Atraviesa el muro

jueves, Ago 08

Golpea la pared.

Adivina, vas a golpearte contra con una pared, duramente. Vas a chocar contra un muro de titanio. Es una gran noticia, porque significará que has decidido llegar así de lejos.

La mayoría no llegará nunca al punto donde sufran semejante golpe. Porque no están ni preparados, ni decididos, ni dispuestos a golpearse contra nada.

Pero espera, no importa, porque todo el mundo acaba estampado contra una pared, tarde o temprano. Quieras o no quieras, te golpearás contra el muro. En la vida, en el trabajo, en las relaciones, con el dinero, con amistades, con el dolor, la pérdida, las esperanzas o quién sabe qué más.

Vas a golpearte contra la pared. Nadie está exento de este hecho, ni siquiera tú.

Golpea la pared

Hay un periodo donde chocarás más que nunca. Te cuento cómo funciona, cuando las cosas van realmente bien, cuando empiezas a despegar, crees que tienes el control, pero no es así. Es solo la vida que está jugando contigo. Las cosas te van bien, estás animado, motivado, te confías, y de repente…

¡Zas! Chocas contra la pared. Una que deja a la gente atontada de por vida, a otra aturdidas y a otra se la lleva para siempre. A otras las desanima tanto que ya nunca más levantan cabeza.

El muro es doloroso. Nadie quiere hacerlo.

Bien, pues esta es mi sacudida para ti:

Ve y golpea la pared

Tanto como puedas y tan duro como puedas.

Algunos elegirán retroceder y no volver a golpearla. Sin embargo, hay un pequeño número de todos nosotros que cuando golpean la pared dicen “espera, debería haber atravesado esa pared”. Este tipo de persona rechaza rendirse. No importa el dolor producido al colisionar. ¿Cómo es eso? Ese tipo de personas saben algo, golpear la pared es necesario.

Así que esa persona volverá una y otra vez a intentarlo, día tras día, oportunidad tras oportunidad. Y si continúa haciéndolo, esto es lo que sucederá: tumbarás la pared o la traspasarás, y entonces conseguirás algo sin precedentes. Un gran avance tecnológico, innovación, descubrimiento científico, una nueva capa de consciencia, entrar en el subconsciente, dominar tus impulsos, ser tu propio maestro…

Entonces el mundo te dirá: “vamos a ayudarle. Admiramos ese tipo de tenacidad. Vamos a echarte una mano”.

Lo que en realidad ha sucedido es que, durante el proceso te has convertido en una persona imparable. Si aguantas, si sigues, si resistes, si perseveras, y golpe tras golpe, choque tras choque, continúas, si pasas por encima de ese muro, no habrá nada que pueda detenerte.

Si consigues llegar al otro lado, tendrás una mirada diferente, una donde todo el mundo sabrá que eres imparable.

Ve, golpea la pared, hasta que caiga.

Atribución imagen: Michael Shaeen.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Disciplina tu mente a actuar solo cuando depende de ti

Disciplina tu mente a actuar solo cuando depende de ti

Puedes ver y progresar mucho más que antes, sobre todo cada vez que das un paso atrás y permites que sucedan las cosas que no dependen de ti, pero para eso hay que disciplinar tu mente. Y cuando haces eso, ¿sabes qué ves? Quejas. Excusas. Lamentaciones. Pasividad....

leer más
Estoy aquí

Estoy aquí

He llegado aquí para darme cuenta de que ya estaba aquí. Estoy aquí para pensar como pienso, actuar como actúo, comportarme como me comporto e incluso reaccionar como reacciono. Vengo aquí para irme de aquí. Estoy en este lugar para entrenar la tranquilidad de mente y...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto