Disciplínate hasta la médula

jueves, Dic 17

Cada día que pasa, a través de diferentes actividades, aprendes a disciplinar la mente, el cuerpo, las emociones y el espíritu. Por otro lado, soy consciente de que podría ser una falsa ilusión. Correré el riesgo, no importa, porque si no estoy demasiado equivocado, las cuatro cosas actúan como un músculo.

La emoción es un músculo. El pensamiento. El cuerpo. El alma. Y si no lo fuera, creo que lo es, tanto, que acaba siéndolo.

Eso es, no negocio conmigo mismo.

“No siento que esté actuando correctamente”, ya pero estoy actuando así y no de otra forma.

“Bueno, mejor hacerlo mañana, ahora no es buena idea”, sí, pero mañana quizá nunca llegue o todo cambie y perdamos la oportunidad.

“Meditar cuesta tanto, no consigo concentrarme”, eso es justamente parte de la meditación.

“Me duele todo el cuerpo, mejor paro”, si estás haciéndolo, ¿por qué parar si empezaste y todavía no has acabado?

Esa porquería no tiene lugar en mi vida, y si ocurre, lo veo, lo acepto, me embarro, y la saco de nuevo fuera.

Cuando no podía correr más, todavía tenía por delante 40 de los 74 kilómetros con más de 1.200mts de subida, decidí que continuaría sin poder más, y adivina qué, pude sin poder.

disciplinar la mente, las emociones, el cuerpo y el espíritu - Isra García
Atribución imagen: subiendo desde Alicante a Alcoy en el Ultraman Holístico.

Disciplinar la mente es profundizar en el autodominio

He disciplinado todo lo que soy para solo “ir”, para accionar, para moverme, para seguir, para hacer lo que me incomoda. Mírame, aquí, empezando de nuevo (por gusto), como si tuviera 24 años cuando dejé España para ir a Manchester sin saber inglés, con una carta denegada y con menos de 3.000 euros en el banco. Bueno, visto así, ahora no estoy tan j*****.

Digo algo, lo hago.

Digo que voy, voy.

No estoy aquí para discutir basura con nadie, y menos conmigo mismo. Estoy aquí para la acción, para el riesgo, para la incertidumbre, no sé si estoy hecho para eso, pero actúo como si lo estuviera.

Hay una mente, hay un espíritu, hay unas emociones y hay un cuerpo. Cuando disciplino estas cuatro dimensiones, sé lo que tengo que hacer, y no es lo que dice una ni la otra, es lo que nace desde el centro lo que dice lo que sé que tengo que hacer.

Si digo voy a saltar, salto.

Si digo no voy a parar, no paro.

No estoy aquí para discutir, estoy aquí para vivir despierto y bailar con la vida. Tú también ¿cierto? Sí, pero para eso tienes que entrenar y disciplinar tu mente ante todo.

Porque si no entrenas tu cerebro, si no lo disciplinas, él te usará a ti en lugar de tú a él.

Si quieres no debilitarte a ti mismo, entonces aprender a disciplinar la mente.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Ve a por la acción

Ve a por la acción

Si algo propulsa la Ultraproductividad es crear movimiento, y para eso necesitamos acción; acción cuando trabajas, cuando produces y cuando vives. Acción ante lo desconocido. Acción ante el miedo. Acción ante la duda. Acción ante el trabajo repetitivo. Acción ante la...

leer más
Una carta para alguien como tú

Una carta para alguien como tú

Hoy he escrito una carta para alguien como tú con algunas recomendaciones sobre qué hacer una vez te des cuenta de que no hay partido de ida y vuelta. Es una carta para alguien como tú sobre cómo aprovechar esta gran oportunidad llamada vida. Aquí va: Querido...

leer más
Demasiado “pensar”

Demasiado “pensar”

Si piensas que estás leyendo estas palabras es que no las estás entendiendo. Si piensas que estás presente es que estás ausente. Si piensas que estás prestando atención es que estás distraído/a. Si piensas que controlas tu vida es que eres una marioneta. Si piensas...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto