Lo que crees es solo lo que crees

domingo, Nov 01

Hagamos un ejercicio interesante sobre el miedo al rechazo, que hice ayer por primera vez:

El miedo al rechazo ¿es real o es una historia que te cuentas para creerte que eres rechazado? ¿Por qué te cuentas esa historia? ¿Cómo te sientes cuando te la cuentas? ¿Qué sería lo opuesto al miedo al rechazo y que podrías hacer para recordártelo inmediatamente cuando ese pensamiento aparezca?

La culpa ¿es un hecho o es una creencia que nace de la nada y se apodera de tu mente y de tus emociones? ¿Por qué te cuentas la historia del culpable? ¿Qué es el culpable y de qué? ¿Qué pasaría si la culpa no existiera?

El dolor ¿es externo o interno? ¿te lo causas tú o te lo causan otros? ¿Por qué sucede ese dolor y cómo serías capaz de aliviarlo sin tener que huir de él? ¿Cuánto duele, dónde duele y cuándo?

El sufrimiento, ¿es algo que sientes o piensas? ¿Por qué sufres? ¿Depende de ti o de otros? ¿Qué haces para no sufrir? ¿Y para sufrir?

Ayer me ayudaron a ver que el sentimiento de rechazo es solo un pensamiento que tenemos sobre lo que percibimos como rechazo. Si no piensas que es rechazo, no lo es. Lo mismo aplica a la culpa, al dolor, al sufrimiento, miedo, incertidumbre o frustración.

el miedo al rechazo

Adiestrar tu mente para cambiar tu percepción sobre lo que crees que te hace daño requiere entrenamiento, y esa práctica empieza por formular las preguntas que te ayuden a diseccionarlo y aterrizar de forma tangible de donde viene ese pensamiento o sensación que tanto te perjudica. Cuando te detienes y deconstruyes el proceso del maltrato emocional, es entonces cuando te das cuenta que no tiene sentido en absoluto, pero para eso hay que parar y añadir consciencia a la estructura.

El trabajo para ambos está ahí, en las preguntas incómodas sobre lo incómodo que experimentas.

Como ayer dijo Woody, un gran tipo que he conocido aquí en Tulum, “vayamos donde está la incomodidad, porque ahí está la verdadera comodidad”.

El miedo al rechazo, la culpa o la indignidad es tan solo algo que te cuentas y te crees.

Photo credit: Christian Bucad.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Esta es una pequeña historia sobre el inmenso poder de observar lo que ocurre: Ayer caminaba por una calle cualquiera en Barcelona. Solo estaba paseando, iba a casa de mi amigo Víctor, donde estoy pasando unos días. En un momento determinado noté que estaba ahí, solo,...

leer más
¿Qué ves en la otra persona?

¿Qué ves en la otra persona?

¿Ves lo que te causa rechazo? ¿Ves algo que te molesta? ¿Algo que amas? Sea lo que sea lo que ves, recuerda que es un reflejo de ti. Recuerda verte en la otra persona. Recuerda esto: tú eres yo, yo soy tú. Cuando ves algo en mí, estás viendo algo en ti. Cuando veo...

leer más
“Este momento”

“Este momento”

Estamos en el mejor lugar posible que existe, aquí y ahora. Siento que este momento ha cambiado mi vida, es un instante en el que he visto cómo me desapegaba de la propia vida, del sufrimiento, de no tener lo que quiero, de no querer lo que tengo. En este momento,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto