Huye de la multitud

By Isra Garcia  //  Human Media, Marketing  //  4 Comments

huye de la multitudLos estudios de Robin Dumbar concluyen que la cantidad de individuos que pueden desarrollarse en un sistema determinado son 150 personas. Es decir, con un gran esfuerzo 150 personas pueden mantenerse juntas dentro de un entorno, comunidad, tribu o vecindario. Es una teoría que traté de probar en mi experimento social media 150. Sin embargo, los resultados del experimento y lo que vengo observando y comprobando en estos años, tanto en círculos vitales de personas de mi alrededor, como en los míos propios, demuestra, que la teoría no es del todo cierta. La hipótesis tiene sentido y de forma antropológica aplica a una sociedad y a un sistema. Excepto que no aplica al actual. Excepto que nunca permaneces conectado a las mismas 150 personas en un mismo entorno, dentro de un mismo contexto y características, donde la multitud reina.

Me explico, el estilo de vida actual es más superficial. Las tecnologías e Internet nos separan más de las personas que tenemos cerca y nos hacen llegar a otras nuevas con las que parece que establecemos un vínculo, pero nunca tan sólido. La información nos desconecta y nos distrae de las relaciones. El trabajo es elusivo, aislante y egocéntrico. La economía nos fuerza a competir y a ver rivales en lugar de personas a nuestro alrededor. Las costumbres nos retraen y nos aportan de interacciones, nos cierran en lugar de abrirnos. Los hábitos están enfocándose más hacia lo persona que a lo grupal. Además los comportamientos tienden a no socializar más que con un puñado reducido de personas que son como nosotros, actúan como nosotros y piensan como nosotros. Esto junto a la cultura de la (des)conexión que nos atasca y desvía nuestra atención hacia otro lado.

A día de hoy, pienso que el Número Dumbar quedaría reducido a un 30 o 50 personas como mucho, que a su misma vez no permanecen todas conectados al mismo tiempo todo el rato. Eso es obvio. si hablamos de la teoría de los Seis Grados de Separación, hoy, en este mundo hiper-desmedido y sobresaturado de conexión, no funcionará con la misma eficacia de hace unos años. Principalmente porque en la ecuación entraría otra variable que antes no era considerada, la escasez de atención a la multitud y el valor que cada día más damos al tiempo que disponemos.

Huye de la multitud

La conclusión (y aterrizaje) sobre estos descubrimientos es que cada audiencia, comunidad, masa o tribu, pronto o tarde, va a fallar. O si quieres leerlo de forma más dramática, va a decepcionarte. No cumplirá con tus expectativas.

Por que esa multitud está formada por personas que no están conectadas a ti ni tú a ellos. Hay un/a traidor/a, un/a interesado/a, un/a oportunista, un/a “hater”, un cínico, el ansias, un trepa o un pobre diablo, entre otros. Muchos de ellos anónimos.

Esta masa pierdes interés y fuerza cada día. Esta multitud denigra tu arte. Este público tan extenso no te toma en serio, ni sabe ser serio.

Crea tu ecosistema humano

Las buenas noticias. En cambio, estas 30 o 50 personas sí, son reales, las conoces, sabes sus nombres y ellos el tuyo. Conocéis vuestras historias. Compartís, resonáis. Magia.

Estas personas te mirarán a los ojos. Te darán un feedback deslumbrante. No temblarán cuando tengan que pararte los pies. Comprarán tu producto. Utilizarán tu servicio. Dejarán una reseña no para quedar bien, si no para ayudar a otros futuros compradores.

Las personas que importan, un número reducido, mantendrán sus promesas. Son personas generosas. Creceréis juntos. Cambiaréis las cosas juntos.

Cuando no te sientas bien del todo. Cuando sientas que tu trabajo no impacta lo suficiente. O cuando pienses que estás solo/a y cuando tengas dudas o cuestiones valores. Aparta a un lado la multitud (y nos les tomes demasiado en serio).

Siempre que te sea posible, concéntrate en un número pequeño de amigos, familiares, colegas y clientes. Personas específicas.

La multitud ni te da de comer, ni es tu amiga, ni van a estar ahí cuando la necesites. Muchas personas no es sinónimo de hacer las cosas bien y poder dedicarte a quien te merece. Mucha gente a tu alrededor es un concepto sobrevalorado, una y otra vez.

Escápate del tumulto.

Photo credit: Amy West.

Summary
Huy de la multitud, céntrate en unos pocos
Article Name
Huy de la multitud, céntrate en unos pocos
Description
Esta masa pierdes interés y fuerza cada día. Esta multitud denigra tu arte. Este público tan extenso no te toma en serio, ni sabe ser serio.
Author
  • Siempre das en el clavo hermano. Sí, HERMANO… porque yo me considero de la tribu que te lee a diario y comparte la mayoría de las conclusiones de tus experimentos.

    Aún así, pienso que el círculo sería mucho más reducido. La lluvia de intereses que golpea a todo el mundo en estos tiempos, hace muy difícil confiar incluso, en uno mismo.

    Salud!

  • Estoy muy de acuerdo contigo Juan Antonio, tratè de ser optimista. Aunque 30 personas es un buen número. Consideró que tengo alrededor de 35 de esas personas. Quizá alguna más.

  • Hola Isra, quizá lo que experientamos fuera es un reflejo de nuestro interior y por tanto subjetivo. Yo no creo en los estudios numéricos pero lo que si he experimentado es que también tengo personas con las que conecto, independientemente de la cercanía y contacto. La importancia de las personas tiene más que ver con lo que interpretamos de ellas que con lo que son en realidad. Así que para unos serán importantes 30, para otras 100 o para otros 1000. Considero que todo vale y nada es mejor ni peor.

  • Respetable y aceptable Montse. Ni es mejor ni es peor. Simplemente es. Algunos le funcionará y a otros no. Hay que ser consciente sobre ello y sobre lo que podríamos no estar viendo.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+