Eres lamentable

sábado, Feb 23

¿Te lamentas de algo? ¿De qué te lamentas? ¿Por qué te lamentas? Nunca (que recuerde) había pensado sobre mis lamentaciones, hasta que el pasado diciembre llegué al Muro de las Lamentaciones en Jerusalén. Entonces pensé y encontré dos de esas lamentaciones.

Y además encontré esto:

Nuestro subconsciente siempre anda buscando excusas, lamentaciones, limitaciones, juicios de valor, guerras internas o alguien a quien culpar. Hacerlo nos da confianza y una cierta paz mental (falso).

Cómo vencer y superar las lamentaciones

Increíblemente, muy a menudo, buscamos lamentaciones, juicios, excusas o culpas antes incluso de que ocurran. Suena a algo así como: “no aproveché la oportunidad”, “nadie me ha ayudado, he estado solo” o “si no me hubiera tratado así…”.

Entonces, cuando los eventos ocurren (o no) continuamos añadiendo más lamentaciones, más excusas y más culpa. A veces cuando fallamos, fallamos porque nos hemos entrenado de antemano para ello.

Lamentarse es lamentable

Las personas que vienen con ese equipaje de lamentaciones, excusas y culpas a la espalda (“soy el hermano pequeño”, “si lo hubiera sabido antes”, “es culpa del horóscopo”, “no tuve un mentor”, “mi padre no me quería”…) a menudo fallan porque tienen todos esos venenos ya preparados. Así que es fácil retroceder cuando hay que arriesgar.

Aquí hay una alternativa para esos conducidos por las lamentaciones: ¿qué pasaría si lamentándote una sola vez te exculpara de todo y para siempre por siempre jamás? Otra para los que viven excusándose: ¿qué pasaría si te enfrentaras cada día a lo opuesto de la excusa que planteas? Y otra para los que se culpan en cada momento: ¿qué pasaría si la culpa fuera solo tuya por culparte todo el tiempo por algo que podrías evitar ahora mismo?

En lugar de buscar todos estos “venenos” (y los que me dejo; auto-limitación, quejas, etc), la oportunidad está en obsesionarte con lo contrario. Si trabajas sin descanso para evitar las oportunidades de usar tu habilidad para lamentarte, culpar y excusarte, nunca más necesitarás juzgarte, ni a ti ni a nadie.

Pd. Mis dos lamentaciones: uno, no haber podido evitar la muerte de una de las personas mas importante de mi vida (una estupidez, nadie puede evitar esto, lo sé). Dos, haber sido mi peor enemigo.

Atribución imagen: Bass nroll.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

38

38

Ayer llegué a los treinta y ocho años. Interesante e inesperado, o no. Llego a los 38 años de existencia siendo un cinturón blanco absoluto, rendido a lo que venga, sin rumbo, sin propósito, sin pasión, sin aspiraciones, sin objetivos, sin ataduras, llego...

leer más
¿Cuán tarde es ahora?

¿Cuán tarde es ahora?

Ve a un cementerio y verás cuántas ideas hay desperdiciadas. Cuánto potencial que nunca llegaremos a descubrir, cuánto talento por explotar. Por otro lado, si quieres, al mismo tiempo, dale un vistazo a la historia (del mundo o familiar) y te darás cuenta cuánto...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.