La muerte de la educación superior

By Isra Garcia  //  Educación  //  13 Comments

la muerte de la educación superiorHoy, dadas las circunstancias en este nuevo mundo de aprendizaje fluido y conectado, muchos nos preguntamos donde entra en juego la educación superior. Es justo decir que la accesibilidad a la información, la inmediatez, las tecnologías disruptivas y el movimiento maker están causando estragos en la manera que solíamos pensar sobre la educación superior. Los estudiantes de hoy no necesitan una persona más adulta y sabia que permanezca levantada dando clases magistrales en medio de una clase llena de cientos de ellos. Ahora que la información está en todos lados, dar clases va sobre compartir aprendizajes especiales y experiencias vitales, dar clases va sobre retar, provocar, incomodar, inquietar, empujar.

De enseñanza a proyectos

Un entorno de universidades basadas en proyectos parecería más como un jardín de infancia, no un aula aburrida, estaría formada por grupos pequeños y un director de proyecto que abarcara dos tres o cuatro grupos, esa persona actuaría como líder. Estaría más concentrado en habilidades de mentoring, o a ser ese tipo de instructor que no te da el manual a seguir, sino te permite hacer con la posibilidad de poder fallar o que tu trabajo no funcione – dos formas de decir lo mismo – pero te guiará hacia el aprendizaje.

El futuro de los esfuerzos

No es el ocaso de la educación, pero algo en lo que vamos a tener que esforzarnos en estos próximos 20 años es en encontrar la manera de ayudar a los estudiantes a desarrollar sus habilidades, hábitos y métodos de trabajo a través de proyectos y otra cosa importante, ser buenos trabajando junto con ellos para ayudarles también a ser quienes quieren ser o lo que ya saben que son.

Muchos profesores están adaptándose excepcionalmente bien a estos cambios y están preparándose para ello. No puedo decirte el número de ultra-profesores de élite, presidentes de escuelas de negocios, decanos y formadores de universidades o colegios que han venido a enviar un mensaje como este “no podemos esperar hasta que el éxito o el fracaso nos fuerce a cambiar”

Habrá bajas importantes

Muchos centros, universidades, escuelas de negocios o colegios no lo conseguirán, otros lugares con menos recursos se fusionarán o desaparecerán porque la propuesta de valor no estará basada en ninguno de sus fundamentos. Podrán haber deudas, bancarrotas, consolidaciones y cierres. El cambio está siendo – y será – rápido y feroz, pero para mejor. La educación superior convencional está destinada a morir, en su lugar nacerá una nueva centrada en justamente lo contrario a lo que llevan años tratando de inculcar.

Como sociedad no podemos permitirnos perder las universidades, pero las universidades o cualquier tipo de educación superior, no puede permitirse el lujo de permanecer en el mismo estado industrializado que hace 20 años, siendo optimistas.

Photo credit: Eric Constantineau.

Summary
Article Name
La muerte de la educación superior
Description
Dar clases va sobre compartir aprendizajes especiales y experiencias vitales, dar clases va sobre retar, provocar, incomodar, inquietar, empujar.
Author

También te puede interesar:

  1. La educación híbrida
  • Haidé Costa

    No estoy de acuerdo contigo Isra, antes la información también estaba en los libros y actualmente hay universidades a distancia que han roto el modelo y que no tienen clases magistrales. La cuestión no es que la razón de la necesidad del cambio del modelo educativo sea por la facilidad del acceso a la información en internet. La educación superior pasa por profundizar en las materias de forma metódica y sistematizada para llegar a tener una visión crítica y contrastada de las mismas. El simple acceso a la información no garantiza su veracidad o su buen uso. La educación superior sienta las bases de forma amplia, organizada y con criterio avalado para un mayor desarrollo profesional, lo que no quiere decir que, de forma autodidacta, con voluntad, disciplina y estudio no se pueda conseguir, pero generalmente el estudio por libre se limita a las materias que nos gustan y por lo tanto suele ser parcial. Por otra parte, la necesidad de motivar y mostrar el mundo real con la experiencia y proyectos a los alumnos por parte de profesor siempre ha estado allí, no es nuevo, es opción de cada docente. Hacer que los estudiantes desarrollen el pensamiento crítico y tengan unas bases sólidas de conocimiento es el reto que debe asumir cada profesor motivando a los alumnos con nuevos métodos y contenidos, para que la formación sea completa, amplia y además interesante.

  • Estoy bastante de acuerdo contigo, Isra.
    La historia es que las instituciones anquilosadas como estas, estarán esperando una reforma planificada, progresiva y global cuando lo que necesitamos es una revolución.

    Y lo mismo como sociedad, los líderes y las empresas necesitan aprender a mirar en otros sitios, buscar otras cualidades o quedar enquistados y condenados a pudrirse.

  • danijuan

    It’s happening, y menos mal!!
    Abrazo Isra!

  • Afortunadamente. Cuídate mucho Dani, me alegro de que sigas pasando por aquí.

  • No hay otro remedio, el sistema colapsará pronto, ahora está solo roto.

  • La cuestión no es de la información, claro que no, influye, pero no es el detonante Haidé. La cuestión es que se necesita liderar, empujar, provocar, instigar, arriesgar, fracasar, inquietar, incomodar, saltar, materializar, iniciar, lanzar y esto es algo que claramente la educación superior no está entregando.

  • Este pensamiento ya lo tenía cuando estaba en la primaria, ese modelo autoritario de profesor/alumno nunca lo vi como exitoso.
    Los profesores quieren seguir el mismo camino y no notan que hoy los alumnos están mas avanzados en conocimientos gracias a internet y que cada día sale una noticia nueva.
    Si nosotros los mortales debemos adaptarnos a los cambios, pues con mas razón deben de hacerlo ellos, los profesores del nivel educativo que sean, puesto que en sus manos está la formación.
    El modelos educativo debe adaptarse a los intereses para conseguir un nivel optimo de alumnos, no el alumno a fuerzas adaptarse a un modelo que hace años dejó de ser ‘productivo’

    Mis hijos aprenden mas en casa con charlas que tenemos, canales de documentales, artículos vistos en la web, videotutoriales, observando la vida misma y se aburren en el colegio, cuentan los segundos para poder terminarlo porque dicen que es la perdida de tiempo mas grande del universo, los profesores no le aportan nada que sientan cambiará su vida.

    Saludos Isra 🙂

  • danijuan

    Nunca me fui 😉

  • Gracias entonces por permanecer.

  • Qué sabios los niños Majose, dales una hoja en blanco y dibujarán, dales unas instrucciones y las obviarán. No necesitan permiso, lo toman a diario, deberíamos prestarles más atención y emularles en algunas cosas.

    Ser profesor, una de las más grades responsabilidades e este mundo, por encima de políticos y otros líderes.

  • Es así, queda mucha tela por cortar y espero los niños que fueron criados en libertad de expresión cambien al mundo, tiren abajo el pensamiento arcaico que pensar diferentes es ser ‘problemáticos’

    Es lindo aprender de ellos y notar que te enseñan cada día y ser ‘grande’ no te da la verdad absoluta de nada.

  • Haidé Costa

    Sigo pensando que no encuentro acertado el título del post y la crítica (un poco destructiva) únicamente dirigida al sistema de enseñanza superior. La función de empujar, provocar, instigar,
    arriesgar, fracasar, inquietar, incomodar, saltar, materializar, iniciar, lanzar lo es de la educación en general y en especial en su base, no sólo de la universidad, sino que debe iniciarse en las escuelas y en el mismo parvulario. Y si bien es necesario que
    las universidades motiven a sus alumnos y les hagan sobresalir con programas que incluyan nuevas formas de enseñanza y que contemplen la experiencia, la práctica y los proyectos como elemento esencial de la formación, también es verdad que es necesario el estudio de las materias para que se fijen las bases de un conocimiento amplio para el estudiante, lo que decía en mi comentario anterior que constituye un elemento insustituible para forjar el pensamiento crítico del alumno.

    No imagino confiar mi vida a un médico de familia que no tenga una base amplia de medicina, y que se haya formado sin estudiar anatomía, farmacología o biología; pues si bien son materias que cada una se pueden buscar en los manuales correspondientes, para trabajar el día a día con un paciente se requiere de esa base de conocimientos para poder luego determinar el diagnóstico. El mismo caso es aplicable a un abogado o un juez, sector que conozco bien, sin el conocimiento básico pero amplio del entramado jurídico no es posible discriminar y situar un tema y tener en cuenta tanto posibles circunstancias procesales como materiales que puedan influir en la resolución de un caso o de un pleito. Yo no exijo a mis alumnos que se sepan los artículos del código civil de memoria, es más, lo encuentro inútil, lo que me interesa es que sepan dónde buscar, con qué criterio y qué aspectos procesales tener en cuenta cuando se encuentren con un problema jurídico que deban solucionar. No digo que no sea importante revisar el sistema, trabajar de otras formas más eficaces, eficientes y motivadoras, pero por las razones que te he expuesto, entiendo que no es lo único a tener en cuenta, pues el estudio sistemático y tutelado también es necesario.

    Terminar con decirte que es verdad, que como apuntas en el post ya hay muchas universidades que sí se preocupan por explorar nuevas formas de enseñanza complementarias a las clases magistrales y que se preocupan que sus docentes implanten métodos por ejemplo de coaching en sus clases, para precisamente empujar, inquietar, incomodar y provocar el interés en sus estudiantes, para que aprendan a sobresalir y a levantarse de la silla. Nada más decirte que mi universidad (Universitat Rovira i Virgili) nos ha dado una formación que ha durado nada más y nada menos que seis meses con éste objetivo.
    Este programa de formación para docentes me ha dado herramientas que me ayudan a reforzar una forma de ver y entender la docencia en la que el alumno no es un mero espectador, sino que se encuentra implicado en su propia educación, pero sin despreciar el necesario estudio profundo de las materias básicas para su
    desarrollo profesional.

    Pese todo lo anterior se base en mi experiencia y conocimiento como estudiante y docente, puedo estar equivocada, así que cuando quieras estaré encantada de discutir más profundamente de todo ello contigo, seguro que tu postura puede aportar interesantísimas ideas para mejorar el sistema educativo, y espero que mi reflexión, al menos te haga suavizar un poco la crítica ante la educación superior.

    Un abrazo grande, Isra 🙂

  • Pingback: La nueva enseñanza()

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

This is IG

isra-standout

Stand OUT Program

Speaking

Entrevistas / TV

Aventuras

Archivos

Google+