El esquema más simple y efectivo para estructurar un discurso

sábado, Oct 14

desarrollar un discursoCómo director, empresario, profesional del marketing, autor y orador público he aprendido a la fuerza a estructurar y desarrollar un discurso. Ya sea para una presentación ante clientes, una exposición ante alguno de mis equipo, un taller para los participantes, un conferencia para los asistentes o una intervención pública para los medios. En estos 7 años de experiencia me he dado cuenta de que un discurso / oratoria / exposición / charla / conferencia que se disfrute y sea efectiva, necesitaría tener esta estructura…

Cómo desarrollar un discurso – esquema simplificado

Debe ser cada día vez más corto. Si eres de los que escriben y transcriben (antes yo lo hacía en situaciones clave) vendría a ser entre una y tres páginas escritas, como si también es un discurso que leerás. Si prefieres ensayar (he dejado de creer en ensayar qué voy a decir, aquí las razones), hazlo por diez o doce minutos. Esto sería lo más efectivo para tu intervención, entre quince y veinte minutos. Esto minimizará el riesgo de perder la atención de la audiencia, ya que todos tendemos a distraernos muy fácilmente. No es un accidente que los “Toastmasters” demanden que los discursos sean entre cinco y siete minutos.

Fácil de entender, para cualquiera. Debe ser llevada a cabo con palabras simples y poca o ninguna jerga. La “llamada a la acción” puede ser práctica o filosófica, pero la narrativa necesita ser simple, llana y clara.

Es factual. Presentamos a través de eventos que tienen poca o ninguna teoría abstracta. Aunque la lección debe ser más amplia y profunda que los propios hechos.

Incluye contenido emocional. Te toca, tiene significado para ti, te mueve a ti, el que lidera. La menta entonces es tocar también a la audiencia.

Tiene un giro final inesperado. La última línea o parte no es obvia y hacer que todo el resto cobre sentido.

Es irresistible. Hace que las personas estén centradas porque quieren escuchar cada detalle hasta llegar al final.

Listo. Avisé de que era simplificado.

Atribución imagen: VicerDO.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

La mentalidad del cinturón blanco

La mentalidad del cinturón blanco

Ayer la vida me brindó un nuevo suceso, la muerte de una de las personas más importantes de mi vida. En ese momento, casi al mismo tiempo que una lágrima se derramaba por mi mejilla, me dije a mí mismo lo siguiente (por orden) Esto es vivir. Algo de lo cual no...

leer más
Rompe las reglas cuando sea necesario

Rompe las reglas cuando sea necesario

La cuestión es... ¿Cuándo crees que sería necesario? ¿Cuándo decidiste saltar a la estructura de la disciplina? ¿Has hecho alguna vez algo que comprometa toda tu vida y tengas que aparecer cada día? No puedes estar siempre pendiente de confiar en tu familia, amigos,...

leer más
La única respuesta viable: autodisciplina

La única respuesta viable: autodisciplina

Shi Heng Yi, Sifu Shaolín, nos recordaba la importancia de la autodisciplina en cada minuto de entrenamiento en el Templo Shaolin. En la entrevista que realizamos, después de acabar, me dijo: “la disciplina es tu propia verdad y eso te hace libre”. El maestro Zen Dae...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto