Browsing articles in "Experimentos"
Abr
25

Cómo sobrevivir fuera de social media

By Isra Garcia  //  Experimentos, Social Media  //  No Comments

fuera de social mediaIncluso estar fuera de social media durante dos días conlleva beneficios. Piensa cuánto podría darte una semana, ¿Un mes? ¿Tres meses? Alejarte al menos durante dos semanas permite que tu mente pueda crear nuevos caminos neuronales, lo cual significa nuevos comportamientos y rutinas reemplazando a los antiguos. Así que si lo que hacías de forma habitual era comprobar tu página de inicio de Instagram a la hora de la comida, después de tres semanas habrás adoptado un ritual bastante diferente a ese. Si por ejemplo, como era mi caso, después de terminar La Gran Mañana, lo que hacía era publicar el post de este blog en Facebook, en Google+ y en LinkedIn, además de la reflexión diaria en Instagram. Después de este experimento, este sistema / comportamiento será diferente. Habrá un nuevo normal.

Sobrevivir fuera de social media

En un mundo donde, aparentemente, parte de tu valor viene del número de seguidores que tienes, de likes o otro tipo de engagement que tengas en las plataformas digitales. En este tipo de mundo, es difícil imaginar sin todo esto. Sin embargo, contenidos falsos, gráficas argumentativas, fotos de desayunos. Las plataformas sociales pueden ser o muy productivas o, cómo en la mayoría de las casos, muy poco productivas. Es decir, las redes sociales pueden ir desde absorbentes hasta tener efectos enfermizos en nuestra salud mental. Lee esto. Si sientes que social media te está quitando tiempo, energías y/o claridad mental, tienes un problema y si sientes esta fatiga, el problema es más grande todavía.

Si quieres vivir fuera de social media, prueba estos pasos.

1. APPs fuera de tu teléfono

Las APPs son un mecanismo endiablado para ser adictivo, y tu smartphone hace que estén disponibles y listas en todo momento. Si las eliminas de tu teléfono, podrás acceder también a través de la web, pero no con más probabilidad. También puedes acceder desde un portátil o escritorio, pero no llevarás la tentación constante de entrar. En mi caso, durante el experimento Social Media OFF no me he visto obligado a eliminarlas y todavía no las he comprobado.

2. Establece barreras

Si tu profesión te exige usar social media, establece márgenes basados en esas necesidades. Establece un tiempo límite específico cada día para manejar las plataformas sociales, luego sal y desconecta. Una vez que empieces a probar cuál es el mejor tiempo del día y la mejor cantidad de tiempo que necesitas, empezarás a motivarte para trabajar con más eficiencia en otras áreas y con otras herramientas.

Algo que aprendí es que puedes producir las mismas oportunidades de negocio sin usar social media apenas una hora al día. Otra cosa que estoy descubriendo es que podrías obtener los mismos resultados (positivos) sin utilizarlo en absoluto. La parte todavía mejor, que tienes más tiempo para invertir en otras inquietudes.

3. Encuentra atajos

En ocasiones, si tu trabajo requiere usar las redes sociales de vez en cuando, encuentra soluciones que te sirvan. Limita tu tiempo en social media solo a tu negocio. Mantén el trabajo digital que ofrece resultados profesionales. No necesitas nuevo, necesitas funciona.

En mi caso, he delgado todo el social media marketing de proyectos y negocios a parte del equipo en IG. Incluso informes, análisis, estrategias y tácticas. Sea lo que sea, eso me permite no tener que utilizarlo, al menos durante la duración del experimento.

4. Refuerzos

Podrías caer en la tentación, casi todo el mundo cae, no te preocupes. Hay una solución, primero, deja de comprobar el smartphone, luego aléjate de cualquier comentario sobre redes sociales. Desactiva las notificaciones que recibes en el correo sobre redes sociales. Obviamente, las notificaciones de tu pc y smartphone deberían estar desactivadas hace años. Por último avisa a tu entorno sobre cuáles serían las mejores vías de contactar contigo. Si sigues teniendo problemas, prueba Freedom o Anti-Social.

Photo credit: mypubliclands.

Abr
23

Dos clases de profesionales intuitivos y exitosos

By Isra Garcia  //  Experimentos, Marketing  //  No Comments

el profesional del marketingUna de las formas que tenemos para intuir la forma en la que otros deciden, es entender cómo tú y nosotros decidimos. Hay un automarketing funcionando, existe una voz en nuestras cabezas. No vemos la televisión, por eso no entendemos cómo otros la pueden ver y disfrutar. El paso interesante en el profesional del marketing entonces, no es asumir que otros la tienen también. Sino intentar comprender qué podría esta diciendo esa voz de la otra persona. No me gusta la fideuá, pero no por eso debo asumir que otros no les gusta tampoco.

Hay dos tipos de profesionales intuitivos y exitosos

1. Los que saben: no tienen habilidad alguna para describir por qué la gente hace lo que hace. Usualmente existe una estrecha relación con los grandes presupuestos, grandes marcas, grandes logros y gran reconocimiento. El ego gana la batalla y no hay interés alguno más que “yo” y todo lo que he hecho, voy a hacer y lograré. Habla con cualquiera de esas “increíbles personas” y la mayoría no tendrá ni idea de por qué la gente decide encumbrarles.

2. Los que comprenden y buscan: testigos honestos de los procesos y decisiones individuales de ellos mismos, acompañantes en el proceso de otras personas. “¿Por qué he hecho esto?”, “¿Por qué actúo de esta forma?”, “¿Cuál es el motivo de mi obsesión con el color negro?”, “¿Por qué compro de la marca Religion y no de otras?”. Esta auto-perspicacia es difícil y útil. Significa que no puedes elegir cosas cuando enfrentas un valor similar, incluso aunque sean cosas que podrían hacerte sentir más cómodo llamándolas “verdad”. Los filósofos debaten sobre este dilema. ¿Cómo puedes comprender una idea, cultura, creencia o comportamiento, si también lo aceptas como una posibilidad lógica, factible y válida como otra?

El profesional del marketing (el completo)

El profesional (del marketing) o persona completa: intelectual, emocional, espiritual y físicamente. Reconoce y descarta sesgos y se detiene cuando hay que impulsar un resultado sobre otro. Toma un pequeño espacio de tiempo y toma notas sobre lo que está sucediendo. Notas que parecen incoherentes, pero si empujas, puedes entrar en profundidad y examinar instintos que no han sido examinados. Puedes comprobar esas notas, para ver si ocurren en otras personas cuando varían los inputs. Y estas series de notas se conviertan en experimentos te proporcionan un conocimiento, habilidad o capacidad específica que nunca nadie podrá desarrollar.

Photo credit: Paul Tonwnsend.

Abr
20

¿Necesitas usar las redes sociales?

By Isra Garcia  //  Experimentos, Social Media  //  No Comments

abandonar social mediaLa sabiduría popular dice que debes estar en las redes sociales. Que debes crear una marca personal. Qué necesitas un blog, una cuenta de Instagram y una página de Facebook, por lo menos. Pregunta a casi cualquier persona y te dirá que todo gira alrededor de cuántos followers, lectores o suscriptores poseas. Abandonar social media parece un suicidio, parece.

Excepto que podrías ser invisible

No creo que sea el caso. Hay demasiada gente en las redes sociales. Hay demasiado ruido, paja, oportunismo y cinismo. No hay casi utilidad real. Podrías abandonar social media y llevar una vida (personal y profesional) digna. Podrías no necesitar las redes sociales y, creo, que casi nadie te miraría mal.

Lo que estoy observando y concluyendo en estos días de experimento Social media OFF (abandonar toda actividad en redes sociales) es que son más prescindibles de lo que pensamos. Justo como el smartphone. En mi caso era una responsabilidad profesional diaria y ahora no la tengo. Soy más ligero, hábil, libre.

Social media, no nos engañemos, es polarizante, bastante. La anonimidad que las redes sociales ofrecen hacen que las personas actuemos de formas más drástica y deliberada. Date una vuelta por Twitter y comentarios de Facebook, la negatividad, la ironía y el cinismo cubren mucho de este panorama, y esto nos afecta, queramos o no. Hay contenidos que incluso entran hasta tu alma y te hacen repensar tu forma de actuar, para bien y para mal.

Está demostrado, somos más felices sin las redes sociales, más positivos y estamos más despreocupados, lo cual es una buena noticia. Además, esto a su misma vez, crea más espacio y tiempo para dedicarte a lo que te apetezca.

¿Hablas de abandonar social media sin más?

Por otro lado, es verídico y está verificado que las plataformas sociales son uno de los mejores métodos de hacer tu trabajo visible. Esto es magnífico. El buen trabajo siempre sale a la superficie, incluso aunque no envíes ni un solo tweet; el mal trabajo es obviado sin embargo, incluso aunque envíes cien. Podría decirte al menos 10 artistas, entre escritores, actores y músicos, que ha manifestado en varias ocasiones la posibilidad de abandonar las redes sociales. Por otro lado, también podría decirte algunos “grandes jugadores”, personalidades, artistas e influenciadores de verdad que, o bien ni siquiera tienen redes sociales o bien, han dejado social media y han tenido un impacto neutral en su cuenta bancaria, pero sí un gran propulsor en su bienestar y estilo de vida.

¿Te ves dejando de utilizar social media? ¿Al menos por algún tiempo? La desventaja de desconectar es que perderás oportunidades, fiestas, historias de personas que conocces y percepción de marca. Además de dejar una señal un poco más débil sobre el trabajo que realizas. No obstante, el trabajo que serás capaz de hacer podría aumentar su calidad, cariño y enfoque. Ademas de obligarte a mantener un contacto más humanos con amigos, parientes y conocidos. Esto frente a la conexión digital casual que pasa como una relación falsa en redes sociales.

6 días desconectado de social media

Lo más destacable de estos 6 días de Social Media OFF, es la ligereza y despreocupación que te ofrece ni siquiera tener que pensar en qué y cómo vas a comunicar en las plataformas sociales. Ahora empiezo a darme cuenta de la responsabilidad profesional que suponía para mí, enviar impactos diarios derivados de mi trabajo diario. Incluso podría decir que siento que era (y quizás es) una obligación más que una tarea. Lo cual, a largo plazo te encadena. Vives más despierto, más involucrado en el presente y mucho más atento a todas las señales que ocurren a tu alrededor. Estoy extrayendo conclusiones muy positivas. Ya ha merecido la pena el experimento.

La desconexión prosigue, aterrizado ya en Sudáfrica, en Ciudad del Cabo. Segundo día aquí con Valentino, Javi y Luis, esperando a nuestro amigo Joan y partir para Afrika Burn. Mientras, disfrutando de crear, desarrollar y trabajar en Think Rise con la comunidad de emprendedores y creativos en Ciudad del Cabo. Contrastando que, abandonar social media ayuda a hacer todavía más con menos tiempo y con más calidad.

Photo credit: New York Times.

Abr
14

Experimento Social Media OFF

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle, Social Media  //  2 Comments

social media off experimentoPróximo experimento: Social Media OFF. Abandonar por completo, durante al menos un mes, el 100% de mi actividad profesional (personal es apenas inexistente) en las plataformas sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram, Twitter, Google+ y Pinterest.

Es un experimento que llevo tiempo queriendo llevar a cabo. Después del experimento Social Media 150 y Vivir Sin Smartphone, este era el más comprensible para mí, me apetece. Es este tipo de experimentos absurdos en los cuales parece que no hay mucho trasfondo y luego resulta que acaba siendo un aprendizaje provocador y experiencia profunda.

Por qué Social Media OFF – objetivos

Estas son las razones:

  • Descubrir el contraste que puede haber entre vivir conectado a social media y vivir completamente desconectado al medio.
  • Comprobar el impacto que tiene en mi trabajo y profesión no utilizar social media en absoluto.
  • Seguir el resultado de lo que hago y medir el alcance del mismo desarrollando mi actividad diaria sin plataformas sociales.
  • Estudiar si la ultraproductividad aumenta o disminuye.
  • Ser más conscientes sobre la otra realidad que social media podría estar no dejándonos apreciar.
  • Analizar la reacción frente a las distracciones cuando las reduces de forma drástica.
  • Vivir más presente, más despreocupado, más ignorante, más simple.

Otro objetivos que persigo

  • Canalizar toda mi actividad, valor y comunicación “digital” y “social” a través del blog, podcast y vídeo.
  • Comunicar menos y mejor.
  • Hacer un marketing menos marketing.
  • Invertir más tiempo en crear, construir, desarrollar, intentar y diseñar. Menos tiempo en hablar, compartir, mostrar o decir.
  • Ganar más horas de vida, más horas invertidas en otras personas y en mí. Ganar más tiempo analógico.
  • Seguir rediseñando mi estilo de vida y perfilando mi alto rendimiento.
  • Mejorar la auto-disciplina y la auto-consciencia.

Cuando empieza y acaba Social Media OFF

Empieza mañana mismo.

Cuando acaba, no tengo la certeza de saber cuándo acabará, pero como mínimo será un mes, hasta el 15 de mayo.

Implicaciones

  • Desde mañana mismo dejaré de compartir, comunicar y hacer marketing en social media. Lo cual significa que proyectos, iniciativas o campañas en las que estoy trabajando, desarrollando y lanzando no tendrán ese impulso que podrían tener.
  • No responderé a ninguna de las preguntas, peticiones, dudas, mensajes, propuestas o solicitudes que sean enviadas a través de cualquiera de las plataformas que al principio del experimento mencionaba. Cuando vuelva responderé, prometido.
  • La mejor (y única) forma de seguir conectados será a través de este blog – puedes suscribirte aquí a los “chispazos” diarios y al “chispazo de utilidad” mensual. Aquí seguiré ofreciendo lo mejor que sé cada día. Eso no cambiará, espero que mejore. También puedes estar conectado a Disrupt Everything Podcast Series, donde publicaré con más frecuencia. O al canal de vídeo en Youtube, donde también aumentará la frecuencia y valor de los contenidos audiovisuales que voy publicando.
  • Perderé tráfico, seguidores, visibilidad, alcance, exposición, engagement y oportunidades de negocio. Lo sé, soy consciente, lo asumo, no podré contarte que estoy en Afrika Burn o en Colombia o haciendo esto o lo otro. No tendér la oportunidad para “marketearme”, vale, entendido. Estoy más que dispuesto a bailar con ese riesgo.
  • Lo único que podrás encotrar son unos cuantos tweets programados ya quedaron hechos antes de empezar Social Media OFF, antes de abandonar las redes sociales.

Desconectar para conectar

Vivimos cada día con el miedo a perdernos cualquier cosa (FoMO). La idea que persigo desde hace tiempo es precisamente la contraria, perderme el máximo de cosas que vienen de ahí afuera. Dejar escapar lo irrelevante. Ignorar tantas toneladas de información. Decir no a conocimiento que podría estar entrando de forma forzada. Obviar a más personas, profesionales y estrellas. Evitar más preocupaciones. Descartar más opciones u oportunidades. Estoy casi seguro de que si dejamos de estar tan pendientes del mundo, podremos servir mejor al mundo (clientes, familia, comunidad, amigos, etc.) Si no nos perdemos parte de la vida que ocurre en la sociedad sobre-conectada, no podremos retomar la nuestra propia y quizá ganar más y mejor. De esa manera podrás podrás estar más atento a todas esas cosas que pasan ahí dentro de tu vida y empezar a tomar más acción para crear un mejor resultado.

No sé que ocurrirá durante el experimento Social Media OFF, lo que sí sé cierto es que encontraré nuevas preguntas y con ellas respuestas. Eso es.

Abr
4

Sí versus No – contrastes y conclusiones finales

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Sí y no, no y sí… ¿Cuál es la diferencia? ¿La hay? ¿Importa?

sí y noHace unas semanas terminé el experimento Sí VS No. 10 días diciendo sí a todos seguido de otros 10 días diciendo no a todo. Pasando de un extremo a otro para apreciar las diferencias y contrastes de una vida dedicada a complacer, el sí, y otra dedicada a complacerte, el no.En lo que se refiere a conclusiones finales, me gusta darme unas semanas para reflexionar y ver qué ha cambiado en mi comportamiento y actuaciones diarias.

Primero, este es el vídeo del final de la primera fase, los 10 días de sí a todo. Este otro pertenece a la segunda fase, 10 días de no a todo. Hoy desarrollo las diferencias, contrastes y conclusiones finales de ambos, la mezcla de todo.

Cuadro de mando al completo

Como en cada experimento, he utilizado un cuadro de mando que ha permitido realizar un seguimiento a cada día. Los parámetros estaban explicados en los anteriores informes, pero el cuadro de mando no, aunque podrás encontrarlo aquí.

Cuando ojeo el cuadro de mando, a simple vista, he vivido con más problemática cuando he practicado el “sí a todo”. Esa sería una de las conclusiones rápidas de apreciar.

Contrastes

  • El “sí” te somete, mientras el “no” te libera.
  • Cuanto más dices “sí” más propenso eres a romper emocionalmente hablando. Por lo contrario, el “no” te aterriza, te estabiliza, te permebiliza.
  • El “no” te garantiza el control, mientras el “sí” significa dejar marchar ese poder.
  • En esencia, “sí” es sinónimo de vulnerabilidad, desprotegido. En cambio “no” de una manera u otra, te hace más invulnerable. Levantas una barrera.
  • “Sí” te hace ser menos valorado, mientras “no” te hacer ser más tomado en cuenta.
  • Utilizar el “sí” logra que abandones tus prioridades, el “no” las retoma.
  • “No” es decepcionar ahora para encantar luego, en muchas ocasiones. “Sí” es encantar ahora para decepcionar luego, en muchas más ocasiones que en el lado opuesto.
  • Dar un “no” cuando debes decir “sí” cuesta menos que dar un “sí” cuando necesitas decir “no”.
  • Las personas que saben usar “no” viven más tranquilas interiormente que las personas que solo saben decir “sí”.
  • “Sí” para personas “no” es complicado, como lo es “no” para personas “sí”.

Sí y no, conclusiones finales

  • Decir “no” a todo no te hace mejor ni peor, solo te habilita con la habilidad de ganar más tiempo para ti.
  • Responder con “sí” a todo te sitúa como una opción interesante para hacer cosas nuevas. Te hace válida para ser seleccionado. Si lo que esperas es eso, ser elegido.
  • La incomodidad que he sentido diciendo a todo “sí” no ha he sentido cuando he tenido que trabajar con el “no”.
  • A más “no” más soledad, a más “sí”, más gente a tu alrededor.
  • Aquello más importante que he aprendido de este experimento no es aprender a dar un “sí” o “no”. Sino a saber cuándo y cómo utilizarlo, sí y no, ambos son poderosos. El secreto está en valorarlos por igual y entonces darles el peso necesario dependiendo de la situación y persona.
  • Ni todo es “si” siempre, ni todo es “no” siempre. Como decía arriba, cuando te mueves en los extremos de ambas cosas, tan pronto como seas consciente de la elección y utilización de un “sí” o un “no”, podrás reconocer cuando debes utilizar uno u otro.
  • Después de esos 20 días de experimento, me quedo con el “no” en mayor proporción. Se aprende más, se crece más, se es más y se vale más que con el “sí”.

Sí y no, dos armas efectivas y dolorosas al mismo tiempo, las dos.

Photo credit: richoz.

Mar
16

No a todo durante 10 días

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

no a todo¿Qué sucede cuando vives 10 días diciendo no a todo lo se cruza por delante de ti? Esta era la respuesta que he tratado de responder en los últimos 10 días. La segunda parte del experimento Sí a todo VS No a todo.

De todos esos 10 días y lo que ha sucedido, he concluido una serie de parámetros e indicadores que ya utilicé en los 10 día de sí a todo.

En este informe detallo lo más destacado de esta segunda fase de experimento:

Definición parámetros de seguimiento

Parámetros cuantitativos:

  • “No” en lugar de “sí”: cada vez que decía “no” a algo que en una ocasión normal hubiera dicho “sí”.
  • “No”: un “no” natural decir “no” porque toca.
  • “Sí”: respuestas afirmativas sin ser forzadas.
  • Evitar situación: las ocasiones que he tratado de esquivar un “no”.
  • “Sí” en lugar de “no”: situaciones en las que he dado un “sí” cuando debía ser un “no”.
  • Rectificaciones: corregir y enmendar un “sí” que debía haber sido un “no”.

Parámetros cualitativos:

  • Destacable: sucesos importantes de resaltar referentes al “no”.
  • Anecdótico: anécdotas en las que acaba inmerso por decir “no”.
  • Infraganti: situaciones que me pillaron desprevenido.

Resultados dentro del cuadro de mando

Estos son los resultados de los parámetros cuantitativos:

  • 35 veces “no” en lugar de “sí”.
  • 70 “no” dichos.
  • Un total de 7 “sí”.
  • Una sola vez he he evitado situación.
  • 5 veces “sí” en lugar de “no”.
  • 3 rectificaciones.

Destacable de los 10 días no a todo

  • Di un “sí” a una mujer que tenía problemas en el corazón y necesitaba ayuda para cargar una serie de maletas. Es algo que volvería a hacer, cuando vi la cara de la mujer, estaba en apuros. Rompí el experimento aquí.
  • Dije cuatro veces seguidas “no” a cuatro favores que me pidieron cuatro personas diferentes, durante un mismo día. Uno tenía que ver con recoger a una persona, el otro con enviar una información. Otro con prestar dinero y el último con dar una recomendación.
  • Decir “no” a una propuesta de trabajo que nos interesaba. Además de ver como se escapaba hasta perderla.
  • Rechazar dar feedback y opinión a todos los temas profesionales que surgían en un equipo de trabajo durante dos días.
  • Darle un “no” a la pregunta de un cliente de si íbamos a trabajar más en el proyecto.
  • Ofrecer un “no” a dos posibles propuestas de conferencias que preguntaron si sería posible que diera una conferencia para sus eventos. Sin saber más detalles.
  • Cuando preguntaron si iba a compartir la información de los estudios que estaba realizando, dije “no” sin dar más explicaciones.
  • Dar un “no” en forma de “sí” a una pregunta a la inversa.
  • Ver un “sí” como un “no” cuando la pregunta que te plantean es inversa.

Anecdótico

  • Siete “no” a una misma persona en un mismo día. Resultando en un conflicto con esa persona.
  • Cualquier persona de mi alrededor dejó de pedirme favores a partir del tercer día de experimento.
  • Nadie de mi entorno más cercano se atrevió a preguntarme si quedábamos o compartíamos algún momento juntos.
  • No he llegado tarde a ningún compromiso en ninguno de estos 10 días.
  • Cuatro peticiones denegadas a prestar dinero a cuatro personas diferentes. Resultado: cuatro personas escépticas con “mis experimentos”.
  • Ofrecer una tortilla de patatas en lugar de una pizza a una mujer que pedía comida en la puerta del Open Cor en Valencia.
  • Un “no” (dolido) a emprender un nuevo experimento.

Infraganti

  • Te das cuenta como tienes el “no” más controlado y asumido y sale solo de forma más rápida.
  • Tener tan incrustado el no al octavo día que dices “no” cuando quieres decir “sí”.
  • Perderte una fiesta y a un viaje  por decir “no” y ni siquiera haberte entera de haberlo dicho.
  • Sorprenderte cuando acabado el experimento dices “sí” como si hubieras hecho algo malo.

Los experimentos son una fuente de aprendizajes. Al mismo tiempo que vives situaciones y momentos que no vives de otra manera.

10 días de No a todo

En este vídeo extiendo los resultados, impresiones y reflexiones sobre el experimento centrado en el “no”…

Es curioso comparar los resultados entre el sí y el no. Ver cuando estás en un lado y cuando estás en otro, lo que sucede en ambos y sus contrastes. Estar antes en el “sí” me ha dado una perspectiva diferente del “no”, me pregunto qué hubiera pasado si hubiera empezado a la inversa.

Photo credit: Duncan C.

Mar
5

Sí a todo durante 10 días

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  10 Comments

Antes de ayer viernes, terminaba la primera fase del experimento Sí a todo VS No a todo. Han sido 10 días de sí a todo. Todo el “sí” que he sido capaz. He aprendido más de lo que imaginaba, he vivido en polos contrapuestos con contradicciones bastante provocadoras.

10 días de sí a todo - experimento

Parámetros de seguimiento

Estos son los parámetros cuantitativos que seguí:

  • “Sí” en vez de “no”: cuando decía “sí” a algo que usualmente hubiera dicho “no”.
  • Sí: “sí” que no fueron forzados y sí naturales.
  • No: “no” no forzados, simples.
  • Evitar situación: cuando trataba de evitar alguna situación que requería un “sí”.
  • “No” en vez de “sí”: cuando daba un “no” que debía ser un “sí” por la fase del experimento en la que estaba.
  • Rectificaciones: cuando decía “no” primero, me daba cuenta y entonces ofrecía un “sí”.

Parámetros cualitativos:

  • Destacable: hechos destacados dentro del “sí”.
  • Anecdótico: anécdotas y momentos que consideraba como genuinos dentro del “sí”.
  • Infraganti: situaciones en las que era pillado con la guardia baja y entonces cedía sin darme cuenta.

Resultados en el cuadro de mando

Aquí los resultados cuantitativos obtenidos al finalizar los 10 días de sí a todo:

  • 20 “sí” en vez de “no”.
  • 50 sí.
  • 11 no.
  • 2 situaciones evitadas.
  • 7 “no” en vez de “sí”.
  • 4 rectificaciones.

Y aquí los cualitativos…

Destacable de los 10 días:

  • Pagar en metálico un producto que normalmente hubiera pagado con la tarjeta o por empresa.
  • Donar toda la compra de la semana a una persona que pidió comida a la salida del supermercado.
  • Agendar una reunión con una empresa de marketing de multi-nivel.
  • Dejar conducir mi coche a Borja.
  • Ingresar 50€ a Joel Tornero por pedírmelos a través de Instagram.
  • Acceder a organizar una conferencia y evento en Castellón con Eduardo Reyes.
  • Comprar un cupón de la ONCE en la Gasolinera. Y un paquete de chicles, y un salchichón de oferta. Y una barra de pan de trigo. Además de un pack de ambientadores para el coche. (Sin consumir ninguno de estos alimentos)
  • Comprometerme a trabajar en tres nuevos proyectos de los cuales no tengo ni idea y no cuadran con mis objetivos ni pretensiones.
  • Confirmar una conferencia online En World Escape Day.
  • Escuchar las ofertas de la telefonía móvil, cambia de plan, adquirir dos nuevos paquetes y contratar una nueva línea.

Anecdótico de los 10 días:

  • Utilizar de escudo a compañeros míos para no tener que decir “no”.
  • Viajar a la otra punta del país para dar una conferencia gratuita.
  • Ayudar a mi vecino a colgar cuadros cuando no tengo mucha idea de ello.
  • Comprometerme con Borja a ir vestido de mujer al próximo Stand OUT Program, en Alicante.
  • Reconocer un “no” en lugar de un “sí”.
  • Decir un “sí” a mentirme a mí mismo.
  • Reconocer innecesariamente que son “pelota”.
  • Asumir responsabilidades que no me pertenecen por el mero hecho de decir “sí”.
  • Escuchar durante 30 minutos a un comercial que vendía tarjetas de crédito y acabar firmando un plan.

Infraganti sobre los 10 días:

  • Decir “no” a un compromiso que debía haber dicho “sí”.
  • Dar un “sí” a una plaza para Stand OUT program Málaga.
  • Donar 10€ a un indigente.
  • Tener que comer fideuá, aquí sí me la jugaron buena.
  • “Sí” a probar y comprar un producto que nunca utilizaría.
  • Trabajar gratis durante 4 horas.
  • Dar un “no” al picante que Javi Macías me ofreció.
  • Lidiar y acceder a una reunión no planificada.

Como decía, ha sido algo poco común, raro, extraño, bastante incómodo y desconcertante a veces. Nada divertido, creo.

10 días de Sí a todo

He grabado un vídeo para contarte el resto de la experiencia vivida en la primera fase de sí a todo durante 10 días, de primera mano.

Hoy empiezan los 10 días de “No” a todo, vamos a ello.

Photo credit: Hyte.

Feb
20

10 días todo sí VS 10 días todo no – experimento

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  8 Comments

Antes de empezar a explicar de que trata el nuevo experimento, me gustaría hacer referencia al experimento sobre el miedo que anuncié esta semana anterior. La respuesta ha sido masiva, profunda, vulnerable y muy valiosa. Tanto que he decidido trabajar durante un mes más para prepararlo mejor. Gracias. Mientras tanto, seguiré investigando, observando, reflexionando y ajustando sobre el miedo. Y por supuesto, mientras tanto, realizando un nuevo experimento. Una bonita batallo, sí versus no.

10 días de SÍ a todo – 10 días de NO a todo

sí versus noAsí es. Este es el nuevo experimento. Sí versus no. Durante los 10 primeros días voy a decir “sí” a todo lo que llegue a mí. Luego, en los 10 últimos días de experimento, cambiaré de forma radical a un enfoque “no” a todo lo que venga. Voy a enfrentar el sí más extremo con el no más extremo y ver qué es lo que sucede, durante y después de los 20 días del experimento. Empezando hoy mismo con la primera fase, 10 días de todo SÍ.

Razones del experimento

Vivimos en una sociedad complaciente, donde no sabemos decir no. Donde el sí es en realidad un no cohibido. Donde el sí duele, donde el no es un lujo. Allí donde el “sí” no es “sí”. Donde el “no” no es “no”. La línea que separa el sí del no parece haberse diluido. Hay pocas personas que dominan un sí certero, real y confiado, pero hay menos personas que dominan un no contundente, respetuoso, educado y agradecido. En mi caso, no sufro de carencia de no, diría que a día de hoy me da más alegrías que tristezas, muchas más, no podrías imaginártelo. En estos últimos meses, incluso he llegado a cuestionarme si debería decir más “sí”. No por quedar bien, tampoco por necesidad, sino más por vulnerabilidad, descubrimiento y curiosidad. Así como por lanzarme hacia mi propia incomodidad.

He creado una zona de confort en torno al no, eso creo. Así que voy a salir drásticamente fuera de ella durante 10 días, para luego entrar de forma todavía más drástica al corazón de ese no. En la segunda fase con “no” a todo. Es un sí versus no, claramente.

Objetivos

Objetivos principales que el experimento persigue:

  • Comprobar en cuantos y en qué líos puedes meterte diciendo a todo sí. Versus diciendo a todo no.
  • Cómo te sientes cuando complaces o agradas a todo el mundo. Versus cuando desagradas a todos.
  • Qué impacto genera en uno mismo el “sí” siempre y que otro impacto genera el “no” siempre.
  • Qué sucede en tu exterior cuando todo es “sí” y qué es lo que sucede cuando todo es “no”. Cómo reaccionan las personas que hay en tu entorno, cuando cambias de padecer de forma tan exagerada entre unos días y otros.
  • Comparar y medir los resultados personales y empresariales que lograr con una estrategia u otra.
  • Encontrar aprendizajes, sistemas y formas de actuar que desconozco hasta ahora.
  • Descubrir cómo (y quien) algunas personas tratan de aprovecharse de la situación, en ambos casos.
  • Donde puedes legar diciendo a todo sí y donde puedes llegar diciendo a todo no.
  • Comprobar si podría haber conflicto interno e inconsistencias de comportamiento y/o principios.

Algo que me llama mucho la atención y me intriga, la reacción y el resultado a hacer algo que no esté dispuesto o no quiera hacer. Esto solo, me tiene completamente enganchado.

Sí a todo

Esta es la parte que más me echa para atrás. hablando claro, la parte que más vulnerable me vuelve. Es por eso que la coloqué al principio, será una buena oportunidad para enfrentar demonios. Sí a todo es sí a todo, por alguna razón pienso que va a ser veinte veces más duro que decir a todo que no. Aunque también dependerá de las circunstancias, personas, contexto, momentos. Veremos, la única forma de comprobarlo es lanzándote.

No a todo

Quizá esté demasiado confiado en los siguientes 10 días, quizá sea más duro de lo que espero. Voy a mentalizarme y pensar de forma más realista, de lo contrario mis expectativas podrían jugarme una muy buena mala pasada. Estos diez días serán los últimos. Una de las claves del experimento es el resultado del contraste de un extremo al otro en poco tiempo.

Sí versus no

Desde hoy empiezo con la monitorización, seguimiento, observación y estudio de comportamiento dentro y fuera del trabajo. Reacciones. Soluciones. “No” cuando deben ser “sí”. “Sí” cuando deben ser no. Feedback, resultados y otros parámetros que irán surgiendo.

Que comience el (combate) experimento.

Feb
16

Buscando el miedo, de verdad

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle, Mapmakers  //  20 Comments

buscando miedosTodos tenemos miedos. Eso es algo indiscutible. ¿Te has parado a pensar en cuales sonlos tuyos? Yo llevo unos días pensando en los míos, pensaba que tenía pocos, pero voy dándome cuenta de que tengo más de los que pensaba. Vulnerable al mismo tiempo que fantástico.

Para algunos son miedos en forma de frustraciones, para otros son complejos, comportamientos o fobias. Miedos que arrastramos desde la niñez o desde que somos más adultos. Los hay emocionales, más intelectuales, físicos e incluso surrealistas o ficticios. Miedos más grandes o más pequeños. A lo mejor son animales o el hombre del saco. Son enfrentar relaciones personales o laborales. Más creíbles o más increíbles. Sin embargo, son todos miedos. Busco esos miedos.

Estoy preparando mi próximo experimento y me gustaría contar con tu participación. Necesitaría que respondieras a esta pregunta: si tuvieras que enfrentar el miedo que más necesitas vencer; ¿Cuál sería? Es decir, ¿Qué miedo te aparta de hacer algo importante?

Puedes compartir tu miedo de forma pública conmigo en los comentarios de esta publicación. También puedes hacerlo de forma privada a través de email: isragarcia@standout.es.

Cómo encontrar tus miedos más importantes

He desarrollado una serie de preguntas que pueden ayudarnos a encontrar nuestros miedos más importantes. Justo esos que más necesitamos descubrir y combatir.

  • ¿Qué es aquello que nos detiene desde hace tiempo?
  • ¿Qué es aquello que siempre has visto como un obstáculo que nunca te has atrevido a saltar?
  • ¿Cuantos y qué temores nunca tratamos de compartir con otras personas?
  • ¿Qué es lo peor que podría pasarnos si nos lanzáramos hacia eso que hemos estado pensando en hacer durante mucho tiempo pero nunca hemos tenido el valor a hacer?
  • ¿Cuál es el miedo que más nos preocupa de todos?
  • ¿Qué temor tratamos de evitar por todos los medios?
  • ¿Qué fracaso nos aterroriza tanto?
  • ¿Cuáles son los pavores más llamativos, espeluznantes e inquietantes de todos los que hemos obtenido?

El experimento, un desafío al miedo

Busco conocer esos miedos, sé que es algo bastante personal e íntimo, eso es lo que más me excita. Es una tarea para personas atrevidas e intrépidas. Personas que buscan sobresalir de si mismos y convertirse en la mejor versión de ellos mismos. Estoy retándote a que compartas conmigo, y con otros de forma pública, o privada solo conmigo, eso que más te atemoriza. Esto será la base de mi próximo experimento, prometo honrar tus miedos.

Si estás dispuesta/o, espero tu miedo, Quedas desafiado/a.

Photo credit: monfa.

Ene
30

Experimento 20 días sin mentir: informe final

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  12 Comments

20 días sin mentirEl sábado llegué al final del experimento 20 días sin mentiras. En realidad, viéndolo con perspectiva, el experimento trataba de intentar permanecer viviendo 20 días sin mentir. No mentiras externas, no mentiras internas. Este es el informe final donde voy a explicar los resultados finales. Un informe que complementa el que publiqué en el meridiano del experimento.

Este es un informe dividido en diferentes secciones para una mejor comprensión.

Contexto del experimento

El objetivo de estar 20 días sin mentir era:

  • Demostrar si es posible o no localizar el tipo de mentiras que decimos al exterior y las que dejamos en el interior.
  • Comprobar si se puede ser totalmente honesto y no mentir ni una sola vez, refieriéndonos a las mentiras blancas.
  • Observar, analizar y trabajar las reacciones (internas y externas) que podrían derivar del experimento.

Qué se buscaba aprender:

  • Ser más consciente sobre los momentos en los que mentimos.
  • Ganar honestidad con uno mismo. Ganar aceptación pura.
  • Lograr un mayor domino del “no”.
  • Vivir más auténtico con uno mismo y con el alrededor.
  • El impacto de no mentir versus el impacto de mentir.

Cómo ha sido llevado a cabo:

  • A través del siguiente cuadro de mando. (Contiene los resultados de cada día)
  • Midiendo, monitorizando, anotando y trabajando, los resultados diarios incluidos en el cuadro de mando.

Cómo puede ayudar a otras personas:

  • Realizando una auto-crítica accionable sobre si vedaderamente no mentimos como decimos o si nos engañamos a nosotros mismos como de costumbre.
  • Encontrando esas pequeñas trampas que a diario nos minimizan como personas y profesionales.

¿Cuáles fueron las motivaciones para realizar el experimento?

  • El crecimiento personal y profesional.
  • Modificar patrones de comportamiento y actuación.
  • Seguir perfilando el estilo de vida.
  • Lograr una nueva técnica de alto rendimiento.
  • Seguir explorando márgenes.

Descripción

Qué tipo de preparación necesitas para realizar el experimento 20 días sin mentir:

  • Ninguna específica.
  • Honestidad.
  • Consciencia.
  • Auto-crítica y auto-evaluación.
  • Métricas objetivas (ver cuadro de mando)
  • Disponer de al menos 30 minutos diarios para la revisión.

Riesgos a destacar:

  • Posibles confontaciones con otras personas.
  • Ambigüedad.
  • Malentendidos y malasinterpretaciones.
  • Diferencias notables con otras personas.
  • Dilemas éticos y morales.

Métricas (representadas en el cuadro de mando):

  • Número de mentiras totales: 45 mentiras.
  • Tipos de mentiras (métrica cualitativa)
  • Número de personas con las que han habido interacciones: 504 personas.
  • Número de interacciones resultantes con el total de personas: 884 interacciones.
  • Reacciones internas / externas (métrica cualitativa)
  • Tentaciones (métrica cualitativa)
  • Observaciones (métrica cualitativa)
  • Feedback (métrica cualitativa)

Aprendizaje válidado 20 días sin mentir

Descubrimientos primarios 20 días sin mentir:

  • Tan pronto como las personas dejan de mentir por completo, se puede lograr un mayor aceptación de quiénes son ellas mismas. Así como la aceptación de otras personas y cirncustancias.
  • A menos mentiras, más empatía.
  • La mayoría de personas que dicen que no mienten y son honestas, se están creyendo una historia que en parte es una mentira, no es real. Es muy posible que esas personas mientan menos que otras, pero sí mienten. La clave es la etimología de la mentira. El tipo de realidad que ver y cómo encajan las cosas para que esa mentira pase desapercibida.
  • Las personas que reconocen mentir en ocasiones, lo admiten y tratan de solucionarlo, son personas más honestas, dignas y auténticas que las personas que dicen no mentir en absoluto.
  • Reconocer la mentira al mismo tiempo que sale y hacer el ejercicio en público, ayuda a crear una conexión más genuina con la gente del entorno. Además de ayudar a que la gente confíe más.
  • Las mentiras más duras son esas que no vemos. Esas que llevan toda una vida dentro de nosotros. Las que vienen de familia, educación, sociedad, la publicidad. Son las mentiras que no huelen a mentiras, sino a realidad. Son las mentiras más peligrosas y complejas.
  • Puedes no mentir y decir lo que piensas sin perder la elgancia. Sin embargo, hay otras ocasiones más emocionales, más espontáneas donde es fácilmente ocasionar molestias o disgusto.
  • Cuando no se miente, se puede distinguir con más claridad cuando otras personas mienten.
  • El número de mentiras está relacionado con el número de personas nuevas con las que interactues.

Descubrimientos adicionales

  • Se comunica de forma más simple y entendible.
  • Se presta mucha más atención a las personas con las que uno se relaciona.
  • Al principio se pierde cierta fluidez en el lenguaje, expresión  y el enganche de momentos que relatan historias.
  • La tentación a decir mentiras piadosas mientras expones o presentas un tema es mucho mayor. Porque ese tipo de mentiras responden a detalles que a menudo pasan desapercibidos.

Limitaciones:

  • No se pudo extrapolar las reacciones con otras personas que podrían estar en la misma situación.
  • Sería interesante poder ver este experimento aplicado a más personas. Esto ayudará a comprar resultados y comportamientos.

Observaciones

Resultados esperados:

  • Se puede vivir con cero mentiras. Cero de verdad.
  • Mentir está dentro del ser humano, esto tiene muchos matices. No la mentira mala, amarga, traicionera y desleal. Sino la mentira cortés, la noble e íntegra. Es la mentira solidaria.
  • Se miente más de lo que uno cree.
  • Mentimos para no incomodar, para no molestar o no ser vistos como personas indeseables o poco amistosas. Mentimos para encajar.
  • Hay personas escépticas que creen que no es posible vivir sin mentir.
  • No se encontró a ninguna persona que realizará una anotación cada vez que miente.

Comportamientos

  • Cuando no mientes recibes mejores inputs.
  • Estás más tranquilo, no hay apenas perturbación en la mente.
  • La sensación de liberación y paz (sobre todo interior) es máxima.

Siguientes pasos

A partir de estos 20 días sin mentir:

  • Rectificar en público cada vez que diga una mentira.
  • Obligarme a no “quedar bien” y a no ser demasiado “cortés” cuando serlo implique mentir.
  • Nombrar cada situación repetida en la que miento. Identificar ese patrón, averiguar el origen y entonces, eliminar la mentira.

Photo credit: Sr. X.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+