Cómo calmar tu mente y domar tus emociones

lunes, Mar 08

Para calmar tu mente y domar tus emociones solo tienes que sentarte y no hacer nada, solo respirar y estar donde estás, puedes pensar lo que quieras, puedes sentir lo que quieras, solo siéntate.

Calmar tu mente y domar tus emociones

El siguiente paso es seguir sentado, no te levantes tan pronto, no te desanimes, no hay nada que conseguir, no hay meta que alcanzar cuando estás sentado en un cojín, solo estás ahí viendo lo que ocurre en lo que podríamos catalogar como la suma de tu interior y exterior.

Después, cuando acabes, coges y vuelves a sentarte de nuevo, repites el mismo proceso, con la diferencia que vas a intentar respirar más lento y más profundamente, siempre por la nariz, dibujando imaginariamente el viaje que tu respiración sigue desde que nace desde el tandem (y/o bajo Dantian) hasta que acaba siendo expulsada por los orificios nasales, y vuelta a empezar un proceso que nunca acaba. Al acabar, cuando decidas que es suficiente, mantente sentado, prolonga el tiempo el doble de lo que habías decidido. Y sigue respirando, una y otra vez y otra vez y otra vez y otra vez, todo ello mientras ves tus pensamientos pasar como si se tratase de una autopista de cuatro carriles en todas las direcciones donde te sitúas Justo en el centro para observar cómo pasan por un lado y el otro.

Me he dado cuenta que mi mente ya no es un problema, mis emociones tampoco, en realidad, creo que nunca lo fueron. Cuando me siento hago las paces con lo que ocurre.

Trata de convertirte en un experto en sentarte en un cojín para ver la vida pasar, porque es entonces y solo entonces, cuando realmente eres capaz de poder comprender que lo que ocurre en tu mente es solo un evento que viene y va.

Y es entonces cuando te das cuenta de que la única forma de poder calmar tu mente es sentarte inmóvil en un cojín, porque el hecho de sentarte significa que estás dispuesto amar a tus pensamientos, a ser compasivo con ellos y por lo tanto, a comprender tus emociones.

Lo cierto es que no hay nada que domar, no hay nada que calma. Solo tienes que sentarte y contemplar cómo la vida ocurre.

La siguiente parte es la respiración la mejor herramienta que existe para devolvernos en aquí y ahora. Es la única vía de escape, es la jugada maestra hacia una mente tranquila, hacia una correcta gestión de las emociones, hacia la comprensión de que ni siquiera respirar nos pertenece. Por lo tanto lo único que podemos hacer es respirar mientras estamos sentados en un cojín practicando la quietud, porque allá donde el cuerpo vaya, la mente sigue, y donde la mente va, el cuerpo sigue, Esto es algo que aprendí gracias a la entrevista a Chocobuda.

Ahora que ya sabes esto, ya puedes sentarte y empezar a calmar tu mente y domar tus emociones, si acaso fuese necesario.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

El Método del Alto Rendimiento Holístico

El Método del Alto Rendimiento Holístico

Hoy en día estamos martirizados con la productividad, con alcanzar nuestras metas profesionales, con tener un gran retorno económico, con ganar la batalla al tiempo. Tanto que acabamos viviendo una vida que no es la nuestra. Tanto que acabamos aplastados,...

leer más
Pura disciplina

Pura disciplina

Estoy en Santa Teresa, un paraíso, y algo parecido a Tulum, porque escucho a demasiadas personas decir "si crees en ello con la suficiente fuerza, entonces puedes conseguirlo", y el problema con esta creencia es que estamos dejando fuera la parte más importante de la...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto