Esto se desmorona y tú no ayudas

esto se desmoronaCulturalmente hablando somos una sociedad que no es capaz de sostener sobre sus hombros los aspectos fundamentales necesarios para crear una economía (y comunidad) sostenible, los valores humanos y principios éticos y por supuesto, la educación. Posiblemente los pilares maestros de cualquier sociedad y definitivamente los más determinantes.

Valores humanos y principios éticos

El panorama es el siguiente, vives esperando al fallo de otra persona para aprovecharte de a debilidad y entonces atacar. Eso en lugar de crear tu mejor trabajo u ofrecer a mejor verso´n de ti mismo, sin la necesidad de ocupar el puesto de nadie. Vas al trabajo a pasar las horas, a completar toda la lista de tareas por la cual te dijeron que serías pagado a final de mes, no vas al trabajo a entusiasmar clientes, a tratar de cambiar vidas, mejorar la conexión con tu audiencia o crear algo sorprendente. La televisión se ha convertido en un concurso de banalidad y popularidad por una bochornosa ridiculez, en lugar de ser un medio capaz de entregar al espectador algo único, valioso y digno. Twitter es ahora un canal de comunicación masivo uno a muchos donde el oportunismo, el cinismo y la gracia fácil importan más que la rapidez e impacto de las que las ideas que merecen la pena sean conocidas. Los estereotipos ha cambiado dramáticamente, de querer ser Michael Jordan, Steve Jobs, Bruce Springsteen o Isabel Allende o Beatrix Potter, personas que hacen cosas increíbles, que marcan la historia, a un nuevo estereotipo formado por pobres diablos que no poseen arte más que el del infortunio y posar ante las cámaras. Atacas a personas que viven la vida que siempre desearon porque no tienes la tenacidad y determinación suficiente para hacer los que ellas hicieron.

Preguntas a otros respuestas que después haces tuyas. Plagias vidas que están lejos de ser la tuya. Sueñas con revoluciones que no serán encabezadas por ti. Has confiado tus valores y principios a un líderes lamentables y decadentes que intercambiaron su identidad y fundamentos por un puñado (bastante grande) de euros y popularidad ante los focos.

Definitivamente, has cambiado respeto, dignidad, honradez y honestidad, por decadencia, mediocridad y banalidad.

Educación

No hay nuevas noticias aquí, seguimos educando a las generaciones basándonos en la industrialización, una época que nunca más pertenecerá a este tiempo, esto fomenta la mediocridad y por lo tanto escasez de talento, autenticidad y liderazgo, entre otras cosas. Seguimos esperando que cada niño que entra en el colegio sea el más inteligente de la clase, la crueldad viene cuando pretendemos medir justamente eso por la cantidad de respuestas que el niño sea capaz de recitar de memoria sin fallar ni una sola vez. Repetición en lugar de comprensión, obediencia en lugar de insolencia, complacencia en lugar de inconformismo.

Un cultura que confía todo lo que representa a una educación desafortunada, no encontrará más que incoherencias e incomprensión.

¿Y todavía te preguntas porque todo se desmorona?

La economía (y el mundo) no es estática, pero actuamos como si lo fuera, esa es la razón por la cual nunca saldremos de una crisis que tiene que ver más con valores humanos, que con valores económicos. No te preocupes, en 20 años recibirás una nueva bofetada que te desencajará la mandíbula (o con suerte tu próxima generación). Cuando esto pase, no es la frase adecuada, sino como esto ha cambiado.

La parte maravillosa, a pesar de esto hay gente excepcional y rara que se levanta cada día y sobresale, esperanzador.

Photo credit: Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+