Muerde el polvo

domingo, Mar 24

La vida, el trabajo, los proyectos, las sacudidas, los chispazos, los ligues, el dinero, incluso cada una de las publicaciones que ves en Instagram, Twitter o LinkedIn, nada de eso va sobre ganar o perder. Es solo un paso más de lo que sucede en el viaje, es una parte del proceso que nunca acaba. Es la batalla que libramos cada día. Es el intento, es el desafío diario, el propósito.

Esto es lo que que significa vivir, creo.

El desafío diario de vivir la vida

Quiero perder.

Quiero sentir pereza.

Quiero estar perdido.

Quiero dudar de mí.

Quiero compararme con otros.

Quiero no merecerme.

Quiero perder los nervios.

Quiero tener que ir a contracorriente.

Quiero que sea complejo y difícil a la vez.

Quiero actuar de forma absurda.

Quiero tener que arrastrarme.

Quiero ansiarme, angustiarme.

Quiero morder el polvo.

Pero también quiero esforzarme, quiero profundizar, quiero escalar, ascender, demoler, impactar, cambiar, transformar. Quiero empujar, propulsar. Y no quiero que nada de esto acabe, ni lo que hay en la primera lista, ni lo que hay en la segunda. Porque necesito lo primero tanto como necesito lo segundo. Porque ambas cosas me hacen sentirme (y creerme) imparable, más convencido, con más propósito, más resistente y más resiliente.

el desafío diario de vivir

No, no voy a parar

No quiero echarme a un lado, no quiero llegar a un punto en mi vida donde diga “ya hice/probé/intenté/experimenté/lancé lo suficiente. Voy a parar.” ¿Y sabes por qué? Porque en realidad “no hay nada más” que lo que vivimos a diario. Ese sinfín ciclo de pruebas diarias, esos obstáculos, no me vuelven loco, no me controlan o frustran. Todo lo contrario, me inspiran, porque son lo único que de verdad poseemos y podemos alterar. El desafío diario es lo que me hace querer vivir.

Así que esto es lo que te diré, enfréntate a todo, recibe con los brazos abiertos cualquier adversidad, imprevisto o sorpresa desagradable que salga a tu paso. No distingas entre genial y fatal, es todo lo mismo, forma parte de lo mismo. Remángate, profundiza y sigue empujando. El viaje continúa cada día. El proceso es interminable.

Y la batalla empieza y acaba cada día, y adivina qué, nunca pierdes del todo, nunca ganas del todo. El desafío diario es infinito, empieza cuando naces y acaba cuando mueres.

No. No te detengas. Jamás.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Esta es una pequeña historia sobre el inmenso poder de observar lo que ocurre: Ayer caminaba por una calle cualquiera en Barcelona. Solo estaba paseando, iba a casa de mi amigo Víctor, donde estoy pasando unos días. En un momento determinado noté que estaba ahí, solo,...

leer más
¿Qué ves en la otra persona?

¿Qué ves en la otra persona?

¿Ves lo que te causa rechazo? ¿Ves algo que te molesta? ¿Algo que amas? Sea lo que sea lo que ves, recuerda que es un reflejo de ti. Recuerda verte en la otra persona. Recuerda esto: tú eres yo, yo soy tú. Cuando ves algo en mí, estás viendo algo en ti. Cuando veo...

leer más
“Este momento”

“Este momento”

Estamos en el mejor lugar posible que existe, aquí y ahora. Siento que este momento ha cambiado mi vida, es un instante en el que he visto cómo me desapegaba de la propia vida, del sufrimiento, de no tener lo que quiero, de no querer lo que tengo. En este momento,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto