curioso pero siento una gran paz, tranquilidad y ligereza, a medida que voy desescalando toda mi vida personal y profesional. Iba a decir que pronto empiezo el gran experimento de La Gran Victoria, pero en realidad ya lo estoy llevando a cabo. El 18 de julio es el...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto