Cómo no impresionar y entonces ser rechazado

By Isra Garcia  //  Equipar, Explorando la curiosidad, Habilidades  //  9 Comments

Cómo no impresionar y ser rechazadoTendemos a hablar 20 veces más de las que escuchamos, nada nuevo. Ahora, cuando estamos delante de alguien de quien pretendemos obtener alguna clase de oportunidad, por alguna razón pasamos a hablar 10 veces más de las normales y además empleamos 20 de esas 30 veces en vendernos ferozmente. En muchos casos tratando de ser elegantes y sutiles, pero desafortunadamente el ansia por el triunfo ciega el intento y a la quinta vez ya hemos perdido esa suavidad y sin darnos cuenta estamos actuando apenas sin escrúpulos.

Es mejor huir de impresionar y no ir de cabeza al rechazo. Hay que buscar otra vía para llegar donde deseamos.

Cómo ser rechazado

Por eso pienso que aunque contarte cómo impresionar a alguien sería algo útil, profundizar sobre cómo no hacerlo sería salvajemente interesante.

  • Cuando te acerques a alguien que no conoces, nunca, le cuentes la historia de tu vida. Dale un poco de tiempo antes de contar algo tan personal. Incluso aunque parezca que esa persona te entenderá y quiere escucharla. Incluso aunque sepas con certeza que le va a gustar. Crea una conexión breve, original y divertida. Luego, da un paso atrás y valora si sería el momento a al siguiente vez.
  • Si conoces a alguien a quien respetas, admiras o te gusta su forma de trabajar, no le hables de lo bueno que eres haciendo justamente lo que tu haces y que esa persona podría necesitar. Incluso aunque sepas que eres bueno. Incluso aunque sepas que esa persona está buscando a alguien como tú para ocupar el puesto de trabajo que tu desarrollarías genialmente. En lugar de eso interésate por la persona que tiene frente a ti, haz preguntas, empieza con aquellas más generales y luego ve derivando a más específicas y relacionadas con el trabajo. Si conectas esa persona te preguntará a ti también y entonces tendrás oportunidad de responder. Trata de ser neutral en tu respuesta cuando se trate de ti, incluso diría que hables de tus defectos y bromees sobre ello. Es un gran gesto de humildad y vulnerabilidad.
  • Hacer un reproche, una crítica dura o un feedback demasiado contundente a alguien con el que quieres conectar, no tienes la suficiente confianza y hacer eso por el mero hecho de llamar su atención, bueno, eso es una técnica bastante desagradable. Aunque creas que podría ayudar y tuvieras todo el fundamento para hacerlo. Piénsalo unas veces más antes de hacerlo, si de todas maneras estás decidido a hacerlo, suaviza todos los bordes, sé lo más empático que puedas, piensa en cómo te gustaría que te dijeran algo que podría resultar amargo.
  • Impactar a alguien contando tus “batallitas”, tu historia, tus logros, tu empresa o marca, los servicios revolucionarios que ofreces o lo que la gente dice que te pareces a la persona que tratas de impactar no es lo más recordable. Precisamente esto causa el efecto contrario. Rechazo. Empieza por ser tú mismo, habla como si le hablaras a alguien que respetas, que te conoce, con quien te gusta hablar y compartir cosas y con quien sabes que vas a pasar mucho tiempo juntos. La mejor manera de impactar a alguien es siendo tu mismo.

En un entorno donde cada vez somos más selectivos con nuestras conexiones y el tiempo del que disponemos (donde cada segundo es extremadamente caro), el resultado del primer impacto es cada vez más decisivo. De ello dependerá la atención que ganemos del mundo.

Photo credit: Ryan Lane.

También te puede interesar:

  1. Tu historia es parte de mi historia
  • Y esto, para mí, es uno de los problemas de las sociedades a día de hoy. A pesar de tener la tecnología para disponer de más tiempo libre, somos mucho más selectivos a la hora de relacionarlos, ya no existe aquellas relaciones que crecen poco a poco. En muchas ocasiones todo se reduce a un elevator pitch, dejándo de lado a personas extraordinarias que no tienen ese componente social para saber manejar estas situaciones… triste, pero es lo que nos viene.

  • Buenas Isra,

    Geniales los consejos. Creo que en este sentido todos hemos pasado en algún momento por querer vender nuestra marca personal a la fuerza. Como tu dices, el yo he hecho, he trabajo o he fundado no es lo más adecuado para conectar con la persona que tratas de impactar.

    Mejor permanecer humano, entablar conversación con él. No serás el primero que quiera venderle la moto a alguien. Antes de ti habrán pasado unos cuantos con la misma estrategia de vender, vender y vender. Lo mejor, como en todas las facetas, es tratar de marcar la diferencia.

    Un saludo.

  • Víctor Martín

    Amén

  • Si ya tienes un blog y un twitter (por ejemplo), no tiene mucho sentido que hagas un resumen o extracto de ellos siempre que hables con alguien…

    Céntrate en la situación concreta que os ha llevado a establecer la conexión (aunque sea efímera)… Si quiere saber algo más de ti, seguro que encuentra un medio…

    @empleopositivo

  • Deberíamos olvidar el elevator pitch y buscar nuevas maneras de conectar. Por facilidad, accesibilidad y oportunidad no será.

  • Creo que la clave podría estar en ser honesto, auténtico, noble y transparente. Podría funcionar.

  • Busca o crea esa situación, para eso hay que ganarla primero.

  • Podría. Es cuestión de probar. Hay poco que perder y mucho que ganar.

  • Deberíamos…

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

This is IG

isra-standout

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+