Cómo potenciar el desacuerdo

By Isra Garcia  //  Disrupción, Habilidades, Liderazgo  //  No Comments

busca el desacuerdo y la incomodidadDa igual lo grandes que sean tus ideas o lo increíble que seas tú como persona, si no sientes ningún empujón por parte de la gente que hay a tu alrededor, si de todo lo que dices por lo menos una o dos cosas no causan malestar. Si lo que haces siempre es visto con buenos ojos y recibe una crítica muy positiva y si no generas fricción con personas que son diferentes en personalidad a ti. Si esto no ocurre, podrías tener un problema candente.

¿Cómo propiciar entonces esos momentos incómodos que te hacen crecer?

Creando inconformidad, desacuerdo y cuestionamiento

Nómbralo: reconoce el hecho de que es perfectamente aceptable hacer preguntas afiladas, es “ok” estar en desacuerdo, siempre y cuando establezcas unas razones lógicas y con argumentos sólidos, al mismo tiempo que también lo es cuestionar las cosas por muy obvias que sean, por supuesto con alternativas reales. Esta es la dirección adecuada para crecer.

Anticípate a la reacción: cuando realmente empujas e incomodas y además lo haces insistentemente, esto generará una reacción, asegúrate que estás preparado para el choque. De lo contrario, estropearás la relación con tu equipo o grupo de trabajo. Si eres punzante y después reaccionas lamentablemente, mejor no busques esa reacción.
Sé receptivo y cuida tu lenguaje corporal y el tono al hablar. recuerda que el desacuerdo es muy valioso para hacer crecer tu negocio, proyecto o idea.

Recompensa el desacuerdo: si quieres inconformismo, desacuerdo e incomodidad, recompénsala, obtendrás más comportamiento como el que buscas si lo haces. Asegúrate re reconocer a aquellos que fueron más allá.

Uno a uno: hay muchas personas que no están cómodas mostrando el desacuerdo en público o incluso en un pequeño grupo. Solución; solicita sus impresiones y reacciones en privado,

Piensa en el “team building”: cuando creas equipos, podría ser fácil reunir a la gente que simplifica las cosas y siempre accede a cualquier cosa. En ese caso estarías construyendo un entorno para la mediocridad y trabajar justamente en la media. Siempre que sea posible, mezcla a personas que no estén regularmente en el mismo círculo y sean esa persona incómoda, esto dará acción al equipo y posiblemente originará nuevas perspectivas al trabajo.

Políticas de incomodidad: por ejemplo;

  • Las contribuciones en las reuniones de cada uno que participa son obligatorias.
  • Todos deben formular al menos dos preguntas después de cada presentación o “pitch”.
  • Al menos en cada proyecto deben plantearse tres problemas (y soluciones).
  • Incomodar, estar en desacuerdo y preguntar mucho no conllevará consecuencias negativas. Siempre que no se convierta en algo personal.

Temas de especialización: cuando trabajes en algo concreto como por ejemplo Social CRM, Big Data o código abierto, podría haber otras personas del grupo que queden fuera de estos conocimientos tan técnicos, es ahí donde el desacuerdo se convierte en conformismo por ignorancia. Explica las áreas que no estén claras y permite a tu gente que pregunte aunque no entiendan.

Busca la incomodidad, muévete entre lo que podría ser puntiagudo y rodéate de personas que estén casi siempre en desacuerdo contigo. Y siempre, prepárate para el mismo retorno contigo.

Photo credit: Lynne Cazaly.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+