¿Te echaremos de menos?

lunes, Jun 17

Cada vez que interactúas con alguien, o te haces más útil (justificando por qué merece la pena prestarte atención) o estás casi robando un recurso muy valioso: la atención de alguien. La atención es uno de los recursos más preciados y escasos de esta economía disruptiva. No admite devoluciones y siempre es limitado. Por eso es necesario practicar el marketing de permiso.

marketing de permiso

Los que hacen spam no ganan atención ni por asomo, y eso es porque no muestran respeto alguno (y menos empatía) por nuestras necesidades. Lanzan mensajes, exigen nuestra atención, solo hablar ellos, quieren ser escuchados todo el tiempo. A corto plazo obtienen atención. Sin embargo, a largo plazo, acaban siendo ignorados – algo que repercute en su vida personal y profesional.

Marketing de permiso

El marketing de permiso que Seth Godin creó ya hace años (aquí el libro), podría ser la solución. Este tipo de marketing es algo opuesto a chillar para obtener la atención de otros. En lugar de eso, el marketing de permiso significa compartir mensajes relevantes, humanos y útiles con esas personas que quieren saber de ti. Parece que funciona porque está construído bajo los pilares de la confianza, la integridad, el respeto y el impacto positivo.

Practicar el marketing de permiso es simple: estás comprometido o no lo estás. Si de verdad permaneces humano, que al final es la clave, y entonces, estás dispuesto a compartir tu atención y ver si puedes mantener tu promesa y elevarla. Entonces, estás listo para escuchar. Estás en posición para darnos una oportunidad, porque algo que viste en nosotros te hace creer nosotros.

El reto está en entender qué precio pagarás a corto plazo. Ganar atención cuesta esfuerzo y tiempo. Requiere perspicacia, consistencia, coherencia y tiempo probar que puedes responder a tus promesas, una y otra vez. El mismo tiempo que necesitan las personas para empezar a hablar sobre lo que hiciste por ellos.

Piensa sobre una marca a la que te sientas leal, pregúntate:

¿Cómo te sientes cuando te suscribiste a su newsletter? ¿Qué piensas sobre su habilidad de responder a sus compromisos? ¿Por qué y cómo es diferente su comunicación frente al resto de opciones?

Esto es lo que significa hacer marketing con alguien, en lugar de marketearles a ellos. La pieza maestra es crear un grupo de personas que te echen de menos cuando no estés. No tiene que ser un grupo amplio, todo lo contrario, entre veinte y cincuenta personas es lo ideal.

¿Cómo crees que podrías aplicar esta técnica llamada marketing de permiso a tus productos os servicios?

Atribución imagen: Ignacio Ferre.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

10 aprendizajes recientes sobre (auto)marketing de impacto

10 aprendizajes recientes sobre (auto)marketing de impacto

Comparto los aprendizajes recientes sobre marketing de impacto que me llevo trabajando entre México, Estados Unidos, España y Colombia, tanto online como offline, tanto en negocios como en potencial humano: 1. Empezamos por pensar en el producto o servicio, cuando lo...

leer más
Conviértete en un marketer de verdad

Conviértete en un marketer de verdad

¿Intentas vender productos que te interesan vender u ofreces soluciones específicas a personas que tienen problemas específicos? ¿Buscas clientes para tus servicios o diseñas servicios para ellos? ¿Intentas manipular a la gente para salirte con la tuya o haces el...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto