Afrika Burn: vivencias de una experiencia vital en el desierto de Sudáfrica

By Isra Garcia  //  israporelmundo, Lifestyle  //  No Comments

Después del pasado Burning Man 2016 y de la experiencia vital que viví en Live the Possibility, me prometí a mí mismo regalarme una desconeción total mínimo cada seis meses. Es una práctica que forma parte del algoritmo de alto rendimiento que he ido diseñando desde mediados de 2016 a día de hoy. Lo único que hice fue hacerla coincidir con Afrika Burn, el Burning Man regional que tiene lugar en Sudáfrica. En esta ocasión estuve acompañado de cuatro de mis mejores amigos: Luis, Valentino, Joan y Javi. Personas a las que conocí cuando entré a trabajar de becario en Picnic Group, allá por 2008.

Hace dos días volvía a Ciudad del Cabo precdente del desierto de Tankwa Karoo, el lugar donde Afrika Burn tuvo lugar. Desconectado del mundo desde el domingo 23 de abril, hasta el lunes 1 de mayo, 8 días sin interferencias, sin señal, sin dispositivos móviles, sin distracciones, sin responsabilidades ni obligaciones laborales. No pasado, no futuro, solo delicioso presente. Una experiencia vital, con unos aprendizajes y resultados vitales detrás.

Los resultados de Afrika Burn

afrika burn - isra garcia

Las experiencias vitales, ya sean festivales, viajes, conciertos, experimentos o cualquier vivencia ultra-intensa, te cambian. Lo hacen por lo que allí sientes y experimentas y por lo que aprendes durante, pero sobre todo luego. El resultado de lo que te ha marcado es lo más interesante de todo. Esto es algo de lo que me llevo en esta ocasión. Aprendizajes, descubrimientos y reflexiones de vivir 8 días en Afrika Burn:

  • No importa la experiencia o incluso el motivo, lo que importa son las personas con las que compartes el viaje. Si no sientes afinidad con alguien, si tienes una mínima duda, no te adentres, no partas, no merece la pena. Elige a la gente que amas, aprecias y admiras, y será uno de los recuerdos más bonitos de tu vida.
  • Permanecer en medio del desierto sin hacer nada más que fluir y conectar con nosotros mismos y con otros, devuelve a las personas a su esencia. Al terminar Afrika Burn y volver a la normalidad, Javi, Valentino, Joan o Luis tenían un brillo en sus ojos que no tenían antes de entrar el lunes.
  • Vivimos atrapados en un discurso que repite una y otra vez lo importante es vivir el presente, olvidar el futuro. Aunque no estoy muy seguro de que alguna vez hayamos pensado, en que hay cientos de miles de personas que luchan a diario por escapar de su presente. ¿Qué hacemos?
  • Reconozco que soy un tipo intenso cuando se trata de juergas. En esta ocasión he aprendido que se puede ser igual de intenso, incluso más sin pisar tanto el acelerador. He aprendido a fluir con más calma, control y consciencia.
  • En conversaciones con Javi y Valentino me dí cuenta (aprendí) que vivimos en una soledad mágica, plena y llena de generosidad y dignidad. Una soledad buscada y querida, no por miedo al dolor, miedo al fracaso, al rechazo o a que nos rompan el corazón. No, eso va a pasar igualmente, queramos o no. La razón, es porque si quieres lo que de verdad te mereces, no deberías conformarte con nada más que magia. Si tus amigos no te llenan, cambia de amigos y busca la magia. Y si los estudios te aburren, encuentra otros que te estimulen, busca la magia. Si tu trabajo te desilusiona, cambia de trabajo y busca la magia. Si tu ciudad te agobia, busca otra ciudad, mágica. O si tu pareja no te apasiona, encuentra a una que sí lo haga, busca la magia. Si estás solo y no sabes quien eres, busca la magia, dentro de ti.  No te conformes con nada menos que magia, porque existe, porque aparece, porque está a tu alcance, si sabes apreciarla, valorarla y merecerla.
  • El optimismo es un arma de doble filo. Poderoso cuando lo utilizas para vencer una adversidad. Peligroso cuando es usado para llenar un vacío que hay dentro de ti. Las esperanzas sirven para esconder las carencias o los deseos que nunca llegas a manifestar y que en última estancia, se convierten en frustración. Trabajemos en la sabiduría y en la fortaleza del alma y no necesitaremos vivir anclados a estímulos externos.
  • Cuando dejas de hacer cosas y no haces nada, es ese el instante en el que tu mente por fin desconecta de lo que “hay que hacer”. El ego deja de insistir y presionar, bajas los brazos y te limitas a seguir tus emociones más primitivas. Entonces la simpleza, la no acción y el silencio deshace esa barrera que te separa de estar a gusto con lo que eres y con lo que haces. Estoy encontrando mucho significado en dejar de hablar y dejar de hacer. En la “no acción” como dice Lao Tzu en el Tao Teh Ching. Puede ser la respuesta para hablar y hacer más de lo que pensamos.
  • He roto todos mis hábitos durante 8 días. He dejado de hacer todo lo que hacía, me limité a bailar con el momento, en toda su máxima expresión. El resultado es mayor determinación a seguir con los hábitos, prácticas y técnicas que estoy implementando y las que tenía en mente pero no conseguía integrar.
  • En ocasiones es necesario dejar que el surrealismo conduzca la razón. Lo irrazonable se convierte en razonable y lo ilógico se vuelve lógico.
  • Compartí secretos con una mujer que ni quiera pensaba que iba a conocer, todo pasó fuera del guión. Cómo casi siempre, fuera del mapa. Fue inesperado, fue mágico. Es mágico, porque empezó y acabó.
  • He aprendido a perderme dentro de mí y no encontrarme y que eso estuviera más que bien. Volví a danzar en los límites (¿prohibidos?) y volví a encontrar preguntas provocadoras y respuestas esclarecedoras.
  • Haber dejado de escribir durante casi 10 días, me ha devuelto la emoción por seguir escribiendo cada día. Lo que has recibido cada día en este blog durante los pasados 10 días, fueron publicaciones que escribí y programé para que mi compromiso contigo continuará.

Danzando con el alma

Es una cuestión de propósito. A diferencia de la pasada desconexión, esta no la necesitaba. Era un extra, me apetecía, pero no llegaba en un momento trascendental. Lo que ahora siento es que voy a seguir viviendo más experiencias vitales con la gente que me importa. Familia, mejores amigos, IG y equipo. Siento mi alma llena, a diferencia de que antes me sentía lleno, pero no de alma, no de corazón, no de espíritu, no cómo ahora.

Te regalo la que fue para mí la canción de estos 8 días de Afrika Burn, un mes compactado en 8 días. Cómo merece la pena seguir viviendo, intensamente, danzando, bailando, con el momento, con el riesgo, con el alma.

Seguimos.

Photo credit: Javi Pérez Viu.

Summary
Afrika Burn: una experiencia vital en Sudáfrica
Article Name
Afrika Burn: una experiencia vital en Sudáfrica
Description
De vuelta al mundo después de 7 días de desconexión absoluta en el desierto de Tankwa Karoo. Viviendo la experiencia vital que significa Afrika Burn...
Author

EL PODCAST

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Buscar

Google+