Menu
Browsing articles in "Experimentos"
Jun
19

Cómo enjaular al Monkey Mind para vivir más enfocado – Experimento 40 días eliminando toda distracción

By Isra Garcia  //  Experimentos, Productividad  //  No Comments

Este es el informe completo después de estar tratando de vivir con cero distracciones durante 40 días. El objetivo era anular el Monkey Mind el máximo posible dentro de unos márgenes lógicos. Cómo enjaular al Monkey Mind mejor reduciendo distracciones, interrupciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Y aumentando el enfoque, la ultraproductividad y el estado de flow.

Aquí explico detalladamente los 40 días intentando vivir sin distracciones, intentando enjaular al Monkey Mind a través de unos sistemas de ultraproductividad diseñados especialmente para la misión.

Enjaular al Monkey Mind

Índice de secciones

  1. Formulación y contexto.
  2. Cuadro de mando.
  3. Detalle día a día.
  4. Impresiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validado.
  7. Consideraciones y limitaciones.
  8. Conclusión.

1. Contexto del experimento

Este experimento ocurre después de comprobar y reconocer que estaba siendo dominado por el Monkey Mind. Además, tiene la finalidad de probar hasta qué nivel se pueden reducir las distracciones e interrupciones que sufrimos en nuestro día a día. Inicié este test por la curiosidad y necesidad de estar más enfocado, más presente y más consciente en cada día.

El contexto viene dado por la ultraproductividad, pero también por todos esos momentos donde desconectamos del momento, ya sea haciendo otra cosa, procrastinando o distrayéndonos. La clave era crear una serie de prácticas que ayudarán a evitar caer tanto en el mundo ruidoso en el que vivimos, y comprobar qué es lo que sucedía al hacerlo. Va sobre no caer en las distracciones de las distracciones.

2. Cuadro de mandos

De nuevo, como en cada experimento que realizo, he diseñado un cuadro de mando que me ayuda a monitorizar el desarrollo del experimento Monkey Mind. Son parámetros cualitativos por un lado y cuantitativos por otro.

Aquí los indicadores:

  • Distracciones: cantidad, tipo y hora.
  • Interrupciones: cantidad, tipo y hora.
  • Pequeñas trampas: cantidad, tipo y hora.
  • Ladrones de tiempo: cantidad, tipo y hora.
  • Monkey Mind: si apareció o no.
  • % Productividad: número de tareas por el tiempo en completarlas entre las horas trabajadas.
  • Enfoque: tiempo estimado en completar los “cuatro triunfos” entre número de logros realizados al día
  • Ultraproductividad: número de tareas por tiempo consumido entre tiempo libre disponible
  • Respeto del sistema y motivos: cuantas veces no seguí el sistema diseñado y el por qué.
  • Sensaciones: cómo me sentí.
  • Anomalías: cualquier cosa que se salga de lo normal.
  • Excepciones: cada momento que quebranté el sistema a propósito.
  • Observaciones: cualquier cosa a añadir.

* Los días en blanco corresponden a aquellos que no pude registrar con datos.

En el cuadro de mando accederás a toda esta información.

Detalle día a día

Estas son las notas que fui tomando a diario con las sensaciones del día. Son observaciones tomadas siempre al final del día:

Día 1 – 18/04/19

En este primer día he logrado terminar como 4 horas antes de lo habitual. He completado todas y cada una de las tareas del día, algo que no realizaba desde hace tiempo. No he sentido necesidad de conexión. Y he permanecido disciplinado a todos los parámetros.

He caído en responder dos llamadas que sabía que tenían que llegar pero no había programado en el día. Me he pillado a mí mismo respondiendo un comentario en Youtube, cosa que no debía hacer. Y he entrado sin darme cuenta a punto de responder el correo sobre las 10:50am, lo he detectado a tiempo y he salido del correo sin leer ni responder.

He entrado en Facebook cuando iba a publicar y he acabado leyendo un post en el muro de inicio que luego me ha dejado pensando y con cierto malestar por ello y por la comparativa que he sentido. Por otro lado, he respetado el resto de parámetros. Finalmente, he sentido rareza en cuando a la desconexión, era más vacía, más solitaria.

Día 2 – 19/04/19

Segundo día bien llevado por la mañana a pesar de tener imprevistos la noche interior y no poder acceder al lugar donde estaba hospedado. Noto el tener muy presente cada uno de los hacks del sistema para no despistarme e incumplirlos. Por el feedback de Valentino tengo más energía y transmito más intensidad. He caído en una pequeña trampa justo al entrar a publicar en Facebook, ha aparecido en el muro de inicio una publicación que inconscientemente he dado al “like” y entonces me he dado cuenta de ello cuando ya era tarde. He sucumbido y he sido consciente de ello caso simultáneamente.

Luego he caído en una gran distracción que ha evitado que estuviera en el momento, ha sido intentar llevar una llamada de teléfono para una reunión sobre un proyecto con unos amigos, al mismo tiempo que intentaba entrar a un centro comercial y comprar unas entradas para Avengers Endgame, como era de esperar no he estado ni en un sitio ni el otro. Por lo demás, he evitado el resto de cosas en las que solía estar distraído más a menudo, he acabado con tres horas de sobra el trabajo de siempre, he alcanzado un 75% de ultraproductividad, un 80% de enfoque y un 89% de productividad usual. Sigo con sensaciones raras por no estar pendiente de comprobar cosas como el email, hoy lo he comprobado tres veces en lugar de dos.

Día 3 – 20/04/19

Tercer día disfrutando con las personas de mi alrededor estando más presente, aprovechando más le momento y estando mucho meno distraído. Con excepciones mínimas producidas por cosas que necesitaba hacer profesionalmente, una a la vez. Y con dos deslices, uno al dar un “like” en un comentario en LinkedIn al entrar para publicar. Y otro al comprobar el correo una tercera vez desde el smartphone. Así como una segunda y tercera vez en iMessage, la segunda por un buen motivo pero no la tercera. He notado mayor conexión con Carlos y Valentino en este caso que eran las personas con las que estaba.

Día 4 – 21/04/19

Un día mucho más pausado, cero comprobaciones en redes, email, pero sí iMessage, Telegram. Así como darme cuenta de que entraba en conflicto con subir una publicación y prestar atención compañeros que estaban en el coche conmigo. Supongo que he perdido porque lo que importaba eran las personas, no la publicación. El resto he estado bastante concentrado y enfocado, el Monkey Mind no ha aparecido mucho en el día de hoy.

Día 5 – 22/04/19

Día en el que compruebo que la mejor forma para no preocuparte por algo es no prestando atención alguna, ignorándolo por completo. Eso quiere decir no estando encima de ello.

Al empezar el día, no sabía de mi hermano desde hace días, pensé en él y miré los mensajes de FB, vi un mensaje suyo pero no quise entrar, y lo tuve en la mente todo el tiempo hasta que finalmente tuve que entrar y leerlo.

Lo mismo sucedió con mensajes que tenía que entregar para el evento del viernes, que tenía que ser vía Facebook, y otros mensajes que tenía que entregar para las speakers series, unos por telegram, iMessage Facebook, podría haber esperado al día siguiente, pero tenía que entregarlos cuanto antes o al menos, así me hizo sentir mi Monkey Mind. Mismo sucedió con comprobar email e iMessage, más de lo habitual, pero una de ellas lo hice mientras andaba en la bicicleta estática, que a pesar de no se distracción, porque estaba aprovechando, me desviaba des estar enfocado en la bicicleta y el ciclismo.

Día 6 – 23/04/19

Distracciones antes de dormir con tareas que no están programadas para hoy. También he sido ultraproductivo encima de la bicicleta de ciclismo indoor, donde he avanzado emails, tareas críticas e importantes y llamadas de teléfono y reuniones. Eso evita que pueda distraerme, aunque estar montado en ella y pedaleando debería ser en aquello que podría estar centrado, sin embargo no lo podría hacer durante más de dos horas como he estado.

He realizado todas las sesiones de quietud y meditación excepto la última antes de dormir porque llegué cansado y con ganas de acostarme. El uso de las distracciones ha decrecido considerablemente desde que fijo cero atención en redes sociales, social messaging (iMessage/telegram), he reducido las llamadas, y compruebo/respondo dos veces al día el correo electrónico. Eso me permite enfocarme mejor en el trabajo, subiendo los niveles de productividad y enfoque, y mucho más en la vida real, subiendo los niveles de ultraproductividad a porcentajes del 75-85% (obteniendo así mucho más tiempo libre de calidad para mí, amigos, ocio, descanso, meditación)

Día 7 – 24/04/19

Día intenso con cero distracciones, no he sucumbido ni una vez, he adelantado el trabajo de dos días normales. Enfoque máximo, estado de flow latente, al menos durante un buen rato (he estado tan inmerso que he perdido la noción del tiempo). He estado a punto de estar distraído en tres ocasiones pero he reculado a tiempo, una con Facebook y dos veces a punto de responder email que no tocaban. Además, he declinado cuatro llamadas que entraban en un momento de interrupción. He dedicado todo el día a la actividad profesional, coincide de nuevo este estado de enfoque con el primero de los días de ayuno que hago todas las semanas. Y he sentido ligereza y mucha claridad mental.

Día 8 – 25/04/19

Día con distracciones a raya. Me doy cuenta de que utilizar algunos medios para comunicar es casi esencial, ya que no tengo whatsapp, entonces los mensajes de Facebook son esenciales. También me doy cuenta de que no se trata de ni usar las herramientas, sino evitar cualquier distracción en ellas, algo fácil, es decir, uso consciente. Lo complejo es estar despierto, enfocado y concienzudo para no dejarte distraer o acabar en otro sitio por el Monkey Mind. He rechazado todas las llamadas, he respondido una vez a mensajes, aunque he mirado en varias ocasiones.

Día 9 – 26/04/19

Día de programa formativo, con Stand OUT Day en Langa (Sudáfrica), donde como parte del trabajo y del objetivo, he publicado más historias en Instagram de las que tenía planificadas en el sistema de trabajo. Principalmente por la visibilidad que se podría dar al programa, sin prestar atención a nada más, así como en Facebook. He fallado al no estar pendiente de los alumnos, el feedback y la clase en tres ocasiones. Estando adelantando tareas con el portátil y no estando fijado y enfocado en la interacción con los alumnos. He sucumbido al Monkey Mind cuando realizaba el diario nocturno de la sabiduría. Además, he entrado una sola vez a la bandeja de email. He estado hablando con mi amigo Valentino mientras estaba en el teléfono o portátil, por lo que no he cumplido el propósito de dejar una cosa para hacer otra.

Día en el que he empezado chequeando el iMessage, no al principio, obviamente, sino después de la gran mañana, pero antes de hacer deporte, y escribir el artículo. Una sola vez el email, telegram, cero las redes, aunque he estado tentado a comprobar los posts de Facebook. He tomado dos momentos para compartir publicaciones en IG sobre Bridges for Music y el evento de meditación con sonido que hemos realizado, y en Facebook para subir las imágenes.

Por otro lado, he estado presente con mis amigos, no he estado tan atento al teléfono, pero sí he estado encima de poder obtener wifi para subir las fotos, una forma de distracción y pequeña trampa, seguro. He cuestionado, preguntado y fluido en el momento, he sacado partido por dos al día. Hoy he sucumbido a comprobar algunas de mis ubicaciones de Facebook, justo al final del día, antes de ir a la cama, y lo peor es que no sé porqué acabé mirándola. Aunque me he dado cuenta de ello, y sin castigarme voy a prestar una atención especial y gran cuidado para que no vuelva a suceder.

Día 11 – 28/04/19

Día centrado en todo el trabajo que he tenido que hacer, personal y profesional, me doy cuenta de que seguir el sistema es realmente potente, porque te permite estar de forma implacable en el presente, evitando cualquier tipo de distracción, interrupción, ladrones del tiempo o pequeñas trampas, los cuatro grupos identificados como amenazas. Dentro de esto, me he dado cuenta de que cuando estaba centrado en mi trabajo y otros estaban contando historias divertidas e interesantes en el mismo espacio, es complejo no acabar distraído por ello, lo cual también es una distracción pero desde analógico a digital, a la inversa que de costumbre. He estado pendiente del iMessage porque estoy en víspera del Afrika Burn y estoy asistieron bastantes amigos que vienen desde otros países, así que era necesario. La gran conclusiones lo aislado del mundo que vives cuando no das importancia/atención a las redes sociales.

Afrika burn (descanso)

El experimento se detuvo por una desconexión/descanso que duró nueve días.

Día 12 – 09/05/19

Día de conexión después de los diez días desconectado, siete de Afrika Burn y tres de integración. Ha sido un día tranquilo, buscando momentos de paz, silencio, meditación y quietud. Día donde el teléfono no ha reinado, ni el ordenador, he hecho lo que tenía que hacer, podcasts, artículos, publicaciones, aunque te llevan tiempo pero es parte del trabajo. He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.He grabado el vídeo resumen después de los diez primeros días. El Monkey Mind está más calmado que de costumbre, me doy cuenta que al estar solo, viajando por la Garden Route aquí en Sudáfrica, los riesgos a pequeñas trampas, interrupciones o distracciones son menos porque hay menos interacciones de por medio. Si bien, reconozco la necesidad de estar más conectado a mi gente y lo hago consciente, por supuesto vía digital. Lo que en ocasiones he dejado de hacer algo para hacer otra cosa, lo cual supondría una pequeña trampa/Monkey Mind. El experimento me está sirviendo para andar más despierto y enfocado en cuanto a estas desviaciones productivas se refiere.

También he decidido que haré entre cuarenta y cincuenta días en lugar de noventa para poder dar lugar a otros experimentos. Además, debo admitir que no es un experimento nada cómodo de llevar, conlleva, creo, demasiados sacrificios, veremos al final del mismo.

Día 13 – 10/05/19

Un nuevo día en solitario, es mucho más fácil sin duda llevar este experimento. Me he visto a mí mismo cerrando tres veces Facebook sin ver nada, aunque siendo impulsado a ello. Me he pillado a mí mismo al menos todas las veces que he entrado a Instagram, saltando rápidamente a las historias para no ver ni siquiera las notificaciones.

En cuanto al email y plataformas de redes, mensajería social, la he usado con excepciones para tareas que involucran tareas con amigos y tareas con profesionales, no estoy dispuesto a dejarlas pasar sin son importantes y lo son. Así como cualquiera que pueda quitar el foco en lo que estoy haciendo, claro. He estado especialmente atento a no estar saltando de tarea en tarea y en prestar atención y detalle a cada acción que estaba haciendo en el momento para no estar en otro sitio, no permitir que el “money Mind” tomara el control.

Día 14 – 11/05/19

El día ha sido complicado, primero al ser sábado, luego al recibir mucho feedback de la publicación que hice compartiendo el sistema digital de Ultraproductividad para el experimento. Mientras viajaba aproveché para enviar muchos iMessage a mis tíos, mi madre, Oscar, Roberto. Incluso para hacer unas llamadas, por ejemplo  Josef que hacía como un mes que no hablábamos.

Luego en cuanto a redes sociales y otras plataformas no comprobé absolutamente nada hasta la noche, hice mi trabajo de forma impecable, sin distracciones. Y durante el viaje, más del 90% estuve prestando atención a todo lo que iba encontrando en el camino, disfrutando de viajar y de conducir. Con buena música (la misma playlist de esta semana – IG Rock y cantando sin parar), ha sido complicado porque varias ideas han rondado mi mente. La primera la de no usar el smartphone durante todo el día, hasta llegar a las 19h-20h y usarlo una hora. Un consejo de Nelly por Instagram, aunque no creo que sea eficiente.

He estado pensando mucho sobre esto durante el día de hoy, enjaular al Monkey Mind no significa desconectar o aislarse, sino vivir consciente de las elecciones y decisiones que tomas, qué efecto causan, cómo reaccionas y lo despierto/atento y enfocado que puedes permanecer a lo que de verdad importa. Por eso no creo que esta técnica funcione, así como otras, pero el feedback ha ayudado a llegar a esta reflexión.

Al final de la noche acabé haciendo una lectura al feed de Facebook porque quería saber qué había estado haciendo la gente que conozco, pasé como unos 30 minutos. Me di cuenta de que sucumbí, porque sí quiero saber que hace la gente que conozco, confecciono una lista de mis prioridades y les contacto personalmente, no abro Facebook para ver que encuentro, es como la ruleta de la fortuna.

Día 15 – 12/05/19

A pesar de que el día de hoy estaba destinado a las distracciones, ya que el día de hoy era el día donde cada dos semanas, domingo, compruebo las redes sociales, blog, canal de vídeo, etc. para leer y responder comentarios y tomar acciones a partir de ahí. Ha sido un día de lo más completo, ligero y disfrutado, desde el viaje en coche a la reserva de elefantes de Addo, hasta Puerto Elizabeth. Luego aprovechando 1:20h en bicicleta estática para acabar la ronda de comprobaciones. Me he visto a mí mismo disfrutando de los pequeños detalles del paisaje, de conducir, de escuchar música, cantar, estar tranquilo en el Safari, dejarme llevar y cerrar los ojos.

Si es cierto que no es fácil entrar todos los días en estado de flow, como eliminar todas las interrupciones, si sabes verlo y no reaccionar de inmediato. Por otro lado es importante mencionar que hacer algo y acabar haciendo otra cosa es más grave de lo que pensamos. En este caso logro ver mucho cuando sucede, eso, en esta etapa es para mí más que suficiente.

La pequeña trampa de hoy fue verme subiendo una foto al instante de tomarla, algo que en el sistema estaba como no admitido. Incluso llegué a des publicarlas para ser más real y consecuente con mis acciones. En excepciones estuvieron las llamadas y mensajes a gente que me nacía, gente que quiero.

Día 16 – 13/05/19

Anotación importante: los días de viaje es mucho más complicado estar enfocado y mantener a raya el experimento de cero distracciones. Es más fácil que nunca acabar interrumpido, distraído y dominado por el Monkey Mind. Al final, si prestas atención, te darás cuenta, como acabo de hacer yo, que el trabajo crucial es hacer como esta bitácora de momentos de consciencia donde poder evaluar e identificar esas situaciones de flaqueza.

He comprobado el email cuatro veces y no dos. He comprobado iMessage cuatro veces y uno una. Además, he comprobado Telegram dos veces y no una. He comprobado Facebook, e Instagram. Y he saltado de tarea en tarea sin discriminación, Creo que el peor día de experimento.

Día 17 – 14/05/19

Hoy he llegado a Londres, he pasado por Barcelona y he acabado en mi casa en Valencia. Entre tanto he terminado el doble de tareas que un día usual, es cierto que era día de descanso deporte y día de ayuno, pero también es cierto que he estado todo el tiempo en movimiento. He comprobado más veces el correo de lo que debía, como cuatro o cinco, seis veces el social messaging, tres veces el messenger de Facebook para comunicarme con mi hermano y un nuevo proyecto con Valentino.

No he reaccionado a las tres llamadas que han entrado cuando he aterrizado en España. He estado en contacto con los momentos que antes pasaba sin prestar atención alguna, esto me ha ayudado a encontrar en ocasiones en estado de flow.

Hoy, a pesar de que ha sido junto a ayer, uno de los días de más distracciones, he estado más enfocado y mucho más ultraproductivo. He tenido tiempo incluso de llegar a casa, ordenarla, deshacer maletas, poner lavadoras, dejar todo en estado zen y sentarme a escribir antes del baño relajante, a las 21:30h.

El Monkey Mind hoy ha sido duro y me ha dominado hasta que me he dado cuenta (ahora mismo) debido a un problema de desconfianza, juicios de valor y creencias limitantes con otra persona, esto ha hecho que entrara en una espiral sin final. Distrayéndome de lo que estaba haciendo por al menos tres horas. Finalmente he reaccionado, cuando veía que llevaba mucho tiempo e iba en peor en lugar de mejor.

Día 18 – 15/05/19

Confirmado, estar en un lugar, o aunque sea moverse de una ciudad a otra, conduciendo, o algo que tú mismo realizas, no volar. Eso hace que las posibilidades de enjaular al Monkey Mind sean mayores. Hoy como añadidos, día dos y medios de ayuno, estando en mi residencia en Valencia, después de más de un mes, haciendo deporte, trabajando, descansando, premiándome, y sin comer, claro.

Ha habido una pequeña trampa, cuando he empezado a hacer trabajo que no tocaba. He evitado la mayoría de distracciones, en esta ocasión solo comprobé una vez el email al día.

No han habido excepciones, ni otras distracciones, he mantenido la rigidez en social messaging, he seguido el sistema para las redes sociales, incluso en dos ocasiones, cuando entré, vi la posibilidad de quedar distraído y no solucioné.

El problema de las redes es que en el momento que entras, están diseñadas para ganar la atención con el “dulce” más apetecible. Como he hecho tanto hoy, el problema ha estado, en controlarme para no hacer más de la cuenta y no sumar tareas nuevas al día ni ante ponerlas a lo que quería hacer en el día. Aunque eso también lo quisiese hacer, iba a robar espacio mental y foco.

He acabado el día con un descubrimiento, el Inner Dance Breathwork, un método de respiraciones que ayudan a llegar a un trance consciente muy poderoso. El handicap es que son largas, entre una hora y hora y media, y si meditas como yo lo hago, por cuarenta minutos por la mañana, por la noche, haces ejercicios de quietud y demás, ya es demasiado para lo que es digerible. Aún así, he estado alrededor de 45 min que han sabido a gloria por las sensaciones y cómo me encuentro ahora, en estado de flow.

Día 19 – 16/05/19

El día empezó realmente bien, con el Monkey Mind enjaulado desde el primer momento. Sin embargo, todo se torció cuando realizamos un encuentro de trabajo/reunión para cerrar el diseño de lo que será el nuevo isragarcia.es, un encuentro que duró dos horas, dónde no pude evitar distraer con email (aunque fue la primera vez que lo comprobé en todo el día), iMessage (segunda vez), Telegram (segunda vez). Luego en la tarde me pillé in fraganti intentando publicar algo en Facebook, algo que no había planificado. También hice tres llamadas no planificadas. Durante la reunión hubo tres menos donde me preguntaron y no estuve atento y perdí el hilo por estar haciendo otra cosa.

A nivel personal, he tenido que lidiar con emociones que podrían haberme distraído todo el día, son pequeñas trampas que no ves, pero te consumen vivo por dentro. A pesar de ser casi el cuatro día de ayuno, he cumplido con el deporte, así como responsabilidades personales y profesionales. La sesión de feedback personal y profesional que he tenido con Eric me ha ayudado a detectar nuevos puntos de dolor en el experimento. Por lo demás, y sin ser demasiado duro y exigentes conmigo, creo que lo he llevado como debía llevarlo, es casi imposible vivir con cero distracciones, por mucho que lo intentes, sobre todo si estás en la dinámica de trabajo y una vida donde realizas interacciones, tanto dentro como fuera de Internet.

Experimento cero distracciones, cómo enjaular al Monkey Mind y vivir mejor y con más productividad...

Día 20 – 17/05/19

Día de cero distracciones, pequeñas trampas, interrupciones y ladrones de tiempo. Incluso en la entrevista de una hora con Yossi Hasson para el podcast. Enfocado y en el sitio. En estado de flow varia veces, con porcentajes de ultraproductividad bastante altos.

He podido estar más conectado a todos. Si bien sí he hecho tres o cuatro tareas que no me tocaban, así como cinco llamadas no planificadas, pero no sucumbiendo a ninguna reacción externa salvo la de conversar con mi hermano. Día ultraproductivo, hasta he llegado a Alcoy de Valencia al terminar la ópera, más de 3 horas de deporte, reuniones, entrevistas proyectos.

Día 21 – 18/05/19

La primera pequeña trampa la he vivido cuando he empezado a llamar a mis primos sin tenerlo planificado antes. He interrumpido un proceso de trabajo para hacerlo. A nivel personal hoy ha sido impecable, he conectado con mis amigos cuando estuve con ellos, cuando realicé el proyecto de llevar a amigos a comer a casa de mi abuela, durante casi tres horas. Después por la tarde con uno de mis mejores amigos hablando, en el coche conduciendo, luego cenando con mis padres y tíos.

He comprobado cuatro veces más de lo usual el correo electrónico, así como tres veces más Telegram y cuatro más iMessage y tres veces más el Facebook  messenger. He estado atento a cada interacción mantenida vía offline, ya que online hoy apenas han existido fuera de lo que ha sido trabajo.

Es sorprendente todo lo que se puede avanzar cuando apartas interrupciones, distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo.

Día 22 – 19/05/19

Primer domingo donde no tengo que comprobar redes, ya que antes era cada domingo. Y como el pasado, que hacía el número dos, dentro del nuevo sistema, no pude contestar a los comentarios de youtube, los he intercambiado por los mensajes de Instagram donde tenía oportunidades de trabajo para el tour que voy a realizar por Argentina y Uruguay en unas semanas.

Por otro lado, he sido mucho menos inflexible en la norma de comprobar el email, iMessage y Telegram. Sin embargo, en las conversaciones, interacciones y momentos en solitario, o haciendo otras cosas, he sido realmente drástico e inamovible. Lo cual me ayuda a ganar foco, desconectar, estar tranquilo y no estar zarandeado (mentalmente) de un lado a otro. Hoy he decidido no realizar gran mañana ni meditación, si deporte y algunas prácticas com “thought dumping”, journaling y el pequeño diario de la sabiduría de ayer. Me apetecía y lo merecía. He llegado a doblar el trabajo de mañana, pero he parado y he decidido disfrutar, me noto más presencial en cuanto a interactuar con otras personas y conmigo mismo.

Los espacios que creas con otras personas son más puros, más presentes, más poderosos y resonantes cuando no hay distracciones por en medio. Solo utilice el teléfono para una playlist, la misma de la semana, obvio. Al igual que por ejemplo la ropa, sigo el sistema de vestir la misma ropa durante toda la semana, algo que te quita otra “preocupación”.

Día 23 – 20/05/19

Día donde a veces conecto más con las distracciones, pero sé que cuando estoy frente a algo que importa gano más enteros que antes de comenzar el experimento. He trabajado durante todo el día desde primera hora, no puedo esconder que evitar no comprobar nada en todo el día me parece muy complejo, es fácil caer en una comprobación del email, iMessage, o Telegram en mi caso. Las redes sociales sí están más apartadas. Me enfoco 100% a las tareas, pero termino antes, y entonces los espacio son más propensos a llevarme hacia distracciones.

Lo que pienso cambiar ahora es los espacio vacíos llenarlos de lectura, escritura, música, baile, meditación o no hacer nada, o rodearme de amigos, familiares, ocio, e incluso entretenimiento cuando es el momento. Me he visto a mí mismo a punto de ir a enviar un email cuando estaba andando hacia el gimnasio. Así como he fallado al estar tentado en escribir el email cuando estaba en una jornada de trabajo.

Día 24 – 21/05/19

Día donde he olvidado más cosas de lo normal, sobre todo referente a llaves, teléfono, etc, cuando salía de casa. Día de descanso, ayuno y dormir mucho. Eso sí, cada tarea ha sido ejecutada con un enfoque que hacía tiempo que no tenía. Luego me he visto muy distraído por hacer llamadas, enviar mensajes o “aprovechar el tiempo” mientras estaba haciendo otras cosas.

En un momento dado he dejado de hacer otras cosas para estar donde era más importante estar, interactuando con otra persona.

Día 25 – 22/05/19

El experimento se vuelve más interesante por momentos, no porque consigues aquietar el Monkey Mind, sino porque al estar muy atento y alerta a todas sus artimañas. Reconoces todos esos momentos en los que acabas distraído, interrumpido, sin tiempo por haberlo perdido o evadido y entrampado en otras cosas que no debías hacer. Esto es algo de lo que vivo cada día, pero hoy especialmente, segundo día de ayuno y descanso deportivo, habiendo maximizado mi tiempo, tareas y responsabilidades profesionales. Habiendo ojeado el email en dos ocasiones, las permitidas solo, igual con las redes sociales y el social messaging, habiendo hecho las llamadas que necesitaba hacer y las que quería.

He terminado como a las 18:30h, y todavía me he pasado como casi una hora saltando de tareas no planificadas (y algunas irrelevantes) a otras de la misma índole. Hasta que me he dado cuenta, y había pasado un buen rato. Es como cuando he ido a publicar en Instagram, pero sabía que no lo quería hacer, y no lo he hecho. O cuando me he dado cuenta también, del tiempo que paso volviendo a la lista de tareas, cuando en realidad sé las que hay y toca hacer, es como una micro-procrastinación. Aún así, he fulminado los registros del experimento y estos últimos meses. Estado de flow, pico máximo de productividad, enfoque total para cada tarea y cuatro horas de ultraproductividad.

Día 26 – 23/05/19

Día fluído como el de actuar, con algunas trampas en las que he caído sin apenas darme cuenta en las redes sociales. Así como algo de procrastinación estructurada. No Monkey Mind y un estado de flow prolongado por dos horas, creo, cuando he conseguido estar sin distracciones e interrupciones. Al final, lo bueno o malo es que acabo haciendo más de lo que debía.

Día 27 – 24/05/19

Día de nuevo fluido, muy centrado en el trabajo, en el ocio, en disfrutar fuera y dentro del trabajo. En conversaciones y solo en conversaciones, he perdido en tres ocasiones el poder trabajar sin molestia porque no veía hacerlo de otra forma, era lo necesario para respetar el espacio, así como respeto el espacio cuando estoy con otras personas.

Como distracciones podría incluir el rato que he estado enviando emails mientras hacíamos una jornada de trabajo, bueno, en realidad es cuando estaban en la explicación que ya conocía yo, a la otra parte del equipo. Por eso, conscientemente, he decidido hacerlo. Como pequeñas trampas, el entretenerme hablando con los amigos de mi hermano y llegar tarde a una cita. El resto, con tiempo de sobra para todo, enfocado, con momentos de “flow” y con un Monkey Mind más calmado y enjaulado, creo.

Día 28 – 25/05/19

Un día súper enfocado, sin distracciones, madrugando a las 5am, aprovechando la mañana antes de viajar a las 10:30h para Ibiza. Luego el día ocupado con amigos, sin distracciones, sin interrupciones, estando presente y dedicando el tiempo a las personas, como ellas lo dedicaban a mí. Si es cierto que estoy subiendo mas historias que de costumbre, y en estos días hago más llamadas, pero lo hago con muchísima más consciencia. Y nunca interrumpiendo un momento humano. No subiendo fotos que justo acabo de hacer, solo haciendo una sola foto o vídeo, y pasando tiempo de más calidad con amigos. El social messaging y email utilizado como se debía.

Día 29 – 26/05/19

Día enfocado al ocio, descanso y fiesta, sin trabajar en absoluto. Sin utilizar el teléfono para llamadas, mensajes, etc. Día de barco, playa, sol, baile, risas, conversaciones con amigos y compartir mucho. Hoy he notado que esto especialmente presente, siendo más consciente y participativo desde el lado de escuchar cuando estoy con mis amigos. No hay mucho más que añadir que noto mejor calidad en las interacciones humanas. Es como un resultado que no esperaba del experimento. He saltado tras las rutinas, no he realizado momentos de desconexión o quietud.

Día 30 – 27/05/19

En este día he sucumbido por completo a todo, sobre todo a las redes sociales, al iMessage y a interactuar cuando no debía, aunque si lo miro por otro lado, ayer domingo era el día de atender las interacciones en social media, pero no lo hice, y no lo puedo tomar como una excusa.

Me doy cuenta del por qué, y es porque estoy agotado, con las defensas intelectuales y emocionales bajas (resaca), tirado en casa sin hacer nada, y no me apetece, leer, trabajar, hablar o hacer nada que no sea entretenido, y entonces lo más adictivo, entretenido y ocioso y sobre todo “social” es utilizar las redes.

No hay duda que este día he batido el récord de distracciones, pequeñas trampas y ladrones de tiempo. Aunque estuve solo haciendo eso. Porque cuando estuve comiendo con los amigos, en la piscina o luego en la noche tirado en el sofá, estuve presente con ellos, enfocado en las conversaciones y en la creación de momentos especiales. No hubo rutinas ni momentos de enfoque.

Día 31 – 28/05/19

Ha seguido la tónica de ayer, se supone que debía haber desconectado, pero no ha sido tan productivo, he quedado muy distraído por los mensajes y actualizaciones en redes sociales, también he estado muy pendiente al email, apenas he producido trabajo, no he estado nada enfocado, muy distraído, diluido y poco atento. Quizá ha sido el día más desastroso del experimento, pero ha servido para comprobar los efectos de la fiesta y alcohol y horas y horas sin dormir en la lucha contra las distracciones y enjaular al Monkey Mind. Algo que ha sido poco viable en esta ocasión. Todo lo contrario, era como no tener energías para poder enjaularlo y entonces dejarlo más suelto que nunca.

Ha sido muy difícil para mí seguir rutinas, hacer el trabajo que se supone que debía hacer y cumplir con los objetivos principales. No obstante en la conferencia que he realizado para AFE Fútbol, me he visto concentrado y atento, no divagando y entrando en estado de flow por más de 15 minutos (cronometrado).

Día 32 – 29/05/19

He empezado a encauzar estos días a medida que me sentía más recuperado. Sin embargo, solo levantarme de la cama ya me ha costado, habiendo dormido casi doce horas. He estado distraído con la más mínima cosa. No he podido trabajar tan bien com querría, pero he mejorado respecto al día anterior, las redes sociales en esta ocasión solo me han pillado comprobándolas, no contestando, es como empezar a ganar enfoque y atención, pero haber perdido mucha de la que ya había cosechado. Los efectos negativos de la juerga (cero remordimientos).

El vuelo de Madrid a Buenos Aires fue aprovechado todo lo que pude. En el aeropuerto estuve en el aeropuerto y no perdido con las redes sociales o social messaging o “tiempo libre” (pequeñas trampas) como solía pasar.

Día 33 – 30/05/19

Ya en Buenos Aires, a pesar de casi no haber descansado en el vuelo, y llegar a las 7:30 am a la ciudad, he seguido el sistema de ultraproductividad para el experimento casi al 90%, excepto comunicarme con personas de Argentina para los eventos y turismo por la ciudad. También he bajado los brazos en cuanto a flirtear se refiere, porque surgió y me apetecía. El trabajo fue hecho y los índices de productividad, enfoque y ultraproductividad empezaron a ser lo que eran antes de desmadrarme.

Siento que es más fácil no distraerme y perder el tiempo, y que, pero todavía más importante, si lo hago, soy muy consciente de ello casi en el momento que lo hago, esta “habilidad” mejor día a día. Creo que sería lo más destacado del experimento de momento.

Admitir que el adelantar una hora el reloj (en el smartphone), trabajar con la hora de España (en el PC) me da bastantes ventajas porque engaña a mi mente.

Día 34 – 31/05/19

Me he pillado en tres ocasiones yendo a hacer algo que no debía hacer para no distraerme, y justo cuando he ido, he dejado de hacerlo. Aunque la pérdida de enfoque ya ha sucedido, es genial darte cuenta y remediarlo de inmediato. He sido interrumpido en dos ocasiones por dos llamadas que yo había hecho previamente. Han aparecido dos pequeñas trampas, y son dos vídeos que he visto cuando iba a poner el vídeo de la sesión de Power Yoga, dos vídeos que no tenían absolutamente nada que ver, más relacionados con películas, trailers, etc. Algo que todavía falta por dominar, pero que cada vez ocurre menos.

Cuando hacía turismo-running por Buenos Aires he parado demasiadas veces a tomar fotos e incluso a subir historias a Instagram. He estado distraído y he caído en estas pequeñas (grandes) trampas.

Día 34 – 01/06/19

Hoy he estado enfocado cada momento en una tarea y no hay nada que haya interrumpido o distraído de este cometido, he puesto toda la atención e intención posible en cada cosa que he hecho, por minúscula que fuese, ir al baño, ducharme con agua fría, meditar, comer una manzana, enviar un email, enviar un tweet, Al finalizar el día me siento mucho más agotado mentalmente que otros días, solo mentalmente. Pero he estado continuamente en estado de flow, hay una gran correlación entre el enfoque, la atención y hacer una cosa a la vez, aunque fueran por menos de tres minutos la “tarea”. No ha tenido ninguna distracción, ninguna interrupción, no pequeñas trampas, ni cuando hacía deporte por la ciudad siquiera.

Cuando he estado acompañando cenando he caído en subir varios contenidos, grabar unos vídeos y hacer unas fotos que me recordaron a alguien, lo último está bien, pero podría haber hecho la foto y haberlo enviado después. Hacía tiempo que no utilizaba el smartphone cuando estaba con alguien dentro del experimento.

Día 35 – 02/06/19

Domingo, lo que quiere decir que es día para responder en redes sociales, he utilizado las dos horas de bicicleta estática para responder los comentarios en posts de Instagram, así como los mensajes personales, y los mensajes en Facebook Messenger. Eso es lo que han dado de sí las dos horas encima de la bicicleta. A pesar de que todavía faltaban más comprobaciones y atenciones que hacer, las he dejado con diligencia para acabar el resto de la práctica deportiva. He seguido todo el sistema de ultraproductividad contra las distracciones de forma religiosa.

En el taxi de camino a Puerto Madero (Buenos Aires), al haber congestión en la ciudad, he atendido las peticiones en Twitter y los posts en Facebook. Todavía quedaban Youtube y los comentarios del post, que los he dejado para la próxima ocasión. He estado consciente sobre lo que debía hacer y no hacer dentro de esta parte de responsabilidades profesionales. Lejos de eso, no he sucumbido a nada más durante el día. Mientras estaba acompañado, he tenido que hacer una llamada previa vía skype y agendada, para la cual he pedido excusarme, así como al comprobar si me habían llamado, he dejado de prestar atención a la otra persona y así se lo he reconocido.

Día productivo y con más tiempo de enfoque lo cual acaba en más efectividad.

Día 36 – 03/06/19

He visto cómo al entrar en las redes sociales para hacer el trabajo programado de publicar, he dejado varias interacciones en posts de personas con las que siento afinidad, que sorprendentemente Facebook o Instagram te muestran al principio. He comprobado cuatro veces el iMessage y otras cuatro el Telegram. Me he visto obligado a entrar en Instagram messenger para enviar varios vídeos-invitaciones para un evento que realizo aquí en Argentina. Y he vuelto a aprovechar la bicicleta estática para rematar todo el trabajo de interacción que ayer dejé suelto. No era lo ideal, pero sentí que era necesario y tenía el hueco, porque había acabado mi jornada de trabajo a las 15h. Aunque perfectamente podría haber estado pedaleando y no haber sucumbido al Monkey Mind – y a esta pequeña-gran trampa.

Día 37 – 04/06/19

Hoy ha sido un día de enfoque total, segundo día de ayuno, día uno de mis descanso deportivo semanal. He hecho excepciones como compartir contenidos, pero lo he hecho cuando no he tenido nada en lo que enfocarme.

También he dado un largo paseo por la ciudad de Buenos Aires que me ha llevado a un estado de flow absoluto, en comunión perfecta conmigo mismo, luego he ido a unos jardines de viveros donde he estado sentado por no sé cuánto tiempo, tan solo mirando el surtido de una fuente, como el agua fluía, bajaba y subía, entonces cómo se desplegaban todas las partículas de agua y chocaban las unas con las otras. Ha sido sencillamente fantástico, sobre todo por la simpleza del momento.

He comprobado las redes y el social messaging las que tenía que comprobar. Además de haber comprobado el email una sola vez en el día, al final. He grabado el vídeo de la segunda fase del experimento con todas las impresiones, algo que estaba procrastinando día tras día desde hace días. No interrupciones. No distracciones, ni siquiera al saltar de tarea, cosa que no he hecho hasta que finalizara la que estaba realizando. Sigo con la misma playlist (por siete días), y con la misma ropa (por siete días también), respeto la conexión con otros y observo más y mejor que antes de empezar el experimento.

Día 38 – 05/06/19

Día de trabajo intenso, al romper ayuno, pero descansar y además madrugar más de lo normal, he podido completar más tareas que tenía atascadas, así como las que he procrastinado. He avanzado más rápido y he estado tranquilo intelectual y emocionalmente. He caído en dos distracciones, he sido interrumpido en una ocasión, he caído en dos pequeñas trampas y ha aparecido un ladrón de tiempo. Todo esto a pesar de que he estado súper presente y he cometido excepciones que me han permitido desarrollar mejor mi trabajo, comunicarme a distancia con los que quiero y seguir disfrutando de mis estilo de vida.

Es casi inviable vivir sin distracciones, pero vivir mejor, más enfocado, presente, atento y en flow prolongado es más posible al intentar evitar toda distracción, siempre teniendo en cuenta el no entrar en una guerra sin fin por estar siempre alerta.

Día 39 – 06/06/19

Día de flow por la charla que he tenido, los paseos y los momentos de conexión con otras personas, aunque cansado por el desgaste que significa. He comprobado las redes más de lo que pensaba. Es realmente complejo no caer en la tentación, al menos sé que cuando lo he hecho era consciente. Nunca dejar de interactuar con una persona para estar distraído o interrumpido.

Cualquier cosa que hago, la hago mejor, con mejores resultados, en menos tiempo, disfrutándola más porque sé que estoy haciéndola y pongo empeño, la clave está en saber que solo vas a hacer eso, aunque dures diez minutos o durar cuarenta y cinco minutos, estar obsesionado con ese momento, sin saltar a otro de forma indiscriminada.

Por trabajo, y en ocasiones, como excusa perfecta, he subido más Instagram Stories y contenidos de lo que el sistema de ultraproductividad inicial marcaba tal y como fijé. No he hecho de esto un drama, porque lo esencial es adaptar este experimento a mi vida, actuando con rectitud pero no siendo rígido ante cualquier circunstancia, eso solo me perjudicaría en lugar de beneficiarme. Eso sí, soy consciente, lo reconozco, lo acepto, lo anoto y trato de extraer lo bueno y el aprendizaje.

Día 40 – 07/06/19

Último día de experimento. Empezando muy bien y torciéndose a medida que avanzaba el día, en parte viéndolo y permitiéndolo. La parte más angustiante ha sido en el taxi del alojamiento en Palermo (Buenos Aires) al aeropuerto para salir hacia Montevideo (Uruguay), ya que estaba totalmente distraído por la actitud y comportamiento del taxista, algo que por mucho que quisiese me daba cuenta de que no podía cambiar. Sin embargo, no hacía más que tomar decisiones de tráfico equivocadas – como ir contra la ruta que marcaba la APP Waze – que hacía que consumieran tiempo que me haría falta para poder tomar el vuelo. He reconocido claramente como esto se convertía en un ladrón del tiempo y además una grandísima interrupción, quitándome la concentración en escribir el post para isragarcia.es que escribía de camino al aeropuerto.

Una vez allí y ya sabiendo que llegaba, he ido retomando el enfoque, la productividad, y la ultraproductividad, estando un poco trastocado y cayendo en las distracciones de siempre más fácilmente que nunca: email, redes sociales, social messaging, audios, etc.

Una vez he llegado a Montevideo, he reservado el lugar donde residir al menos por tres días y he estado enfocado hasta que han cancelado la reserva cuando estábamos a punto de llegar. Supongo que para ser el último día eran como pruebas. Luego, antes de salir a hacer deporte ya en Montevideo, he estado atrapado por varios ladrones del tiempo que eran tareas que no venían a cuento, pero ahí estado. La parte buena de todo es darte cuenta en el momento y despeñes, y no fustigarte o hacer un drama. No obstante, todas las tareas principales acabadas, viajar de un país al otro, con todo lo que conlleva, dos veces deporte en el día, explorar, cenar fuera, ver una película.

Han aparecido estados de flow en determinados momentos.

Vivir sin distracciones, una utopía. Anular al Monkey Mind, a años luz. Sin embargo, hacer una jaula cada vez más pequeña y tenerlo atado para que salte cada vez más cerca, muy posible y viable.

Reflexiones e impresiones

Además de las sensaciones diarias escritas, también hice un seguimiento más resumido y reflexivo en el vídeo que aquí encontrarás:

El diferenciar vídeo de texto, ayuda a profundizar todavía más.

Hipótesis sobre enjaular al Monkey Mind

La importancia relativa del experimento enjaulando al Monkey Mind está en los siguiente elementos:

Encontrar una solución digital de utilidad para poder estar más concentrados y menos distraídos ante cualquier punto de evasión digital.

Diseñar una solución analógica que ayude a poder tener una relación más sana, humana, atenta y valiosa con nosotros mismos y con los que nos rodean: equipo, familiares, amigos, etc.

Comprobar que sucede a medida que las distracciones e interrupciones se van eliminando.

Verificar si se puede llevar una vida con cero distracciones, cuánto cuesta llevarlo a cabo, qué sucede, cómo conseguirlo y cómo se siente el individuo (en este caso yo)

Dónde está el límite de tamaño para la jaula del Monkey Mind.

Definir si hay una correlación entre menos distracciones, interrupciones y otros ladrones de tiempo, la calma mental, el estado de flow y una vida más plena. O si por lo contrario el precio de lograrlo acaba dejándonos exhaustos.

Aprendizaje validado sobre el Monkey Mind

Experimento cero distracciones, cómo obtener más productividad...

Los objetivos primarios que validan o invalidan las hipótesis del experimento. Principalmente basado en los sistemas diseñados para probar la validez y eficacia del experimento y conseguir así vivir sin distracciones (que se pueden consultar aquí), y por consiguiente, enjaular al Monkey Mind:

  • Asistir a reuniones, encuentros con otras personas, con bloc de notas para escuchar y anotar es una buena técnica que logra que no nos distraigamos por muy monótona que sea la reunión o conversación.
  • Al realizar solo llamadas destinadas al día y evitar el resto, las interrupciones disminuyen considerablemente. Esto requiere un gran nivel de alerta para no caer en esta pequeña trampa.
  • Es casi imposible no responder a ninguna llamada que no esté programada, pero sí es posible posponer a luego. Preferiblemente a un momento donde estemos libres para realizarla.
  • No podemos contar como distracciones todo lo que implique un contacto genuino con personas importantes. Siempre que esto no suponga interrumpir procesos en curso y en desarrollo.
  • Los espacios de Quietud Total fueron respetados en su totalidad. Esto posibilita la amplitud entre estímulo y reacción. Necesaria para poder visualizar y captar al Monkey Mind cada vez que salta.
  • Las afirmaciones estoicas funcionaron de una forma inesperada. En lugar de ser sobre situaciones, eran sobre las propias distracciones y Monkey Mind, visualizar cuando saltó, por qué, por qué no lo vi, qué sucedió después, etc. Esto fue una de las claves de la parte exitosa del experimento.
  • Extender los tiempos de meditación e incluir la sesión nocturna ayudó a ver con más perspectiva y ecuanimidad cada ladrón de tiempo o distracción que ocurría. Restando así importancia a un proceso que sucede sí o sí, y que podría haber acabado frustrándome.
  • Las decisiones de 30 segundos fueron retadoras en momentos, pero ayudaron a no caer en vacíos de tiempo donde no fuera operativo.
  • Fueron 40 días sin apenas pedir feedback o segundas opiniones, y debo admitir de que marchó mejor de lo que esperaba. El resultado del trabajo posterior o bien se asemeja al conseguido antes del experimento o mucho después. Esto hizo darme cuenta del tiempo y energía que perdía en reafirmaciones, aprobaciones o validaciones, hasta yo, que considero que no lo hago en el 90% de las ocasiones.
  • Diría que en un 70% de las veces cumplí con el “hack” de comer la misma comida cada día en las diferentes comidas. Cambiando luego cada 7 días. Creo que aquí, por mi parte, faltó una mejor planificación y variedad de alimentos.
  • Al estar viajando entre Ibiza, Madrid, Argentina y Uruguay, fue fácil el no estar cambiando de ropa, ya que solo llevaba la misma. Entonces el peligro era más bajo. No supuso nada diferencial respecto a los resultados que obtenía antes del experimento.
  • Decir más “no” puro entretenimiento televisivo fue fácil, igual a personas y conversaciones no resonantes. Esto me ayudó a estar más conectado conmigo mismo.
  • Adquirí cero bienes materiales no necesarios, casi como es habitual en mí. No diferencia aquí.
  • El atender con total atención a cada persona con la que interactuaba se convirtió, sin duda, en lo más difícil del experimento. Fue lo que más consciencia me dio sobre cuando sucedían esas distracciones o interrupciones.
  • El 90% de los días resultaron con más enfoque y porcentaje de productividad, debido a estar concentrado en acabar las cuatro cosas más esenciales profesionales, y luego los asuntos personales.
  • Este hack fue otro de los más transformadores: comprobar el correo entre una y dos veces al día. Algo que conseguí en la mayoría de las ocasiones, y que ahora, después de acabar el experimento enjaular al Monkey Mind, sigo practicando.
  • En cuanto a interactuar en las plataformas social media cada dos semanas, hubo veces que fue cada dos semanas y otras cada semana. Ya que en muchas ocasiones encontraba oportunidades de trabajo que podrían perderse si respondía cada dos semanas, no siempre era así, pero sí la mayoría de veces. En Instagram stories, cumplí con el sistema de no fijarme en ellas y compartir las que me mencionaban. Esto, indudablemente, hizo subir el porcentaje de enfoque y productividad y lograr estados de flow más continuados.
  • Una publicación al día en social media, seguir esta medida de contención me ayudó a estar más enfocado a mi trabajo, a la vida, y a las propias distracciones, lo que me ayudó a detectar mucho mejor cada vez que el Monkey Mind daba un movimiento.
  • Apenas compartí contenidos puntuales, pero los que compartí, iban relacionados con objetivos profesionales. Ninguna mejoría o anotación extra que hacer aquí.
  • Seguir con mi estrategia de publicaciones de contenidos, que al final es parte de mi labor profesional – y si casi personal – se hizo más simple y llevadera al no caer distraído entre medio en tantas ocasiones.
  • Instagram stories fue un poco dolor de cabeza, no al principio, sino más a la segunda fase del experimento. Era un engaño sutil, claro al estar viajando entre Sudáfrica-Garden Route, España, Argentina, Uruguay, era más fácil caer en la tentación de retratar algo y subirlo. Lo que inevitablemente restaba capacidad de atención y soltaba un poco más al Monkey Mind de la correa. No obstante, no sucumbí, más que en unas tres o cuatro veces, a subir la foto al instante, lo cual todavía me hubiera distraído mucho más. Cuando lo utilicé una vez por día, notaba mi cabeza y mi trabajo y mi comportamiento más centrado.
  • Uno de los grandes “hacks” y grandes logros es haber dejado por completo mi relación con el smartphone cuando estaba con otras personas. Y más importante aún, cuando estaba solo, que es más fácil caer en esa “pasión”. Únicamente lo utilicé para, como decía en la definición del sistema, las APPs que podrían ayudarme, como Google Maps, Skype, Keynote, etc.
  • iMessage y Telegram si fueron más dolores de cabeza. El “hack” aquí era encargarme de ellos una vez al día, no fue así. Hubo días de comprobar tres o cuatro veces, alguno otro cinco o seis, pero ya está. No fue tan mal, y eso hizo que se notara en mi spam de atención y distracción.
  • Escribí posts más cortos, tweets más cortos, historias más cortas. Eso me ayudó a poder tener más ultraproductividad.
  • Uno de esos descubrimientos dignos de resaltar fue el de escuchar la misma playlist durante 7 días. En muchos casos fue música “down-tempo” tibetana, budista, china, japonesa y otras vertientes. Diría que fueron incluso más de una semana lo que pasé escuchando la misma lista de música. Cuando la música es apropiada, se pueden lograr más y mejores cosas.
  • Eliminar el “entretenimiento” de youtube a deshoras para mí fue clave. Esto me dio casi 5 horas a la semana. No es mucho comparado con la media, pero para mí, esas 5 horas eran como 15.
  • El salto de tareas fue crítico, y lo más fascinante para mí ocurrió antes de saltar a otra. El verme a mí mismo a punto de saltar hacia otra tarea, me daba ese espacio de tiempo para parar ese impulso y seguir en la tarea. No digo que no lo hiciera, pero en proporción, como un 90% menos que antes de empezar este experimento.

Consideraciones y limitaciones

Aquí se detallan factores a tener en cuenta y obstáculos que aparecieron, fueron inevitables y marcaron el transcurso del experimento de intentar enjaular al Monkey Mind:

  • Anular por completo al Monkey Mind es algo improbable.
  • Cuanto más es el cansancio, más es la probabilidad que bajes los brazos frente a las distracciones.
  • A más energía, descanso y buen estado de ánimo, más propensos seremos a evitar estar “desconectados”.
  • He llegado a contar más de 322 posibles mecanismos distrayentes en un día.
  • Hay distracciones tan sutiles que pasan por alto cada día.
  • Vivimos tan adictos al mundo en el que estamos sumergidos, y la adicción es tan inteligente, que no nos enteramos de todo lo que nos roba vida (tiempo)
  • Es inviable vivir sin distracciones por más de 2 días, al menos en el caso que he concluido en el experimento.
  • Los aeropuertos eran lugares trampa, porque al estar “on the go”, solía romper las reglas más a menudo. Entre tanto ruído, es más fácil caer en la tentación.
Experimento cero distracciones, cómo vivir mejor y con más productividad...

Conclusiones sobre el Monkey Mind

Se requiere de mucha autodisciplina y robustez para primero seguir cada uno de los parámetros que componen ambos sistemas, el entorno digital y analógico. Y segundo para llevarlo a cabo cada día sin errores, desviaciones o dilaciones. Esto último, en este experimento, fue posible en pocos días, de ahí la conclusión.

Reducir la rigidez de los sistemas, normas o comportamientos es clave para poder realizar pruebas exitosas en este tipo de experimentos.

Lo más importante que extraigo del experimento, no es que eliminara todas las distracciones, interrupciones, ladrones de tiempo o pequeñas trampas. Tampoco que subiera mis niveles de enfoque, productividad, ultraproductividad o hiciera que el estado de flow apareciera más veces por más tiempo. Ni siquiera fue el construir una jaula más pequeña al estimado Monkey Mind. Algo que fue posible, como puedes ver en el cuadro de mando, en el día a día, y en los aprendizajes validados. Lo más prominente fue el incremento de consciencia y atención sobre lo que puede estar distrayéndome o interrumpiéndome. La capacidad de ver y responder (o no) más rápido y eficiente. Eso vale más que intentar acallar a una mente mono a la que llevamos toda la vida dándole miles de cacahuetes cada día.

¿Preguntas? ¿Algo que pueda aportar o haya quedado en el aire sobre mi relación – o la tuya – con el Monkey Mind?

Atribución imágenes: Flickr // Google.

Jun
11

Explorando la frontera del impacto de los psicodélicos en nuestra sociedad

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

Fue en 2017 cuando inicié mis primeros pasos, serios, en los psicodélicos. El 2018 fue donde probé la psilocibina, profundicé sobre el impacto de los psicodélicos. Entonces empecé a realizar experimentos con estas sustancias, realicé un experimento tomando una microdosis de LSD durante 40 días seguidos.

Ese mismo año participé en tres sesiones (llamadas ceremonias) lideradas por expertos científicos y practicantes, donde aprendí muchísimo. Luego, algunos experimentos más por mi cuenta, y para finalizar, pasé cuatro días en el primer retiro, legal y médicamente supervisado, de psicodélicos, trabajando con la psilocibina. En este 2019 he participado en otra sesión (ceremonia) de altura, para finalmente diseñar una sesión propia en un entorno controlado.

El impacto de los psicodélicos en la sociedad: psilocibina y LSD

Ayer escuché la entrevista que Tim Ferriss realizó a Michael Pollan en directo en la SXSW sobre el impacto de los psicodélicos en su vida, en la sociedad y como herramienta terapeútica. Michael, uno de los profesores más prestigiosos de Harvard, además de reconocido periodista y escritor, decidió adentrarse en el mundo de los psicodélicos y explorar por cuenta propia, desarrolló un gran experimento sobre su propia experiencia. La cual terminó en el libro Cómo Cambiar tu Mente, que explica lo que la ciencia de la psicodelia nos enseña sobre la muerte, la adicción, la depresión y la trascendencia. La obra ha sido catalogada como uno de los mejores libro de 2018 por New York Times.

Algunas cosas a considerar

Se han publicado cientos, sin exagerar, de informes e investigaciones en el pasado año. La mayoría de ellos sobre la psilocibina, cuyo común denominador es la evidencia base de su potencial terapéutico como agente facilitador del bienestar.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, concedió la Terapia con Psilocibina para Tratamientos Antidepresivos como terapia innovadora.

Retiros y centros legales – como Synthesis – han atendido cientos de personas que han evolucionado favorablemente en aspectos personales y profesionales.

Según expertos en la materia, desde el lado terapéutico y desde el lado científico, una sola sesión de psilocibina bien conducida, con el contexto, trasfondo, escenario, dosis y personal cualificado adecuados, podría llegar a equivaler a años de terapia.

Podría suceder que sustancias como los psicodélicos puedan ser aceptados como tratamientos médicos en no más lejos de cinco años.

El impacto de los psicodélicos con fines terapéuticos, desarrollo personal y profesional

Estamos en la cúspide de una nueva era donde los psicodélicos están convirtiéndose en herramientas reconocidas y aceptadas. Estas mismas, usadas debida y cuidadosamente en contextos preparados, pueden ayudarnos a acceder a nuevos niveles de bienestar y autorealización.

Las investigaciones neurocientíficas están revelando mucho sobre el impacto de los psicodélicos en el ser humano, así como los mecanismos que estos compuestos transforman en nuestra consciencia. Ahora estamos mejor equipados para encontrar las respuestas a algunos de los problemas más existenciales, tales y como:

  • Fines terapéuticos: ¿Es posible curar el trauma? ¿Sentir mejor el cuerpo y no estar solo en la mente?
  • Desarrollo potencial humano: ¿Es posible mejorar nuestro sentido de resonancia? ¿Podemos aumentar y mejorar nuestra creatividad? ¿Podemos desarrollar una mentalidad disruptiva y unificada con lo que somos? ¿Es viable instaurar una actitud menos perturbable y más resiliente? ¿Cuánto se puede mejorar el enfoque, sensibilidad? ¿Prolonga y agudiza el estado de flow?  Y todo esto no solo como indivíduos, sino como colectivo.
  • Disolución del ego: ¿Qué podemos aprender sobre nosotros mismos cuando se anula la parte que controla el ego?
  • Evolución colectiva: ¿Qué sucede cuando integramos de forma colectiva estas moléculas en nuestra cultura, aspectos fundamentales de comunicación y percepción, y cómo nos tratamos a nosotros mismos, a otros y al resto del mundo?

A las puertas de un nuevo experimento con psicodélicos

Ahora que he terminado el experimento 0 Distracciones, estoy preparando uno nuevo. Uno que, en este caso, tiene que ver con la psilocibina y la microdosis. Explicaré más próximamente.

¿Has probado algún tipo de psicodélicos con fines terapéuticos o de desarrollo personal? ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo te ha sentido? ¿Cómo crees que el impacto de los psicodélicos podría ayudarte a ti o a otras personas de tu alrededor?

Atribución imagen: Live Science.

Abr
18

Experimento cero distracciones: enjaulando al “Monkey Mind”

By Isra Garcia  //  Experimentos, Productividad  //  No Comments

Por alguna buena razón, este año es el que de momento menos experimentos he llevado a cabo, tan solo dos. El primero fue Quietud Total y el segundo Conversaciones Aleatorias con Extraños. Tengo cuatro grandes experimentos preparados, pero no acababa de decidirme para llevar uno a cabo. Entonces mantuve una conversación con Valentino a los días de estar aquí en Ciudad del Cabo. Su feedback me hizo darme cuenta que podría estar más desviado y distraído de lo que pensaba. Así que sentí que debía ir por ese camino, enfrentar aquello que podría estar restándome. Es de ahí donde nace el experimento cero distracciones.

Voy a hacer todo lo que esté en mi poder durante tres meses para vivir sin distracción alguna. Voy a ignorar cualquier interrupción o ladrón de tiempo, así como cualquier herramienta, mecanismo o persona que pueda suponer una amenaza para estar enfocado en lo que estoy haciendo, viviendo o sintiendo, solo o acompañado. Siento que es el experimento más complejo que he realizado hasta ahora.

Finalidad del experimento cero distracciones: enjaular al Monkey Mind

cero distracciones experimento - como enjaular al monkey mind

Este experimento tiene como última finalidad comprobar si es posible enjaular al Monkey Mind, un término budista utilizado para referirse a esa parte de nuestra mente que es caprichosa, incesante, inagotable, confusa, incontrolable e incoherente. Justo la que nos evita de vivir presentes y conscientes de la realidad en la que vivimos. Es el causante de las distracciones, interrupciones, falta de concentración, atención deficiente y evasión de lo que más importa, estar aquí y ahora. Para mejor ilustración, cuando escribía este párrafo, el Monkey Mind me llevó a utilizar el teléfono para responder un mensaje, dejando lo que estaba haciendo, perdiendo atención y enfoque por algo que no era una prioridad en absoluto… ¿Te suena?

Hipótesis

Lo que el experimento cero distracciones trata de demostrar es que se puede vivir en un estado permanente de enfoque, conexión interior, resonancia con otras personas y flow con trabajo y vida. Sin embargo, inicialmente, se cree que solo es posible hacerlo aquietando la mente y evitando/erradicando cualquier tipo de distracción analógica y digital.

Cómo voy a intentar enjaular al Monkey Mind

En este experimento el método es la clave. He diseñado una estrategia inicial que imagino que irá variando y cambiando a medida que voy avanzando y obtener más resultados que poder contrastar.

He confeccionado un sistema de ultraproductividad construído especialmente para este experimento. El sistema (o método) se divide en varias partes:

Cero distracciones – analógico

  • Asistir a reuniones, presentaciones, exposiciones o jornadas de trabajo con bloc de notas para tomar las impresiones, conclusiones, feedback o claves de cada intervención. Actuar sobre ello como paso posterior.
  • Realizar solo las llamadas programadas en el día.
  • No responder a una sola llamada que no esté planificada, sino pasarla al día siguiente. A menos de que sea de mis personas importantes.
  • Crear cuatro espacios de Quietud Total de entre 5-10 minutos al día: mañana, mediodía, tarde y noche.
  • En la mañana realizar afirmaciones estoicas sobre las distracciones que podrían aparecer para desviarme del camino.
  • Meditar como hago cada mañana entre 33-43 minutos, y meditar 10 minutos por la noche. Enfocando esta última meditación a darme cuenta de todo lo que me he dado cuenta durante el día. Dedicar los últimos minutos de la meditación matutina a visualizar mejor el Monkey Mind.
  • Tomar decisiones en 30 segundos.
  • Esquivar los procesos de trabajo que impliquen feedback, opiniones, decisiones o aprobaciones de terceros.
  • Comer la misma comida en las diferentes comidas diarias. Cambiar de alimentación cada siete días.
  • Vestir la misma ropa durante diez días a la semana. Mismo modelo, cambiando las prendas.
  • Eliminar los espacios de tiempo dedicados a series, noticias o conversaciones no conectadas con lo que considere como importante para las personas que me rodean y para mi mismo.
  • No adquirir ningún bien que no sea de mi primera necesidad o que me acerque a mis objetivos.
  • Prestar atención extrema a cada persona con la que converse.
  • Enfoque máximo en los cuatro triunfos (las cuatro trareas clave que necesitas para ganar el día), tan pronto como empiece la jornada de trabajo.

Cero distracciones – digital

  • Redactar, responder y comprobar el correo electrónico dos veces al día, mediodía y tarde.
  • Leer, responder comentarios y mensajes en plataformas sociales cada dos semanas, sábados o domingos. Esto significa que perderé todas las historias de Instagram que sean compartidas conmigo, o aquellas en las que sea mencionado.
  • Realizar una publicación al día en LinkedIn, Facebook (página), Twitter y Pinterest, la cual tendrá que ver con lo que creo a diario aquí, en isragarcia.es. Realizar una publicación en Instagram cada uno-tres días. En el perfil de Facebook solo publicaré de forma puntual y de forma bastante más escueta que de costumbre.
  • Compartir contenidos puntuales que respondan a propósitos y objetivos específicos y relacionados con el trabajo que realizo.
  • Seguir publicando un vídeo cada día en el canal de Youtube. Así como un podcast semanal, artículo semanal en isragarcia.com, en Medium y en mi espacio en Expansión.
  • Publicar una sola historia (en Facebook e Instagram) al día, al comienzo o al final del día. La historia será un chispazo escrito a mano por mí.
  • Usar el smartphone para utilizar Uber/Cabify, mapas, Skype, Evernote, Keynote Remote, Sleep Cycle, Apps de finanzas, Google Drive, Spotify, y otras APPs de productividad. Nunca cuando esté con otras personas, a menos de que sea consciente de que es estrictamente necesario. Tampoco será utilizado cuando esté conmigo mismo.
  • Contactar, responder y enviar mensajes en iMessage y Telegram una vez al día – plataformas de social messaging habilitadas únicamente para equipo, amigos cercanos, familiares, clientes, proyectos.
  • En el caso de tomar fotos, tomar una sola foto, salga como salga. Misma dinámica para grabación de vídeos. No subiré fotos ni vídeos de forma instantánea.
  • Utilizar menos textos y palabras, menos contenido, menos minutos, menos para decir lo mismo.
  • Escuchar la misma playlist durante toda una semana. Luego cambiar al siguiente.
  • Descartar la visualización de cualquier vídeo, audio o contenido visual que se considere “entretenimiento” fuera de los momentos designados para ello. Y estos son: en el desayuno, en la comida y en la cena, en caso de no estar acompañado.
  • Cambiar de tarea solo cuando la he dado por terminada, no saltar de tarea en tarea de forma aleatoria, indiscrimianda y evasiva.

Ya practico muchos de los hacks que forman el sistema cero distracciones. Lo que he hecho es ser más sólido aumentando severidad y tiempo. Otros hacks son nuevos.

Nota: este sistema es complementario a los sistemas de ultraproductividad ya integrados, así como el algoritmo de Alto Rendimiento Holístico.

Próximos pasos

A partir de hoy mismo esto es todo lo que sucederá:

  • Empezar a monitorizar, a diario, una serie de parámetros cuantitativos y cualitativos que estoy desarrollando, los cuales permitirán poder hacer un mejor análisis del experimento.
  • Realizar a diario un proceso de feedback para evaluar el progreso.
  • Cada semana grabaré un vídeo con las conclusiones semanales. Al final del experimento, uniré todo el material y crearé un vídeo-documental completo que será publicado aquí.
  • Consideraré ir incluyendo nuevos parámetros, sistemas, técnicas y estrategias con las que ir ajustando los resultados que se vayan obteniendo.
  • Cada mes publicaré un informe con seguimiento, descubrimientos, avances y conclusiones del experimento cero distracciones.

Debo admitir que entro en un experimento que siento que necesito, porque estoy dispuesto a eliminar las distracciones que más daño hacen sin renunciar a una vida plena. Creo que es posible, de ahí que ya tenga lista la jaula donde pienso aprisionar al Monkey Mind.

Atribución imagen: Collective Evolution.

Abr
11

Una hora inmóvil durante 20 días: informe final (experimento Quietud Total)

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

A mediados de febrero, mientras estaba en Hong Kong, empecé un nuevo experimento llamado Quietud Total. Dicho experimento consistía en permanecer completamente quieto, inmóvil, durante una hora, durante 20 días seguidos. En este post-informe detallo todo lo que ha sucedido antes, durante y después del mismo.

Experimento quietud total - permanecer inmóvil durante 20 días...

Índice de secciones

  1. Contexto.
  2. Cuadro de mando.
  3. Detalle día a día.
  4. Reflexiones e impresiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validado.
  7. Limitaciones y consideraciones.
  8. Conclusión final.

1. Contexto del experimento

Realizaba este experimento para probar el poder de la quietud total, cómo podría influir detenerme y no hacer nada durante una hora cada día. Eso después de meditar, los retiros Vipassana y otras experiencias que podrían sumar fuerzas en el resultado que obtuviera.

El contexto como una vez más, es el de sumar puntos y técnicas para maximizar el alto rendimiento holístico. En esta ocasión pronunciando más la parte espiritual y también emocional.

2. Cuadro de mandos

Este es el cuadro de mandos con el que he trabajado para medir los aspectos cualitativos y cuantitativos del experimento Quietud Total.

Estos son los parámetros utilizados y el significado de cada uno de ellos:

  • Días.
  • Cuantos movimientos realizados.
  • Las causas de esos movimientos.
  • Duración de la práctica.
  • Posición al realizar la sesión.
  • Modalidad en cuanto a postura.
  • Sonidos utilizados.
  • Lugar donde se realizó la práctica.
  • Contexto.
  • Hora de la sesión.
  • Sensaciones resultantes.
  • Dificultades encontradas.
  • Molestias durante la sesión.
  • Observaciones.

En el propio cuadro podrás ver los datos y estadísticas.

3. Detalle día a día

Análisis llevado a cabo día a día, a medida que iba terminando cada sesión de quietud total:

Día 1 – 16/02/18 – Lantau Island: estuve sentado, frente a la bahía en Mui Wo, empecé a las 17:30h aproximadamente. Estuve 1:01h. Esta primera sesión fue con los ojos abiertos, mirando fijamente al otro lado de la bahía. En ciertos momentos el paisaje parecía animado, pues se movía, así como las casas, las olas se movían de una forma más extraña, eran como alucinaciones, una clara alteración visual. La mente desconectó casi por completo, esto llama la atención, incluso más que en la meditación, o quizá no desconecto, pero no recuerdo mucho de lo que había pasado por mi mente, cuatro o cinco cosas fugaces, pero menos enrevesado y coherente que cuando la mente divaga mientras meditas.

En un cierto momento, no pude resistir y miré el reloj porque al haberse desconectado de los auriculares bluetooth (al no usarse por un tiempo determinado), pensé que ya habría pasado más de 1 hora y con las olas del mar no habría escuchado el sonido de la alarma. Estaba equivocado, claramente, cuando miré el contador, iba por 49 minutos. Seguidamente volví a fijar la mirada y seguí hasta terminar. Parecía que habían pasado más de tres horas. Estoy acostumbrado, en Vipassana, a meditar por una hora, y hacerlo por más de 10 horas al día, pero esto se hacía mucho más largo. Quizá por el estar con los ojos abiertos y la mirada fija. La parte buena es que no tuve ni un solo movimiento con excepción de mirar el reloj.

Al terminar me sentía muy calmado, relajado, mentalmente reiniciado, con el gluten cargado, y la espalda también, por la postura – sentado sobre piedra, erguido, sin apoyo en la espalda. Sin embargo, las sensaciones generales son más positivas que negativas.

Día 2 – 17/02/18 – Lantau Island: hoy fue la segunda sesión, en el cuarto del hotel donde me hospedo en Mui Wo, a oscuras. Empecé a las 19:28h y acabé a las 20:28h, no moví ni un músculo, estuve quieto durante toda la hora. Con los ojos abiertos, mirando fijamente a la pared que tenía en frente de mí. Mientras, de fondo sonaban unos mantras, que en la hora hacían 45.000 repeticiones. Se escuchaba algo de murmullo en la calle. Mi mente estaba distraída, divagando y saltando de asunto en asunto, nada particular, nada especial, nada preocupante.

Estaba quieto, respirando y de vez en cuando parpadeando, a veces trabajaba. Los dedos gordos de ambas manos se durmiera, seguí sin moverme. Estaba cómodo, en esta ocasión tenía respaldo, y estaba sentado sobre una superficie más confortable que una piedra. No estuve pendiente, apenas, del tiempo, los ojos se irritaron un poco al no cerrarnos cuando me pedían cerrarse, cuando llevas mucho tiempo mirando fijamente a algo, tus ojos empiezan a hacer trucos, y lo que ves toma formas diferentes. Esto es lo que he notado. Al terminar me he sentido calmado, menos sobrecogido, o desbocado que ayer. Buenas sensaciones. Un gran stop al día, y muy soportable.

Día 3 – 18/02/19 – Hong Kong aeropuerto: tercera sesión de Quietud Total, ya volando con destino a Londres. Sobre las 23:45h, despeñes de haber exprimido el día a más no poder, levantado desde las 5am. Cuando llegué a la sesión estaba algo cansado, pocas energías. En esta ocasión fue sentado en el asiento de la salida de emergencia, en medio, al lado de dos mujeres. Este fue más o menos el contexto. Utilicé cuencos tibetanos como sonido, no me apetecía nada escuchar el ruido del motor del avión. Cerré los ojos, y gracias al cansancio me dejé llevar durante toda la hora, recuerdo estar despierto, pero medio inconsciente, casi dormido, no recuerdo absolutamente nada.

Ese umbral es muy interesante, el de llegar cansado o con sueño y conseguir no dormirte, porque es para mí cuando en esos momentos tu mente se rinde y puedes dejar que el cuero y las sensaciones te lleven. Cuando se cumplió la hora apenas me enteré, escuchaba el sonido allí de fondo, muy lejos. Conseguí volver, abrir los ojos, apagas la alarma y cerrar los ojos para dormir. Gracias a esta quietud total conseguí dormir 11 horas casi de tirón en un avión, algo nunca antes conseguido.

Día 4 – 19/02/19 – Londres/Nueva York – vuelo: cuarta sesión, 1:01h, en el vuelo, desde las 15:30h a las 16:30h. Cero movimientos. Control de mi curso y mi mente, un poco más largo de lo que pensaba, pero soportable. Quietud total, incluso a pesar de que mi compañero ha tenido que salta sobre mí para salir al lavabo porque yo permanecía inmóvil. Así como cuando he sido preguntado sobre comida o bebida, no respecta, cero movimientos. Ojos cerrados, escuchando música de ceremonia y divagando un poco para variar.

Día 5 – 20/02/19 – Nueva York – una hora y un minuto sin moverme. Posición recostado en el sofá, escuchando mantras budistas. He permanecido en quietud total mientras mi cuerpo ardía por dentro debido a la fiebre que he cogido por el choque de temperaturas tan bajas al llegar la ciudad. He quedado sorprendido de la autodisciplina que he demostrado. Incluso aunque apenas tengo energías, he cumplido con el experimento. Lo mejor es que las sensaciones han sido de calma, al final se hacía un poco largo, pero notaba cierta paz y bienestar, con lo que he podido aguantar hasta el final. La hora ha sido a las 17:30h, en el sofá de donde resido, con los ojos cerrados, sentado pero recostado.

Día 6 – 22/02/19 – Nueva York – una hora redonda, en esta ocasión he probado con algo diferente. Tumbado y en la cama justo al despertar, desde las 6am a las 7am. No he movido ni un músculo, no me he dormido tampoco, he estado con los ojos abiertos en ocasiones y cerrados en otras, ya que sí notaba inclinación a cerrarlos. Sin música, y con tapones. Sonido cero. Es el día que más rápido y más fácil me ha parecido. Cero problemas. Respecto a la mente, tranquila, quizá por haberlo hecho después de meditar y no tener ninguna agitación de trabajo o de la rutina diaria.

Día 7 – 25/02/19 – Nueva York – a las 15:30h, una hora y 10 minutos en la cama tumbado, con ojos abiertos y sin movimiento alguno. Opté por esa opción porque estaba de resaca y estaba bastante cansado y sin energía. Nada que añadir.  

Día 8 – 26/02/19 – La Habana – a las 18h, en el parque fuera del aeropuerto en la Habana, mientras esperaba a mi amigo Oscar que llegara. Estuve sentado sobre una silla bastante incómoda durante una hora. Hice varios movimientos, primero por las moscas que empezaron a posarse en mi cara, al principio no era molesto, pero sí lo era cuando empezaron a entrar por los orificios de la nariz y orejas, acercarse a los ojos. Es entonces cuando empecé a soplar y al final a moverme.

Duré 34 minutos inmóvil hasta que hice el primer movimiento, luego vinieron tres más seguidos por las mismas razones. No tomé una buena postura desde el inicio, algo que pagué a los 45 minutos, algo que hoy he pagado con una pequeña contractura en el hombro izquierdo. La parte positiva es tener esa determinación de moverte no importa qué. Estar conectado a ti, estar mirando un punto fijamente, y conseguir aislarte de todo, absolutamente de todo. Y acabar abstraído en tu propio mundo. Súper-concentrado. En armonía. En paz, en tranquilidad. Esas fueron las sensaciones a pesar de las dificultades.

Día 9 – 27/02/19 – La Habana – a las 17h, sentado en la parte de arriba del autobús turístico de la ciudad de la Habana mientras recorría la ciudad. Cero movimientos. Esta es la primera ocasión que lo hago en movimiento por la ciudad, y con alguien de acompañante, mi amigo Oscar – estaba informado del experimento, así que facilitó mucho las cosas, no creó conversación y tampoco hizo que tuviera que moverme. Fue una hora y 5 segundos. En esa hora estuve sentado en dos asientos que utilicé para mí, mirando hacia el lado derecho del autobús, que es donde estaba orientado. Las sensaciones que he tenido son de haber visto mucho más de lo que vi, estuve despierto y vi cada lugar que recorrí, en muy pocas ocasiones podemos decir eso.

Día 10 – 28/02/19 – Hotel Delauville (La Habana) a las 13. Recostado boca arriba sobre una tumbona de playa en la piscina del hotel, con los ojos cerrados, escuchando música relajante. Ha sido incómodo, tanto que he tenido que mover la cabeza en seis ocasiones, movimientos muy leves, por suficientes para ser considerados movimientos. En estos momentos me doy cuenta lo complejo que es quedarse quieto durante un largo periodo de tiempo.

No estamos preparados por defecto. El dolor era en la cabeza, y no por nada especial, sino por la prolongación de la postura. Esas pequeñas molestias hicieron que el tiempo pasara un poco más lento, pero finalmente pasó y llegó a su fin, 1:01h. Una de las mayores ventajas que estoy encontrando a la quietud total es el estado de tranquilidad, serenidad, perspectiva y enfoque que he alcanzado después de estar quieto durante una hora. Aunque es algo que empiezas a darte cuenta a los 30 minutos.

Día 11 – 01/03/19 – Playa del Este (La Habana) – a las 15h. Una hora sin movimiento mientras estaba tumbado en una hamaca de playa, ojos abiertos en ocasiones, otras cerrados. Con música chamánica/budista/ceremonia como elemento auditivo. El estar una hora quieto no es algo habitual, de lo contrario no sentiría como al estar sumado se duermen los glúteos, e incluso las manos. He generado cero movimientos, he querido moverme, he querido terminar antes, pero no lo he hecho.

A más avanzo en el experimento, más rápido y profundo desconectado de todo lo previo. La explicación que estoy encontrando (o hipótesis) es que cuando dejas de hacer lo que haces para hacer nada durante una hora irremediablemente pierdes el foco en todo lo que no sea el no hacer nada, es decir, el presente. Entonces quedas prendido del momento, desapegándote de todo lo demás. Por eso notas tanta diferencia con respecto a la hora anterior.

Día 12 – 02/03/19 – Matanzas – a las 12:30h, en movimiento. Esta sesión de Quietud Total ha sido llevada a cabo en el trayecto en coche que cubre La Habana – Matanzas. Una hora y 10 minutos. Asentado en el asiento derecho de detrás. Ojos abiertos, cabeza semi-girada hacia la derecha, manos sobre las piernas y posición relajada. He movido dos veces los dedos para subir y bajar la ventanilla. He conversado levemente con Oscar y el conductor cuando me preguntaron, pero lo hice sin movimientos, sin miradas y sin gesto alguno.

Cuando faltaban 17 minutos paré el contador para bajar del coche, comprar agua e ir al baño. Es sorprendente el control que se puede llegar a tener de uno mismo, tanto mental, como físico, afectando esto al área emocional y espiritual respectivamente. De nuevo no recuerdo qué pasó o cómo me sentía hace una hora cuando empecé. Es una desconexión profunda. La diferencia en el coche es que al estar en movimiento obserbas más y se hace como más ameno.

Día 13 – 03/03/19 – Varadero-playa, sentado en posición semi-flor de loto. Sesión número 13 en la playa, 1:05h de quietud, al atardecer, sobre las 17h, de cara al sol, sentado en posición meditativa, con música chamánica, cánticos y música de ceremonia en los auriculares. 5 movimientos: tres movimientos de postura en las manos, de apoyado en las rodillas, a posición de meditación con las manos entrelazadas, movimientos muy leves y debidos al sudor que producía el contacto de las manos en las rodillas. El sexto movimiento viene del cuello al tenerlo contracturado.

He parado porque a falta de ser minutos pensaba que ya había acabado, y no era así, por lo que he aguantado 5 minutos más quieto, con dos minutos extra. Las sensaciones han sido fantásticas, hubiera estado una hora más, a pesar de la incomodidad de la postura y mantenerla por una hora me sentía cómodo como pocas veces, muy a gusto, en un estado de sosiego al que pocas veces había llegado. Siento que profundizo cada día un poco más.

Día 14 – 04/03/19 – Varadero, en la playa. Sentado en una hamaca, sin respaldo, con la espalda erguida. Quietud total absoluta durante 1:02h. En pleno atardecer, a las 6pm. Esta vez permanecí inmóvil incluso ante al menos 10 picaduras de mosquitos, esa hora ya era crítica para mosquitos. Lo que voy notando estos días es más enfoque durante el día, más capacidad de percibir sensaciones, pensamiento menos diluido. A pesar de que la mente no sigue dispersa y divaga, la noto menos agitada. Es un descubrimiento que sucede fruto de los 14 días, no de uno solo.

El no moverse no es una complicación, incluso aunque esté en situaciones incómodas, creo que al no forzar la mente a nada y dejarla libre, todo se simplifica mucho más. Estoy comprendiendo más de mí en estos días debido a estos momentos de tranquilidad, es como un respeto que te permite abrirte a espacios de pensamiento, sensaciones y reflexión a los que antes no llegabas.

Día 15 – 05/03/19 – Matanzas, 57:25 minutos, primera sesión a última hora de la noche, justo antes de dormir, a las 22:30h. Tumbado en la cama, pasando más de la mitad de la sesión con los ojos cerrados, y la otra con los ojos abiertos. Solo hice un movimiento, moví la mano derecha por la picada de un mosquito. Aparte de eso ningún otro movimiento, no estuve dormido en ningún momento, escuchando cuencos tibetanos (sesión de Alexandre Tannous), lo cual me relajó muchísimo y me ayudó a entrar con en un estado de trance allá por el minuto 42, supongo que era por la hora, el medio sueño, la posición tumbado boca arriba.

Es la primera vez que hago la sesión al final del día, tenía algo de preocupación por quedarme dormido, creo que ese sentido de alerta fue el que previno que me durmiera. No recuerdo haber pensado mucho y lo que pensé no recuerdo en absoluto lo que fue. Es como un vacío de nada que me ayudó a dormir 8:40h de tirón.

Día 16 – 06/03/19 – Santa María Del Mar. Primer intento, sesión en la sauna, esperando hacer una hora. He tenido que abortar primero por la preocupación del staff del hotel, ya que la sauna era para una persona, no sabía que había un límite de 15-20 minutos y cuando me avisaron ni respondí ni me moví (estaba en quietud total, recuerda), entonces entraron preocupados, lo cual me hizo hablar y moverme a la fuerza. Y segundo porque no aguantaba más de los 18-19 minutos que duré, no moví ni un músculo pero estaba al límite.

En esa sesión me di cuenta cómo las condiciones difíciles hacen que tu mente te presione mucho más, notando más sensaciones desagradables en todo el cuerpo, pero al fin y al cabo fueron sensaciones. Identificado. Traté de enfocarme en la respiración pero la presión era muy fuerte para aguantar una hora, o al menos no estaba preparado. La sesión (e intentona) 2 tuvo lugar a las 23:30 en la camba tumbado. Diré 40 minutos, hasta que me di cuenta de que estaba durmiéndome y no podía ser consciente de la quietud. Entre en un trance que iba más hacia el sueño que otra cosa.

Antes de acabar realicé un movimiento porque olvidé el corrector bucal antes de la sesión, así que paré para utilizarlo. Las sensaciones fueron de reset, pero el cansancio y las altas horas de la noche hicieron que no pudiera continuar.

Día 17 – 07/03/19 – Playa Guanabo. Dividida en dos sesiones de Quietud Total, una realizada de 13:30h a 14:10h para entonces parar e ir a comer. Y la segunda de 25 minutos a las 15h después de comer. La primera sentado en la hamaca, en la piscina, con las piernas cruzadas y en meditación, con los ojos mayormente cerrados, escuchando cuencos tibetanos mezclados con la música reggaetón de fondo, algo diferente, pero sintiendo un control absoluto sobre mi cuerpo y mente, sabiendo que a pesar del calor y de la gente y de cualquier cosa, no me iba a mover en absoluto. Y así fue. Si bien hablé en tres ocasiones con Óscar, por empatía, ya que estábamos juntos en la piscina. La segunda sesión fue más volátil, ya que comprobé que después de comer te quedas “frito” en cuanto te descuides.

En ambas sesiones, sobre todo en la primera, me di cuenta de que aprendía a apreciar más las cosas a mi alrededor, que el silencio y la quietud total ayudan a apreciar mejor las cosas debido al espacio que creas entre acción-reacción-inacción. Es como valorar más las cosas, sentirlas más, verlas mejor, disfrutarlas con más calma y lentitud.

Día 18 – 08/03/19 – Hotel El Arenal (La Habana). 10h. Sesión de 59 minutos mientras recibía un masaje. Previamente avisé al masajista, quien quedó algo sorprendido. Poco después empezó la sesión. Primero, quería aprovechar el tiempo que tenía muerto en esa hora de masaje, y segundo quería probarme en una nueva situación/contexto. Solo realicé un movimiento, inducido por el masajista, cuando pasé de estar tumbado boca abajo a estarlo boca arriba.

Lo que sentí fue una relación tremenda. Primero por el masaje descarga y luego por la tranquilidad en el ambiente, sin hablar, sin movimientos, estando más en quietud mental que física. Eso hizo que pudiera relajarme como pocas veces recuerdo en este último año.

Día 19 – 09/03/19 – Avión Madrid – Mallorca. 17:04h – 1:05h. Sesión realizada en el avión hacia Mallorca. Sentado con las manos entrelazadas, espalda recta y ojos cerrados. Hoy la quietud se ha visto perturbada por el cansancio y pocas horas de sueño del avión La Habana – Madrid. He contado 13 cabezadas, aun así no he sucumbido y he aguantado el tipo, permaneciendo quieto.

He realizado poco movimiento cuando antes de despegar, la asistente de vuelo ha tocado mi mano para decirme que antes de despegar debía desconectar los cascos bluetooth. Lo he hecho y he vuelto a lo que estaba, con una sonrisa. El siguiente y último movimiento, a parte de las cabezadas, ha sido para conectar de nuevo los cascos y seguir con la melodía de ceremonias. Qué sensación de paz, sosiego y tranquilidad, cómo relativizas todo y todo se detiene, es asombroso lo que puede darte una hora de quietud, no solo es tu cuerpo el que no se mueve, sino que tu mente, se mueve, obvio, pero no a tanta intensidad, no tan agitada.

Aterrizo a Mallorca con un estado algo diferente al que llevaba cuando subí al avión, no que antes era peor, sino que ahora está todo genial. Es genial.

Día 20 – 10/03/19 – Mallorca – 16:15h sentado en la butaca de mi habitación de hotel. última sesión, 1:07h, ningún movimiento, quietud total para cerrar el último día de experimento. El sonido fue un mantra budista de fondo con la voz de una meditación guiada de Alan Watts de una hora de duración. Mi postura fue sentado, cómodo, con las manos entrelazadas, y ojos abiertos la mayor parte de la sesión.

La sensación que tengo ahora mismo justo al acabar es de un grandísimo bienestar. Una claridad mental considerablemente más alta que antes de empezar la sesión. Encuentro todo mi ser alineado y esto es potente.

Experimento quietud total - permanecer inmóvil durante 20 días...

4. Reflexiones e impresiones (vídeo)

Este vídeo-análisis recoge lo más destacado primero de todos y cada uno de los 20 días de quietud total, y segundo reflexiones y conclusiones finales 40 días después de terminar el experimento:

5. Hipótesis Quietud Total

Las hipótesis formuladas antes y durante el experimento Quietud Total responden a esta única pregunta: ¿Cuál es la importancia relativa de este experimento? La respuesta se divide en nueve sub-respuestas:

  1. Probar el impacto positivo que la quietud total genera en un individuo que la practica por un tiempo prolongado.
  2. El incremento en consciencia y percepción al permanecer quieto. A más quietud más capacidad de enfoque. A menos movimiento físico, menos movimiento mental. Esto mismo conduce a una mejor evaluación de las emociones.
  3. Demostrar la propiedad curativa y calmante que se encuentra en la “nada” y en la quietud.
  4. Utilizar la quietud de mente, de cuerpo, de espíritu y de alma como herramienta para entrar en estado de flow.
  5. Diferenciar las sensaciones y resultados que hay entre meditar y permanecer quieto.
  6. Cuanto más practicas la quietud más sensitivo y fluido te vuelves.
  7. Más quietud lleva a más quietud, eso te permite observar, escuchar y entender más hacia dentro que la mayoría de personas.
  8. Conocer más el interior de uno mismo. Encontrar paz de cuerpo, mente y espíritu.
  9. El espacio que se genera entre pensamiento-acción-reacción otorga un control supremo sobre cada una de las tres fases.

6. Aprendizaje validado – Quietud Total

Los descubrimientos primarios vienen ligados a los objetivos iniciales de quietud total del experimento:

  • Más amplitud entre estímulo y reacción: sí, comprobado. Tanta que lo que venía antes o lo que va después se quedan descolgados y pierden la atención, centrándose esta en el momento presente.
  • Calma y conexión mental, emocional, física y espiritual: comprobado. Dejar de estar más atrás o más adelante, para estar donde estás, te lleva a entrar en un estado de armonía notorio. Las preocupaciones, culpas, arrepentimientos, qué haceres, “tengo que’s”, obligaciones y demás sensaciones dañinas desaparecen porque solo estás en este plano. Entonces estrés, angustia, sensación de pérdida, desmerecimiento, etc, desaparecen.
  • Una gran parada diaria: una parada que no solo te realinea con uno mismo, sino que encuentra y descubre cosas que o bien estaban olvidadas o bien que todavía no habían salido a la superficie.
  • Inputs – outputs: entrelazado con el punto de arriba, la capacidad para observar y percibir es mayor durante esos 60 minutos, lo que te permite sacar cosas que pueden ser vistas con una óptica limpia. En lugar de que la mente salte de pensamiento en pensamiento, se realiza un escrutinio mucho más sólido.
  • Mejorar desde el punto de vista de ver, escuchar, comprender, trabajar: la quietud te da el punto de vista desde donde partir mejorando, porque tienes ese espacio para poder apreciarlo o incluso darte cuenta de que ya estás mejorando. Incluso en este caso particular, apreciar que ya has mejorado.
  • Claridad mental y enfoque: como arriba se ha podido demostrar, el enfoque y claridad han aumentado y mejorado. La razón, una vez más, crear ese espacio de quietud.
  • Actividad e inquietud (movimientos): el ratio de movimientos versus no movimientos ha sido de menos de un 3%.

7. Limitaciones y consideraciones

Sobre barreras y aspectos a considerar dentro del experimento:

  • Los días de realizar la práctica de quietud total tumbado en la cama pudieron no ser tan efectivos como deberían.
  • Las sesiones que llevaban música afín (mantras, pujas, sonidos chamánicos, cánticos budistas, melodías envolventes, etc.) inducían a momentos de trance.
  • El cansancio en dos ocasiones ha jugado un papel de anulador durante la práctica.
  • En una ocasión, en los últimos días, hablé con Oscar mientras permanecía quieto. Aguantar un experimento de así desde fuera es algo complejo.
  • Los movimientos se daban, pero en contadas ocasiones. Excepto algunos días por factores externos como insectos o interacción inesperada, que los movimientos fueron más frecuentes.
  • He llegado a ver alucinaciones, sentir unos cambios de temperaturas brusquísimos y dejar de pensar hasta tal punto que no recuerdo lo que había pasado antes ni lo que iba a pasar después.
  • Pienso que poder compartir este experimento con otra persona tiene que ser una experiencia muy química.

8. Conclusiones finales

Qué he concluido después de 20 días inmóvil practicando la Quietud Total:

  • Parar te permite ver todo de una manera bastante diferente a lo que estás acostumbrado a verlo.
  • Nada no es nada, es algo, solo que no estamos familiarizados con su sensación.
  • Estar en completo silencio, sin movimiento, sin agitación y calmado, energiza, cura y da mucho más sentido que el resto de actividades destinadas a cumplir esa función.
  • Las personas acaban extrañadas cuando no te mueves por 10 minutos. Al cabo de una hora, han aparecido muchas personas incluso preocupadas y expectantes. Hay personas que se sintieron incluso violentas y se marcharon o increparon.
  • El estilo de quietud total que adoptes determinará la dificultad de la práctica por una o más horas.
  • Una hora sin moverte equivale (por sensaciones) a dos o tres horas estando quieto. La sensación de que todo se detiene es asombrosa.
  • He podido tener conversaciones conmigo mismo, momentos de aprendizaje y sobre todo desconexión absoluta, más importantes de los que he tenido meditando.
  • He aprendido a convivir con quien era mi peor enemigo, “no hacer nada / estar quieto”, esto ha cubierto de serenidad y sosiego un hueco que había por cubrir en mi interior.
  • Los momentos creativos, reflexiones, conversaciones, calma, enfoque y claridad que se siente al terminar la práctica eran dignos de mencionar. Es muy fácil estar en estado de lucidez cuando paras todo y solo observas, escuchas, sientes y ves. Nada más.

Como punto final del experimento Quietud Total concluiría que cuando respiras la quietud te encuentras de bruces con la nada, cuando permaneces ahí, algo dentro y fuera te cambia. Ves lo que no veías, entiendes lo que no entendías, escuchas lo que no escuchabas, sientes lo que no sentías, piensas lo que no pensabas. Creo, después de lo vivido, que junto a la respiración, la quietud, guarda la llave hacia una nueva dimensión del ser.

Seguimos experimentando.


Abr
8

Qué sucede, qué aprendes y cómo te impacta (durante años) permanecer 20 días en silencio

By Isra Garcia  //  Experimentos, Podcast  //  No Comments

Si lo mejor que puedes hacer es hablar, es mucho mejor, en muchas ocasiones, no decir nada. Esta reflexión fue lo que me empujó a vivir 20 días sin hablar.

Nada es la mayor diferencia entre un aprendiz y un maestro. Entre un experto y un iniciado, entre un especialista y un amateur. Los que marcan la diferencia son los mejores permaneciendo en silencio.

Incluso aunque quede espacio, tiempo, recursos… Silencio, no hables.

No hacer o no decir lleva a un resultado tanto como hacer y decir. Incluso aunque estés 20 días sin hablar todavía serás responsable por tus acciones. Incluso aunque no participes activamente, el silencio es acción.

En cualquier situación, permanecer en silencio, permanecer quieto, es un movimiento que te permitirá ir hacia delante. El silencio no es nada, es solo una acción.

No hay sentido de ocultarte en el silencio, ni de ti ni de nadie, todo lo contrario.

Cómo 20 días sin hablar te transforma

Grabé este vídeo en Osaka mientras viajaba alrededor del mundo, reflexionando sobre lo que significa vivir en silencio durante 20 días. Es decir, 20 días sin hablar hacia fuera y tratar de no hacerlo hacia dentro.

Disrupt Everything #75 – 20 días sin hablar

Este nuevo episodio relata lo que sucedió en uno de los experimentos que más han impactado en mi forma de ser, pensar y actuar en estos últimos cuatro años. Me refiero a permanecer 20 días sin hablar, es decir en silencio, mientras bailaba con la vida que llevaba usualmente.

experimento 20 días sin hablar, 20 días en silencio, qué sucede y qué aprendes de este experimento...

Disecciono para ti lo más significativo de cada uno de los días. Profundizo sobre las apreciaciones, la batalla con la mente, el aumento de consciencia y percepción, descubrimientos, aprendizajes, ventajas, desventajas y momentos duros, momentos de debilidad, interacciones, herramientas y convivencias.

Escucha directa


Índice de contenidos

  1. Iniciación.
  2. Primeros 5 días.
  3. Meridiano – 10 días.
  4. Resultados a los 15 días.
  5. Fin del experimento – 20 días.
  6. Apreciaciones después de tres días.
  7. La convivencia.
  8. Conclusiones finales.

Recursos


Escucha, descarga, suscripción

Escúchalo y suscríbete via iTunes, Spotify, Google Play, Ivoox, Castbox FM, Player FM o RSS. Incluso puedes acceder al canal de vídeo y visualizar las series web…

disrupt everything podcast RSS
Disrupt everything podcast iTunes
disrupt everything en spotify - Escucha disrupt everything en Spotify
Disrupt everything podcast series by Isra Garcia  en Google play
Escucha Disrupt Everything en Ivoox
pt Everything en CastBox FM

También puedes escucharlo directamente desde la página principal del podcast.

Mar
7

Por qué deberías experimentar con tu estilo de vida

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

¿Te sientes atascado? ¿Sientes que estás haciendo siempre lo mismo y la monotonía ocupa tus días? ¿Sientes poca excitación en tu trabajo o actividades de tiempo libre? ¿Necesitas un buen empujón en tu vida? ¿Buscas una nueva forma de reinventarte y descubrir nuevos caminos? Si la respuesta a algunas de estas preguntas – o a todas – es sí, la solución se llama experimentos de estilo de vida.

Sin embargo, podrías sentirte satisfecho con tu vida, y pensar que entonces los experimentos de estilo de vida no son para ti. ¿En serio? ¿Y si te dijera que es la llave que abre la puerta hacia un estado personal y profesional más pleno?

Hay millones de soluciones ahí fuera, dietas, atajos, soluciones cambia-vidas, “los trucos de los millonarios”, las estrategias de los influencers, los secretos definitivos, workshops de éxito. Y todas esas artimañas, que raramente funcionan.

¿Sabes lo más revelador que he descubierto en estos 36 años de vida? Que, en la mayoría de ocasiones, la respuesta o solución requiere tres cosas:

  • Un poco de ciencia.
  • Intento diferente e iniciativa desmedida.
  • Tú y tu audacia.

Experimentos de estilo de vida, para ser más exactos.

Los experimentos de estilo de vida equivalen a mejora exponencial

experimentos de estilo de vida - por qué

En estos últimos cuatro años, he llevado a cabo alrededor de 30 experimentos para probar como nuevos inputs impactarían e influenciarían mi vida y la de la gente de mi alrededor. De hecho, he convertido mi vida en un experimento total. Desde lo más profesional hasta lo personal, más radicales o menos (desde hacer ayuno por 20 días o 20 días en silencio, hasta exponerme a 200 días de fracasos, entre otros muchos más). Estos experimentos de estilo de vida me han llevado a vivir mejor, escribir libros, lograr imposibles, hacer virar mi profesión hacia el Alto Rendimiento Holístico o la educación disruptiva para adultos. Ha pasado mucho positivo en mi vida gracias a experimentar.

Ahora estoy acabando el último, Quietud Total. Y estoy descubriendo cómo reiniciar mi mente y hasta incluso entrar estados de trance, todo por no hacer nada ¿puedes creértelo?

¿Te parece interesante? Pues lánzate hacia ello. Un experimento de estilo de vida es como un experimento científico, pero en lugar de ciencia, experimentos con tu estilo de vida para comprobar cómo tus circunstancias podrían mejorar (o empeorar). Una vez que llegar a una conclusión, puedes elegir o continuar e integrar es impacto.

Deconstruyamos para una mejor comprensión:

Estilo de vida: la forma en la que un individuo o grupo viven.

Experimento: un proceso científico llevado a cabo para hacer descubrimiento, testar hipótesis o demostrar un hecho.

Podría explicarte cómo lo hago, pero es sencillo, solo tienes que seguir el método científico. Podría compartir todos los que he hecho, pero solo estaría hablando de mí mismo, qué aburrido. Así que lo mejor que podemos hacer a partir de aquí, es que fijes un listado de 12 pequeños experimentos, y pruebes uno por mes. Juega con lo que te apetezca: alimentación, deporte, sueño, sexo, etc.

A día de hoy no conozco “hack” más definitivo. No he probado una forma de avanzar más rápido, desarrollar tu potencial, crecer profesionalmente y desarrollarte como persona. y sobre todo de aprender y equiparme con habilidades, conocimiento o “trucos” que no consigue de otra forma.

O si lo quieres ver de otra forma, o experimentas o te experimentan.

Atribución imagen: Phoneia.

Feb
17

Un experimento sobre el poder de los condicionamientos – y cómo revertirlos

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

Te propongo un experimento, una inmersión en el poder del condicionamiento.

Te voy a pedir que montes en una bicicleta con un manillar que opera opuesto a lo normal, cuando lo mueves hacia la derecha, la bicicleta va hacia la izquierda, y viceversa. Crees que puedes hacerlo, te sientes confiado/a, ya que montas en bici desde que tenías 5 años.

el poder del condicionamiento y las creencias limitantes - experimento bicicleta reversa

Realizas tu primer intento, de forma intelectual juzgas que será fácil, por todos esos años montando en bicicleta. Aun así, a pesar de toda esta experiencia, fallas constantemente en cada intento, quedando profundamente frustrado por cada fallo. Ni siquiera pudiste rodar unos metros. Quizá eres tú, que no sabes… No satisfecho, viajas por el país compartiendo este experimento y pidiendo a otras personas que lo intenten.

Nadie pudo lograrlo. ¿Qué es lo que sucede aquí? ¿Por qué no pudiste pedalear ni unos metros como has pedaleado en cualquier bicicleta?

En todo caso, tu ímpetu, determinación y perseverancia te empujaron más allá, quieres hacerlo, no importa el precio, así que decides entrenar cada día. Y lo consigues, después de entrenar 4 minutos cada día durante 7 meses.

El poder del condicionamiento

el poder del condicionamiento y las creencias limitantes - experimento

Este experimento demuestra lo que vivimos a diario: creamos comportamientos automatizados preparados para el fracaso. Desarrollamos condicionantes realmente poderosos, y cambiarlos requiere un gran esfuerzo y todavía más persistencia y perseverancia. Además, tenemos que estar muy alerta para ser conscientes sobre los condicionantes que debe ser cambiados. Y entonces, tener las herramientas adecuadas para hacerlo. Solo entonces, seremos capaces de revertir el poder del condicionamiento en lo que queremos y necesitamos.

Los condicionantes viejos prevalecen

Sin embargo, este experimento sobre el poder del condicionamiento todavía no se ha acabado. Ahora que eres capaz de montar en tu bicicleta con el manillar al revés, decides montar en una bicicleta normal. Para tu sorpresa ya no puedes montar en ella con normalidad. Has cambiado tu condicionamiento, y eso afecta a tu “normal” anterior. Como estás en este blog, eres una persona imparable, así que insistes en poder dominarla de nuevo. Después de intentarlo durante 20 minutos tienes éxito, conseguiste pedalear de nuevo en la bicicleta con el manillar tradicional.

En este caso es importante prestar atención: te llevó 7 meses aprender un nuevo patrón, un nuevo condicionamiento. No obstante, te ha llevado solo 20 minutos volver a tu condicionamiento original.

Esto es crucial. Muestra que incluso cuando adquirimos una nueva mentalidad, podemos volver a lo de siempre y seguir saboteándonos. Si queremos cambiar y mantener los nuevos condicionamientos, necesitamos cambiar lo más arraigado y asegurar un buen tiempo de estabilidad.

Empieza lo más pronto posible

Ahora imagina que decides llevar este experimento a cabo con tu hijo, colegas, empleados o pareja. Si lo haces con niños, su plasticidad neuronal les permitirá conducir la bicicleta reversa en menos de 14 días. ¿Cuál es el aprendizaje aquí? Que cuanto más joven eres más facilidad tendrás para adoptar nuevos superhábitos, comportamientos, habilidades núcleo, modelos mentales y condicionamientos.

Cómo empezar a dominar el poder del condicionamiento:

  • Creando un proceso que identifique tus condicionamientos, y luego identifique cuáles de ellos te retienen y cuales te hacen evolucionar.
  • Aprender a cómo cambiar esos condicionamientos/creencias.
  • Aprendiendo a promocionar la expansión de tu autoconsciencia.

Esto es algo que he aprendido a la fuerza, por eso desde hace años trabajo a diario con restricciones.

Pd. Si quieres trabajar y reforzar este asunto, lo cubriremos en el programa de Alto Rendimiento que lanzaré a final de este año o a mediados del próximo. Contacta conmigo aquí (si ya lo has hecho no es necesario que vuelvas a hacerlo), y en asunto coloca “Programa de Alto Rendimiento Holístico – condicionantes y creencias limitantes”.

Atribución imagen: Blogs la información.

Feb
5

Permanecer inmóvil 1 hora al día durante 20 días – Experimento “Quietud Total”

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

¿Dónde encuentras calma? Puede ser en un avión, en tu casa, en la playa, en la montaña, en un retiro, con tus abuelos. La calma depende de muchas cosas, pero sobre todo depende de ti mismo. Puedes estar en Kye Gompa y encontrar más agitación y ruido que estando en medio del mercado Tsukiji, ¿por qué? tu mente es la respuesta. Por otro lado, puedes en un sitio ruidoso y frecuentado y en cambio, gozar de la misma calma de un retiro de noble silencio ¿cómo lograrlo? en la quietud de tu mente encontrarás la respuesta.

Experimento permanecer quieto - experimento abrazar la quietud

La quietud

La quietud significa no tener prisa, no hacer algo por un momento y saltar a otra cosa. No comprobar tu email, y no pensar en que dirás cuando acabes de decir lo que estás diciendo. Para mí, en la última parte está la clave. No pensar en qué es lo que viene después.

Mira dentro de ti por un momento. Solo un momento. ¿Cuánto tiempo paras al día para permanecer quieto/a? ¿Cuándo practicas la quietud de cuerpo y mente? ¿Estás en movimiento todo el día? ¿Qué sucede si cada día paras a contemplar? ¿Lo has hecho siquiera por 5 minutos? ¿Qué es lo que pasa si alargas ese espacio de tiempo dedicado a la quietud?

En qué consiste el experimento Quietud Total

Hoy empiezo un nuevo experimento, una hora al día durante 20 días sin moverme. Sin hacer nada, sin ni siquiera meditar. Es una hora estando quieto, un día será con ojos abiertos, otras con ojos cerrados. Puede que un día esté sentado, otra puede que esté de pie. Lo que seguro que haré es que abrazaré la quietud durante una hora seguida, al estilo Adhiṭṭhāna (determinación resoluta – una de las 10 perfecciones del Budismo). Es decir, sin mover ni un músculo, podré respirar (obvio), pestañear, y tragar, nada más.

Objetivos de permanecer quieto

El acto de permanecer quieto no excluirá el tiempo que dedico a meditar cada día, 32 minutos por la mañana al despertar y otros 32 antes de dormir. Este ejercicio será un extra donde no me moveré en absoluto durante una hora. Estoy muy interesado y tengo mucha curiosidad en saber qué es lo que puede ocurrir en esa hora y cómo eso afectará a mis emociones, mis pensamientos, mi mente y mi cuerpo. Es sin duda un experimento de alto rendimiento.

Cosas que creo que puedo descubrir con al quietud total:

  • Más amplitud y espacio entre pensamientos y acciones/reacciones.
  • Calma mental, emocional, física y espiritual.
  • Un gran “stop” al ritmo del día con lo que ello conlleva.
  • Obtener mejores inputs y por lo tanto outputs.
  • Ver mejor, escuchar mejor, comprender mejor, trabajar mejor.
  • Conseguir una mayor claridad mental y enfoque.
  • Ganar sosiego y perspectiva.

Solo cuando estás en calma logras ver, escuchar y entender lo que importa. Dentro y fuera de ti, porque obtienes una perspectiva compleja de obtener en el panorama actual que vivimos.

Como en cada experimento, crearé un cuadro de mando que siga los parámetros que considere clave analizar en este experimento. Al terminar, publicaré el informe final (con vídeo incluido), tal y como hago con todos los experimentos.

¿Preguntas? ¿Mejoras? ¿Algo que añadir para sumar?

Ene
25

Qué ha sucedido cuando he intentado despertar a las 3 am durante 32 días seguidos (informe final experimento)

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Hace cuatro semanas terminaba el último experimento del año. Uno que tenía que ver con el elemento clave para mejorar el estilo de vida. Hablo de la ultraproductividad y despuntar en nuestro rendimiento óptimo… Madrugar. En este caso el experimento ha consistido en despertar y madrugar a las 3 am durante 31 días seguidos. Todo un desafío teniendo en cuenta que para mí madrugar era despertar entre las 7 am y 8:30 am.

He dividido el informe del experimento Madrugar a las 3 am en diferentes secciones:

  1. Contexto del experimento.
  2. Cuadro de mando.
  3. Experimento detallado día a día.
  4. Reflexiones y conclusiones.
  5. Hipótesis.
  6. Aprendizaje validadodescubrimientos.
  7. Limitaciones y consideraciones.
  8. Conclusión final.

1. Contexto del experimento Madrugar a las 3 am

Esta sección explica las bases del experimento de Madrugar a las 3 am durante 31 días:

Por qué madrugar a las 3 am y cómo madrugar te hace más productivo

¿Qué se intenta probar y aprender en el experimento? Los beneficios de levantarse más pronto que el 98% de la población, para obtener resultados positivos que afecten al estilo de vida y a la productividad profesional.

¿Qué se intenta alcanzar? Una mayor ultraproductividad y Alto Rendimiento Holísitco.

¿Cuál es el valor que se esperaba extraer? Mejora significativa en estilo de vida y realizar un cambio fundamental en el reloj biológico.

¿Cuál es la motivación detrás del experimento? Ver dónde puede llevarme a mí que lo realizo y a otras personas que lo seguirán y lo revisarán.

El experimento trataba de responder a la preguntas que encontrarás aquí.

2. Cuadro de mando

Como en cada experimento he desarrollado un cuadro de mando con el que he medido los parámetros clave al Madrugar a las 3 am durante estos 31 días consecutivos. Los parámetros a analizados han sido:

  • Día.
  • Hora de despertar.
  • Hora de acostar.
  • Sensaciones al acostar.
  • Horas de sueño.
  • Calidad del sueño (medida con la APP Sleep Cycle.
  • Problemas ocasionados durante el día.
  • Porcentaje de productividad.
  • Apetito.
  • Momento fatiga.
  • Enfoque.
  • Siestas.
  • Observaciones al madrugar.
  • La fórmula para medir la productividad: número de tareas que realizas, por (multiplicar) tiempo que tardas en completarlas entre (dividir) impacto generado – el impacto generado sería que le des una puntuación del 1 al 10 al resultado que consigues cuando terminas cada tarea.

Puedes consultar aquí el cuadro de mando final.

3. Detalle del experimento paso a paso al madrugar durante los 31 días

por qué madrugar a las 3 am te hace más productivo y cambia tu estado de ánimo - experimento isra garcía...

Este es un análisis diario que he ido realizando al finalizar cada uno de los días:

Día 1 – 21/11/18

Problema para dormirme a las 21h de la noche anterior. Levantándome a las 3:08 am. Volando a Sevilla a las 5:54 am llegando al aeropuerto con tiempo de sobra. Igualmente con muchas complicaciones para de verdad decidirme y perdiendo el tiempo por la mañana. Muchas complicaciones para mantener la atención en las presentaciones y reuniones de trabajo, incluso tomando MindLabPro. Tener que dormir en el avión de ida a Sevilla y en el avión de vuelta. Acostarme a las 21:35h y dormir de golpe. Día de adaptación muy duro. He tenido que dejar trabajo por hacer, El % d productividad ha sido de un 55%.

Día 2 – 22/11/18

Levantándome a las 3:22 am, con cansancio, costándome mucho el madrugar y estar listo para tomar el día. Procrastinando muchísimo en la mañana, pasando al sofá luego después de meditar a la cama 30 minutos, muy perezoso. Mi mente me decía que no necesito hacer esto, que por qué lo hago. Eeso me auto-saboteaba y me convenció de que no había ninguna necesidad de hacerlo. Los niveles de energía, al estar en casa y de primer día de ayuno intermitente semanal, han sido mucho mejor y he aguantado el día mejor. He realizado incluso deporte, 47 min de power yoga y en la mañana 10 min de HIIT. He completado mucho del trabajo, el % de productividad ha sido de un 78%. Voy a las 20:47h a hacer un baño relajante y luego a dormir sobre las 21:30h.

Día 3 – 23/11/18

He despertado a las 3:21 am, con mucha más energía y sin haber costado tanto empezar el día. Si bien es cierto que me acosté sobre las 21:38h y a las 1:15 am me he desvelado y no he dormido. He aguantado el día sin ninguna siesta. He tenido un día muy movido, donde he hecho HIIT (10 min), power yoga (45 min). Y he hecho una sesión de shiatsu, he trabajado y he completado casi todo mi trabajo. El problema es que me he dado cuenta de que la carga para hoy era demasiado grande y no la iba a acabar por muy ultraproductivo que fuera. El índice de productividad de hoy ha rondado el 88%. He estado activo, enfocado, no he procrastinado. He ido de compras, al dentista, a la notaría. Y he tenido tres reuniones de proyectos y he hecho más tareas de las que debería. Además, ahora a las 21:20h me voy a cenar, lo que indica que voy a dormir muy poco hoy. Veremos a qué hora voy a dormir y cómo me levanto mañana a las 3am.

Día 4 – 24/11/18

He despertado a las 3:33 am, con lo que he dormido como unas 2 horas y 10 minutos. Al levantarme no sabía ni donde estaba, literalmente. He realizado mi gran mañana y cuando he acabado, he decidido hacer una macro-siesta de 2:20h, lo necesitaba. Al despertar he continuado el día con trabajo, deporte, relajación, algo de ocio y hacer nada. Luego otra macro-siesta de 2:15h después de desayunar y es ahí cuando me he sentido con plenas energías y enfoque. He continuado trabajando, he realizado ciclismo, power yoga y he continuado hasta las 21:26h donde he parado para cenar, hacer un baño relajante e ir a dormir. He pagado el exceso de la noche anterior. Sin duda.

Dí 5 – 25/11/18

Acostándome a las 23:24h del día anterior y levantándome a las 3:49 am. El día se presentaba complicado, pero no ha sido así. Y eso a pesar de que he hecho casi 2h de ciclismo, power yoga y HIIT. Alcanzando un 85% de productividad, con enfoque, sin síntomas de cansancio. Si comiendo un poco más que el resto de día. Aunque bueno, eso creo que es porque mañana empiezo 7 días de ayuno para hacer una limpieza anual más intensa que este año no he hecho. En fin, nada que objetar en este día que me voy a dormir a las 21:45h. Sin embargo y aún teniendo una optimización de sueño de 33%, bastante mala, de lo peor que he conseguido, mi cuerpo está mejor que el primer y segundo día.

Día 6 – 26/11/18

Gran día hoy. Ayer iba a dormir a las 22:05h y hoy levantaba a las 3:22 am. Finalmente me he levantado descansado y con facilidad. La productividad del sueño ha sido de un 59%, no está mal pero nada del otro mundo. He tenido tres momentos de sueño REM, sobre todo a última hora, de 2 a 3, durante casi una hora. El índice de productividad de hoy ha sido de un 92%, imbatible respecto a los demás días. Luego he tenido más apetito que normal, solo porque hoy llevo todo el día a zumos, nada más. He hecho ciclismo, power yoga, HIIT, he trabajado muchísimo. He estado muy consciente y a pesar de los ataques de mi mente. Y he estado muy alerta y racional para no machacarme, sino entenderme mejor. Voy a tomar otro baño relajante y hoy parece que será uno de esos días que dormiré bastante más. De momento, el levantarme a primera hora y tener el día controlado a las 10 am es una sensación fantástica que te impulsa mucho más.

Día 7 – 27/11/18

Día muy largo y completo desde madrugar a las 3:31 am y acostarme a las 21:20h el día anterior. He acusado cero cansancio. Aunque he decidido dormir una microsiesta en el tren de 20 minutos que me ha venido genial para mantenerme con energía y despierto hasta las 00:54h, que es cuando ahora me acuesto. Lo que significa que dormiré entre 3 y 4 horas hoy. He cubierto mucho trabajo: presentación de libro en Barcelona, varias llamadas y reuniones y todo el trabajo que tenía que hacer, así como cenar con mis amigos (saltándome los dos días de ayuno).

Día 8 – 28/11/18

Ha sucedido, no he podido madrugar a las 3 am o a las 3:30h incluso, me acostaba casi a las 1am y al sonar el despertador no me he levantado, me he quedado durmiendo hasta las 5:10 am. Seguidamente he despertado y he empezado el día, aún así, el día ha sido de lo más productivo. Aunque es cierto que he saltado un 20% de la gran mañana, y pensaba no hacer deporte, pero al volver a Valencia, con tres días de ayuno, incluso lo he hecho, 37 min de carrera y 25 min de power yoga. He cumplido con todas mis responsabilidades, excepto grabar el podcast que he decidido dejarlo para mañana en la madrugada. De esta forma no se hace tarde hoy al dormir, que espero que sea a las 21h después del baño relajante. Nada mal, a pesar de levantarme “tarde”.

Día 9 – 29/11/18

Ayer me acosté a las 22:08h y me he despertado a las 3:33 am, he empezado el día bien y luego he continuado trabajando y fluyendo. He avanzado durante el día, a las 18:20h he empezado a notar algo de bajón mientras estaba en el curso online que estoy realizando, se me cerraban asciende los ojos y perdía todo el foco por completo. Es el día cuatro de ayuno. He estado alerta, con energía, he hecho hasta deporte y voy a cerrar el día con yoga. Desde que madrugo me doy cuenta de que tengo más energía que de habitual, además de estar más centrado, más calmado y todo durmiendo al menos 2h menos cada día.

Día 10 – 30/11/18

Ayer me acostaba a las 21:42h, hoy me he levantado a las 3:06 am, a las 9 am ya había completado el 70% de mis responsabilidades personales y profesionales fuera de lo que ya tenía programado en Alicante, que es donde viaja en unas horas. Al llegar han llegado dos reuniones de proyectos, una jornada de charla con los alumnos de un instituto, visita a al psicoterapeuta, y luego una micro-reunión y la presentación del libro en Alicante. Me he sentido con la energía de costumbre, con empuje, con ganas e iniciativa. Todo ha fluido todo lo que debía fluir. Sin embargo se ha hecho más tarde de lo que pensaba, ahora son las 00:06h marcho a dormir con muy pocas horas de descanso hasta que vuelva a madrugar. Sigo con el 5º día de ayuno. La motivación de hacer lo importante por la mañana cuando todos duermen elimina la procrastinación.

Día 11 – 01/12/18

Ayer me acostaba a las 0:45h, y hoy me levantaba a las 4:45am, era imposible levantarme antes, aun así, me ha costado bastante levantarme de la cama. Ayer estaba enfoscado cuando iba a dormir porque sabía que dormiría poco, hoy voy por el mismo camino, porque entre la mañana intensa, llena de deporte (carrera, power yoga, HIIT) y trabajo, y súper productiva además, luego he disfrutado de una sesión de spa en Alicante y he marchado para Alcoy a ver a mi familia, y entre el viaje luego a Valencia, llegar, tener una reunión donde tenía que estar enfocado, y no l he estado mucho y luego dos llamadas de última hora y críticas, se ha echado la tarde-noche encima y escribo esto a las 22:09h, y todavía queda el baño relajante, calculo que iré a dormir a las 23h. Se presenta otra noche corta. La productividad de hoy ha sido de un 75%, bastante energía y no siestas.

Día 12 – 02/12/18

Fui a dormir a las 23:08h, desperté a las 3:35 am, con lo que dormí 4:26 am y tuve una calidad de sueño de 54%, dicho esto, el día ha ido bastante bien. Es el primer domingo aprovechado al completo desde primera hora de la mañana, desde que me he levantado hasta que he marchado por el aeropuerto me ha dado a dejar todo listo, algo que usualmente no me pasaba cuando viajaba por las mañanas. Eso me ha dado una tranquilidad tremenda, iba ganando 10-0, estaba fenomenal, luego he volado de Valencia a Madrid, donde he trabajado algo, y he hecho una microsiesta de 10 min, ya en Madrid he estado tomando líquidos, porque este era el día 7 de ayunos y recargando. Luego he volado de Madrid a Tel Aviv, donde he hecho una siesta de 45 min porque estaba viendo una película y no podía más. Me ha sentado excepcional, de hecho he despertado tan enfocado que he empezado a completar tareas hasta acabarlas todas antes de aterrizar.

Día 13 – 03/12/18

Ayer llegaba a Tel Aviv a las 23h, iba a descansar a las 0:28h, venía agotado, hoy no me he levantado hasta las 5:33 am, no he podido y he querido hacerlo antes. Así ha sido. Madrugar y despertar a esa hora me ha dado recuperación y tranquilidad, a pesar de que he despertado tarde, he ganado la batalla y he tenido el mejor día posible, con deporte, con trabajo, con turismo, entretenimiento y con descanso sin hacer nada, con buena energía y buen ánimo y buenas muy buenas vibraciones, me encuentro genial. Cada día con energía, a pesar de no dormir mucho, con enfoque, con un estado de ánimo excepcional, y llegando a todo no, un poco más incluso. Acabo el día estudiando estoicismo y con ganas de descansar y levantarme mañana a las 3am para continuar haciendo lo que hago.

Día 14 04/12/18

Estaba en pie a las 3:53am, fui a descansar a las 23:13h, con una pobre calidad de sueño, 38%, pero con un 92% de productividad, asociada también al variado número de cosas entre lo personal y lo profesional, con apenas una microsiesta de 15 minutos. He alargado ye tirado el día en todos los sentidos. No he notado una carencia de energía, enfoque, concentración o empuje, el humor genial, los sentidos despiertos, el ánimo excelente. No veo desventajas. Bueno sí, el no conseguir dominar el acostarme temprano, no lo consigo, me lleva loco, pero sigo intentando. Ahora voy a dormir a las 21:30h, por fin.

Día 15 – 05/12/18

Me acosté finalmente a las 21:58h, el despertador sonó a las 3:33 am, pero apenas podía levantarme me ha costado horrores. Una vez levantado he tenido ser problemas en todo el día, pero cada vez me cuesta más levantarme de la cama, que no despertarme. He tomado buenas decisiones, estado de ánimo inmejorable, tour, paseos, viaje a Jerusalem, me estoy acostando a las 23h, he hecho una microsiesta en el autobús de 10 min, 85% de productividad, estoy ya adaptado.

Día 16 – 06/12/18

Me acosté a las 23:24h para madrugar a las 3:45 am, he tenido menos problemas para despertar, he trabajado más que el día anterior, he hecho más, me he sentido mejor, he estado conectado. He notado algo de cansancio a principio de la mañana y luego a mediodía, lo he paliado con una siesta y ya hasta el final del día. Buen humor, más agilidad en la toma de decisiones, algo de enfoque, buena respuesta. Muy buen sentimiento, nada de negatividad, si ser contundente en dos o tres reuniones. Optimización de sueño 44%. Sigo sin acostarme pronto, no obstante.

Día 17 – 07/12/18

Me acosté a las 23:10h, desperté a las 3:22 am, hice el remolón hasta las 3:52 am, luego después de meditar hice una micro-siesta que se alargó, el día fue genial desde entonces. En el autobús realicé una micro-siesta de 8 min, hasta llegar a Tel Aviv, luego anduve por toda la ciudad, hice un buen masaje y decidí venir a pasar la noche al aeropuerto para no estar padeciendo por la hora de despertar, qué hacer, taxi, etc y no poder ser productivo en otras cosas. Muy buena elección, % de productividad del sueño, 48%, y productividad 95%, me encuentro genial y ahora a dormir a las 23:38h. Lo de ir una hora por delante es una ventaja, la verdad, te ayuda psicológicamente.

Día 18 – 08/12/18

Dormí en los bancos del aeropuerto de Tel Aviv, desesperante, apenas dormí, un 26% de optimización del sueño, una cifra sin precedentes. Luego viajé a Madrid, el vuelo fue complicado, intentaba dormir, pero entre la incomodidad de los asientos y los dolores de espalda y cuello originados por dormir en el aeropuerto, apenas descansé. Aunque esos 90 minutos me sirvieron para aguantar el día. Llegado a Madrid trabajaré, estuve reunido con mis amigos Josef y Sulaika y después marchamos a encontrarnos con un grupo de amigos, comer, dar una vuelta ay cenar, son pude darme una ducha y acostarme a las 00:09h, había sido un día largo y la noche de descanso iba a ser corta. Poquísima productividad, solo lo justo para cubrir lo necesario, casi nada de enfoque, pero no arrastré cansancio después de bajar del avión, siempre estuve despierto y participativo. Mis amigos sorprendidos de la energía y vitalidad para dormir tan poco.

Día 19 – 09/12/18

El madrugar hoy fue duro muy duro, a las 4:18 am, me excedí de las 3 am, no podía, al despertar empecé y estuve aguantando el día hasta las 10 am que decidió dormir una súper-siesta de 3h que ya me dejó en el sitio y recuperé los que arrastraba de los días anteriores. La calidad del sueño fue de un 47% y la productividad de un 80%, hice casi 2h de deporte y aproveché para estar en ayunas. El conducido el día bien, hasta ir a dormir, que de nuevo se me ha ido de las manos, son ahora las 23:34h. En fin, vamos a por otro día más.

Día 20 – 10/12/18

Madrugar y despertar fácil, eso sí, me he quedado 10 minutos en la cama, y se han alargado a 50 minutos. He dormido 3:16 am y 33% de calidad del sueño, la verdad que las cifras son poco esperanzadoras. No sigo en la cima de nada y sigo bajando horas de sueño y calidad de sueño. Esa la parte negativa, la parte positiva es aprovechar un día como el que he tenido hoy con Inconformistas, cumpliendo de principio a fin, con enfoque, enchufado, sin descanso, sin siesta, de 4 am levantado, y curso de 8am a 20:30h, al máximo. He notado que mi conexión en el trabajo ha sido fuerte y sin fisuras, con el humor sigo bien y controlando y sobre todo dando lo mejor de mí. Hoy parece que duermo antes. 21:25h a dormir y mañana a descansar un poco más.

Día 21 – 11/12/18

Desperté a las 4:17 am y me acosté a las 0:51h, un día súper exigente, donde no acusé el cansancio hasta última hora del día. No siestas pero sí bajo enfoque. El despertar muy complicado, madrugar ha sido casi misión imposible. Mucha gente está sorprendida con el experimento, mucha gente pregunta y está interesada sobre cómo medir la productividad. La calidad de sueño de hoy. Calidad de sueño de ayer fue de un 59%, de lo más alto en estos últimos días. Hoy me da que dormiré poco, empiezo a acusar el cansancio, ahora sí, eso repercute en el enfoque, no en el humor o ánimo, es sorprendente. 90% d productividad.

Día 22 – 12/12/18

Calidad de sueño de un 30%, el día que menos dormí, 2:56 am, tuve que hacer una siesta a las 7:50h de 36 min. Día movido en Madrid y también al llegar a Valencia. Desperté a las 3:48 am, tuve tres recaídas durante el día, no me he visto en mis mejores condiciones, distraído y poco atento, a pesar de esto, 85 de productividad. No tenía ganas de hablar con nadie y no hacer mucho por la tarde a última hora (sobre 19h – 20h).

Día 23 – 13/12/18

Un buen día sin duda, a pesar de haberme levantado a las 3:35 am, pero no haber podido estar muy centrado mientras respiraba y meditaba. Y luego haberme quedado 30 minutos más en la cama. He descansado todo el día después del masaje descarga de ayer. Mi calidad del sueño ha sido 49% y he dormido casi 5 horas, nada mal para lo que estaba acostumbrado. Sin embargo cansado a media mañana, no he podido dormir siesta, porque las responsabilidades lo han impedido. He viajado a Alicante y he estado reunido durante 2:30 am, luego he marchado a cenar, y ahora acabando de trabajar a punto de dormir, Enfoque muy bueno y productividad de un 88%.

Día 24 – 14/12/18

De Alicante a Amsterdam, fui a dormir el día de antes a las 23:34h, desperté a las 3:43 am y tuve una calidad del sueño de un 55%. Cuando iba al aeropuerto notaba somnolencia, cuando estaba en el avión también, tuve una micro siesta de 20 min y ya aguanté hasta ahora que son las 22:44h. He sido bastante poco productivo porque entre otras cosas me encuentro empezando el retiro. Hoy no mediré la productividad, pero si tuviera que hacerlo sería baja, no llegado ni a las tareas mínimas. Aunque hoy y mañana y domingo hasta por la tarde desconectaré de lo que esté relacionado con trabajo. El enfoque ha sido bueno, mucho apetito, pocos problemas para madrugar y con ganas de ir a dormir.

Día 25 – 15/12/18

Fui a dormir a las 23:04h, desperté a las 3:09 am, mi calidad en sueño fue de un 44%, dormí 4:04 am. El día no tuvo % de productividad porque estuve en el retiro Synthesis, estuve conectado a mí y desconectado del resto. No sentí cansancio. Corrí 10k, hice power yoga, HIIT, medité, luego en la ceremonia medité de nuevo por casi 2h seguidas sin moverme, no tuve somnolencia en ningún momento, me encontré bien y muy activo.

Día 26 – 16/12/18

Segundo y último día de retiro, he dormido mucho más, me he levantado a las 3:42 am, he dormido 4:40 am, potencia del sueño un 49%, al madrugar no sabía que hacer ya que estaba de retiro y he pegado una cabezada de 1:10 am, he empezado el día y he estado bien hasta ahora, que son las 22:20h y voy a descansar, siento un poco de cansancio y sobre todo no quiero acostarme tarde y tener que volver a pagar el pato. He tenido que quedarme en Amsterdam porque el vuelo se ha cancelado por la nieve, no había vuelos y he tenido que rehacer ruta, haciendo noche aquí y saliendo mañana las 8 am para Madrid. Objetivo, madrugar.

Día 27 – 17/12/18

Acostándome ayer a las 22:33h, levantándome a las 3:18h am, teniendo un 52% de optimización del sueño, buen enfoque, de vuelta a la normalidad, 88% productividad, volando en tres ciudades, dando tres cabezas en los aviones. Aguantando hasta final de la noche otra vez de vuelta en casa. Eso sí, acabando el día con un baño relajante. Un día más. Sigo sin acostarme pronto, creo que ya lo doy por sentado. He estado muy calmado, reflexivo, pero tratado de sentir y no dejarme llevar por las circunstancias, controlando lo que puedo controlar.

Día 28 – 18/12/18

Hoy he dormido poco, a las 23:32h iba a dormir y me he levantado a las 3:43 am, he dormido 4:11 am y he tenido una calidad sueño del 46%, ahora son las 23:46h y todavía sigo despierto. No pinta bien hoy, todavía con algo que terminar, pero no sé si llegaré a terminarlo la verdad. Creo que iré a dormir y mañana más, porque de lo contrario no llegaré a levantarme mañana recuperado. Hoy he hecho lo que he podido, después de presentaciones, recados, trabajo, no he llegado a lo que tenía que llegar, pero he estado enfocado.

Día 29 – 19/12/18

He dormido 4:03 am porque me he levantado a las 4:04 am, he tenido un 42% en productividad del sueño, ayer me acosté tarde. Hoy ha sido un día redondo, quizá el mejor de todos desde que comencé el experimento, he descansado, he tomado el día con calma, he paseado, escrito, disfrutado de mí, de mis ratos, de mi trabajo, he llegado a hacer de todo, tres lecciones del curso que estoy haciendo, grabar el podcast, cuatro regiones, tres propuestas de negocios. Conceptualizar dos nuevos proyectos, el día con más productividad, 98%, y sin duda con más enfoque de todos. Y encima un baño relajante y a acostarme antes de las 22h, me ha tocado la lotería.

Día 30 – 20/12/18

52% de optimización del sueño, fui a dormir a las 22:26h el día de antes, dormí 4:42 am, me sentí muy bien durante el día. Tuve 80% de productividad porque al final del día ante los cursos de The Marketing Seminar que hago me quedé sin enfoque y energía, no pudiendo hacerlo con la calidad que necesitaba hacerlos. Así que voy a dormir y lección aprendida para hacer todo esto en la mañana cuando estoy más fresco, enfocado y “en flow”. Mucha acción, deporte, presentación en Castellón, bastante trabajo, contento por el día, ya solo queda un día de experimento.

Día 31 – 21/12/18

Día con un difícil despertar, sueño muy profundo. Me acosté a las 23:07h el día de antes, el despertador sonó a las 3:37 am, el momento de despertar me costó mucho. Luego al trabajar, como no había hecho activación, a las 8am debía darme una siesta de 20 min. El resto del día ha ido fluyendo bastante, entre trabajo, deporte, reuniones, masaje, encontrarme con Víctor, hacer la compra, cenar juntos, lo que me acuesto, para ser el último día a una hora a la altura, a las 0:30h. Además de haber decidido alargar un día más para fortalecer la autodisciplina.

Día 32 – 22/12/18

Día de buen despertar y buen gancho con el trabajo, aprovechando por la mañana. Luego retiro de dos días con meditación con sonido. Nada de fatiga durante todo el día, ninguna siesta, buena productividad. Dormí 4:10 am, tuve calidad de sueño de 44%, aun así me sentí bien durante el día, eso sí muy relajado, calmado, tranquilo, tomando las cosas con relajación. Fue el día extra y acaba aquí el experimento.

4. Reflexiones y conclusiones en formato vídeo

Este vídeo de una hora y 27 minutos contiene la impresiones recogidas cada día después de madrugar. Además de las reflexiones y conclusiones finales pasadas dos semanas. Decidí unir todo el contenido de forma audiovisual para darle a este experimento sobre madrugar más coherencia y expansión:

5. Hipótesis

Aquí comparto las hipótesis resultantes de las pruebas hechas durante los 31 días de madrugar.

¿Cuál es la importancia relativa de este experimento? Aquí hay cuatro factores relevantes:

Se puede ser más productivo dentro y fuera del trabajo durmiendo menos y sin que esto aboque en consecuencias negativas a corto o medio plazo.

Despertar a las 3am ayuda a estar por delante de responsabilidades personales y profesionales.

Levantarte tan temprano supone una ventaja competitiva respecto a la capacidad de reacción versus proactiva que tenemos frente a las cosas.

El cambio de estado de ánimo y humor es más que notable debido a ligereza mental y claridad que se alcanza.

6. Aprendizaje validadodescubrimientos

Experimento sobre madrugar y levantarse a las 3am durante 31 días seguidos - Isra García

Los descubrimientos primarios tienen que ver con responder a las preguntas planteadas para iniciar el experimento

  1. Pregunta: ¿Es tan decisivo levantarse pronto para hacer el trabajo que importa y sobresalir? Respuesta: después del experimento y el estudio, sin duda alguna es un turbo para ambas cosas. Principalmente porque tomas la delantera no solo al resto, sino a ti mismo, a los inconvenientes que puedan ocurrir y los imprevistos que puedan surgir.
  2. Pregunta: ¿Cuál es la razón de madrugar a las 3 de la mañana durante 31 días seguidos? Respuesta: comprobar qué sucedía cuando despiertas antes que el resto. Lo que sucede es que vas por delante, tienes más tiempo para ti y más tiempo para los demás.
  3. Pregunta: ¿Cuál es el motivo para despertar más pronto que nadie? Respuesta: observar cómo es mi vida en un extremo que no había estado nunca. ¿Cómo es? Mucho más eficiente, más ultraproductiva y con mejor estado de ánimo y humor.
  4. Pregunta: ¿Qué es lo que sucede cuando madrugas y te despiertas a las 3am durante 31 días? Respuesta: primero, no he despertado a las 3 am en punto todos los días, porque no he podido ir a dormir lo pronto que desearía. Segundo, lo que sucede, es que tienes menos razones para procrastinar y entretenerte en cosas que no aportan, además de que lo ves con muchas más claridad. El resultado final es poder liberar espacio mental ocupado inútilmente, lo cual te da una sensación de tranquilidad, libertad y bienestar que no había sentido antes.
  5. Pregunta: ¿Cómo cambia el madrugar a las 3 am tu estilo de vida y tu parte profesional? Respuesta: al tener más tiempo y más libertad mental y física, puedes decidir hacer más cosas. Por ejemplo, he acabado un máster online que no hubiera acabado sin el experimento, donde he tenido que dedicar entre 2 y 3 horas por día durante 37 días. He practicado más deporte, he tenido más tiempo para hacer cosas con amigos, familiares, viajar, desconectar. Respecto a mi trabajo, a las 11am había terminado el 85% de mi jornada, y afrontaba cualquier interacción o problemática, con una actitud mucho más optimista, decidida, empática y relajada.
  6. Pregunta: ¿Qué pasa con la ultraproductividad, se puede mejorar? Respuesta: absolutamente, por todo lo mencionado arriba, en el análisis diario y en los porcentajes de productividad diaria. Al madrugar tienes más tiempo libre de interrupciones y distracciones, solo las tuyas propias, las cuales eres más sensible todavía. Tienes más tiempo de calidad, en trabajo y vida.
  7. Pregunta: ¿Cómo afecta al Alto Rendimiento? Respuesta: si tienes más tiempo de calidad y lo utilizas sabiamente, puedes distribuir más calidad a cada una de las dimensiones del ser humano. He alargado tiempos en meditación por ejemplo. He podido hacer un journaling más detallado y extenso, he tenido mejor tiempo para respirar y hacer las cosas a un ritmo más pausado. Al final es tiempo, que si sabes cómo utilizarlo, su poder se multiplica.
  8. Pregunta: ¿Cómo ayuda este superhábito de madrugar a las 3am? Definitivamente ayuda a ganar el pulso al día, a tu tiempo, a tu trabajo y a todo lo que tú elijas, pareja, familia, hijos, emprender, hobbys, etc.
  9. Pregunta: ¿Cuánto trabajo importante he sido capaz de crear durante el experimento? Respuesta: los índices de productividad en el cuadro de mando lo dicen todo, más del que hubiera imaginado.
  10. Pregunta: ¿Qué son las cosas más positivas que he encontrado en el experimento? Respuesta: el tiempo de calidad para dedicar a lo que más necesites o te apetezca. El poder ganar el día al principio del día, la sensación de haber hecho lo más pesado y arduo al principio de la mañana, y la sensación de libertad que eso te da. Otra cosa que me ha sorprendido gratamente es lo bien que he estado durmiendo tan poco, alrededor de unas 4:45 am de media, cuando dormía antes sobre unas 7:50h de media, me he dado cuenta de que no necesito dormir tanto.
  11. Pregunta: ¿Qué cosas negativas he encontrado? Respuesta: el gran problema de no conseguir acostarme pronto más que unos pocos días. El cansancio que algunas veces, no muchas, experimentaba. El periodo de adaptación de los primeros días. El tener poca vida social nocturna, aunque más de la que esperaba, pero eso mermó mis horas de sueño. El sacrificio de hacerlo y mantenerlo.
  12. Pregunta: ¿He desarrollado alguna habilidad núcleo a raíz del experimento? Respuesta: sí, la de optimizar mi sueño.
  13. Pregunta: ¿Cuál ha sido el impacto de esta prueba sobre mi salud y rendimiento? Respuesta: análisis con mejoras en la analítica, pero no sustanciales. Sueño perfecto, estado mental en el sitio, pero por ejemplo emocional me siento más tranquilo y suelo. En espiritual más

7. Limitaciones y consideraciones al madrugar a las 3 am

Esta última sección se refiere a todos los contratiempos encontrados durante la realización del experimento:

  • Ha sido prácticamente imposible para mí madrugar a las 3am en punto todos los días.
  • Mi mayor problema ha venido a la hora de acostarme, solo he conseguido acostarme pronto en un 20% del experimento.
  • He pasado de descansar muchas menos horas como indicaba en la sección de aprendizaje validado.
  • No he restringido mi actividad social para realizar este test, aunque ello significara dormir mucho menos o apenas nada.
  • La calidad de sueño ha bajado considerablemente al madrugar, eso es un hecho. Sin embargo, eso no ha supuesto un declive notable en mis niveles de energía, si bien algo más de cansancio acumulado.
  • He tomado melatonina para dormir como usualmente, misma dosis, mismo efecto.

8. Conclusión final

Madrugar es definitivamente un “hack” decisivo para ganar el día, tener mejor buen humor, gozar de un estado de ánimo más positivo. Ganar más enfoque y aliviar la carga mental de la procrastinación. Conseguir mucho más, tener más tiempo para uno mismo y exprimir el día en todos los sentidos. Incluso, como has podido observar, tener más energía descansando menos.

Dic
19

3 días en un retiro de psicodélicos – experimento psilocibina

By Isra Garcia  //  Experimentos  //  No Comments

Hace unos días entré en el retiro de psicodélicos Synthesis. Un centro seguro, protegido, profesional, legal, y médicamente supervisado, que utiliza la psilocibina que proviene de las trufas para desarrollar el potencial humano en todas sus dimensiones y sentidos. Ayer finalizó la experiencia. Voy a transformar este post en una especie de informe que explica todo lo experimentado. Porque para mí era un experimento, además de una experiencia vital. Lo que no sabía es que iba a ser tan profundo.

El retiro de psilocibina

A 40 minutos de Amsterdam, en Zandvoort, en una iglesia antigua que ha sido reformada. Esta es su ubicación aquí. El retiro constaba de tres días, el primero de llegada aclimatación, el segundo el día de la ceremonia de psilocibina y el tercero integración y despedida. En el vídeo que he grabado sobre la experiencia, explico los acontecimientos por orden cronológico.

El retiro de psicodélicos synthesis, donde utilizan la psilocibina de las trufas

Los facilitadores

Sin duda alguna lo más sobresaliente, un grupo súper-preparado de profesionales que actúan como guías, acompañantes y entrenadores desde que llegas hasta después de haberte marchado, desde Natasha y Dan hasta Martijn, la cocinera o el grupo de médicos que vigilan por el bienestar de los participantes. Puedes saber más sobre todos ellos aquí, aunque no aparecen todos los que son.

El grupo de participantes

Éramos 16 personas previamente seleccionadas, compartía experiencia con algunos de mis amigos. Había personas que venían desde Rusia, desde Estados Unidos, Bélgica, Alemania, otros incluso que repetían por segunda ocasión. Era un grupo muy homogéneo y variado, partiendo desde los 30 años hacia incluso los 50.

Qué es el retiro de psilocibina Synthesis

Resumido, es un lugar que permite poder profundizar y llegar hasta la raíz de las intenciones que traigas contigo, simple y llanamente.

La psilocibina y sus efectos en la mente y emociones

Las intenciones

Mira, es posible que tengas una cierta idea de por qué haces lo que haces, vas donde vas, actúas como actúas, piensas como piensas o trabajas en lo que trabajas. O es posible que no.

Esta “idea” variará dependiendo cómo tu mente esté cableada, podría presentarse de muchas maneras diferentes. Hay personas visuales, otras más pensativas, otros más analíticos, otros sensitivos o kinestésicos. A pesar del tipo de persona que seamos, es importante tener claras nuestras intenciones, sobre todo cuando participas en una experiencia sagrada y transformacional como esta.

Como decía, hace unos días que terminó el experimento Psilocibina. Una parte crucial fueron las intenciones, las cuales sirven para trabajar sobre el pasado personal, la curiosidad, la creatividad, el propio crecimiento y la mejora exponencial.

Mis 7 intenciones y hallazgos

Estas son las 7 intenciones sobre las que trabajé (y trabajaré) y los hallazgos resultantes:

1. Falta de merecimiento propio. Auto-juicio, auto-exigencia, autocrítica excesiva. Hallazgo – entendí por qué siento que a veces no merezco lo que tengo, cómo aceptarlo y encontrar la mejor forma de superarlo. La clave: aprender a recibir y eliminar mis creencias limitantes.

2. Ansía por atención y mi búsqueda por “más”: por qué este apetito insaciable por más y mejor. Hallazgo – principalmente por la falta de cuidado 

3. Encontrar que es lo que había en lo más profundo de mi ser. Ir tan profundo como se pudiera para responder las preguntas… ¿qué es lo que me empuja tanto hasta hacerme sentir imparable? Respuesta: mi naturaleza, mi espíritu, mi forma de ser, mi esencia, nada más. ¿Cuál es mi don? Empujarme primero a mí, y como consecuencia, empujar a otros a liberar el potencial ilimitado que poseemos, meterme a mí y a otros en grandes líos, ser capaz de ir más allá continuamente. ¿Dónde necesito enfocarme de manera radical? En mí, en cuidarme más, en los experimentos que llevo a cabo, y en el alto rendimiento.

4. ¿Cómo podía ser más “yo” y menos lo que necesitaba ser, o lo que pensaba que necesitaba ser? El gran propósito y significado. Hallazgo – ¿Cómo? Me di cuenta de que era un espejismo, ya era todo, ya soy todo, no hay nada más que alcanzar o buscar.

5. Disolución del ego. Hallazgo – el problema no es que el ego aparezca, el problema es que piense que pueda disolver el ego.

6. Amor y amor propio; ¿hay algo aquí que debería haber aprendido y he pasado por alto? Hallazgo: sí, aprender a recibir tanto como dar, sin deudas, sin remordimientos. Seguir cuidándome, mucho más de todo lo que me castigo.

7. Desatar todo mi potencial, expandiendo, estirando y fortaleciendo mi máximo rendimiento? Profundizar tanto como pueda en mi psique, alma, cuerpo y emociones para desbloquear todo lo que estaba bloqueado y/o durmiendo. Despertar desde las sensaciones. Sentir más, pensar menos. Hallazgo – no necesito más, o mejor o más extremo, necesito ser más gentil, conmigo y con el entorno, entrar más en conexión con la naturaleza, con la tierra, con lo simple y lo fácil. 

He entendido que para encontrar el resultado que queramos, necesitamos elegir nuestras intenciones de forma cuidadosa. Porque su profundidad determinará el grado de transformación que experimentaremos.

Los 4 tipos diferentes de experiencias chamánicas

Nos explicaron que hay cuatro tipos diferentes de estas experiencias, son las siguientes:

  1. Nada: cuando te sientas contigo y nada ocurre.
  2. Pinta: cuando aparecen fractales, colores, y formas.
  3. Emocional: cuando algo emocional toma forma y acaba manifestándose de manera física.
  4. Guía: cuando aparece una entidad en forma de guía.

Sin duda mi experiencia estuvo entre el #1, #2 y #3.

Preguntas interesantes que me llevo del experimento psilocibina

Esto es lo que extraje y más me llamó la atención en forma de preguntas. Hay dos que son extraordinarias (adivina cuáles son)

  • ¿Por qué lo tomas de forma personal?
  • ¿Cómo serías capaz de jugar con ese suceso?
  • ¿Cuál es la primera vez que sentiste es miedo, alegría, júbilo, plenitud, frustración? (sea la sensación que sea)
  • ¿Qué me vas a enseñar? (refiriéndote a la situación que estés viviendo)
  • ¿Cuál es el regalo que saldría de todo esto?
  • ¿Qué es lo correcto sobre lo que está pasando que todavía no estoy viendo?
  • ¿Cuál es la última vez que lloraste de alegría? ¿Y de tristeza?
  • ¿Qué es lo que el miedo está tratando de enseñarme?
  • ¿Es el ego que está intentando controlarme?
  • ¿Dónde aparecen los signos de que no estás integrando lo aprendido?

Claves sueltas resultantes

Aquí algunas claves que recojo de todo lo que se fue diciendo y pude escribir antes, durante y después de la experiencia con la psilocibina:

  • Debemos sentirnos cómodos lidiando con el rechazo.
  • Recrea la experiencia cuando llegues a casa, con la música, el olor, las sensaciones, escribiendo.
  • Estamos y debemos estar preparados para todo.
  • Tu llanto ayudará a otra persona.
  • El está en el cuerpo, no en la mente.
  • Mantra: voy a ser autocompasivo. Soy perfectamente imperfecto. Mi vida, mi esfuerzo, mi resultado, es como debe ser.
  • La clave es la auto-reflexión.
  • No puedes obtener amor propio sin auto-aceptación.
  • Técnica de liberación emocional: tapping.
  • La respiración no es suficiente cuando hay creencias limitantes.
  • Meta-consciencia: darte cuenta de que no te estás dando cuenta. Si sucede, no te sientas culpable, ni te castigues, solo cambia el comportamiento.
  • Integración cognitiva: la técnica del journaling.
  • He aprendido dos nuevos mantras.
  • Qué me llevo profesionalmente hablando:
    • Un proyecto resuelto que no sabía enfocar.
    • Dos nuevas ideas de negocio.
    • Un acción para lanzar un nuevo proyecto.
    • Articular el proyecto de Alto Rendimiento para empezar ya.
    • Dos nuevas colaboraciones.
    • Un proyecto conjunto con Valentino.

Reflexiones y conclusiones experimento psilocibina

Este vídeo recoge mi testimonio antes, durante y después del experimento. Incluyendo una breve entrevista junto a Martijn Schirp.

¿Alguna pregunta sobre el experimento o el retiro? Si estás interesado en participar, puedes solicitar tu admisión aquí.

Nov
14

Por qué voy a levantarme a las 3 am durante 31 días seguidos – el experimento

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

Tanto tú como yo hemos leído mucho sobre el poder de madrugar. Es sin duda un superhábito para hacer posible La Gran Mañana. Pero, ¿se podría llevar más allá? ¿Qué sucedería si lleváramos el madrugar hasta el margen/extremo? ¿Es viable despertar a las 3 de la mañana como algo normal después de haber dormido bien?

Marcar la diferencia requiere madrugar

Hace un tiempo descubrí que algunas de las personas que más hacen y consiguen en este mundo se levantan a las 4 de la mañana. Me refiero a personas como Dwayne “the Rock”, Benjamin Franklin, Obama, Charles Darwin, Robin Sharma, Bill Gates, Lexy Funk, Jack Dorsey (Twitter), Richard Branson. Otros como Dave Cush (Virgin), Robert Iger (CEO Disney), Padmasree Warrior, Michelle Gass (Starbucks) o Andrea Jung (Avon) a las 4:30am. Incluso hay algunos como Tim Cook, Dan Lee o Brett Yormark (New York Jets) que se levantan a las 3:30-3:45am. Aunque pocos superan a Margaret Thatcher, quien apenas dormías entre tres y cuatro horas al día.

Aquí El País habla sobre empresarios y emprendedores que se levantan desde las 4:30am hasta las 6am. Hay otros perfiles que oscilan las 4am. La mayoría de personas “exitosas” parece que se levantan entre las 4:45am y las 6:30am. Vaya.

¿Está madrugar y levantarse pronto realmente relacionado con hacer el trabajo que importa y sobresalir? ¿Es tan decisivo?

Por qué voy a despertar a las 3 de la mañana cada día durante 31 días...

Experimento (y reto) despertar a las 3 de la mañana durante 31 días seguidos

Siempre he sido una persona con problemas para madrugar y levantarme más tarde de las 7 am. Así que en esta ocasión no solo voy a experimentar, sino que además voy a retarme a levantarme a las 3 de la mañana cada día durante 31 días seguidos.

¿Por qué el despertar a las 3 de la mañana durante 31 días seguidos? ¿Por qué levantarte más pronto que nadie?

Mi pregunta aquí es ¿Y por qué no?

¿Qué me lo impide? ¿Qué sucede cuando te levantas a las 3am todos los días? ¿Cómo cambia tu trabajo y tu vida? (si cambia). ¿Cómo afrontas las cosas? ¿Cómo de ultraproductivo eres capaz de ser? ¿Ayuda a expandir y optimizar el Alto Rendimiento? ¿Qué cambiará en uno mismo el adquirir el hábito de levantarse a las 3 de la mañana y ganar el día? ¿Cuánto y qué seré capaz de producir en todos esos días? ¿Qué cosas positivas traerá a mi vida adqurir este superhábito? ¿Y qué otras cosas no tan positivas también descubriré llevando dicho experimento a cabo? ¿Conseguiré dominar el madrugar? ¿Desarrollaré alguna habilidad núcleo como consecuencia? ¿Qué impacto tendrá sobre mi salud? ¿Y sobre mi rendimiento mental, físico, emocional y espiritual?

Madrugar más de lo que me gustaría

Solo conozco una forma de saber la respuesta a estas preguntas, probándolo. Así que a partir de esta noche, dormiré más temprano para despertar a las 3 de la mañana cada día y ver que efecto tiene en mi vida y trabajo. Diseñaré un cuadro de mando cualitativo y cuantitativo y seguiré muy atentamente los avances de cada día. Al terminar compartiré los resultados tal y como he hecho con todos los experimentos hasta día de hoy.

El objetivo es levantarme a las 3 de la mañana y seguir el proceso, donde quiera que me lleve. No cabe duda, que ante viajes, compromisos, estilo de vida, eventos, trabajo y más, va a ser un gran desafío. Voy a volver a ponerme a prueba, contra mí mismo.


Nov
13

48 días de nootrópicos – buscando la potenciación cognitiva (experimento Neurohacking)

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

El pasado septiembre comenzaba un experimento que tenía como objetivo comprobar la eficacia o ineficacia de los nootrópicos, también conocidos como potenciadores cognitivos. Además, quería comprobar, como en el experimento de la microdosis de LSD, el efecto que estos “suplementos” tendrían a corto, medio y largo plazo. Y si, en mi búsqueda incansable por encontrar nuevos límites resultados, podría extraer nuevos inputs que ayudarían a seguir optimizando mi (alto) rendimiento mental, espiritual, emocional y físico.  La herramienta en esta ocasión: los nootrópicos y potenciadores cognitivos.

Qué nootrópicos y potenciadores cognitivos he utilizado

Los nootrópicos y potenciadores cognitivos que he utilizado para el experimento Neurohacking / brainhacking

Para el experimento he utilizado las siguientes “drogas inteligentes”:

En el bloque 1 podrás ver las tomas, las cantidades y los efectos de cada nootrópico.

Cómo he llevado a cabo el experimento de los nootrópicos y potenciadores cognitivos

En esta ocasión, he dividido el experimento en tres bloques.

1. Cuadro de mando 48 días testeando con nootrópicos y potenciadores cognitivos

El primer bloque corresponde a un cuadro de mando donde analizo los siguientes parámetros:

  1. Fecha.
  2. Día.
  3. Tipología del nootrópico.
  4. Cantidad/consumo.
  5. Hora de la toma.
  6. Reflejos.
  7. Sensaciones
  8. Energía.
  9. Enfoque.
  10. Memoria.
  11. Impacto físico.
  12. Impacto mental.
  13. Impacto emocional.
  14. Impacto espiritual.
  15. Conclusión.
  16. Observaciones.
  17. Anotaciones extra.

En este enlace puedes encontrar el cuadro de mando de los 48 días de Neurohacking al completo. Es el seguimiento de los efectos de los nootrópicos y potenciadores cognitivos.

2. Análisis descriptivo diario

El segundo bloque corresponde a un seguimiento diario más detallado. En este seguimiento mi objetivo era describir cómo reaccionaba frente a los siguientes factores evaluados:

  1. Impresiones y sensaciones diarias.
  2. Mayor capacidad de enfoque y concentración (sí/no – apuntes).
  3. Obtención de energía y actividad cerebral extra (alto, bajo, mucho o poco).
  4. Nivel diario de claridad mental (sí/no, mejor/peor, alto/bajo)
  5. Mejora de la creatividad (sí/no – y apuntes).
  6. Acelerar el proceso de toma de decisiones y resolución de conflictos (sí/no – y apuntes).
  7. Capacidad de acción-reacción diaria (sí/no, alta/baja – y anotaciones).
  8. Estado de flow diario: (sí/no – y observaciones).
  9. Aparición de hacks de ultraproductividad (sí/no – y cuales).
  10. Mejora del rendimiento físico (sí//no – y efectos).
  11. Cambios en estados de ánimo (sí/no – y descubrimientos).
  12. Conclusión diaria.
  13. Detalles extra.

A continuación encontrarás cada uno de los 48 días donde experimenté con esos nootrópicos y potenciadores cognitivos. Verás que cada día contiene trece puntos, cada uno de esos puntos corresponde a la leyenda explicativa de arriba.

Día 1 – 12/09/18

Día más despierto, me sentí más alerta y más cómo “impulsado” sentí más energía vibracional, muy leve.

  1. Sí.
  2. Sí.
  3. No.
  4. No.
  5. No.
  6. Sí.
  7. No.
  8. No.
  9. No.
  10. No.

Apreciaciones muy sutiles, me he notado como más situado.

La sensación es extraña, no es mala, eso seguro, no sabría describirla.

Día 2 – 13/09/18

  1. Mi energía y mi actividad me tienen aquí a las 00:43 con la cabeza despierta y al 150% desde las 7:45am.
  2. Sí.
  3. Mucha más.
  4. Igual.
  5. No se observa nada más allá de lo normal.
  6. Igual.
  7. Sí, bastante.
  8. Sí.
  9. No.
  10. No.
  11. No
  12. Me he dado cuenta de que cuando estaba atento, me perdía y me concentraba mucho y conseguía ver más cosas que de manera normal.
  13. Mayor estado de fluidez.

Día 3 – 14/09/18

  1. He tenido un despertar en el que me he levantado desorientado por la cantidad de sueños consecutivos que recuerdo, nunca había vivido algo así. Durante el día he ido como una apisonadora de trabajo, me he comido todo el día trabajando sin parar, he perdido la noción del tiempo de todo.
  2. Muchísima.
  3. Actividad sin parar.
  4. No ha variado.
  5. No se observa nada más allá de lo normal.
  6. Más rápido.
  7. Normal.
  8. Sí.
  9. No.
  10. No.
  11. He tenido que parar a las 19:30h porque si no hubiera incluso ni comido o hecho deporte o descansado.
  12. Mayor estado de fluidez, una gran intensidad.
  13. Nada.

Día 4 – 15/09/18

  1. La sensación de actividad mental es mucho más controlada y menos desatada, es intensa pero no tan eléctrica.
  2. Mayor.
  3. Sin parar, menos que ayer, o igual pero no con tanto descontrol.
  4. Sí.
  5. Mayor resolución, eso sí.
  6. Sí, más fluidez.
  7. Leve mejoría.
  8. En ciertos momentos, sobre todo mañana y noche.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Me encuentro mucho más calmado, sereno y tranquilo, y con una considerable actividad neuronal.
  13. Bienestar.

Día 5 – 16/09/18

  1. Hoy ha sido un día normal, lo que me he dado cuenta es que mi mente no se distraía con cosas como el teléfono, sino que me daba más cuenta de mí y de lo que estaba pasando a mi alrededor cuando quería. He notado más sensaciones en el ciclismo, en el yoga y la meditación.
  2. Sí, mayor.
  3. Energía mayor que sin el experimento. Igual que actividad.
  4. Sí. Más que ayer.
  5. Normal.
  6. Igual que ayer.
  7. Ninguna mejoría.
  8. En meditación y yoga.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Es como poder estar más despierto a todo.
  13. Sosegado.

Día 6 – 17/09/18

  1. Es como cada día darte más cuenta de más cosas, es como acelerar ese proceso, saboreándolo.
  2. Sí, más que ayer.
  3. Mayor intensidad, pero controlada.
  4. Sí, un poco más de claridad, lo noto al enviar emails, hacer llamadas, interactuar con otras personas.
  5. Nada notorio.
  6. Igual que ayer.
  7. Ninguna mejoría.
  8. Mientras andaba, iba en bici o pasear.
  9. Mejor fluidez en el modo multitarea.
  10. No.
  11. No.
  12. Me auto-evalúo con más facilidad, rapidez y claridad.
  13. Nada.

Día 7 – 18/09/18

  1. Incremento las sensaciones.
  2. Sí, más que ayer.
  3. Mejor control del trabajo mental.
  4. Una claridad mental que me permite enfocarme mejor.
  5. Nada relevante, como ayer.
  6. Igual que ayer.
  7. Ninguna mejoría, igual que ayer.
  8. Constante.
  9. No saltando tanto entre tarea y tarea.
  10. No.
  11. No
  12. Mejor análisis propio y externo.
  13. Nada.

Día 8 – 19/09/18

  1. Un día con más energía y enfoque, y atención, sigue incrementando.
  2. Sí, más que ayer todavía, quizá más aún por el ayuno.
  3. Como más fijación y obsesión por hacer tareas.
  4. Noto más claridad mental al expresar mis ideas a otras personas, al preguntar y comunicarme.
  5. Mayor fluidez en ideas de proyectos, y propuestas de acciones creativas de forma espontánea para clientes y otros proyectos.
  6. Igual que ayer.
  7. Respondo antes y retengo más la información.
  8. Entro más fácilmente en estado meditativo o contemplativo.
  9. Más fácil desconectar a pesar de estar enfocado.
  10. No.
  11. Me noto muy centrado todo mi ser.
  12. No he pasado nada de hambre con el ayuno, el día ha volado y he hecho de todo.
  13. Día de ayuno.

Día 09 – 20/09/18

  1. Potencia y más potencia.
  2. Sí, mucha más.
  3. Sí.
  4. Sí, bastante más.
  5. Seis ideas en mejor tiempo.
  6. Más contundente.
  7. Es mayor porque siento mejor estado mental.
  8. He estado en flow durante 35 minutos mientras meditaba en la playa.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Me encuentro exultante.
  13. Súper reflexivo.

Día 10 – 21/09/18

  1. Día sin tanta intensidad mental, pero con gran facilidad para concentrarme.
  2. Sí.
  3. No.
  4. Sí.
  5. Mayor facilidad para conceptualizar ideas y presentarlas, en tiempo récord, casi de forma inmediata.
  6. Más rápido.
  7. Sí.
  8. Trabajando mucho más fácil.
  9. Sí, biografía del flow y análisis del mismo.
  10. No.
  11. No.
  12. Me encuentro bien.
  13. Tarde con Eric, enriquecimiento mental. Entro en conversaciones con más profundidad, formulo mejores preguntas presto más atención y no se escapa ni un detalle

Día 11 – 22/09/18

  1. Nada digno de mencionar.
  2. Sí.
  3. No.
  4. Normal.
  5. No.
  6. No.
  7. No.
  8. En tres momentos del día.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Nada destacado.
  13. Nada. Fue el día más normal que he experimentado en el experimento.

Día 12 – 23/09/18

  1. Una mayor agitación en mi mente y en mis emociones.
  2. Sí.
  3. Sí, no mucha, pero sí.
  4. Más despejado que de lo normal.
  5. No, pero encontraba más atajos.
  6. Sí.
  7. Sí, muchísimo más.
  8. No.
  9. No.
  10. No. De hecho no he salido con la bici, pero he hecho 90 minutos de power yoga.
  11. Animado, bueno.
  12. Alpha Brain combinado con Qualia Mind es una mezcla potente, nada desatada, si no interesante.
  13. Me siento bajo un control asombroso de la mente. Cruzar Alpha Brain con Qualia Mind es una buena mezcla, porque tienes una actividad más progresiva y controlada.

Día 13 – 24/09/18

  1. Un mayor tiempo de reacción, enfoque y más capacidad de trabajar durante más tiempo.
  2. Sí.
  3. Sí.
  4. Me encuentro fluido durante todo el día.
  5. No.
  6. Sí, incrementando.
  7. Sí.
  8. En ciertos momentos, a partir de los 15 minutos en tareas como escribir, desarrollar presentaciones y trabajar en TMS.
  9. No.
  10. No. Día de descanso.
  11. No.
  12. Cuando aprovechas para centrarte en trabajar consigues hacer el triple de lo que haces en una jornada normal.
  13. Día de ayuno 1. Siento que al cruzar con un ayuno, obtienes más energía, enfoque, creatividad y entras en menos 5 minutos en estado de flow.

Día 14 – 25/09/18

  1. Actividad mental imparable, energía inagotable. Más de 17 horas trabajando al 100%.
  2. Sí.
  3. Sí.
  4. Despejado.
  5. No tan fluido.
  6. Bastante. Mucho.
  7. sí.
  8. No, porque he hecho más de 75 tareas en el día y he ido saltando de una a otra muy rápido.
  9. Sí, dentro de la preparación de una conferencia que doy próximamente sobre el tema. Aquí si ha habido flow, pero en intervalos cortos.
  10. No. Día de descanso.
  11. No.
  12. Mezcla de Qualia Mind con Alpha Brain, y Brain Octane para dormir, hace que duerma menos, despierte mejor y tenga una gran energía mental durante el día, mayor que de costumbre.
  13. Día 2 de ayuno, he completado una infinidad de tareas que parecían imposible de acabar en dos días.

Día 15 – 26/09/18

  1. Más de 20 horas de actividad y sin dormir de un día al otro y sin síntomas de cansancio notorio.
  2. Sí.
  3. Sí.
  4. Normal.
  5. Nada notorio.
  6. Nada a destacar.
  7. Sí.
  8. No, más multi-task.
  9. Fluir sin dormir.
  10. No.
  11. No.
  12. La toma se adapta y yo me adapto y me encuentro en un estado poderoso de conexión conmigo mismo.
  13. Nada. Hoy he hecho de todo y no he sentido agotamiento o cansancio mental en ningún momento, más de 24 horas despierto.

Día 16 – 27/09/18

  1. Estar despierto todo el día a pesar de llevar más de 30 horas sin dormir y estar trabajando y viajando de un lado a otro.
  2. Sí.
  3. Sí.
  4. No.
  5. Nada notorio.
  6. Decidir más rápido.
  7. Sí.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. Mucha intensidad y buen ritmo de trabajo, enfoque, energía y resistencia.
  12. Energía pero mala cara.
  13. Alargando hasta las más de 40 horas despierto, con algunos bajos de energía entre la hora 30 y la 35 una micro-siesta y de nuevo a continuar.

Día 17 – 28/09/18

  1. Día de descanso, con poca actividad, la toma de hoy solo el Think Smart y el Unfair Advantage para dormir.
  2. No.
  3. Normal.
  4. Más atento.
  5. No.
  6. No.
  7. No.
  8. Mayor desconexión en meditación.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Actividad normal.
  13. Nada. Día de descanso de nootrópicos debido a que no iba a estar empujando el trabajo intelectual.

Día 18 – 29/09/18

  1. Día de descanso número dos, con pautas similares al las del día 17.
  2. Normal.
  3. Normal.
  4. Normal.
  5. Normal.
  6. Normal.
  7. Normal.
  8. Más tranquilidad y mayor facilidad.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Día calmado sin una intensa actividad cerebral, pero sí con mucha energía física.
  13. Día con cero actividad mental y cero efectos al reducir mi toma al máximo. No he notado mucho porque he dejado de lado todo aquellos que podía conectarme al trabajo.

Día 19 – 30/09/18

  1. Día donde retomo la actividad profesional y sigo con la toma de descanso.
  2. Perdiendo el enfoque muy fácilmente.
  3. Sí.
  4. No.
  5. Me ha costado un poco más captar algunas ideas.
  6. No.
  7. Sí.
  8. No
  9. No. Al contrario, no he funcionado bien en el modo multitarea.
  10. No.
  11. No.
  12. Bien de energía pero corto de enfoque.
  13. Trabajando en cuatro momentos del día y siendo bastante productivo y con mucha energía, pero perdiendo el enfoque muy fácilmente.

Día 20 – 01/10/18

  1. Mayor conexión con mi trabajo que los días anteriores.
  2. Más enfocado, haciendo el trabajo el doble de rápido que ayer.
  3. Sí.
  4. Sí.
  5. No.
  6. Mejores decisiones.
  7. Sí.
  8. Leyendo y meditando por la noche.
  9. No.
  10. No.
  11. no.
  12. he notado un empujón mental respecto a los pasados días.
  13. he sido consciente sobre trabajar menos y de más calidad. – Día de ayuno 1. Después de dejar de tomar es más fácil recolectar con un fuerte “push”.

Día 21 – 02/10/18

  1. Mucho foco en las tareas que estaba haciendo.
  2. Igual que ayer.
  3. No, igual.
  4. Más rápidas y claras decisiones, menos dudas.
  5. Sí.
  6. No.
  7. Nada.
  8. Nada.
  9. No.
  10. Sí, he aguantado mejor el entrenamiento en el segundo día de ayuno.
  11. No.
  12. No he mezclado tanto y he tomado Qualia y Think Smart, los resultados han variado levemente.
  13. Segundo día de ayuno. Pasando a tomas más unificadas sin tanta mezcla.

Día 22 – 03/10/18

  1. Mucha más energía y enfoque, significando más hecho, pero más trabajo también.
  2. Sí, mucha más de lo normal.
  3. Más que ayer.
  4. Sí.
  5. Sí, mejor creatividad a la hora de confeccionar dos propuestas y añadir más valor dentro de un plan de advisors para un cliente.
  6. Más claras.
  7. Sí.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Se me ha dado bien solo tomar Quilla Mind, mismo efecto que con la gran mezcla.
  13. Buenas sensaciones, pero demasiado enganchado al trabajo.

Día 23 – 04/10/18

  1. Sí, igual o parecido que ayer, buenísimas sensaciones, siendo un poco más sensitivo y liberándome antes del trabajo para vivir más.
  2. Sí, igual que ayer.
  3. Igual que ayer.
  4. No.
  5. Más agilidad a la hora de dar feedback.
  6. Sí.
  7. Sí.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. He estado en la misma línea de ayer.
  13. Día estable y con buen rendimiento.

Día 24 – 05/10/18

  1. Un día duro convertido en un día muy llevadero, productivo y relajante. Energía y aguante por encima de lo normal.
  2. Sí, mejor que ayer.
  3. Más, más rendimiento cuando lo necesitas.
  4. No.
  5. Sí, mayor capacidad para conceptualizar en los ejercicios de TMS.
  6. Sí.
  7. Sí.
  8. Sí.
  9. No.
  10. No.
  11. Sí, euforia.
  12. Mejorar mi rendimiento cerebral y por lo tanto emocional, justo cuando lo necesito.
  13. Nada.

Día 25 – 06/10/18: descanso.

Día 26 – 07/10/18

  1. Soporte para días de resaca.
  2. No.
  3. No más concentración.
  4. Más que cuando he estado de resaca en otras ocasiones.
  5. No. Nulo.
  6. No.
  7. No.
  8. No.
  9. No.
  10. Sí, comparado con los días de resaca.
  11. Mejor ánimo en día de resaca.
  12. Una buena ayuda a combatir un día de resaca y estar activo.
  13. Me ha ayudado a encontrar un mejor equilibrio en la mente.

Día 27 – 08/10/18

  1. Alpha Brain y Think Smart, cambiado toma y dosis de todos estos días.
  2. Sí.
  3. Sí.
  4. Sí, después de pasar el cansancio de la post-resaca.
  5. no trabajado.
  6. Sí, mucho mayor.
  7. Sí.
  8. A intervalos de 30 minutos.
  9. No.
  10. no activo, día de descanso.
  11. Mejor que los días de después de la resaca.
  12. He ido de menos a más, acabando trabajando en el avión sin tener apenas sueño, más que una cabezada de 45 minutos.
  13. Un gran impulso para superar el viaje de Los Ángeles a Londres.

Día 28 – 09/10/18

  1. Aguantando el cansancio arrastrado de resaca y día sin dormir.
  2. No. Muy distraído.
  3. No.
  4. No.
  5. No.
  6. No.
  7. Sí.
  8. no.
  9. No.
  10. No.
  11. Día agotador.
  12. He aguantado mejor, pero las energías han ido disminuyendo, lo que sé es que los nootrópicos han ayudado a aguantar el día mejor que si no los tomara.
  13. Una buena ayuda cuando estás bajo de energías.

Día 29 – 10/10/18

  1. Estado de flow prolongado y más intenso en las conferencias. Sensaciones de comodidad y conexión conmigo mismo, más calma.
  2. Sí, mucha más que ayer. Mucha más.
  3. Sí.
  4. No.
  5. No.
  6. Sí.
  7. Sí.
  8. Sí, aumentado por la conferencia/taller.
  9. Sí, micro-hacks para cosas que hacer a diario.
  10. No.
  11. Sí, sonrisa y apreciación.
  12. Solo dos cápsulas de Unfair Advantage y me he sentido genial.
  13. El estado de flow se potencia con los nootrópicos y potenciadores cognitivos.

Día 30 – 11/10/18

  1. Actividad y buena mentalidad para haber dormido 3 horas.
  2. Sí, normal, no mucha pero notable.
  3. Sí.
  4. Sí.
  5. No.
  6. Sí.
  7. Sí.
  8. Estado más prolongado y pronunciado debido a las exposiciones de SOP.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Estoy alineado, pero cansado en ciertos momentos del día.
  13. Cuesta de ponerme al día con el cansancio.
Experimento neurohacking / brainhacking - 48 días probando y testando nootrópcios y potenciadores cognitivos

Día 31 – 12/10/18: descanso.

Día 32 – 13/10/18: descanso.

Día 33 – 14/10/18: descanso.

Día 34 – 15/10/18

  1. No he notado ningún “push” extra hoy, quizá se debe al descanso de tres días.
  2. No.
  3. Un poco, muy poco.
  4. Sí.
  5. No.
  6. No.
  7. No.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Nada que pudiera destacar o notar incluso, muy normal.
  13. Nada.

Día 35 – 16/10/18

  1. S ha habido mejora ha sido muy leve, eso es seguro.
  2. Normal.
  3. Poca.
  4. Sí.
  5. No.
  6. Sí, pausado, calmado, en el sitio.
  7. No.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Nada que pudiera destacar o notar incluso, muy normal.
  13. Día de semi-ayuno.

Día 36 – 17/10/18

  1. Un mejor enfoque y he notado una mayor energía mental.
  2. No, muy distraído.
  3. Sí, más que ayer.
  4. Sí. Así ha sido.
  5. No. Nada digno.
  6. Si.
  7. Sí.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Leve mejoría en comparación de ayer por aumentar la dosis de Alpha Brain y Think Smart.
  13. Día completo de ayuno.

Día 37 – 18/10/18

  1. Nada a destacar.
  2. No.
  3. Sí.
  4. Más capacidad de reflexión que de costumbre.
  5. No.
  6. No.
  7. Sí.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Encuentro un mayor estado de reflexión y análisis.
  13. Nada.

Día 38 – 19/10/18

  1. Estar mejor y conectado que el día anterior.
  2. No.
  3. No.
  4. No.
  5. No.
  6. Sí.
  7. Sí.
  8. No.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. No hay mucha mejora.
  13. Nada.

Día 39 – 20/10/18: descanso.

Día 40 – 21/10/18: descanso.

Día 41 – 22/10/18: descanso.

Día 42 – 23/10/18: descanso.

Día 43 – 24/10/18

  1. Mucho mejor “feeling”, fluidez, enfoque y vuelvo a estar como en los mejores días del experimento. 
  2. Sí, mayor.
  3. Mucha más que los últimos días.
  4. Sí, mucho.
  5. No.
  6. Sí.
  7. Sí.
  8. Sí prolongando casi todo el día, combinándolo con mis exposiciones.
  9. No.
  10. No.
  11. Sí, mucho más “yo mismo”.
  12. Qualia mind + descanso funciona.
  13. Me noto a tope, realmente a tope.

Día 44 – 25/10/18

  1. Muy enfocado y muy al grano con todo lo que he hecho en el día.
  2. Sí, mayor que ayer incluso.
  3. Mucha más que los últimos días.
  4. Sí, mucho.
  5. No.
  6. Sí, alta.
  7. Sí.
  8. Sí más constante aunque no tan alto como ayer por el índice del trabajo y tareas.
  9. No.
  10. No.
  11. No hay bajones a pesar de levantarme tarde.
  12. Qualia mind + descanso funciona, comprobado.
  13. Me noto muy en forma.

Día 45 – 26/10/18

  1. Un día que me ha ayudado a estar en el sitio a pesar de varios ataques frontales.
  2. Sí, además de tranquilidadsosiego.
  3. Un gran nivel de energía.
  4. Sí, mucho.
  5. No.
  6. Sí, alta.
  7. Sí.
  8. Hoy no ha habido estado de flow.
  9. No.
  10. No aplica.
  11. Me he encontrado más alineado a pesar de que he recibido tres noticias muy duras que podrían haberme desestabilizador mucho más.
  12. Mejor y más fuerte resistencia contra emociones, mejor capacidad de razonamiento. Qualia Mind continua mejorando su efecto.
  13. Nada.

Día 46 – 27/10/18

  1. Un día muy centrado y más consciente de lo normal, el enfoque me ha ayudado a tener mejor conversaciones con amigos, familia de vuelta en mi ciudad natal.
  2. Sí, bastante más, siendo muy consciente, más que otras veces.
  3. Bastante energía.
  4. Sí.
  5. No.
  6. No aplica hoy.
  7. Sí.
  8. Hoy no ha habido estado de flow.
  9. No.
  10. No aplica.
  11. He podido abrirme más en dos ocasiones a dos personas diferentes, llegando incluso hasta emocionarme, podría decirse que me he encontrado mucho más sensitivo.
  12. Un estado de potenciación cognitiva alto y empedrado.
  13. Nada.

Día 47 – 28/10/18

  1. Estoy en alineamiento conmigo mismo cuando pasan cuatro o cinco días tomando Qualia Mind, me encuentro súper-conectado.
  2. Sí, tanto que prioriza demasiado.
  3. Sí, misma que los demás días con Qualia Mind.
  4. Sí.
  5. No.
  6. Sí.
  7. Sí.
  8. No, pero sí más decisión.
  9. No.
  10. Más ligero.
  11. Me encuentro vigilante y alerta.
  12. Con todos los sentidos al máximo y con mucha energía mental.
  13. Nada.

Día 48 – 29/10/18

  1. Alineado y cuadrado con todo mi ser, en el sitio y enchufado.
  2. Sí.
  3. Muy buena y en el sitio.
  4. Sí.
  5. Sí, más fluidez para conectar ideas y pensamientos. Y sacar recursos en la conferencia/taller.
  6. Sí.
  7. Aumenta la capacidad de acción y reacción: sí.
  8. Sí, durante 3:45h.
  9. No.
  10. No.
  11. No.
  12. Estado de “gracia” más continuado.
  13. Al finalizar esta parte, me he dado cuenta de que Qualia Mind es súper-poderoso.

3. Análisis extensivo: 48 días en vídeo

El tercer bloque tiene que ver con un análisis más extenso que fui haciendo a través de un seguimiento en vídeo a diario. Es un paso a paso más exhaustivo de los 48 días de nootrópicos y potenciadores cognitivos…

Conclusiones

Estas son las conclusiones más relevantes al terminar el experimento de los nootrópicos y potenciadores cognitivos:

  • He descubierto que la combinación entre Unfair Advantage (una ampolla) y un tapón de XCT Oil antes de ir a dormir, ayudan con un sueño muy profundo y reparador.
  • He tenido que tomar 3/4 cápsulas de Alpha Brain para sentir un mínimo efecto. Considero que es un nootrópico ineficaz.
  • Qualia Mind es el nootrópico que mejor ha funcionado de todos; enfoque, estado de flow prolongado, claridad mental, capacidad de reacción, energía mental y empuje. Estas son algunas de las cualidades que podría destacar.
  • Los primeros días probé con una mezcla de nootrópicos y potenciadores cognitivos bastante completa. Es decir, probé todos a la vez, y experimenté la sensación de abrir el ordenador para trabajar y no poder cerrarlo. Hubo días que pasé más de 24 horas “enchufado”.
  • Había días que tenía que hacer un gran esfuerzo para “desconectar”, no en el sentido de tener la mente descontrolada. Si no en el sentido de estar tan enfocado que el resto de cosas me daba completamente igual.
  • En este experimento, en el mejor de los casos con los nootrópicos y potenciadores cognitivos ha sido como una explosión controlada de energía. En el peor de los casos, ha sido estar demasiado enfocado, tanto que perdías la noción del tiempo, del apetito y del ocio.
  • Estas drogas inteligentes no te vuelven nervioso. Han habido días, que he podido cortar en la mitad del día, ir a la playa y meditar o relajarme con total normalidad. Es más, diría que he podido encontrar más paz mental, lo cual me parece algo sorprendente y muy positivo.
  • Como se puede observar día tras días, los nootrópicos y potenciadores cognitivos no han sido de ayuda para ser más ultraproductivo. Estas drogas inteligente tampoco han supuesto una mejora en el rendimiento físico. No han servido como un complemento eficaz que marcara la diferencia en las áreas más creativas. Sin embargo, las microdosis de LSD si influyeron muy positivamente en esta última área.
  • Estos suplementos “inteligentes”, como se puede ver en el cuadro de mando que aparece en este mismo artículo, han servido para no tener ese bajón de actividad mental durante la resaca.
  • Dos semanas después de su uso no he encontrado ningún efectivo negativo de usarlo durante los 48 días que ha durado el experimento. He realizado análisis de sangre completo y todo está como estaba antes, a pleno rendimiento.
  • Los nootrópicos y potenciadores cognitivos son lo mejor que he probado para causar y prolongar el estado de flow.
  • He sido capaz de tener momentos meditativos más profundos, sosegados y contemplativos que antes del experimento. Estos mismos continúan a día de hoy.
  • Lo que más se puede destacar de los nootrópicos y potenciadores cognitivos que he estado utilizando es: el aumento en la capacidad de enfoque, un estado de fluidez (flow) más consistente y prolongado, una energía mental arrolladora. Una gran facilidad para conectar con el trabajo y con uno mismo, una gran dificultad para parar de empujar hacia delante. Un estado de alerta más agudizado. Una actividad cerebral que no se traduce a nerviosismo, hipertensión o frenesí, sino a algo así como una euforia controlada.
quail mind - nootrópicos y potenciadores cognitivos

Ahora que el experimento ha terminado, justo ha llegado a mi poder MindLab Pro. Denominado, científicamente demostrado, el nootrópico más completo y estructurado que existe. Voy a probarlo, y más adelante exlicaré las sensaciones y compartiré los resultados.

Para acabar: ¿Puedo ayudar?

¿Preguntas? ¿Dudas? ¿Peticiones? ¿Algo en lo que pueda contribuir después de examinar este informe sobre el experimento que realicé con nootrópicos y potenciadores cognitivos?

Sep
21

Qué necesitas saber sobre las microdosis de LSD

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

No voy a ser desde luego la persona que descubra el LSD. Ni tampoco la persona experta o profesional que de una clase magistral sobre el tema. Sin embargo, puedo hablarte desde la experiencia, aprendizajes y conocimientos adquiridos en el experimento microdosis LSD durante 40 días

Esto es lo que, meses después he aprendido y concluido, no solo en el experimento (aquí el documental completo) microdosis LSD. No, sino contrastando los resultados con estudios, fuentes y algunos expertos como Martijn Schirp, cofundador del colectivo High Existence y Synthesis Retreats. (Nota: próximamente estaré en uno de esos retiros y entrevistaré a Martijn, un personaje fascinante)

Qué debes saber sobre la microdosis LSD

cosas que debes saber sobre la microdosis LSD

  • Si tomas la microdosis adecuada no te encontrarás en estados de consciencia alterados (o “alucinando”) en ningún momento.
  • La microdosis adecuada, según los expertos y mi experiencia, es entre un 5% y un 10% de una gota disuelta en agua o en un cartón.
  • El efecto placebo puede jugarte una mala pasada, solo el pensamiento de saber que estás tomando LSD puede generar una reacción de estimulación en tu cerebro y sentidos. Revisa bien los efectos monitorizando, analizando y siguiendo de forma exhaustiva indicadores clave.
  • Algunos indicadores clave que yo he seguido son: capacidad de atención en minutos, ya sea en tareas, en actividades, con personas. El número de colores y sonidos que soy capaz de distinguir. La apreciación del gusto, tacto y sentimientos que experimento al día en situaciones normales donde no los sentía con igual intensidad. Mi relación con las personas con las que interactúo a diario. La calidad del trabajo diario que produzco. Los momentos de “flow” que ocurren en el día y la longitud de los mismos.
  • El consumo de microdosis LSD se puede hacer de forma diaria. No sabría decir si de forma prolongada por más de 40 días. Sin embargo, también se puede hacer cada dos días, una vez cada tres. Descansando dos veces a la semana, una vez a la semana, y descansando tres días a la semana. En los días “duros” o de más acción”. Estos son los casos que he conocido de personas experimentadas con las que he conversado.
  • Hay muchas diferencias entre hacer la toma diaria, u ocasional, en ayunas y en la mañana, o después de haber comido y más a mediodía. En ayunas puedes diferenciar mucho mejor los efectos además de ser más efectivo. En la noche sirve para tener sueños mucho más vívidos, aunque cuesta algo más dormir.
  • El LSD al final puede ser visto como un poderoso nootrópico, esto quiere decir que utilizado correctamente es un gran potenciador cognitivo. Ahora mismo estoy con un nuevo experimento, Neurohacking. En el cual estoy utilizando otros nootrópicos como forma de mejorar el rendimiento, salud y funcionamiento de mi cerebro. Puedo adelantar que las sensaciones y resultados están siendo diferentes; la microdosis LSD es más sensitivo, mientras los potenciadores cognitivos son más “mentales”.

Después de tomar una microdosis LSD durante 40 días

Lo más interesante de este “hack“, es que sus efectos perduran una vez terminado en consumo de la microdosis de LSD. En mi caso llevo más dos meses desde que terminé y mi estado de percepción, enfoque y flow ha aumentado y mejorado. En cantidad y calidad. Esto para mí es lo mejor de todo el experimento.

Este no es un experimento que podría recomendar a todo el mundo. Es más, no recomendaría este tipo de experimentos a nadie. No soy nadie para hacerlo, ni un experto, o profesional de la ciencia, psicología o nada parecido. Este es mi experimento, en cual he contrastado con al menos 20 personas, 15 de ellas muy experimentadas, y 5 de ellas profesionales en el “sector”.

¿Tienes alguna pregunta con respecto a la microdosis de LSD que pueda responder? Haz tu pregunta en los comentarios y responderé.

Sep
19

Smartphone vs usuario: la batalla de nuestro tiempo

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

Tu smartphone, y el mío, tienen dos trabajos. Un trabajo es el que tú le das, completar tareas como enviar emails, grabar vídeos, mantener reuniones (vídeo o solo voz), escribir o presentar. Si lo enfocamos de esta manera, es uno de los descubrimientos más productivos de la historia. Aquí cómo utilizar mejor el smartphone está más que claro, haciendo un uso consciente y diligente.

Smartphone ¿quién trabaja para quién?

Experimento social para aprender cómo utilizar mejor el smartphone: aprender a vivir sin usar el teléfono durante un tiempo...

Sin embargo, el segundo trabajo estropea este milagro de la tecnología. Es donde tu smartphone cumple funciones para otras empresas, conocidos y desconocidos y redes sociales. Todos estos grupos (y lo que me dejo) han contratado a tu smartphone para que tú trabajes para todos ellos. No eres el cliente, eres el producto o servicio. ¿Qué se vende? Tu atención, tu tiempo, tu dinero, y tu ansiedad. A un precio muy barato. Aquí, cómo utilizar mejor el smartphone no está nada claro, todo lo contrario. El teléfono inteligente nos utiliza a nosotros.

Cuando el control está en manos de tu smartphone, cuando te hace sentir desconectado, cuando lo usas sin querer usarlo, cuando te consume. Incluso cuando es la primera cosa que haces al abrir los ojos por la mañana. O la última por la noche antes de cerrarlos. Cuando importa más lo que sucede en esa pantalla que lo que dicen los ojos de las personas frente a ti. Cuando te distraes en esa reunión, cuando te olvidas las llaves en casa por responder un mensaje… ¿Estás trabajando para tu smartphone o está trabajando él para ti?

Nuevas notificaciones, nuevos emails, nuevos contactos, nuevas llamadas o nuevos mensajes sin leer, no significa que los atiendas cuando los recibes.

Cómo utilizar mejor el smartphone: un experimento

Uno de mis primeros experimentos fue Vivir sin Smartphone durante casi 10 meses. Empecé por casualidad, sin pretenderlo, un mes, probando, analizando y concluyendo, el resultado fue tal que decidí prescindir de él durante todo ese tiempo. Un tiempo después, lancé el podcast contando la historia desde el principio. Ahora publico un vídeo con lo más destacado del experimento, aprendizajes pasados y actuales y qué ha supuesto desde entonces a día de hoy. 

[Este vídeo fue grabado en un Ryokan de Kioto durante El Viaje alrededor del mundo]

Atribución imagen: Odosdesign.

Sep
12

Experimento Neurohacking (Brainhacking)

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Experimentos  //  No Comments

Hoy comienzo un nuevo experimento, uno estrechamente ligado con seguir empujando el alto rendimiento para gente como tú y como yo. En esta ocasión, es una prueba enfocada en la dimensión mental. Así es, un periodo de prueba de 31 días destinado a maximizar el rendimiento de la mente tanto como pueda. Es un proceso llamado Neurohacking, un término coloquial para influenciar o interferir en la estructura y/o función de las neuronas, para su mejora o reparación de una forma autodidacta.

Experimento neurohacking, nootrópicos y poltenciadores cognitivos, drogas inteligentes

Objetivos del experimento

Esto es exactamente lo que busco testar, explorar y analizar con el experimento Neurohacking:

  • Mayor capacidad de enfoque y concentración.
  • Obtener más energía y actividad cerebral.
  • Subir de nivel la claridad mental.
  • Llegar más lejos en las áreas de creatividad e imaginación.
  • Acelerar el proceso y resolución de toma de decisiones.
  • Aumenta la capacidad de acción y reacción.
  • Conseguir un estado de “flow” más frecuente y sostenido en el tiempo.
  • Descubrir nuevos hacks para la ultraproductividad.
  • Mejora del rendimiento físico.
  • Comprobar si todo esto induce a nuevos y mejores estados de ánimo.

Para medir y seguir estos parámetros, he creado un cuadro de mando y una serie de indicadores y preguntas que cada iré completando. Además de ponerlo a prueba con respectivos “retos”.

Experimento neurohacking, nootrópicos y poltenciadores cognitivos, drogas inteligentes

Objeto del experimento Neurohacking – cómo llevarlo a cabo

Llevo ya más de un año documentándome e informándome sobre esta forma “hazlo tu mismo” de mejorar tu funcionamiento cerebral, llamada Neurohacking. Para poder llevar a cabo este experimento, necesitaré, además de los superhábitos que ya practico como el ayuno intermitente, una alimentación macrobiótica y alcalina, descanso óptimo y estimulación física, emocional y espiritual, un nuevo elemento, los nootrópicos. También conocidos como potenciadores cognitivos.

Durante todo este tiempo he estado investigando y buscando los nootrópicos más seguros, potentes, fiables y naturales del mercado. He leído una gran variedad de informes, listas, guías, entrevistas, charlas, reseñas y recomendaciones, a favor y en contra, obvio. Desde Healthyline, Mindlabpro, Tim Ferriss, Dr. Rhonda Patrick (ver sección “recursos”), Valter Longo, Queal, a Ted Talks (Dave Asprey), London Real, Joe Rogan o Dr. Bruce Lipton entre otras muchas más fuentes.

De entre todo lo que he encontrado, he elegido estos cinco nootrópicos / potenciadores cognitivos:

Nota: la mayoría de estos productos acaban en las aduanas de los países destinatarios. He intentado comprar algunos en tres ocasiones, y las tres fueron devueltos. Al necesitar una licencia especial para este tipo de productos. Quizá en otros países funcione de otra manera.

Utilizaré estos cinco nootrópicos, no a la vez, sino de forma intermitente, durante 31 días. Mientras lo hago, analizaré todo tipo de inputs y outputs para finalmente extraer aprendizajes, descubrimientos y conclusiones. Esto, en esencia, es el experimento Neurohacking.


Ago
14

Microdosis de LSD durante 40 días seguidos – experimento

By Isra Garcia  //  Experimentos  //  No Comments

He terminado mi último experimento, tomar una microdosis de LSD durante cuarenta días. Un experimento que tenía muchas ganas de empezar, porque me causaba una gran curiosidad. Unos meses atrás me he topado con varias personas que practican el “microdosing”, algunos con LSD y otros con Psilocibina. Después de sus testimonios, mis ganas de explorar este campo aumentaron.

He creado una especie de informe que se divide en diferentes partes:

  1. Por qué este experimento.
  2. La dosis
  3. El análisis, efectos y sensaciones del día a día durante los cuarenta días, por escrito.
  4. Reflexiones y conclusiones de cada día, en formato vídeo.
  5. Limitaciones.
  6. Conclusiones finales.
  7. Consideraciones.

1. ¿Por qué decidí experimentar con la microdosis de LSD?

Principalmente porque deseaba descubrir si lo que decían los emprendedores, empresarios, directivos y profesionales independientes de Silicon Valley, San Francisco y otras áreas era cierto. Quería explorar qué beneficios podría traer e mi vida y a mi profesión la práctica continuada de tomar una microdosis de LSD durante 40 días. El ir más allá de lo “normal”, porque lo máximo que había encontrado fueron 30 días de microdosis.

Mi objetivo principal era encontrar un nuevo hack que elevara mi rendimiento intelectual, emocional y quizá espiritual todavía más. Y además ayudará a encontrar nuevos márgenes para trabajar la ultraproductividad; enfoque, estado de “flow“, autoconsciencia y percepción.

Como objetivo secundario, buscaba crear una mejor respuesta de mi cerebro para entrar con mayor facilidad en estados de “flow” y enfoque máximo.

2. La dosis

En mi caso, trabajé sobre una gota de LSD aplicada a un cartón. Entonces (como explico en el día 1), con un bisturí, partí el cartón en 10 micro-trozos. A continuación puedes ver una imagen del tamaño actual de esa microdosis de LSD.

microdosis de LSD - Experimento

3. Análisis 40 días – 40 microdosis de LSD

Estas son las anotaciones de los 40 días, anotaciones que fui haciendo al final de cada día.

  • Sábado 02/06 – Día 1 – microdosis de LSD #1: he tardado como un tiempo en encontrar el momento perfecto para empezar el experimento. Empiezo hoy, porque tengo el equipamiento para crear la microdosis. Componentes: ácidos, pequeño cartón donde verterlo, bisturí para cortar cada cartón en 10 pequeños pedacitos. Y momento idóneo porque llego a españa y estoy varios días antes de salir al siguiente destino, México.
  • Hoy he sentido como un nivel superior al normal, he sentido un cosquilleo por el cuello no habitual. Me he sentido algo más despierto.
    Toma a las 14h en mi casa en Valencia con mis padres y tíos que habían venido a verme.
  • Domingo 03/06 – Día 2 – microdosis de LSD #2: toma en ayunas a las 10am en casa. Incremento en la concentración.
  • Lunes 04/06 – Día 3 – microdosis de LSD #3: más despierto. Toma a las 7am en ayunas antes de salir para el aeropuerto.
  • Martes 05/06 – Día 4: perdí la microdosis y no pude tomarla.
  • Miércoles 06/06 – Día 5 – microdosis de LSD #4: toma en ayunas, a las 10:50h. En el aeropuerto antes de salir desde Ibiza a Barcelona. Ningún efecto visible, quizá por la fiesta del lunes/martes.
  • Jueves 07/06 – Día 6 – microdosis de LSD #5: toma en ayunas, a las 18h, en el tren, camino a Madrid. Mejor razonamiento conmigo mismo sobre lo que ocurría en mi cabeza. Cúmulo de despropósitos, maleta perdida, no hoteles, no plan, etc.
  • Viernes 08/06 – Día 7 – microdosis de LSD #6: toma en ayunas a las 11am. En Madrid, reuniones muy despierto y conciso. Firma de libros muy relajado. En la Feria del libro me he olvidado de tres cosas en el propio stand.
  • Sábado 09/06/18 – Día 8 – microdosis de LSD #7: toma en ayunas a las 10am en Madrid antes de salir a hacer running. He notado más ligereza, además de más rapidez. Haciendo 8.49km a 4.50min/km cuando normal lo hago en 5.15min/km y sin noción de cansancio. He notado estar más despierto, pero sigo más despistado que de costumbre. La energía no ha influido, pero sí en la astucia y en ver las oportunidades.
  • Domingo 10/06/18 – día 9 – microdosis de LSD #8: toma a las 8am antes de salir de Parla a Madrid y de Madrid a Valencia en tren. Estaba tan despistado y enfocado en lo que estaba haciendo que confundí la hora en la que salía mi tren y se pasó la hora mientras estaba trabajando, confundí la hora a la que llegaba a Valencia con la hora a la que salía de Madrid. El resto del día normal, si notando cansancio por no haber dormido mucho y acumular horas de sueño perdidas. Me noto más rápido en las reacciones a estímulos.
  • Lunes 11/06/18 – día 10 – microdosis de LSD #9: toma a las 7am en ayudas después de una clase de power yoga. Aquí preparo el kit de 20 micro dosis para llevarlas entre México, Italia y España. Al mismo tiempo continúa enfocado y con mucha fijación en todo lo que hago. Recuerdo más los momentos, las interacciones con las personas, sus rostros, todo lo que veo como documentales, episodios, o vídeos diarios. Me quedo más con lo que leo, con lo que trabajo, lo que digo y siento. Perdura durante mucho más tiempo y con más intensidad.
  • Martes 12/06/18 – día 11 – microdosis de LSD #10: toma a las 10am antes de empezar un día intenso en Puebla. He notado estar muy consciente, muy presente, bastante en el sitio. Sin divagar, sin vacilar. Siendo claro y directo, sin parar de trabajar ni un segundo. Me he sentido muy centrado y con conflictos por estar perdiendo el tiempo.
  • Miércoles 13/06/18 – día 12 – microdosis de LSD #11: me noto más integrado con las cosas, más en coherencia y congruencia conmigo mismo y con mi entorno. Estoy despierto, vital y ágil, aunque si llego estos días cansado por la profunda falta de sueño por la actividad profesional tan intensa, pero aun así, más centrado y enfocado y conectado a todo lo que sucede a mi alrededor.
  • Jueves 14/06/18 – día 13 – microdosis de LSD #12: día con mucha consciencia, muy conectado, y trabajando conmigo mismo. En alineamiento con cada acción, con cada palabra, con cada movimiento, Con cada decisión, pensamiento y comportamiento.
  • Viernes 15/06/18 – días 14 – microdosis de LSD #13: tomar LSD a las 12:30h, en la casa en La Toscana, trozo más grande de lo normal, y escupirlo sin querer cuando llevaba casi una hora y media, mientras hablaba con Aitor. Sensaciones de bienestar, tranquilidad y conexión conmigo mismo y con el entorno. Tan concentrado en lo que hacía que ni escuchaba ni lo que me decían mis amigos.
  • Sábado 16/06/18 – Día 15 – microdosis de LSD #14: tomada a las 12h en ayunas. Sensación de evasión, de enfoque y de despreocupación de cualquier cosa que no está en mi radar. Me siento ligero, como pocas veces. Me siento ágil de mente, más que nunca.
  • Domingo 17/08/18 – día 16 – microdosis de LSD #15: toma a las 10am y conectado todo el día, muy relajado, pero enfocado en lo que estaba haciendo aunque no fuera nada profesional. He podido fluir igual que si fuera lo conectado que estoy cuando estoy trabajando desde que empecé hace 14 días.
  • Lunes 18/06/18 – día 17 – microdosis de LSD #16: hoy no he notado nada más que estar igual de enfocado que estos días. He notado algo de cansancio y desconexión entre las 11:30h y las 13h.
  • Martes 19/06/18 – día 18 – microdosis de LSD #17: un día sin mucha diferencia, donde sí he sido más consciente que de costumbre cosas que pasan en el día y no me entero. Como los momentos desconectar del teléfono y estar pendiente del entorno, quedarme embobado viendo los monumentos, Disfrutar del paisaje de Florencia. O estar mucho más pendiente de la reacción de otras personas y de mi reacción a su reacción.
  • Miércoles 20/06/18 – día 19 – microdosis de LSD #18: he descubierto que he ganado una capacidad de estar enfocado y atento a lo que sucede a mi alrededor mientras estoy haciendo otras cosas con el ordenador, llamado o usando el smartphone. Ha sido algo que me he dado cuenta sutilmente, pero cuando he puesto atención, asombrado de la capacidad que tengo de percibir mi alrededor. Es sutil pero cada día se nota más. Puedo estar enfocado en algo, como estado de flow, conectando conmigo mismo y con mi alrededor. Es como percibir mejor la realidad sin distraerte.
  • Jueves 21/06/18 – día 20 – microdosis de LSD #19: estoy en un estado de flow que ca ascendiendo cada día, tuve una bajada el día 15, pero a partir del 18 se ha ido intensificando. No más sutilmente cualquier cosa, estoy como en un estado de super-percepción. Los colores, las personas, mi estado de ánimo.

microdosis de LSD - Experimento

  • Viernes 22/06/18 – día 21 – microdosis de LSD #20: hoy toma doble, he decidido probar en hacer dos microdosis en el día de hoy a ver cómo funciona y qué efectos causa. Quiero comprobar si el foco y la percepción aumenta. Noto un gran estado de tranquilidad y bienestar, calma y serenidad a pesar de cualquier cosa que ocurre.
  • Sábado 23/06/18 – día 22 – microdosis de LSD #21: hoy noto más conexión conmigo mismo, al combinarlo con tres micro gotas y tres micro dosis de DMT. Noto una meditación mayor y más ganas de estar meditando conmigo mismo.
  • Domingo 24/06/18 – día 23 – microdosis de LSD #22: un día de más descanso, pero de repente he notado la mente muy activa, demasiado activa, entonces he visto cómo me acelera e iba a mil. Tengo,la mente durante el día de hoy excesivamente activa. No he tomado más que esta microdosis y una doble de gota de mis amigos americanos aquí en Padova. He realizado el trabajo que normalmente acabo en 4 horas, en 2:25 minutos.
  • Lunes 25/06/18 – día 24 – microdosis de LSD #23: el día de hoy ha sido más calmado que ayer. Noto como puedo controlar mejor la mente y ejerzo más control sobre ella, estoy entrando como en un estado de consciencia más profunda. Me siento mejor conectado y más despierto.
  • Martes 26/06/18 – día 25 – microdosis de LSD #24: día más enfocado, con mayor percepción, hoy he sentido varias sensaciones en mi cuerpo, quizá debido a una mayor dosis indebidamente distribuida. Sentí cosquilleos en los brazos y piernas. He tenido también variación de colores, nada importantes, muy sutiles. Me doy cuenta de que mis emociones, sentimientos y estado es mucho más sensible. Así como mis sentidos y percepción.
  • Miércoles 27/06/18 – día 26 – microdosis de LSD #25: estado de flow permanente durante todo el día, cero distracciones, cero mareos, cero pérdida de tiempo. El mejor día de todos en cuanto a enfoque y flow.
  • Jueves 28/06/18 – día 27 – microdosis de LSD #26: hoy el enfoque máximo ha desaparecido, he sentido mareos al menos cuatro veces sin motivo aparente. Quizá el estar en el tercer día de ayuno consecutivo más la microdosis, tenga algo que ver. He notado menos cansancio que de normal, a pesar de haber dormido 4:15h.
  • Viernes 29/06/18 – día 28 – microdosis de LSD #27: hoy ha sido un día normal y con el foco y flow de estos días, nada más que añadir.
  • Sábado 30/06/18 – día 29 – microdosis de LSD #28: día de preguntas, cuestiones y expectación y sorpresa en alcoy cuando al menos 20 personas me han preguntado por el experimento. Luego, a nivel personal, me he sentido muy enfocado en la carretera, tanto que me olvidaba de lo que estaba hablando el copiloto, mi amigo Isra Mañes. He estado más perceptivo, y sin dejarme llevar por la sorpresa.
  • Domingo 01/07/18 – día 30 – microdosis de LSD #29: las sensaciones de hoy han sido de tranquilidad, conexión, positivismo y euforia. Añadidas al flow y el foco que ya va manteniéndose. Es raro porque la microdosis de hoy ha sido más pequeña que de costumbre. Me pregunto si la acumulación tendrá algo que ver.
  • Lunes 02/07/18 – día 31 – microdosis de LSD #30: hoy es el primer día que tomo el LSD en la noche. He notado más serenidad, más tranquilidad y menos actividad mental. He sido más pausado en mis reacciones, en mis palabras y en mi comportamiento. Me he tomado el día con más calma de lo normal. Estoy tomando la microdosis a las 21:50h, veremos que sucede durante la noche…
  • Martes 03/07/18 – día 32 – microdosis de LSD #31: noto que mi humor, ha cambiado en estos 32 días, sonrío más, me fijo más en las cosas y las veo siempre desde un lado más positivo que de costumbre. Hoy en un taller me he visto más fluido, enfocado, en estado de gracia y perspicaz que nunca antes.
  • Miércoles 04/07/18 – día 33 – microdosis de LSD #32: hoy he pasado el día con más cansancio de lo normal y además con más malhumor debido a unos incidentes profesionales. No he estado final al final del día. Mientras tanto he estado tranquilo y sin alterarme en absoluto. Hoy he notado estar tranquilo, preguntar, calmado.
  • Jueves 05/07/18 – día 34 – microdosis de LSD #33: completamente adaptado a las microdosis, noto leves y sutiles contrastes y diferencias a mi alrededor, me fijo y aprecio detalles como gestos en las personas, expresiones, movimientos, la vida de las cosas, detalles que antes pasaban desapercibidos. Noto una mayor integración con el entorno, como si formase parte de mí.
  • Viernes 06/07 – día 35 – microdosis de LSD #34: llegamos casi al final del experimento, la fluidez de ideas, creatividad, enfoque y percepción ha hecho que estos días pueda empujar más. Hoy no he notado nada más que este nuevo normal que llevo respirando hace 35 días.
  • Sábado 07/07 – día 36 – microdosis de LSD #35: día completamente conectado y ensimismado, sin teléfono, sin música, sin nada más que andar y dejarme llevar. Hoy he sentido más conexión con el entorno que nunca.
  • Domingo 08/07 – día 37 – microdosis de LSD #36: hoy ha sido un día de macrodosis, todo ha aumentado, percepción, enfoque, desconexión, flow…
  • Lunes 09/07 – día 38 – microdosis de LSD # 37: no muchos cambios respecto ayer, porque la microdosis ha tocado un trozo más pequeño de lo normal, descompensado. Y ayer fue una macrodosis muy notoria. Noto menos efecto cuando la tomo después de haber roto el ayuno. Sin embargo sigo enfocado, no tanto en flow. La cabeza sigue en el sitio y enfocada, bastante organizada.
  • Martes 10/07 – día 39 – microdosis de LSD #38: penúltimo día y las sensaciones son inmejorables, noto más consciencia, noto como más control de mis pensamientos y mente. Tengo más el control de mis pensamientos negativos, y mi estado de humor es generalmente más positivo, así como mi mentalidad, más optimista que de costumbre. Proceso las cosas con mayor rapidez. Conceptualizo con más facilidad.
  • Miércoles 11/07 – día 40 – microdosis de LSD #39: acabando el experimento de 40 días de microdosis de LSD, se puede decir que estoy disfrutando mucho más de todo lo que vivo al día, trabajar, viajar y vivir. Pequeños detalles como observar quedarme atento al silencio, fijarme en pequeños gestos o movimientos. Las expresiones de las personas, las sutilezas del entorno. Los contrastes de las cosas. Las diferencias entre lo invisible. Mayor creatividad, agilidad mental y mejor humor. Una percepción muy exacta y más desarrollada. Un enfoque máximo y una capacidad para generar ideas y llevarlas a cabo más alta de lo normal. Además de desconectar en determinados momentos de todo y estar yo con lo que estoy haciendo.

4. Reflexiones y conclusiones diarias experimento Microdosis de LSD (vídeo)

He unido en un solo vídeo la mayoría de los 40 días durante el experimento microdisis de LSD:

5. Limitaciones

  • Realizar el experimento utilizando la microdosis de LSD aplicada en el cartón, podría no tener la misma efectividad que disuelta en agua.
  • Podrían haber variaciones entre la microdosis de LSD y la mcrodosis de psilocibina. Por lo tanto, los efectos podrían ser diferentes o más o menos intensos.
  • Hay un margen muy estrecho entre el efecto placebo y el efecto o estado al que realmente te lleva la microdosis.
  • Hay días que apenas sientas nada, y hay días que el efecto es mucho más aparente.
  • En ningún caso realicé este experimento por razones de entretenimiento u ocio, sino por razones profesionales y casi científicas (no puedo decir científicas por que no llegó a ese campo).

6. Conclusiones, descubrimientos y aprendizajes finales

  • He recibido, literalmente, cientos de mensajes de personas interesadas en las conclusiones y aprendizajes del experimento. Más que en ninguno de los 27 experimentos que he realizado hasta la fecha. Por otro lado, también recibí mensajes de personas que decían algo así como: “¿Estás tomando un ‘tripi’ todos los días?. Hay para todos los gustos.
  • 10 días después de haber terminado el experimento, sigo “disfrutando” de las mismas sensaciones y mejoras que he notado durante los 40 días. Sobre todo en cuanto a enfoque, flow y claridad mental. No han decaído ninguno de estos factores, tampoco han aumentado, se han mantenido.
  • Durante los 40 días he podido dormir menos horas, entre 5:30h y 6h y me he sentido igual de descansado que cuando dormía 7h / 8:30h.
  • No ha habido un solo día en el que haya alucinado, o haya sentido que pudiera estar bajo los efectos de la psicodelia.
  • Hay una diferencia notable entre tomar la dosis en ayunas y tomarla una vez has comido. De la primera forma el efecto es mayor que de la segunda.
  • También hay una diferencia digna de mencionar entre tomarla por la mañana y tomarla por la noche. De la primera forma consigues más enfoque durante el día, de la segunda, el sueño es más profundo, y los sueños como más reales.
  • Esto no es un tornado de productividad y creatividad, en absoluto. No nos volvamos locos. Es algo sutil, que previamente potenciado e influenciado por el buen trabajo que hayas hecho, se puede convertir en una ventaja considerable. Si antes no hay ese trabajo, no es nada del otro mundo. Considero.
  • La experiencia sobre la realidad fue casi la misma que antes. Aunque los resultados en mis pruebas cognitivas y perceptivas fueron mucho mejores.
  • Ha influido muy positivamente en mi meditación y en la capacidad para permanecer presente. De momento.
  • Con la microdosis de LSD, lo que haces es entrenar a tu mente a pensar de formas diferentes por un periodo prolongado de tiempo. Aquí hay un estudio que he encontrado y soporta este hecho. Esta puede ser la respuesta a un mejor estado de “flow”, la sutileza en la percepción y una mejor creatividad.
  • Monitoricé mi trabajo antes del experimento, antes y después, midiendo los siguientes parámetros: originalidad, fluidez de escritura, storytelling, riqueza de recursos, humor, tiempo de enfoque máximo, atención a detalles insignificantes, y algún otro factor como noción del tiempo. Adivina qué, todo s han mejorado considerablemente.

7. Consideraciones

  • Este es un experimento que yo decido hacer. Premeditado, reflexionado y calculado. No he recibido ninguna influencia externa, tal y como yo no ejerceré de influencia externa para nadie que no sea yo mismo.
  • Bajo ningún concepto baso estas pruebas en el ocio, entretenimiento o placer. Todo lo contrario, la naturaleza de este experimento es exploratoria. Buscando siempre el ángulo científico y de investigación.
  • El objetivo es descubrir nuevas mejoras en el rendimiento personal y profesional. Cualquiera cosa fuera de ese área, se considerará un uso indebido del planteamiento original.

Y un último recurso que considerar, lo que he experimentado después de terminar el experimento con el LSD.

Atribución imagen: guanare.

Jul
21

Sound Meditation: impresiones después de una experiencia asombrosa

By Isra Garcia  //  Experimentos  //  No Comments

Antes de ayer a las 7 am, finalicé mi primera sesión de lo que se conoce como Sound meditation (la meditación con sonido). Una auténtica experiencia vital de la mano de Alexandre Tannous, posiblemente el experto más reconocido en este campo.

sound meditation - alexandre tannous

Cuando terminé, todavía desorientado y anonadado, anoté mis primeras impresiones en una libreta.

Esto que comparto contigo es lo que escribí, tal cual:

Sound Meditation: impresiones y reflexiones

  • Ha habido un momento que el espacio tiempo se detuvo, no sabía dónde estaba. No sabía qué estaba pasando, me he sentido suspendido en una realidad diferente a la que vivimos.
  • Hubieron momentos en los que estaba dentro, en los que estaba fuera. Momentos que he estado integrado con todo, otros en los que parecía habitar dentro de la nada.
  • He sentido una energía increible que entraba y salía de mí. Era como un calor inmenso recorriendo mi cuerpo.
  • La mezcla entre el sonido, las frecuencias, el impacto de una música que entraba hasta tu alma y te retumbaba por todas partes. Todo ello ha sido algo indescriptible. Algo que no podré olvidar en mi vida.
  • Las oraciones, a pesar de estar en otro idioma, las he sentido como si pudiera entenderlas de principio a fin. Sentía exactamente lo que quería decir cada palabra, a pesar de que no entendiera el lenguaje, pues la mayoría eran árabes. He sentido el amor, la ira, el perdón, el arrepentimiento que venía con las palabras y la música.
  • Escuchar a otros contar la historia de lo que ha sucedido (como he hecho con Valentino aquí), ayuda mucho, porque te ayuda a poder explicar lo que sientes y no consigues poder describir.
  • He podido actuar como observador, con los ojos abiertos durante casi toda la sesión. Eso me ha permitido ver “el viaje” de mis compañeros, alrededor de unas 20 personas. Es ahí cuado descubres que cada persona vive este tipo de experiencias de una forma especial. Algunos mejor, otros no tan bien.
  • Mis sensaciones personales: no he sentido pena, ni dolor, ni socorro, no temor. He sentido plenitud, alegría, un estado de gracias, era paz, gloria.
  • Ha habido algo que entraba dentro de mí y se quedaba era como yo dentro de mí. Estuve mirándome al espejo por 3 o 4 minutos, pero me parecieron horas.
  • Mi mente, cuerpo, alma, emociones y yo mismo éraméos un solo ser, no había dualidad, eramos una misma cosa. Recuerdo cada uno de los minutos vividos, nunca he conseguido estar tan presente durante tanto tiempo. Estaba en el momento, en un estado de “flow“. Suspendido entre la realidad que conozco y la que se estaba creando en ese momento.

sound meditation ibiza

  • Esto es lo que altera tu consciencia: la mezcla entre lo que llaman “vibración” y la frecuencia del sonido que va incrementando y entrando en todo tu ser, además de la energía de cada persona.
  • Me siento diferente, no sé en qué sentido, pero siento algo diferente a lo que tenía antes de practicar este fenómeno llamado Sound Meditation.
  • Si bien es cierto que ya experimenté algo similar incluso mucho más intenso e “ido” en Afrika Burn, porque llevaba dos días de ayuno. Además de ir con la idea de entrar en lo más profundo. En Afrika Burn no sabía dónde estaba, aquí sí he sabido donde estaba en todo momento. En esta ocasión he decidido tener los ojos abiertos y estar conectado con todo lo que estaba sucediendo a mi alrededor. Quizá fue porque eso lo ha hecho diferente y me ha llevado hacia otra dirección. He estado despierto, no tan adentro y he estado más conectado a lo que había a mi alrededor. He sentido más compasión, empatía y al mismo tiempo sintonizado con la energía de otras personas.
  • Creo que en la próxima sesión de Sound Meditation, me encerraré en mí mismo y veré que pasa entonces, aunque la próxima será dentro de un tiempo, ahora creo que es demasiado pronto.
  • Veamos qué pasa en estos días, veamos cómo cambia el juego. Creo que a capas (experiencias) que realizamos, capas que descubrimos, porque vamos alterando nuestra consciencia. Ya son unas cuantas experiencias las que he vivido. Ya son muchos momentos los que me he llevado. Ahora tengo que digerir esta increíble experiencia de Sound meditation.
  • Creo que estas experiencias nos ayudan a desbloquear el subconsciente. Cuanto más experimentamos con ello, más profundo podremos llegar. Más intenso podremos sentirlo. Creo que el secreto de estas experiencias es vivirlas desde la rendición absoluta. No aguantar, no reprimirte, no estar agarrado, sino soltarte y dejarte engullir por sea lo que sea lo que te tenga que engullir. Y después, ver hacia donde vas y qué pasa cuando llegas allí.
  • La gente no trabaja en completar las cosas por miedo a lo que pueda pasar, pero detrás de ese miedo está la puerta hacia un descubrimiento, eso es lo que necesitamos, llegar a ese descubrimiento.
  • Veamos si sale todo bien, y puedo ir sacando más conclusiones a medida que voy meditando, recapacitando e interiorizando esto que he vivido. Es como desgranar una granada, poco a poco van saliendo pepitas que tienen mejor color y más sabor.
  • Siempre pienso que nuestro interior tiene una potencia que nunca hemos imaginado, es descomunal. Solo hay que lanzarnos y quitarnos la venda que tenemos en los ojos del alma. Saltar a ese vació del que hablaba Valentino en el podcast.  Pienso que la gente que es capaz de vivir experiencias vitales y lanzarse de cabeza a la experiencia, es capaz de absorber cinco veces más que alguien que se resiste y no se deja arrastrar.
  • Mi experiencia me dice que cada experiencia vital que altera tu conciencia, desbloquea tu subconsciente y te hace un poco, no mucho, pero un poco más sabio. Eso sucede porque llegas a lugares donde la mayoría no llegan. Eso es una ventaja competitiva para ti mismo, y para los demás, porque al final acabas compartiendo lo que sabes para ayudar a otros a crecer y ser mejores. Esa es una base del potencial humano.

Alexandre Tannous y la epifanía

Encontré algo inesperado. Me hubiera llevado algo más grande de lo que creía buscar. Incluso si esto hubiera acabado sin la sesión de Sound Meditation. Esa epifanía llegó gracias al genio increíble, y esta vez sí puedo utilizar las palabras “genio” e “increíble” con toda su extensión y grandeza, de Alexandre Tannous. Quien explicaba, con hechos y datos, que la especialización mata el genio de las personas. Principalmente porque se enfocan en una sola cosa, no ven más allá y acortan su alcance.

Es entonces cuando nunca alcanzan a ver todo el potencial ilimitado que tienen y pueden llegar a poseer. Esto es justamente algo que siempre había como una gran debilidad en mí. Porque ni he tenido una súper especialización marcada (a parte de que me dedico al marketing y marketing digital), ni he podido enfocarme en algo que supiera hacer esencialmente bien. Además de no conseguir poder centrarme en una sola cosa, siempre he sentido demasiada curiosidad por explorar todo lo que ha llegado a mí.

De forma consecuente e inconsciente, empecé a seguir ese camino. Hoy mi vida es un experimento, en todos los sentido, nunca paro de probar cosas nuevas, cosas que no entiendo, cosas que no debo hacer, cosas que no sé hacer, cosas que no alcanzo a entender. Cosas que no tienen nada que ver conmigo, cosas aleatorias, cosas absurdas, cosas ridículas. Cosas mejores, peores, pero trato de hacer todo, quiero mejorar en todo, quiero entender todo, quiero experimentar con todo. Y ahí está, según las palabras de Alexandre, el verdadero potencial humano. Algo que le da sentido al estado de crecimiento, aprendizaje y plenitud que vivo desde hace un tiempo, y que no para de extenderse hacia todos los lados.

Esto es una muestra de lo que vivimos en Sound Meditation, tanto en mensaje como en sensaciones:

Jun
14

Qué he aprendido en 200 días buscando, encontrando, enfrentando y superando rechazos (Fin de experimento)

By Isra Garcia  //  Experimentos  //  No Comments

La semana pasada cumplía el día número 200 buscando fracasos y rechazos. Por fin. Ha sido el experimento más largo que he realizado hasta la fecha, también el más pesado, duro y complicado. Porque no parar ni un solo día sin dejar de exponerte a fracasos y rechazos, por 200 días, es agotador, sobre todo mentalmente hablando. Las buenas noticias son que ya he acabado, he llegado a la meta del experimento 200 días de fracasos y rechazos.

Un experimento fruto de mi inquietud por enfrentarme a lo que me supera, me causa rechazo o no entiendo. La inspiración inicial de buscar fracasos y rechazos viene de Jia Jang y su experimento de 100 días.

En estos 200 días ha pasado de todo, como podrás ver en la lista de fracasos y rechazos de los últimos 100 días. Pero sobre todo, no he dejado de estar en contacto co al menos un rechazo al día, ni una sola vez. Me he enfrentado a cualquier tipo de ridículo o vergüenza. Me he lanzado a lo más absurdo que he encontrado. He desafiado la lógica de normal. Me he retado a mí mismo más de lo que jamás me hubiera retado si no hubiera realizado este experimento.

Como resultado, he obtenido muchos aprendizajes, muchos fracasos y muchos más triunfos que posiblemente no me hubiera llevado de no estar en contacto diario con la posibilidad de fracasar y ser rechazado.

Resultados de los últimos 100 días enfrentándome a fracasos y rechazos

experimento fracasos y rechazos por 200 días

Día 101 – 01/03

  • Rechazo al intentar hacer una clase de power yoga en el hall del hostel.

Día 102 – 02/03

  • Rechazo al pedir acompañar a dos policías del aeropuerto de Narita a patrullar por el aeropuerto.

Día 103 – 03/03

  • Rechazo al seguir las instrucciones de una asistente de vuelo de British Airways que aseguraba que no podría volar hoy desde Tokio a Londres con menos de 24 horas sin sacar el ticket.
  • Rechazo al pedirle a la persona que estaba en aduanas para sacarme una foto con él.

Día 104 – 04/03

  • Rechazo al convencer a la torrija que me operaran hoy mismo.
  • Rechazo al solicitar una plaza en el curso de champagne en Reims.

Día 105 – 05/03

  • Rechazo al intentar que me dejaran un Porche 911 como vehículo de cortesía.

Día 106 – 06/03

  • Rechazo al solicitar una plaza para estudiar una carrera en una universidad.

Día 107 – 07/03

  • Rechazo al solicitar el acceso a una falla sin ser fallero.
  • Fracaso al presentarme a un concurso de piano.

Día 108 – 08/03

  • Rechazo al pedir una audiencia en la Moncloa.
  • Fracaso al intentar entrevistar a el Rey Don Felipe para el podcast.

Día 109 – 09/03

  • Rechazo al querer participar liderando una manifestación.
  • Fracaso al intentar estar 5 horas sin moverme.
  • Rechazo al ser operado sin anestesia.

Día 110 – 10/03

  • Rechazo al pedir una cita a una mujer.
  • Fracaso al intentar que dejaran un gimnasio abierto 30 minutos más.
  • Rechazo al llamar a un timbre y preguntar si podrían dejare su plaza de garaje.
  • Fracaso al andar 200 metros con las manos.

Día 111 – 11/03

  • Rechazo al pedir un traje de policía local para aparecer en una fiesta así vestido.
  • Fracaso al intentar colarme detrás de la barra de un bar.

Día 112 – 12/03

  • Rechazo al comer con un tupperware en un restaurante.
  • Fracaso al intentar entrar en un curso de Navy Seals en USA.
  • Rechazo al entrar en una ruta de partidas de poder clandestinas.

Día 113 – 13/03

  • Fracaso al no ponerme nervioso por la anestesia general.
  • Rechazo al pedir que grabaran la operación y luego me la mostraran.
  • Rechazo al entrar con ropa de calle al quirófano.

Día 114 – 14/03

  • Fracaso al intentar trabajar después de una operación.
  • Rechazo al aplicar para ser profesor de guardería en una guardería.

Día 115 – 15/03

  • Rechazo al pedir quitarme los tapones de la nariz yo mismo.

Día 116 – 16/03

  • Fracaso al intentar completar 15 tareas en una hora.
  • Rechazo al presentarme al programa FAMA.

Día 117 – 17/03

  • Rechazo al pedir un pase para el tibet.
  • Fracaso en convencer a mi doctora de poder usar la máquina de inversión.

Día 118 – 18/03

  • Rechazo al pedir a mi vecino que me haga la comida y la cena.
  • Fracaso al invitar al conserje a mi casa a ver la mascletá.

Día 119 – 19/03

  • Fracaso al enviar 15 propuestas de negocio a 15 empresas diferentes.
  • Rechazo al pedir acceso como vecino a una calle cortada en el centro de Valencia por fallas.

Día 120 – 20/03

  • Rechazo al intentar acceder al balcón del ayuntamiento en una mascletá.
  • Fracaso al hacerme pasar por un político.

Día 121 – 21/03

Rechazo al intentar ser rechazo como voluntario en una ONG.

Fracaso al intentar conseguir un patrocinio de una gran marca.

Rechazo al entrar en un proceso para ser Head of Digital en una marca deportiva internacional.

Día 122 – 22/03

  • Rechazo al llevar la tienda de comestibles de bajo de mi casa durante un día.
  • Rechazo al enviar una solicitud a las fuerzas armadas.

Día 123 – 23/04

  • Rechazo al meterme en una obra al trabajar con el personal de obra.

Día 124 – 24/03

  • Rechazo al entrar en la cocina del sushi room y trabajar durante todo el turno de noche.

Día 125 – 25/03

  • Rechazo al pedirle al conductor del autobús poder conducir.
  • Fracaso al intentar pasar un test piscotécnico.
  • Rechazo al intentar ayudar a mi vecina del quinto a pintar su piso.

Día 126 – 26/03

  • Rechazo al postularme como director de una empresa que empiezo a colaborar con ellos.

Día 127 – 27/03

  • Rechazo al intentar acercarme a una ex-novia.

Día 128 – 28/03

  • Rechazo al intentar arreglar una relación amorosa.
  • Fracaso al intentar acceder a un baño de mujeres.

Día 129 – 29/03

  • Fracaso al intentar comprar los tickets de Burning Man.
  • Rechazo al intentar subir los precios a un cliente.
  • Rechazo al intentar ser admitido en la Universidad Comillas.

Día 130 – 30/03

  • Fracaso al aparecer vestido de payaso en una reunión de skype (fracaso porque no me atreví)
  • Rechazo al aplicar como guardia jurado a un puesto de trabajo.

Día 131 – 29/03

  • Rechazo al pedir poder probar la comida de la mesa de al lado donde estaba cenando (idea por @tumigatoyuncafe)

Día 132 – 30/03

  • Rechazo al pedir una botella de Perrie Jouët y mientras la descorchaba y la servía en la copa, decirle que si podían invitarme la botella porque no tenía dinero (idea por @stekky)

Día 133 – 31/03

  • Rechazo al intentar tocar con la banda de Jazz que había en La Fábrica de Hielo (Valencia) con abucheada incuida.
  • Rechazo al poder a la policia que me llevara a casa.

Día 134 – 01/04

  • Rechazo al intentar pintar con unas niñas que había en el tren junto a mí.
  • Rechazo al intentar ligar con una chica mientras su novio había ido al baño.

Día 135 – 02/04

  • Rechazo al invitar a una cerveza a un hombre que había en la barra y no nos conocíamos.
  • Rechazo al pedir montar al caballito a una mujer.

Día 136 – 03/04

  • Rechazo al intentar ponerme de camarero en el hotel.

Día 137 – 04/04

  • Rechazo al invitar a una tarta a un policía.
  • Rechazo al presentar una propuesta para un programa de TV en Cero.
  • Y rechazo de una propuesta de patrocinio para El Viaje.

Día 138 – 05/04

Día 139 – 06/04

  • Rechazo al pedir a mi equipo irnos de fiesta después de una sesión de team building.
  • Fracaso al llegar a dos compromisos que había establecido para este día.
  • Rechazo al pedir una entrevista a Gary Vaynerchuck.

Día 140 – 07/04

  • Rechazo al intentar trabajar para un despacho de arquitectos.
  • Rechazo al en fiar 30 propuestas de negocios y no recibir niguna respuesta en tres semanas.

Día 141 – 08/04

  • Rechazo al solicitar trabajo en el Diario de Ibiza.

Día 142 – 09/04

  • Fracaso al estar atento en un curso que estaba realizando.
  • Rechazo al pedir estar con el grupo avanzando dentro del curso.

Día 143 – 10/04

  • Rechazo al querer aplazar una entrevista.
  • Rechazo al pedir un taxi a la villa en la que me encontraba.

Día 144 – 11/04

  • Rechazo al querer extender mi conferencia 20 minutos más.

Día 145 – 12/04

  • Rechazo al intentar encontrar un taxi para llegar a tiempo al aeropuerto.
  • Fracaso al llegar a tiempo a un evento.

Día 146 – 13/04

  • Rechazo al intentar ser admitido en un curso de bolsa.
  • Fracaso al cumplir con mis responsabilidades dentro de un proyecto.
  • Rechazo al intentar participar en un proyecto colaborativo.

Día 147 – 14/04

  • Fracaso al acabar el entrenamiento completo para el día de hoy.
  • Rechazo al querer pagar después en un super mercado (mercadona)

Día 148 – 15/04

  • Rechazo al intentar ser admitido en la prueba Ultraman de Hawaii.

Día 149 – 16/04

  • Rechazo al solicitar una american express platino.

Día150 – 17/04

  • Rechazo al intentar subir a un avión sin pasaporte.
  • Fracaso al llegar al avión en última llamada.

Día 151 – 18/04

  • Fracaso al intentar pasar el control de Heatrhow con líquidos y botes extra.
  • Rechazo al intentar cargar el mac en un asiento en clase business.
  • Fracaso al uno conducir bien a mi equipo a traba de una proyecto.

Día 152 – 19/04

  • Rechazo al querer subir a un coche de policia en Ciudad del Cabo.

Día 153 – 20/04

  • Rechazo al querer trabajar en una tienda de zapatillas en el centro de Ciudad del cabo.

Día 154 – 21/04

  • Rechazo al seguir llevando un proyecto.

Día 155 – 22/04

  • Rechazo por el INEM al querer implantar el programa de excelencia.

Día 156 – 23/04

  • Rechazo al querer entrar en Afrika Burn a las 3am después de que las puertas estén cerradas.

Día 157 – 24/04

Rechazo al pedir participar en una de las sesiones en el campamento de criptodivisas en Afrika Burn.

Día 158 – 25/04

  • Rechazo de una chica que me gustaba hace un año.

Día 159 – 26/04

  • Rechazo al querer tocar en el escenario “you are the only one” de Bridges for Music.

Día 160 – 27/04

  • Rechazo al pedir cambiar el menú del día del campamento por una paella que yo mismo pretendía cocinar.

161 – 28/04

  • Rechazo al querer recibir un masaje desde el puesto de primero auxilios dentro de Afrika Burn.

162 – 29/04

  • Rechazo al pedirle a varias personas que abandonaran el escenario donde mi amigo Javi estaba tocando.

Día 163 – 30/04

  • Rechazo al pedir volar en uno de los vuelos que había desde Tankwa Karoo hasta Ciudad del Cabo.

Día164 – 01/05

  • Rechazo por un cliente al llevar el proyecto de la forma que yo proponía.

Día 165 – 02/05

  • Rechazo al pedir comida vagan en un McDonalds.

Día 166 – 03/05

  • Rechazo a tener una cita con una modelo Sudafricana.

Día 167 – 04/05

Rechazo por un guarda a aparcar en un sitio reservado para diplomáticos.

Día 168 – 05/05

  • Rechazo por el primero de abordo al pretender viajar en clase business cuando soy en realidad staff.

Día 169 – 06/05

  • Rechazo en un hotel al querer que calienten una comida que compré en un servicio de comidas para llevar.

Día170 – 07/05

  • Rechazo al intentar entrar en una mezquita en Zazníbar.

Día 171 – 08/05

  • Rechazo al hacer clase de yoga en la terraza del hotel donde me hospedaba.
  • Fracaso al intentar organizarme el día para oder aprovechar el turismo en la ciudad.
  • Fracaso al madrugar.

Día 172 – 09/05

  • Rechazo al intentar salirme de un proyecto.
  • Rechazo al intentar cerrar un evento / fiesta en un hotel de Ibiza.
  • Fracaso al intentar sacar a alguien de un proyecto.
  • Fracaso al hacer funcionar un equipo de trabajo.

Día 173 – 10/05

  • Rechazo al intentar pasar una noche gratis en un hotel.
  • Rechazo al pedir propinas en un bar.
  • Fracaso al intentar trabajar en un restaurante a cambio de una comida.

Día 174 – 11/05

  • Rechazado por una chica que encontré e El Viaje y que me dio un chispazo. No se lo pude decir más claro. Rechazo por decirle que me iría con ella donde ella dijese.
  • Rechazado por un conductor de Uber en Dar Es Salaam.

Día 175 – 12/05

  • Rechazado por el Gobierno de Namibia al intentar entrar al país sin los requisitos mínimos.

Día 176 – 13/05

  • Rechazado al querer pasar la noche dentro de la cabina de una compañía aérea en un aeropuerto.
  • Rechazado por un “Holy Man” para pasar un mes con él en el desierto.
  • Fracaso al reservar un vuelo que era para el día después, y el que viene luego.

Día 177 – 14/05

  • Rechazado al intentar pedir comida a domicilio en Windhoek (Namibia)
  • echazo por 38 coches al hacer auto-stop en el aeropuerto de Windhoek.

Día 178 – 15/05

  • Rechazado por la persona de la que estoy enamorado.
  • Rechazado por el servicio de comidas a domicilio aquí en Namibia.

Día 179- 16/05

  • Rechazo al querer entrar en un restaurante.
  • Rechazo al querer entrar en un gimnasio de chicas en windhoek.

Día 180 – 17/05

  • Rechazo al querer subir a un taxi.
  • Rechazo al aplicar para un programa master en Warlton.

Día 181 – 18/05

  • Rechazo al aplicar como profesor en Warldorf.

Día 182 – 19/05

  • Rechazo al saltar en una piscina privada.
  • Fracaso al integrarme con un grupo de personas.
  • Rechazo al querer besar a una mujer.

Día 183 – 20/05

  • Rechazo al querer entrar a un avión cuando las puertas estaban cerrándose.
  • Fracaso al llegar a tiempo a la salida de un vuelo.
  • Rechazo al pedir no participar en las tareas de limpieza porque tenía que partir antes que nadie.

Día 184- 21/05

  • Rechazo a manejar el equipo que estaba liderando.
  • Fracaso al hacer día de ayuno.

Día 185 – 22/05

  • Fracaso al llegar a tiempo a un evento.
  • Rechazo al querer alargar mi participación en un evento.

Día 186 – 23/05

  • Rechazo al proponer al taxista conducir yo hasta la estación de tren.
  • Rechazo al intentar pasar por la línea de diplomáticos en la aduana de Egipto.

Día 187 – 24/05

  • Rechazo al pagar con tarjeta en un restaurante en El Cairo.
  • Rechazo al pedir pagar después del desayuno en un restaurante en El Cairo.
  • Fracaso al llegar a tiempo a una cita importante.

Día 188 – 25/05

  • Rechazo al pedir una VISA extendida en USA.
  • Rechazo al pedir un descuento por residente en un hotel de Gizah.

Día 189 – 26/05

  • Rechazo al aceptar mi oferta para obtener un guía, un pack de puntos turísticos y entradas por 80 USD.
  • Fracaso al comer sano y comer limpio.
  • Rechazo al correr sin camiseta por la ciudad de Luxor.
  • Rechazo al pedir alcohol en Egipto.

Día 190 – 27/05

  • Rechazo al querer entrar a una mezquita a rezar en Egipto.

Día 191 – 28/05

    • Fracaso al montar un evento.
    • Fracaso al lanzar un proyecto.
    • Rechazo al aceptar mi propuesta para sacar un proyecto adelante.

Día 192 – 29/05

  • Rechazo al pedir una beca para estudiar.

193 – 30/05

  • Rechazo al proponer un “extra” en un masaje.
  • Rechazo a sacar una foto del museo de Egipto cuando está prohibido sacarlas.

Día 194 – 31/05

  • Rechazo, por parte de mis socios, al llevar a cabo un proyecto en el que llevaba meses trabajando.

Día 195 – 01/06

  • Rechazo a intentar salvar a una persona de ser despedida.

Día 196 – 02/06

  • Rechazo al entrar a una tienda, sin explicaciones.
  • Rechazo al dejarme nadar en el mar.

Día 197 – 03/06

  • Rechazo al entrar en FAYER porque no tenía el carnet de identidad.
  • Rechazo al entrar en un restaurante por ir vestido de runner.

Día 198 – 04/06

  • Rechazo al volar con dos maletas de mano.
  • Rechazo al entrar en la cabina del DJ.
  • Fracaso al llegar a tiempo a tres reuniones.
  • Rechazo al adelantar una entrevista.

Día 199 – 05/06

  • Fracaso al hacer día de ayuno,
  • Rechazo al aplicar para un concurso de hablar en público.

Día  200 – 06/06

  • Rechazo al pedir pagar un coche nuevo en criptodivisa.
  • Fracaso al intentar hacer día de ayuno.
  • Rechazo de propuesta de nuevo libro.

Solo hacer esta lista ya me ha parecido algo costoso, imagina buscar, encontrar, anotar y seguir buscando fracasos y rechazos.

El experimento sobre fracasos y rechazos al completo

Consulta aquí la primera parte con los 50 primeros días, y luego la segunda con los otros 50 días restantes.

Aprendizajes sobre fracasos y rechazos

experimento fracasos y rechazos por 200 díasMe han rechazado de todas las formas posibles. Rechazo en restaurantes, en trabajos, en universidades, academias, clubs. He sido rechazado por mujeres, amigos, hombres, profesionales o familia. He encontrado rechazos esperados, no esperados, impensables, obvios y sorprendentes. Además, he podido observar mi propia reacción a cada rechazo, o fracaso. Cuantos más días pasaban, más me daba cuenta, mejor reaccionaba, y más rápido me movía o bien hacia más fracasos y rechazos, o bien hacia un nuevo logro.

El rechazo es como una excusa, la idea de ser rechazado es peor de lo que en realidad parece. Justo como las lamentaciones. ¿Me he metido en problemas? Sí claro, pero ha sido genial, ha merecido tanto la pena verme en situaciones incómodas, ridículas, vergonzantes y descontroladas, que irremediablemente me ha hecho crecer de forma precisa en lo que más necesitaba evolucionar.

Piensa en cada uno de los ítems de fracasos y rechazos que encuentras en esa lista en las otras anteriores. Bien, ahora date cuenta que por cada uno de esos items, he aprendido a superar un problema inesperado o una situación determinada. Mínimo he obtenido más de 200 aprendizajes. Mínimo, uno por cada uno de los rechazos a los que me he lanzado, de cabeza.

Conclusiones finales sobre fracasos y rechazos

Para poder contarte más y mejor todo lo que he vivido y concluido durante estos 200 días enfrentándome al rechazo, he grabado un vídeo que relata el experimento y la experiencia. El vídeo iba a estar grabado en El Cairo. En el transcurso de El Viaje (Parte V – África) justo al volver de un crucero por el Río Nilo, pero cuando empezaba a recopilar fracasos y rechazos, me di cuenta de que me había comido 10 días… Es por eso que publico hoy el informe final y el video, que finalmente fue grabado ayer, en el trayecto de Puebla a Ciudad de Méjico, justo unas horas después del evento en el que participe.

Fue todo un acierto empezar este experimento, que aunque mentalmente me ha agotado. Ya que he tenido que tirar de mi autodisciplina en muchas ocasiones para buscar una rechazo o fracaso al día, al menos. Me ha ayudado a anular por completo el sentimiento de fracaso, rechazo, indiferencia o incluso el sentido del ridículo. Parecer, ser o hablar de forma absurda me parece un nuevo “normal”.

Además incluso un cuadro de mando que está incompleto, porque me descolgué en un momento dado, y ya no seguí con ese compromiso. Es una buena muestra por dos cosas, primero porque hay más de 150 días registrados, y segundo para que veas que no siempre cumplo y acabo lográndolo todo. Y aún así, el experimento, los resultados, mi vida, sigue siendo como debe ser, no perfecta, pero tampoco imperfecta.

Tengo tres preguntas (o tareas, según lo quieras ver) sobre enfrentar fracasos y rechazos; ¿Qué pasaría si tuvieras que enfrentarte a un rechazo al día durante 20 días? ¿Cómo reaccionarías y qué cambiaría? ¿A qué rechazos te expondrías?

Fracasos y rechazos, qué gran oportunidad.

May
28

Cómo mentir, cuándo mentir y por qué mentir

By Isra Garcia  //  Experimentos  //  No Comments

Si hay que mentir, cuando mentir, y por qué mentir es la clave, y también el cómo mentir…

“Hemos decidido cambiar de proveedor para buscar algo con un enfoque fresco y diferente y con habilidades diferentes a las tuyas”. Y entonces, te enteras que han contratado a un proveedor como, pero más costoso y no tan bueno.

“No sé cómo ser autodisciplinado, me cuesta crear una rutina”. Sin embargo, todos los días, a la misma hora, pase lo que pase, estás sentado en el sofá viendo tu serie favorita.

“No estoy interesado en este producto”. Y entonces, cazas un tweet recomendado el mismo producto que el tuyo pero de otra marca.

“Cancela la reunión de trabajo, tengo un asunto personal que atender”. Y las fotos de Instagram te cazan de copas por la ciudad.

“Me apetece estar solo”. Pero su amiga te ve saliendo del cine con otra persona en actitud cariñosa.

cómo mentir

Por qué mentir

Las personas mentimos todo el tiempo. Lo hacemos porque el mundo nos ha entrenado a hacerlo. Y porque tenemos miedo. Es es el por qué.

Las personas (como tú y como yo) mienten en muchas situaciones. Por qué las personas solemos cuestionar el juicio de cualquiera. Lo hacemos cuando decidimos que vamos a romper la relación profesional. O cuando no nos gusta la persona que vende el producto, o el propio producto, o cuando nos da pereza ir a esa reunión de trabajo improductiva.

El intercambio de decir la verdad y ser contundente, es faltar al respeto a la otra parte.

Por supuesto que no decimos la verdad. Si lo hiciéramos, la mayor parte de las veces seríamos abucheados, o tachados de insensibles.

¿Te sorprende que sea más fácil evitar el conflicto y sacar nuestra mejor sonrisa falsa? A mí No.

Por supuesto, como todo, hay una alternativa, pero requiere confianza y paciencia.

Cuándo mentir

Cualquier persona que no comparte tu visión, no te compra o no te entiende, no es estúpido. Lo que sucede es que a lo mejor no puede procesar ideas de forma lógica. Ni es hipócrita ni tampoco está manipulado por otros.

No, es más simple:

Sabiendo lo que sabemos, y creyendo lo que creemos, esa persona está tomando la decisión acertada.

Tomamos decisiones valorando lo que sabemos y en lo que creemos. Eso es tautología, si nos basamos en la definición. La decisión es el camino que tomas basándote en lo que sabes y crees ¿no?

Cómo mentir

El reto, entonces, es darte cuenta que quizá, las demás personas saben algo que tú no sabes, haces o actúas. O más fácil y llano, no creen en lo que tú crees. Por eso cómo mentir tambiémn es clave.

Nuestro trabajo no es mentir, sino encontrar cuáles son nuestros sesgos, visiones, creencias, miedos y filosofía de vida.

Nos vas a dejar de mentir, probablemente. Lo que sí puedes cambiar es la naturaleza de tu mentira.

Este vídeo muestra un experimento que realicé, 20 días sin mentir, o al menos vivir intentándolo

Atribución imagen: npr.

May
2

Experimento 20 días ignorando cualquier recomendación: listado, aprendizajes, resultados y conclusión

By Isra Garcia  //  Experimentos, Lifestyle  //  No Comments

El experimento sobre ignorar consejos durante 20 días ha terminado. Han sido una veintena de días rechazando y huyendo de cualquier recomendación o consejo que ha aparecido en mi camino. Han sido algunos obstáculos. He concluido las dos partes del experimento. La primera: seguir y aceptar cualquier consejo durante 20 días. Y esta ha sido la segunda: ignorar cualquier consejo por el mismo periodo de días.

Índice de contenidos para el experimento de ignorar consejos durante 20 días:

  • Parte 1: listado con recomendaciones ignoradas durante todo el periodo.
  • Parte 2: cosas que destacar.
  • Parte 3: aprendizajes.
  • Parte 4: resultados derivados.
  • Parte 5: conclusión.

PARTE 2 – ignorar consejos, el listado completo

ignorar recomendaciones experimento

Estos son todos los consejos y recomendaciones que ignoré de forma intencionada…

Día 1 – 20/03

  • Dormir 8 horas, y decido no dormir en dos días.
  • No cargarme con tareas, y establecer el récord con un día de 108 tareas.

Día 2 – 21/03

  • No pasear por la ciudad en pijama.
  • Acostarme pronto y levantarme tarde.
  • Editar los podcasts.
  • Publicar el enlace en Facebook para que lean los posts en mi blog.
  • Responder al timbre cuando llaman.

Día 3 – 22/03

  • Escuchar a quien me hable (durante un día)
  • Ser más comprensivo con la gente de mi alrededor.
  • No meterme donde no me llaman.

Día 4 – 23/03

  • No aparcar en los baños durante todo el día.
  • No ser real hablado.
  • No precipitarme.

Día 5 – 24/03

  • Dejar terminar hablar a alguien.
  • Ignorar consejos de no salir en manga corta a las 22h.
  • Llegar tarde a un compromiso.
  • No trabajar el fin de semana.
  • No ser impaciente.

Día 6 – 25/03

  • Recomendación de mi otorrino de no utilizar la máquina de inversión.
  • No ser brutalmente honesto con la gente.
  • Callar cuando veo algo que no me gusta.

Día 7 – 26/03

  • No ser maniático.
  • No usar la máquina de inversión.
  • Saludar a la gente que saluda.

Día 8 – 27/03

  • No sacar unos billetes de avión antes de hora.
  • No decirle a otra persona lo que realmente pienso.
  • Callarme antes de manifestarme sobre un hecho.

Día 9 – 28/03

  • No decir la verdad aunque duela.
  • No comer Cucarachas.
  • Mirar el email varias veces al día.

Día 10 – 29/03

  • No embarcarme en un rato deportivo tan pronto después de una operación.
  • Prepararme con un guión una entrevista importante.
  • No dar una reprimenda a alguien que me inquieta.

Día 11 – 30/03

  • No hacer una prueba de esfuerzo todavía.
  • No embarcarme en un desafío sin la preparación necesaria.
  • Respirar antes de explotar emocionalmente.

Día 12 – 31/04

  • Escuchar a alguien cuando está hablando.
  • Dar feedback a mi equipo y a compañeros.
  • Comentar a la gente que me responde.
  • Hablar con una persona.
  • Pillar el coche para volver a casa.

Día 13 – 01/04

  • Llegar 30 minutos antes a la estación.
  • No dejar la mochila en el pasillo del vagón del tren.
  • Comer antes de salir del viaje.
  • Dar feedback.
  • Coger la comida en un buffet que sé que me voy a comer.

Día 14 – 02/04

  • No pedir mucha comida.
  • No ser tan contundente.
  • Ser menos directo.
  • No tomar las cosas como algo personal.

Día 15 – 03/04

  • No confiar en la gente a la primera de cambio.
  • Desconectar tan pronto como llegue al hotel.
  • Sacar el dinero para pagar un recibo.

Día 16 – 04/04

  • Atender a los asistentes a un evento.
  • No comer en un taxi.
  • Comer algo en tres días.

Día 17 05/04

  • Escuchar a alguien.
  • Desistir.

Día 18 – 06/04

  • Comer despacio.
  • Cambiar una cita para no llegar tarde.
  • No presionar a la gente.
  • Llamar a mis amigos.

Día 19 – 07/04

  • No hacer llamadas de trabajo el sábado.
  • No decir las cosas que duelen a la cara.
  • Comer más despacio.
  • Pedir permiso.

Día 20 – 08/04

  • Abrocharme el cinturón mientras vuelo.
  • Hacer 5 kilómetros de carrera el primer día que hago deporte después de cuarenta y dos días.
  • Irme pronto a dormir.
  • Decir las cosas de una forma más sosegada.
  • Recomendación de crear alianzas.

He ignorado todas las recomendaciones que he encontrado durante los 20 días de experimento.

PARTE 2 – Cosas que destacar

Aquí algunas cosas que merecen ser mencionadas:

  • No se trata de practicar cómo ignorar a alguien y que duela.
  • Ignorar a alguien funciona, solo muy pocas veces.
  • Es más fácil ignorar consejos que seguirlos.
  • Las personas damos consejos, aunque sepamos que no servirán.

ignorar consejos no solicitados

PARTE 3 – Aprendizajes

Estas son algunas de las lecciones aprendidas:

  • No es necesario esperar a que la gente cuente contigo, o que sigas sus consejos, puedes hacer lo que te apetezca cuando te apetezca.
  • Ignorar consejos me ha llevado a perder clientes, pero me ha llevado a ganar otros. Debido a que he seguido a mi instinto más que a la lógica.
  • Las personas se molestan cuando no haces lo que te aconsejan.
  • Las recomendaciones que estableces para ti mismo suelen ser las más sanas de todas.
  • Estaba en lo equivocado con el aprendizaje que contrastaba en los 20 días siguiendo cualquier consejo. Ignorar consejos te lleva a más problemas que no hacerlo.
  • Ignorar las recomendaciones que surgen de situaciones fortuitas es mucho más complejo, porque no tienes un punto de referencia.
  • Los consejos que damos, son casi los mismos siempre, porque estamos seguro de que las cosas son como las vemos.

PARTE 4 – Resultados derivados

Qué ha pasado cuando he ignorado muchas de las recomendaciones que puedes ver más arriba:

  • Ignorar el dormir pasa factura, sobre todo después de dos días. Igual que dormir entre cuatro y cinco horas durante unos días.
  • Dejar de seguir un plan me llevó a hacer el mismo número de tareas que en dos semanas, en un día. En 17 horas.
  • Pasear en pijama resulta algo que pasa completamente desapercibido. Tanto tiempo queriendo hacerlo y resulta que todo eran miedos.
  • Comer cucarachas no es muy sabroso. Curioso que alguien recomendara no hacerlo.
  • Comer todavía más deprisa de lo que en la actualidad como, produjo alguna indigestión que otra. Recomendación día 19 de comer más despacio.
  • Estuve a punto de ser bajado de un avión al no querer abrocharme el cinturón de seguridad, tal y como los asistentes de vuelo recomendaban.
  • Un taxista me echó de su taxi por comer en el taxi cuando me aconsejó que no lo hiciera.
  • He pasado a hacer tres días de ayuno a la semana durante 20 días. Un naturópata me recomendó comer algo cada tres días cuando hacía ayuno.
  • Por el feedback recibido, la gente valora la naturalidad de los podcasts no editados, aunque cometas fallos, se agradece más y resuena más.
  • He tenido buenos enfados por meterme todo el tiempo donde no me llaman, tal y como hice ignorando el consejo que me dieron en el día tres.
  • Cinco personas con las que interactué me tacharon de intolerante, ya que no fui comprensivo con ellas debido al consejo que ignoré también en el día tres.
  • En el día cuatro ignoré el consejo de no precipitarme, lo cual me llevó a estar fuera de lugar en cada conversación que participé.
  • No dar feedback a compañeros y equipos, o aislarme de amigos y familiares, me ha desconectado un poco de trabajo y familia. Pero al mismo tiempo me ha permitido entrar más en profundidad en mi mismo y en hacer un trabajo importante más elaborado.

Me he fallado a mí mismo. He caído, he hecho el ridículo, me he hecho daño, he dejado de hacer cosas que me hacían bien, he creado microhábitos perjudiciales. Inevitablemente. Son cosas que suceden cuando decides ignorar consejos como práctica cotidiana.

PARTE 5 – Conclusión: ignorar consejos

La conclusión es que deberíamos ignorar más consejos, aunque pueda parecer muy antisistema. La razón es que la mayoría de consejos o recomendaciones que realizamos no están fundamentados ni son solidarios. La mayoría de veces se dan sin tener en cuenta el estado de la persona que se tiene en frente, cómo se siente al recibirlo y cómo se sentirá después de recibirlo. Damos consejos por vicio, otorgamos recomendaciones como si de juicios se trataran, y lo peor no sabemos reaccionar de forma adecuada cuando otros no los siguen, o simplemente los ignoran.

Necesitamos ser más cuidadosos con los consejos externos, y aprender a ser nosotros quien nos recomendemos a nosotros mismos.

Otra parte es saber apreciar qué consejos son obvios y qué consejos no debes prestar atención en absoluto. La diferencia es, en esencia, descartar todo lo que tenga que ver con una opinión no probada o demostrable y que obviamente no tenga un impacto positivo en tu vida.

Atribución imagen: Jim Whimpey.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+