Acepta: qué sucede, quién eres, cómo eres y dónde estás

domingo, Abr 14

Todo empieza por erradicar cualquier expectativa, falsa apariencia, excusa barata, queja inútil o suposición no fundamentada en hechos. Acepta lo que tienes, eres y ves.

Pregúntate:

  • ¿Qué sucede dentro y fuera de ti?
  • ¿Quién realmente eres?
  • ¿Cómo eres contigo y con el mundo?
  • ¿Dónde estás personal y profesionalmente?

Acepta.

Dicho de otra forma más ilustrativa:

¿Mereces estar donde estás? Sí.

¿Te tenía que pasar a ti? Sí.

¿Es justo? Sí.

¿Podrías solucionar el problema? No.

¿Pasará la situación y con ello esas sensaciones tan desagradables? No.

¿Te sobrepondrás? No.

¿Vendrá alguien a rescatarte? No.

¿Te seleccionará para…? No.

¿Tendrás lo que tengas que tener cuando llegue el momento? No.

¿Estarás preparado? No.

¿Dejarás el miedo atrás? No.

¿Escaparás a la muerte? No.

¿Recuperarás a los que has perdido? No.

¿Podrás volver atrás y arreglar aquello que te arrepientes? No.

¿Sabrás qué hacer? No.

¿Reaccionarás? No.

¿Escaparás al destino? No.

¿La fortuna será benévola contigo? No.

¿Sentirás dolor? Sí.

¿Frustración? Sí.

¿Angustia? Sí.

¿Ansiedad? Sí.

¿Estrés? Sí.

¿Serás vulnerable? Sí.

¿Decepcionarás? Sí.

¿Perderás? Sí.

¿Serás criticado? Sí.

¿Restarás? Sí.

¿Te rechazarán? Sí.

¿Estás al nivel? No.

Bien, ahora que ya lo sabes ¿qué vas a hacer?

Acepta lo que tienes acepta lo que eres, acepta cómo estás...

¿Quién decide cómo responder a estas preguntas, y la acción que tomas antes y después de responderlas? (No responderé a esto por ti)

Mira de frente lo que tienes, en el 95% de los casos, está ahí porque tú generaste esa tracción, no porque la lotería así lo quiso. Acepta.

No tienes un problema, quieres tener el problema. No quieres un “no”, quieres un “sí”. Y no, no quieres un “sí”, quieres un “no”. Analízalo detenidamente. Mantén una reunión contigo mismo. No estás siendo honesto contigo mismo, no estás siendo realista, ni auténtico, no estás siendo coherente. Solo acepta.

¿Cómo te sentirías si la persona que más respetas, admiras o aprecias, pensara lo mismo que piensas de ti mismo/a? ¿Cómo actuarías si fueras la única persona que podría decepcionarte? ¿Qué harías si se te acabaran todas las excusas?

Acepta, solo así podrás liberarte, para entonces moverte.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Cómo crear una autodisciplina liberadora: 6 claves

Cómo crear una autodisciplina liberadora: 6 claves

La autodisciplina es la única habilidad núcleo que conozco que puede hacerte ser libre, y eso es de lo más poderoso que existe. No soy el único que lo cree, pregunta a Jocko Willink. Es en estos días cuando siento el poder de la autodisciplina. Ayer fue el último...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.