Acepta: qué sucede, quién eres, cómo eres y dónde estás

domingo, Abr 14

Todo empieza por erradicar cualquier expectativa, falsa apariencia, excusa barata, queja inútil o suposición no fundamentada en hechos. Acepta lo que tienes, eres y ves.

Pregúntate:

  • ¿Qué sucede dentro y fuera de ti?
  • ¿Quién realmente eres?
  • ¿Cómo eres contigo y con el mundo?
  • ¿Dónde estás personal y profesionalmente?

Acepta.

Dicho de otra forma más ilustrativa:

¿Mereces estar donde estás? Sí.

¿Te tenía que pasar a ti? Sí.

¿Es justo? Sí.

¿Podrías solucionar el problema? No.

¿Pasará la situación y con ello esas sensaciones tan desagradables? No.

¿Te sobrepondrás? No.

¿Vendrá alguien a rescatarte? No.

¿Te seleccionará para…? No.

¿Tendrás lo que tengas que tener cuando llegue el momento? No.

¿Estarás preparado? No.

¿Dejarás el miedo atrás? No.

¿Escaparás a la muerte? No.

¿Recuperarás a los que has perdido? No.

¿Podrás volver atrás y arreglar aquello que te arrepientes? No.

¿Sabrás qué hacer? No.

¿Reaccionarás? No.

¿Escaparás al destino? No.

¿La fortuna será benévola contigo? No.

¿Sentirás dolor? Sí.

¿Frustración? Sí.

¿Angustia? Sí.

¿Ansiedad? Sí.

¿Estrés? Sí.

¿Serás vulnerable? Sí.

¿Decepcionarás? Sí.

¿Perderás? Sí.

¿Serás criticado? Sí.

¿Restarás? Sí.

¿Te rechazarán? Sí.

¿Estás al nivel? No.

Bien, ahora que ya lo sabes ¿qué vas a hacer?

Acepta lo que tienes acepta lo que eres, acepta cómo estás...

¿Quién decide cómo responder a estas preguntas, y la acción que tomas antes y después de responderlas? (No responderé a esto por ti)

Mira de frente lo que tienes, en el 95% de los casos, está ahí porque tú generaste esa tracción, no porque la lotería así lo quiso. Acepta.

No tienes un problema, quieres tener el problema. No quieres un “no”, quieres un “sí”. Y no, no quieres un “sí”, quieres un “no”. Analízalo detenidamente. Mantén una reunión contigo mismo. No estás siendo honesto contigo mismo, no estás siendo realista, ni auténtico, no estás siendo coherente. Solo acepta.

¿Cómo te sentirías si la persona que más respetas, admiras o aprecias, pensara lo mismo que piensas de ti mismo/a? ¿Cómo actuarías si fueras la única persona que podría decepcionarte? ¿Qué harías si se te acabaran todas las excusas?

Acepta, solo así podrás liberarte, para entonces moverte.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Amor propio es solo un sinónimo del gran autorespeto

Amor propio es solo un sinónimo del gran autorespeto

Ve ahí adentro y encuéntrate con el amor interior, es decir, con el autorespeto. Pero espera, no está tan adentro como crees. Está en las decisiones que tomas. En cómo reaccionas a lo que está fuera de tu control. En qué importancia te das cuando te intentas sabotear,...

leer más
Dispuesto a morir por mi arte

Dispuesto a morir por mi arte

Encuentra algo por lo que morir y el mundo te seguirá, irremediablemente. Para mí eso es el Self-Mastery. La vida es la práctica, y viceversa, el entrenamiento es vivir, y vivir es el entrenamiento, sobresalir de uno mismo es el alimento que más necesitamos para no...

leer más
Cómo calibrar, optimizar y equilibrar tu potencial

Cómo calibrar, optimizar y equilibrar tu potencial

Calibrar y optimizar tu potencial humano es más cuestión de una sucesión de pequeños cambios finamente orquestados, que de grandes cambios.  Equilibrar ese potencial viene de poder repartir tu atención, perspicacia y cariño entre las áreas que componen lo que...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto