Menu
Browsing articles in "Actitud imparable"
Sep
19

Por qué no haces lo que quieres estar haciendo (y cómo hacerlo)

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

La gente que quiere hacer algo distinto, hace algo distinto, el resto de personas, no lo hacen y no dejan a los demás hacerlo.

vamos a hacer algo distinto

Si quieres tener una mentalidad de guerrero, ve y constrúyela.

¿Quieres ser arquitecto? Fórmate para ello, pero sobre todo diseña, estructura y mánchate las manos.

¿Sueñas con conducir coches? Empieza por el primero, el más asequible posible, conoce cómo se comporta, las curvas, con niebla, con el sol de cara, y haz kilómetros.

¿Te apetece estar tranquilo y evitar todo el chismorreo de restaurantes o bares en un viernes tarde? Crea tu plan, ignora el resto.

¿Qué quieres hacer? Porque en realidad tienes todo lo que no has tenido nunca a tu alcance para poder lograrlo.

Incluso si no quieres hacer nada, estás en tu derecho, no lo hagas, nada.

Sin embargo, usualmente, no haces nada de lo que en realidad quieres hacer ¿Y sabes por qué?

¿Por qué no hacer algo distinto?

Varias opciones:

  1. Podrías fallar y entonces quedar como lo que (secretamente) crees que eres, un fraude.
  2. No sabes cómo hacerlo y tienes miedo de ser visto como un novato que tiene que ser guiado.
  3. La recompensa de sea lo que sea aquello que te está dando satisfacción a corto plazo es suficiente para mantenerte ocupado con la cabeza bien baja.

Interesante ¿no crees? Somos nuestra propia cárcel, vivimos en un drama ficticio y en una angustia auto-inducida, porque el día que continúes hacia delante sin importar esas tres razones (y las que me dejo) verás lo engañado que has vivido durante todos estos años.

¿Por qué crees que ahora cada vez más nos gusta ver a los villanos en las películas? Porque nos identificamos con lo que sucede en la vida real, es una parte profunda del comportamiento de muchas personas.

El hecho que mucha gente no sea lo que quiera ser o no haga lo que deba hacer, tiene que ver con el miedo de hacer cosas terribles. Mucha gente lo confunde con moralidad, pero es cobardía.

Llevo toda una vida viendo a gente sobresalir de sí mismos, es algo que no se puede explicar, solo lo puedes hacer, y cada uno lo hace de forma diferente, pero cuando lo haces una vez, dos, tres y cuatro, la estadística dice que no vas a dejar de hacerlo ante cada circunstancia y adversidad, y eso te hará imparable.

Esto no va sobre pensar (lo siento Descartes), va sobre existir, va sobre hacer algo distinto a lo que se supone que debes hacer. Me refiero a lo que te arde dentro, y créeme que te arde.

Atribución imagen: Oiluj Samall.

Sep
10

Algunas cosas que contarte en un día como hoy

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Si eres capaz de ver, te darás cuenta de que tú eres “eso”.

cómo ver la vida tal y como es

Ya está “allí”.

Ya “lo tienes”.

Y ya “eres” “eso”.

No hay “mejor” tú, solo estás tú, aprende a ver.

La verdadera disciplina no tiene que ver nada con la violencia o la rigidez, sino más como una forma de expresión.

El placer real (el bueno, el positivo, ese que tanto defendía el incomprendido Epicuro) nunca existirá si por medio no aparece la palabra “habilidad”.

Si el maestro te cuestiona, aprenderás. Si te anula, crecerás. En cambio, si no te da la respuesta, la encontrarás. Si te pregunta, sabrás. Si no te dice nada, alucinarás.

Tienes la oportunidad de hacer lo que nunca pudo ser hecho. Tengo curiosidad por saber cómo aprovecharás este hecho.

Posees el derecho de bajar el cielo a la tierra (aunque detrás de la cortina ambas cosas sean lo mismo – solo tienes que saber cómo ver la vida tal y como es)

Somos como los peces en el agua, no saben que están en el agua porque no pueden salir del agua y verse a ellos mismos desde la otra parte.

Si nos dejamos ser como somos cuando naturalmente actuamos, nos daríamos cuenta de que somos una obra de arte sin fallos.

El problema no está en tu productividad, es problema es qué haces con la vida que sucede fuera del trabajo.

Hemos perdido todo contacto con nuestra parte artista, por lo tanto, nos limitamos a imitar a aquellos que se atreven a verse en un espejo y reírse de ellos mismos.

Estamos lejos de ver y comprender que no es el dinero, sino la compasión.

Da igual cuánta energía te haga falta, cuánta desaproveches, o cuánta necesites. La realidad, es que dentro de ti hay un reactor nuclear equivalente a 1.000 bombas atómicas. El handicap, es que no nos hemos preocupado lo suficiente, y entrenado, para encender el interruptor y aprender a canalizar ese big bang interior.

Es la primera vez que paso por los síntomas de un sobreentrenamiento, mi cuerpo ha colapsado preparando el Hombre del Alto Rendimiento Holístico. Esto me parece realmente interesante, poder ver otro ángulo, escuchar las señales que no había escuchado, y dejar de forzar lo que no veía que estaba forzando.

Quería que supieses esto, necesitas saberlo, y yo lo quería ver escrito aquí, porque cómo ver la vida tal y como es, sucede ahora.

Sep
8

Vivir como nunca antes has vivido

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Estoicismo  //  No Comments

Al finalizar el día, o al empezar el siguiente, había un momento sagrado donde me repetía a mí mismo “hoy he vivido” o “ayer viví”. Y así ha sido, sin embargo, después de este descanso, estas palabras han cobrado un nuevo significado, más vivo, con más fuerza, más penetrantes y envolventes en mí y en todo lo que me rodea. Esta es la historia…

Ayer aterricé finalmente en este blog después de un mes de descanso absoluto.

El primer mes que recuerdo desde 2008 sin compromisos, responsabilidades ni obligaciones.

Aproveché y dejé de hacer todo.

Desconecté Internet de mis dispositivos móviles y equipos de trabajo.

Teléfono en modo avión.

Olvidé mis rutinas.

Mandé la autodisciplina a dar una vuelta.

Tumbé toda la Ultraproductividad que tanto funcionaba.

Perdí el hilo del Alto Rendimiento Holístico.

Dejé que cualquier cosa que sucediese, fuera lo que moldearse el día.

Eliminé cualquier resistencia y me sumé a la corriente de lo que iba sucediendo aquí y ahora.

Entonces me di cuenta de que estaba viviendo como nunca antes había vivido.

vivo - cómo vivir hoy más que nunca

Déjate arrastrar por la vida

¿Cómo sentirte más vivo que nunca? Esto es lo único que hice, dejarme arrastrar, algo opuesto a lo que he hecho durante toda mi vida. ¿Resultado? Liberación, armonía, tranquilidad, ecuanimidad, amor, entendimiento.

Piénsalo, no puedes controlar tus pensamientos, sentimientos, emociones o intenciones porque tú eres ellos.

Así que cuando sueltas todo control sobre ti y todo lo demás (da mucho miedo, te hace sentir inmensamente frágil y requiere de toda tu rendición), es entonces cuando tomas todo el control del universo.

Sé lo que haces aquí y ahora

¿Has visto alguna vez a una nube cometer algún error? ¿Y a una ola? Bien, pues eso es lo que sucede cuando te quedas sin control. No solo es perfecto, sino que nuevos comportamientos, sensaciones y experiencias aparecen.

Toma el riesgo de hacer lo que quieres.

Nadie tiene nada con lo que conciliar, porque todo lo que ha sido, ha sido siempre así.

Solo somos una cosa, lo que estamos haciendo en este preciso momento. Cuánto más sueltes todo lo demás, más poderoso/a serás, pero sobre todo, te sentirás más vivo que nunca y eso honrará tu lugar en el mundo.

¿Serías capaz de abandonar tus resistencias sin sentirte culpable?

Ser uno con el universo es confiar en él.

Ago
4

No pares hasta que el propio diablo huya de ti

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Estoicismo  //  No Comments

La única clave que conozco, no parar de empujar.

Entender que siempre habrá un desafío.

Siempre habrá un test.

Algo tratará dejarte fuera de juego.

Aparecerá una excusa que te convencerá y la creerás.

Una lamentación pasará el filtro de “no hacer caso”.

Una emoción te impactará te hará creer que no vales.

Sentirás un ataque como un ataque, te ofenderás, reaccionarás y perderás los papeles.

Un día algo te cogerá por sorpresa.

Un virus vendrá y te pondrá en jaque, a ti, a tu familia, trabajadores o amigos.

No es nada personal. Solo es la vida. Séneca decía que no puedes decir que vives si no enfrentas la adversidad, puesto que no tendrás la oportunidad de ponerte a prueba.

No parar de empujar

Me gusta pensar que hay un pequeño diablo que disfruta viéndonos caer en las trampas tan normales y cotidianas de nuestra existencia. Un personaje maligno al cual es fácil incomodar. Solo tienes que no parar, una y otra vez, no importa, no pares.

no parar de empujar

Ahora bien, lo que podría suceder con esta actitud imparable es que o bien el diablo llame a sus hermanos mayores y tengas que sortear más injusticias, infortunios o situaciones desagradables, o bien podría suceder que paren de molestarte y se vayan con la música a otro sitio.

Quiero que seas “ese hombre o mujer tan molesto/a al que no le importa caer enfermo. Al que le da igual sus finanzas o amoríos, porque cada día se levanta de la cama con la misma misión de siempre, no parar”.

Eso es lo que debería recordar de ti ese hombrecillo rojo que vive entre llamas, que salga despavorido al volver a saber de ti.

No parar de empujar, más fácil decirlo que hacerlo, pero solo tienes que tener en cuenta que la clave es parar solo cuando llegue el último día de tu vida, bueno, el último minuto.

Mientras tanto, showtime.

Atribución imagen: chb1848.

Ago
3

Por qué sigo rompiéndome en pedazos y cómo fue esta última vez

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Principalmente porque romperte es la única forma de construirte, así que voy a ejemplificarlo con mi última vivencia personal… Hacía tiempo que no estaba tan roto, que no me destrozaba así. Fue K.O. técnico como hacía tiempo que no vivía. Empezando el viernes y acabando ayer domingo a media tarde.

Estaba bloqueado emocionalmente. Anulado mentalmente. Ahogado espiritualmente. Durmiendo 15 horas el jueves, 12 horas el viernes y otras 12 horas el sábado. Había algo que no conseguía ver, o no había que ver nada y solo tenía que aceptar que romperte es la única forma de construirte.

Jueves: descontrol emocional

El jueves marchaba bien. Acabó la entrevista con Robin Sharma y fue un éxito, estaba muy satisfecho. Sin embargo, por la noche mi ansia ganó el pulso y empecé a comer más de lo que estaba acostumbrado. Estaba hambriento, o eso me hacía creer a mí mismo. Fue un descontrol emocional con la comida. Acostumbrado a hacer una sola comida después de salir del Ayuno de Alto Rendimiento de 40 días, y de alimentarme de lo óptimo, eso solo consiguió noquearme más. 

El haber cenado tanto era la excusa perfecta para no levantarme, y yo decidí caer en la desidia, en la mediocridad, en la pereza, y quedarme una hora más en la cama, otra más, y otra, hasta que se hicieron las 16h.

Viernes: el “juez” siempre gana

No sé cómo pero conseguir bajar a la playa a tomar el sol, darme un baño y relajarme. Entonces, como un desesperado empecé a devorar contenido y más contenidos en Instagram, Facebook y cualquier excusa para entretener mi mente y no pensar, pero claro, estaba pensando en no pensar.

Llegué a casa y vi dos películas, series de manga, sentía que no podía trabajar. Estaba intelectualmente de manos atadas. Dije, “bueno, mañana será otro día, debo darme un respiro”. Sin embargo, estaba viendo, desde fuera, como era una pobre excusa. Mi juez había tomado el relevo, había un dictador que no estaba parándome de castigar por todo lo que hacía, no importa lo que fuera, estaba mal. Esa decisión, la otra elección, ese movimiento, incluso un pensamiento, solo por tenerlo, estaba arrepentido. Volví alimentarme de forma perjudicial, compulsiva, sinsentido. Y como espectador, mi querido y veterano juez. Al lado, el dark side, diciendo, “ya nos tocaba a nosotros”. Al otro lado, esta persona a la que llamo “yo” como un espectador, asintiendo con la cabeza y susurrando en voz baja “interesante”.

Sábado: demasiado pensar = espíritu roto

Llegó el sábado, vía crucis, no podía con mi alma, mi espíritu estaba roto, en esta ocasión conseguí levantarme sobre las 13, intenté meditar, no pude, intenté salir a hacer deporte, no pude, solo pude tumbarme en el sofá y ver series.

Teléfono apagado desde hace unos días, anulando reuniones y compromisos. Lo único que mantuve cada día, es mi compromiso, atención y trabajo con los participantes, tanto del Método UP 2020 como los del Mastermind UP, a dura penas, lo mejor que pude y supe.

Llegados a un punto, sobre las 19h, como pude, me puse las zapatillas, la ropa de deporte y salí a correr, unos patéticos 3.75 kilómetros (con el juez dándome collejas a cada zancada que daba). Llegué a la playa y dije, “a muerte”, hice HIIT, Tai Chi, Qi Gong y medité como pude. Subí a casa y puse las cosas de trabajo al sitio, correo, proyectos, etc. Hice ayuno, tomando proteínas vegetales, caldo de huesos, necesitaba recuperar la energía armoniosa que los alimentos me dan. Una pequeña gran victoria.

Domingo: para hacerlo solo hay que hacerlo

Llegamos al día de ayer domingo iba a despertar a las 6am, inviable. Finalmente, 11am y con esfuerzo. A pesar de que sabía lo que debía hacer, estaba sin rumbo, como perdido, no encontraba el sentido o la motivación o la razón.

Tenía una lista de tareas que se comía todo mi terreno, el vital. Empecé completamente destartalado, fui haciendo cosas que parecían no estar conectadas, pero fui haciendo, tenía una entrevista en IG live a las 19h y mi compromiso con los UPers, a cada micropaso empecé a avanzar, ya había avanzado desde el jueves porque estaba pasando exactamente por lo que debía pasar.

Entonces lo vi claramente, dejé de pensar, dejé de sentir, dejé de resistirme, solo hice lo que estaba haciendo en ese momento. Si estaba respirando, estaba respirando, si estaba viendo estaba viendo, si estaba perdido, estaba perdido, entonces empecé a fundirme con lo que iba haciendo, y me dije: “Isra recuerda, para hacerlo solo hay que hacerlo, claro”

Pasé a completar todas las tareas, hacer 2:40h de rodillo, HIIT, dos sesiones de Tai Chi, otras dos de Qi Gong, meditar, fue ganando porque fui haciendo lo que iba haciendo, eran pequeñas microvictorias que lo eran todo porque sucedían en ese mismo instante.

Dentro no hay nada y fuera está todo

Romperte es la única forma de construirte de nuevo

¿Qué es lo que hice en estos días? Darme cuenta que estaba resistiéndome, dejé la corriente me arrastrara, quería ver dónde me llevaría. Dejé de juzgar cada minuto, dándome cuenta que todo, cada momento era nuevo y por lo tanto yo también, que estaba viviendo situaciones nuevas y que nada era por nada.

Requiere de algo más que agallas darte cuenta y saber que no estás separado del mundo. Ver dentro de ti y ver que no hay nada es sabiduría y mirar afuera y ver que lo soy todo, eso es amor.

Y aquí estoy, esto es lo que soy; dispuesto a lo que venga, amando el destino, listo y preparado para no estar preparado. Consciente de que seré tomado por sorpresa de nuevo y algo, lo más inesperado, volverá a derrumbarme. Genial, estoy expectante, solo que un poco más despierto que ayer.

Una vez más, la vida me lo vuelve a mostrar; romperte es la única forma de construirte de nuevo, así que vamos a ello.

Jul
28

Ese hombre / esa mujer

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Cambio  //  No Comments

Seguro que has conocido a una de esas personas que lo cambian todo…

Hablo de esas personas que lo cambian todo.

personas que lo cambian todo

Justo cuando crees que no se puede, no hay opción, está todo perdido.

Un día, de repente aparece una mujer o un hombre distinto, lo ves en su mirada.

Uno que decide tomar el liderazgo de su vida y la de su familia.

Una que no respeta la tradición, sino la insolencia, la insurgencia y la herejía de ir contra todo y contra todos.

Un día aparece uno (o una) que no espera, que no recula, que no agacha la cabeza. Que sabe que va a tener lo que quiera tener, porque no va a parar hasta conseguirlo.

Uno que cambia el estatus de la familia, uno que convierte en alegrías todas las penas de sus padres.

Una que demuestra en la práctica lo que en la teoría parecía imposible.

Uno que destroza lo perfecto y habilita lo imposible.

Una que toma la iniciativa ante el cambio más paralizante jamás visto.

Uno que no tiene miedo a nada.

Una que decide vivir con atención plena, virtud y gracia, tanto, que transforma a la gente con la que interactúa.

Uno que se apoya en la desesperación para reinventar una industria entera.

Una que crea un nuevo statu quo.

Uno que construye puentes para conectar a los desconectados.

Una que no se mueve por el dinero, la paga mensual o la cantidad de marcas que puedan haber en su armario.

Uno que antepone los valores a los intereses.

Una mujer cuya integridad inspira a multitudes.

Un hombre con la suficiente autodisciplina como para lograr la libertad de la que centenares de filósofos han disertado.

Una que ve lo que otros no ven.

Uno que coloca la empatía antes que la venta.

Una que sabe que si tienes que arrastrarse hasta la línea de meta, lo va a hacer, no importa el precio a pagar.

Uno que entiende que no está aquí para enseñar o educar, está aquí para que los demás se enseñen a sí mismos.

Una que vive una vida digna de ser emulada.

Uno que revienta los patrones que no funcionan.

Una que decide ser excepcional.

Uno hace del inconformismo su manera de ganar.

Un día, un hombre o una mujer aparece y lo interrumpe todo.

Mi instinto me dice que tú podrías ser ese hombre o esa mujer.

Yo decidí serlo. Cueste lo que cueste, hasta el fin de mis días. No esperé, no quise, no lo desee, he luchado por ello. Cada día.

¿Y tú, por qué no te sumas a ese grupo de personas que lo cambian todo?

Solo tienes que quererlo, visualizarlo y hacerlo. No pensarlo.

Hazlo, te mereces estar ahí, tu familia lo mereces, tu descendencia también, es tu lugar. Ahí, entre las personas que lo cambian todo.

Atribución imagen: Kaiju Dan.

Jul
20

Saldrás de ahí

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Salir de la miseria, menudo reto.

Muchos de nosotros hemos pasado por momentos donde la vida nos ha tirado por los suelos.

Puedes sentirte estresado.

Deprimido.

Mentalmente frágil.

Emocionalmente desmontado.

Espiritualmente perdido.

Físicamente abandonado.

Todo eso es debido a las experiencias turbulentas que hemos vivido.

He tenido que comer porquería, abandonar todo, perder a seres queridos, empezar desde el punto -10, no tener dinero ni siquiera para comprar aceite de oliva y comer pasta 7 días a la semana durante 2 meses. Estar a mi suerte, no tener nada, ni siquiera amigos. He visto como proyectos/sueños se desmoronaban delante de mí. No he visto resultados durante años. Hay amigos que han perdido la vida debido a las drogas y a la mala vida.

Sé cómo se siente alguien que se siente una m***** porque yo me he sentido también así. De una forma que casi no puedes respirar o aguantar.

Cómo salir de la miseria

Sé que hay mucha gente en un socavón, así que en lugar de dar recetas improcedentes, voy a contarte lo que yo he hecho cuando he estado en el hoyo: comprobar que todavía respiro, mirar hacia arriba y darme cuenta de que sigue habiendo una forma de emerger, un camino que poder tomar para salir de ahí. Y no, no es un camino de rosas, pero eso te tiene que dar igual, porque hay una salida, eso es todo.

Cómo salir de la miseria

Requiere coraje y sudor, pero… ¿Cuál es la otra opción? ¿Qué otra cosa más podemos hacer? ¿Ser conducidos por la avaricia, la envidia, las tentaciones o el vicio? Vale, ya lo sé, permitir que la oscuridad nos consuma por completo. No, no aceptes nada de eso, nosotros somos esa luz en medio de la oscuridad y hemos venido a brillar.

Puedes y estás hecho para vencer a cualquier fuerza oscura que aparezca en tu camino.

La oscuridad es un buen lugar donde crecer más rápido y en profundidad. A través de esa separación matrimonial, de ese desempleo, esa tragedia o pérdida.

Si has sido abatido por la vida y parece que la batalla perdida, entonces he llegado a tiempo para decirte lo siguiente:

Toma todo lo horrible que ha sucedido en tu vida, mira al trauma en la cara, y crea una nueva historia. Acepta el dolor (no el sufrimiento) y la oscuridad, y permite que te moldee.

Entonces saldrás de ahí, porque serás imparable.

Atribución imagen: Nishanth Jois.

Jul
19

Algo a considerar cada mañana cuando despiertes

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Primero, recordarte que “hoy es un regalo” y segundo que tú “eres un regalo“, porque estás aquí de nuevo. A las puertas de otra gran aventura en el libro llamado “vivir”.

eres un regalo, hoy es un regalo

Lo mires por donde lo mires.

No hay duda alguna de que has venido aquí a encantar y a encantarte.

Da igual que nos minimicemos y en ocasiones hasta nos crucifiquemos.

Da igual que nos importe la opinión de otros más de la cuenta.

Da igual que fallemos, seamos un fraude, un impostor o nos sintamos decepcionados con nosotros mismos.

Da igual que insistamos en auto-flagelarnos.

No importa cuánto nos castiguemos.

Tampoco importa cuánto pensemos que nos hemos defraudado.

No importa la decepción dolorosa que sintamos por no haber conseguido algo.

Da igual cualquier emoción negativa, la que sea.

En cambio, al final del día esto es lo que importa:

Eres amado/a, por más o por menos, pero tienes amor.

Amas, a menos o a más personas, pero das amor.

Trabajar porque crees en algo más allá de ti mismo.

Cuando tienes una oportunidad, decides hacer el bien.

Has llegado aquí. Sabiendo todo lo que has tenido que pasar.

La conclusión, eres un regalo

Un regalo que deberías disfrutar cada día, y permitir que gente como tus familiares, amigos o compañeros puedan disfrutarte también.

Porque si no fueras un regalo, ¿qué serías entonces? ¿por qué deberías estar aquí? ¿cómo podrías entonces vivir? 

No hay duda, eres un regalo. Y eso pasa por encima de cualquier creencia limitante o ilusión producida por la aparente dualidad.

No olvides, de vez en cuando repetirte soy un regalo, porque créeme estás hecho de los ingredientes propicios para serlo. Además de vivir en el entorno adecuado, y poseer el segundo regalo más increíble después de la existencia de cualquier ser vivo, este momento que va y viene cambiando cada vez.

Ojalá hoy lo recuerdes, mañana, y al otro, y al otro…

Atribución imagen: Enot91.

Jul
13

Atraviesa el dolor

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

O lo que es lo mismo, Adiestra tus emociones.

¿Estás leyendo esto?

¿Puedes ver?

¿Respiras?

Genial.

Todavía hay camino por recorrer, todavía hay esperanza. Todavía debe haber fe.

Estás aquí.

Nunca es demasiado tarde.

Demasiado oscuro o inaguantable.

Si sigues aquí es que todavía puedes darle la vuelta al marcador.

Y adivina, estás aquí, sigues aquí.

Van a pasar una cantidad de cosas que ni tú ni yo podemos predecir, días brillantes y días sombríos. ¿Cómo lidiar con ambos? Aceptándolos, sobre todo esos días en los que “no puedes”, porque el dolor (no el sufrimiento) es lo que te hará fuerte. Ese es el gran coste del crecimiento.

atraviesa el dolor, adiestra tus emociones

Adiestra tus emociones

Todos probamos, al menos un poco (o algunos mucho) de esa mentalidad víctima “¿Por qué yo?”. Entonces puedes decir que toda esa pena te pertenece, o puedes responder “pues porque tenía que ser yo” y entonces salir victorioso/a de esa situación.

Si quieres desarrollarte de forma exponencial y madurar años en muy poco tiempo, experimenta todo el dolor necesario que puedas (sé que suena duro, no me importa, porque no hay otra forma). Me refiero al dolor de lanzarte a sitios donde no deberías ir.

Nadie crece en una recta o en una cuesta hacia abajo, nos desarrollamos ante una montaña casi imposible de escalar.

La misma cosa que te amedrenta es la misma que te potencia.

Nadie vendrá a salvarte, aunque a todos (en secreto) nos gustaría que así fuera.

serás la única persona que conseguirá realizar esos cambios drásticos tan necesarios, ya sean mentales, físicos, emocionales y espirituales.

La clave: adiestra tus emociones, no permitas que te afecten ¿Cómo? Son solo emociones, no tienen enfecto real y físico sobre ti, solo sobre tu mente. Escribe cada emoción que puedas y decide cómo permitirás que te afecte, negativa o positivamente.

Eres tú la pregunta y la respuesta, todo el tiempo.

Tienes que atravesar el dolor que te produzca lo que sea, por ti.

Porque estás aquí, sigues aquí.

De lo contrario no existirías.

Atribución imagen: Lien C. Lau.

Jul
12

Cómo mejorar tu autodisciplina y fuerza de voluntad

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Estoicismo  //  No Comments

“Tengo que mejorar mi autodisciplina y fuerza de voluntad”. Este es el modus operandi de muchas personas que encuentran un obstáculo (trabajar menos horas) o se enfrentan a un desafío (mejorar su salud).

La autodisciplina – o fuerza de voluntad – se suele ver como una solución obligatoria por donde pasar en las áreas que están fuera de nuestro control. La creencia común es que hay una forma de tomar el control de nuestras vidas y esta es la fórmula: tener esa actitud de acero, ese comportamiento decidido y comprometido y esas acciones rectas, consistentes y coherentes con tus pensamientos y tus palabras. Entonces serías el capitán de tu destino y superarás cualquier tentación y distracción que aparezca en el camino.

mejorar mi autodisciplina y fuerza de voluntad

Olvídate, es una ilusión, porque es como algunos venden la autodisciplina y como cientos de miles la compran, pero esto es solo la mitad de la ecuación, na parte de la obra sobre cómo funciona la autodisciplina.

Autodisciplina y fuerza de voluntad: cuestión de valores

Aprender a cómo ganar esa fuerza de voluntad que va con la autodisciplina empieza con entender la naturaleza de la propia fuerza de voluntad. La autodisciplina, en realidad, no es una habilidad, arte o estrategia: son las tres cosas, y es mucho más compleja que únicamente seguir un sistema como este, escuchar este podcast o participar en alguno de mis programas. Los seres humanos somos criaturas sociales con una voluntad innata para sobrevivir. Nuestros miedos son los que conducen a nuestros quereres, necesidades, y elecciones, así como a nuestros deseos por vivir en el placer y con alegría. Este resultado es un producto de nuestros valores, los cuales a menudo son inconscientes hasta que trabajamos en descubrirlos y definirlos.

Revisa tus creencias

Tus valores y decisiones trabajan en tándem, influenciando el uno al otro mientras dan forma al curso que tu vida toma. Entender lo que controla nuestras decisiones es el primer paso para mejorar tu autodisciplina, para hacerla aparecer o reforzarla.

Hay un efecto dominó que empieza con tus creencias – las ideas que crees que son ciertas. Esas creencias están formadas por tus experiencias vitales, por la cultura, ídolos, padres, profesores, grandes amigos o pareja. Esas influencias crean un sistema muy complejo de creencias que inspiran tus valores – lo que crees que es importante. Si has sido víctima de abusos o bullying, la justicia frente al abuso de poder es crítico para ti. La estabilidad y autonomía como valores son importantes para ti, si has crecido en situación de desventaja. Los valores entonces definen tu actitud frente a casi todo. Por ejemplo, serías menos tolerante a la presión social y a la iniciativa, ya que no son valores alineados cons tus deseos de conseguir seguridad y autosuficiencia.

Hemos empezado a hablar sobre autodisciplina y fuerza de voluntad, y hemos acabado hablando de creencias, valor y actitud, porque estas tres desarrollan tu comportamiento. Por eso nunca podrás ser autodisciplinado y poseer esa fuerza de voluntad hasta que primero no cambies la mentalidad que en última estancia estimulará tus acciones.

Atribución imagen: Kanban Tool.

Jul
11

¿Sientes miedo?

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Entonces busca el miedo.

busca el miedo y encontrarás la paz.

¿Sientes miedo ante lo que el destino depara? Todo sabemos donde vamos a acabar.

¿Miedo a que va a pasar mañana o si a lo que te dedicas deja de funcionar? Será incierto y dejará de funcionar, con mucha probabilidad.

¿Miedo a si lo que hago no convence a tu audiencia o comunidad, e incluso a cínicos o críticos? No convencerás a todos, solo a unos pocos.

¿Tienes temor a que tus presentaciones dejen de dar resultados, ser impactantes, o no cree cambio? Reinvéntate y prototipa cada día o sufre las consecuencias.

¿Tienes miedo a perder tu trabajo, a no conseguir nuevos proyectos o simplemente a no tener éxito en los negocios? Intenta diferente, no esperes, asume que pagarás el éxito con fracaso y viceversa.

¿Tienes miedo a no generar nuevas oportunidades de negocio? Paga el precio de que el mundo te pase por encima por no salir a vender.

¿Miedo a vivir sin mapa, a dibujarlo diariamente y a arriesgar? Adivina.

¿Temor a dar un paso al frente y colocarte en la línea de fuego? No hay otra alternativa viable.

¿Miedo a sufrir? Eso es opcional, el dolor no, lo tienes que pasar.

¿Miedo al realizar el mayor esfuerzo de tu vida y no lograrlo? Vale ¿y cuál es el plan “B” entonces? ¿No hacerlo?

¿Temor a dar el 100% y que te “rompan el corazón”? Genial, nueva oportunidad de reconstruirlo a tu manera.

¿Miedo a ser vulnerable y a mostrarme como eres? Eso es un suicidio cotidiano.

¿Miedo a pedir ayuda o recibir amor? Aquí está la valentía real.

¿Miedo a decir “no”? Estás en problemas.

¿Miedo al rechazo? Es la señal.

¿Miedo a la frustración, al desengaño o la desilusión? Tranquilo son inofensivas, solo si tú lo decides.

¿Miedo a mostrar tu ignorancia? Ignorante.

¿Miedo al COVID-19 y/o a la crisis que estamos viviendo? Pura oportunidad.

¿Miedo a la muerte? De lo único que estoy seguro de que no escaparás.

¿Miedo a que venga después? Pues ojalá conociese a alguien que haya “tocado la pared” y haya vuelto para contarnos el viaje.

Busca el miedo, ahí está el principio de todo y el final de nada. Es ahí donde encontrarás la tranquilidad de todo tu ser.

Atribución imagen: Pontla.

Jul
7

Confía, cree, actúa, sé

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Confía en ti mismo, cree en lo que eres (lo que sea), unas palabras tan mal usadas como infravaloradas y poco valoradas. Cuando son precisamente la clave de todo progreso individual – y colectivo.

Es curioso, pero nuestro cerebro actúa como un interruptor, una vez que crees que eres algo, lo que sucede es que actúas como si en realidad lo fueras, acabas sintiendo que lo eres. Fascinante.

¿Cuál es la diferencia entre ser lo que crees y creer lo que eres?

confía en ti mismo aunque no creas en ti mismo

Imaginemos tienes un accidente y entras en coma. Entonces te despiertas un día y no sabes quien eres, no recuerdas nada de tu pasado y no tienes memoria. Entonces alguien llega y te dice que eras un soldado de las fuerzas especiales y quieren que vuelvas cuando te recuperes. ¿Crees que actuarías, te comportarías o pensarías de forma diferente, o tendrías un concepto diferente de quién eres, que si te dijesen que eras profesor de violín?

Tener éxito en la vida, de verdad, solo es posible cuando tienes un sistema de valores y creencias que te ayudan a saber quién eres. Incluso aunque saberlo signifique darte cuenta de que no sabes quién eres (otro juego y otra historia).

Es saber y darte cuenta de que eres único y especial, en una especialidad, en varias o en muchas, no importa demasiado el qué, sino el cómo y por qué.

Ser grande empieza por creer que lo eres

Imaginemos otra vez, pero esta vez que eres uno de los más grandes actores del mundo. Si fuese así, actuarías de una manera radicalmente opuesta a si pensaras “espero ser lo suficientemente bueno”. Tus gestos serían diferentes, tu expresión sería otra, tu postura, tu tono, tu mirada, tu sonrisa, tus pensamientos, hasta tus reacciones. Usarías tu voz natural, no la del guión, convencerías sin la necesidad de hacerlo. Serías más real, más creíble, más genuino.

Nuestro cerebro es como un circuito, así que si lo cableamos adecuadamente, vas a ir directo a por todo lo que se considere una meta o ambición. Sin embargo, si no estás seguro de quién eres (pista: nadie está 100% seguro), entonces nunca harás realidad tus sueños u objetivos. La clave está en no estar seguro, pero convencer a tu mente de que sí que lo estás, actuar como si lo estuvieses, día tras día, porque un día no te habrás dado cuenta, pero serás esa persona.

Confía en ti mismo.

El inicio hacia ser imparable

Todos tenemos dudas mentales, conflictos internos, hasta los más legendarios, yo el primero. Pero hemos aprendido a saber que están ahí y no quedar presos de ese espacio. La clave – crítica – es cómo manejas esos pensamientos negativo en el momento exacto que aparecen y sobrepasarlos con acción masiva, algo que solo sucede si crees en ti mismo, aunque no creas.

Puedes manejarlo, sea lo que sea.

Eres mejor que el momento que crees que te mereces.

Confía en ti mismo/a y el resto irá desdoblándose como si de magia se tratase.

Ahora elévate

Extra: ahora si confías en ti, y confías en mí, te resuena y sientes que es el momento de ser ultraproductivo/a, considera participar en la 2ª edición del programa online Método Ultraproductividad – hoy es el último día, cerramos las puertas a las 23:59h (GMT+2). Ojalá sea el tiempo en el que elijas elevarte y ascender de forma exponencial. No hay mejor oportunidad que esta para hackear tu trabajo, tu estilo de vida, tu productividad y el tiempo del que dispones.

Atribución imagen: Petri Damstén.

Jul
5

¿Cuán tarde es ahora?

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Vida  //  No Comments

Ve a un cementerio y verás cuántas ideas hay desperdiciadas. Cuánto potencial que nunca llegaremos a descubrir, cuánto talento por explotar. Por otro lado, si quieres, al mismo tiempo, dale un vistazo a la historia (del mundo o familiar) y te darás cuenta cuánto arrepentimiento hay, cuántos sueños rotos, cuántas esperanzas aniquiladas, cuánta grandeza destrozada y cuánta genialidad prohibida.

Todo bajo los slogans:

  • Si lo hubiera sabido antes.
  • Solo si hubiera tenido las agallas.
  • Ojalá hubiera aprovechado el tiempo.
  • Es ahora cuando es tarde, no supe aprovechar la oportunidad cuando era el momento.

¿Te suena?

no es tarde

¿Qué hacer entonces?

7 pasos para que tarde sea ahora:

1. No esperes, esperar es una enfermedad que mata sin apenas darte cuenta.

2. Replantea a Descartes: actuó, existo, luego pienso. – Actúa primero, y luego ya pensarás tanto.

3. Lánzate (iniciativa) a por todo tanto como respiras.

4. Desprecia la fortuna, la buena y la mala.

5. Paga el precio del riesgo. Sea cual sea.

6. Cuando el miedo llegue, conversa con él, vívelo, fusiónate con esa sensación.

7. Enfréntate a lo nuevo, haz lo que te incomoda, trabaja en lo que te hace sentir frágil.

Que estos preceptos te acompañen a diario.

Tienes todo el tiempo del mundo: ahora

Cuando quieras vivir, vive directamente. Cuando empiezas a pensar sobre ser feliz, vivir, amar o aprovechar el tiempo, ya has perdido todas esas cosas, han pasado de largo.

Cuando de verdad entiendes que eres lo que ves, sabes y sientes en tu interior (y al tu alrededor), empiezas a “verlo” y “saberlo” es entonces cuando estás aprovechando esta oportunidad que tienes y el tiempo que se te ha dado.  

Entonces dejar de ir de un lado a otro diciendo “soy, quiero, tengo, debo, voy a…” 

Simplemente porque ya lo has hecho, ya lo eres, ya lo tienes, todo.

Te espero “aquí” y “ahora, porque es tarde, no lo puede ser.

Atribución imagen: IDET.

Jun
28

A-u-t-o-d-i-s-c-i-p-l-i-n-a

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Habilidades  //  No Comments

Después de todo, de tanto vivido, sé que todo va sobre el trabajo de la autodisciplina.

Trabaja el doble

¿Qué ves cuando me ves en Ibiza? Quizá ves las playas, pero en realidad eso es un premio que me doy cuando he trabajado más de lo que trabajaría estando en mi propia casa.

el trabajo de la autodisciplina

La genialidad es intento desmedido

¿Qué percibes cuando en diez minutos abordo un tema que no había preparado previamente? Muchos ven genialidad, algo erróneo. Lo único genial es estar ensayando un tema aleatorio frente a una pared en blanco, 10 minutos durante 3 años todos los días.

Micro es el rey

¿Cómo te sientes cuando al cabo del mes he escrito 50 artículos, he publicado 4/5 podcasts, 26 vídeos, he creado entre 2 y 3 proyectos, he liderado la gestión de 9 o 10 cuentas, he vendido, he cobrado, he pagado, he dormido, he tenido bastante tiempo para mí, he desarrollado algún producto y optimizado mis ingresos? Muchos se sienten pequeños, mediocres o perezosos, pero la realidad es que eso solo sirve para esconderte tras ello. Porque lo cierto, es que he estado haciendo cosas pequeñas todos los días, cosas que apenas tienen impacto y parecen que no me mueven del lugar donde estoy. Sin embargo yo he alcanzado un 300% y tú apenas un 35%.

Fallo más que tú

¿Qué haces cuando te comparas conmigo? Pensar en todo lo que consigo, hago y progreso, estableciendo un estándar demasiado alto para ti. Esto te ciega y te impide ver la cantidad de fallos que cometo en un solo mes, seguramente más que tú en dos años.

No es éxito es el trabajo de la autodisciplina

¿Qué piensas cuando de tanto en tanto, en alguna ocasión, me ves tener éxito? Sacas la excusa de que he sido apadrinado o metodizado por alguien potente que ha hecho que tenga éxito. Sin embargo, fallas al ver que he tenido que trabajar, bajar a la calle y mancharme las manos más de lo que tú, desde tu posición cómoda, estarías dispuesto a hacer.

Actuando de forma inapropiada

¿Qué opinas de mí cuando hago cosas impropias de mí? Juzgas y caes en la trampa de las apariencias, porque ¿qué es impropio en mí? Si lo decido, no es impropio, es propio, y si no es coherente, no lo es para ti, porque si yo lo he elegido así, a estas alturas, no va a estar desalineado con mis principios.

Una estafa que propulsa a personas

¿Cuál es tu impresión cuando ves la publicidad que estoy lanzando sobre la masterclass gratuita de Ultraproductividad? Vendemos, estafa, spam o derivados. O quizá no has considerado que si invierto en algo es porque sé que puedes cambiar las cosas a mejor y yo sé cómo puedo propulsarte, porque he trabajado tanto en ello que no tiene fisuras y tengo cero dudas. Y las personas así lo dicen y recomiendan.

El trabajo de la autodisciplina

Todo está conectado con el trabajo invisible que hago a diario, el trabajo de la autodisciplina, casi siempre micro, pero sin parar ni un solo día. Si he llegado aquí, no es por lo que tú crees, piensas, opinas, recomiendas o crees, sino por lo que hago a diario sin importar nada más.

Jun
25

Todavía sigues aquí

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Aron Ralston se imputó su propio brazo con un cuchillo de bolsillo después de estar cuatro días atascado en una piedra al caer mientras escalaba. El día de nochevieja una mujer hizo puenting en Zimbabue, la cuerda se rompió y cayó a un río y tuvo que nadar con la clavícula rota durante varios kilómetros en aguas llenas de cocodrilos. He conocido a gente que lo ha perdido todo, familia, posesiones, salud. Personas que han estado a punto de morir… Lo más sorprende de este tipo de historias de personas imparables, es que cuando les preguntas, sonríen, encogen los hombros y te dicen “podría haber sido peor”.

Cuando tu día es un museo de decepciones que cuelgan y dependen de eventos que están fuera de tu control.

Cuando te encuentras naufragando en un océano de “¿Por qué me está pasando esto a mí?”.

O cuando se siente como si tu ángel guardián hubiera puesto el cartel de “estoy de vacaciones” sin antes avisarte.

Incluso cuando Dios parece un canguro que está siempre al teléfono escuchando tus plegarias y contrastándolas con el demonio, jugándose tu suerte a los chinos.

O mejor aún, cuando recibes un puñetazo de poder en el esófago como el de Saint Seiya de los Caballeros del Zodiaco, propiciado por toda la fuerza que la vida puede desencadenar en ti.

Cuando lo peor pase, recuerda estas palabras:

Sobrevivirás.

todavía sigues aquí

Recuerda:

Las cosas siempre podrían ser peores.

Recuerda que no hay nada que no podamos manejar.

Cuando el mundo se derrumba ante ti, tienes que dejar que eso suceda y entonces volver a levantarlo después con todas las piezas que hay por ahí esparcidas.

Recuerda que, todavía sigues aquí.

Tienes tiempo, hay tiempo, hasta que se demuestre lo contrario.

Un corazón humano palpita sobre unas 4.000 veces por hora, y cada pulso, cada latido, cada palpitación es un trofeo que lleva grabadas las siguientes palabras:

Estás vivo, todavía sigues aquí.

¿Quieres motivación ahí la tienes?

Atribución: Thomas Hawk.

Jun
22

Adelante

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Productividad  //  No Comments

Nuestra experiencia con el tiempo siempre va en una sola dirección. Adelante, porque el tiempo solo continúa hacia delante.

Podría pasar que acelera y va más rápido o que decelera y va más lento, pero en realidad permanece inmutable. Sin embargo la entropía y el mundo externo conspiran para que las cosas se muevan desde ayer a mañana.

Hay un movimiento, una fuerza sobrenatural, una inercia fenomenal, que siempre apunta hacia delante. Hacia el siguiente momento, y vuelta a empezar. Podría pasar que tienes la noción de que vas hacia atrás, o te vas hacia otros caminos, a los lados. O incluso te quedas estancado, o hasta vas más adelante, pero no te engañes, eso es solo una proyección de tu mente, es una impresión creada por la tensión, euforia, excitación, insatisfacción o pesadez que puedas sentir en el momento que vives.

El tiempo solo continúa hacia delante

El tiempo solo continúa hacia delante

Budha lo dice, “todo es cambio”.

Los estoicos también hablan sobre ello: “ninguna pérdida debes sernos menos sensible que la del tiempo, puesto que es irreparable” – Zenón de Citio.

El Tao también trata su importancia: “si te das cuenta de que todas las cosas cambian, no hay nada a lo que intentar agarrarte” – Lao Tzu.

El Zen toca el tema: “sea lo que sea lo que pase, siempre pasa a tiempo”.

Alan Watts dice que “la única forma de darle sentido a cambio es sumergirse en él, moverte con él y unirte a su baile”.

Y tú te habrás dado cuenta:

Lo fácil que acabas siendo distraído, empiezas desarrollando el modelo de negocio y a los 5 minutos estás jugando al Sudoku.

La sutileza con la que eres interrumpido, o interrumpes. Estás grabando un vídeo, empieza a ladrar un perro o pasa un camión, para, notificar el suceso (y además acabas distraído)

Como consecuencia acabamos lejos de nuestros propósitos iniciales, nuestras metas, pasiones o sueños. Y sí, en ocasiones, el camino te abre un nuevo camino (en realidad esto ocurre siempre, pero debes aprender a verlo), pero en la mayoría de ocasiones todo acaba en tiempo perdido, o al menos esa es tu sensación. O quizá mucho esfuerzo para poco resultado.

Al ataque

Entonces, dado que nunca nada va a ser lo mismo, que no podemos parar el tiempo, y que ir hacia atrás no es una opción, ¿cuál es la una elección posible?

Adelante, más rápido, con más decisión, más consciente, más determinado, sin pensar tanto.

Este hecho siempre ha sido verdadero. Tan pronto como encontremos algo, lo que sea, nunca será como era, ni siquiera uno mismo.

Afortunadamente, tenemos la posibilidad de hacer las cosas mejor. Cada día. Tenemos la oportunidad de movernos hacia delante sin parar.

Ojalá tomes en consideración esta sacudida, porque el tiempo no escala, ni tu propia vida.

El tiempo solo continúa hacia delante. Así que…

Adelante, por favor, gracias.

Atribución imagen: Katerina Athanasaki.

Jun
20

Por qué me siento preparado para empezar de nuevo desde cero o desde donde sea

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Mapmakers  //  No Comments

Hace unos días estuve en Alcoy visitando a mi familia. Tuve reencuentros muy especiales, con mi abuela, mis tíos, mis padres, amigos y también con mis orígenes, con mi propia historia. Cómo empezar desde cero de nuevo y no cambiar absolutamente nada, ese es el camino que ando, el que aparece a medida que avanzo y es como puede ser.

Anteayer pasé por Urdidos Jordi (la fábrica de textil donde empezó todo) por primera vez en muchos años. Al volver decidí parar y saludar a Jordi, Oscar y Jorge, quienes fueron jefes y compañeros durante dos años. Recuerdo que trabajaba 12h al día durante 5 días a la semana y por turnos… Un turno de 6am a 18h y otro a la inversa, y a veces trabajando sábados de 6am a 14h. 

Cómo empezar desde cero de nuevo - Isra García

Mi puesto era el de filetero, el asistente del urdidor, en la mayoría de ocasiones asistiendo a uno mis mejores amigos, Jose Navarro. Él fue el mismo que me ayudó a poder trabajar en esta fábrica y con quien guardo algunas de las mejores memorias de una buena parte de mi vida.

Ha pasado el tiempo pero no la actitud

No veo mucha diferencia entre entonces y ahora. Sigo haciendo lo que sé que debo hacer, aquello que mi intuición y principios me dicen que es lo correcto. Volvería a empezar desde cero.

Estoy orgulloso y satisfecho de cada paso que he dado. No me arrepiento absolutamente de nada de lo que he hecho (muy variopinto y en muchos extremos y un poco más allá).

He honrado cada oportunidad que he tenido, he aprovechado cada momento, he exprimido cada circunstancia (buena o mala es difícil de establecer). He ido donde tenía que ir, he dicho lo que tenía que decir. y he hecho lo que tenía que hacer, cuando lo tenía que hacer y con quien lo tenía que hacer.

Sé cómo empezar desde cero de nuevo

Si tuviera que empezar desde cero ahora mismo y tuviera que pasar por volver a colocar conos de hilo de nuevo (o de fontanero o “currando” en un hotel sirviendo desayunos), lo haría sin ninguna lamentación ni culpa ni queja. ¿La razón? Porque si volviera allí después de este trepidante viaje que he vivido y estoy viviendo, es porque sería parte del camino tan hipnotizante que sigo. La fortuna así lo querría, por lo que le diría tal y como Marco Aurelio mencionaba en Meditaciones “dame lo que quieras, llévate lo que te plazca”.

Cada paso que damos es el paso, cada obstáculo es el obstáculo, cada alegría es la alegría, la pena la pena. Porque cualquier camino es el camino.

Aprende a dar sin apego y recibir sin orgullo, y lo que sea que venga, te dará igual, porque serás imparable desde tu propia esencia, y contra eso la mente solo podrá seguir la estela de tu alma.

Seguimos.

El viaje continúa.


Jun
18

El regalo de nuestras vidas

By Isra Garcia  //  Actitud imparable, Estoicismo  //  No Comments

Recuerdo un día en casa de mis abuelos hace cuatro 5 años, les llevé el nuevo libro que había escrito (Ultraproductividad). Resulta que como ambos no sabían leer, me senté con ellos y empecé a relatarles el prólogo, la intro, cómo lo había escrito… Entonces mi abuela – a la que hoy por fin he podido visitar en Alcoy después del confinamiento – me dijo “ojalá pudiera y supiera leer y escribir, ojalá pudiera aprender”. Esa frase me impactó fuertemente.

el regalo de aprender, crecer, mejorar y vivir

Poseemos el don de crecer

Ese día me di cuenta del regalo de aprender (y hasta don) con el que muchos de nosotros hemos nacido. Me refiero a esta generación, la anterior a mí y también las futuras. Tanto que decidí lanzarme al mundo, a por todo, a por lo que fuera. A aprender todo lo que pudiera, no de una materia o especialización, sino del máximo que fuera capaz. Pero sobre todo, aprender mientras pudiera del elemento más determinante de todos: de la vida.

Años después, sigo en el camino, aprovechando cada uno de los 86.400 segundos de cada día que abro los ojos y sigo vivo. Mi elección es de por vida, un incansable aprendiz en todo lo que caiga en mis manos, con mentalidad cinturón blanco. En el momento que siento que domino algo, incluyo un elemento nuevo y desestabilizador. Eso me ayuda a volver a esa etapa del aprendiz, de esa forma no caigo en la ilusión de que soy un maestro (o sabio) de nada.

No malgastes el regalo de aprender

Como digo, lo tengo más que claro, este es mi camino. Sin embargo, lo que no estoy seguro es que muchos de vosotros lo estéis aprovechando como se merece. Primordialmente por todos aquellos que han luchado para que hoy nosotros estemos aquí y mañana otros estén allá. Piensa cuánta gente se intercambiaría de forma instantánea por ti para acceder ni siquiera a la mitad de recursos de los que dispones ahora mismo para aprender, crecer, desarrollarte, vivir mejor y ayudar a otros a hacer lo mismo.

Vivimos en la mejor era de la historia (solo tienes que echar la vista atrás y revisar la propia historia) y aun así, solo hacéis que malgastar la oportunidad de vuestras vidas. A mí no me va a pasar, yo he aprendido la lección, en parte gracias a esta sensacional mujer con la que aparezco en la imagen, mi abuela Juana.

Esto es lo que importa: cada día, antes de ir a dormir, poder decir “hoy he aprendido, hoy he crecido, hoy he luchado, hoy he fallado, hoy he sobresalido, hoy, he vivido”.

Jun
15

Ejecuta. Aquí. Ahora. Ya.

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

Todo el mundo quiere ser mejor. Cualquiera habla sobre mejorar, crecer y aprender. “Sé tu mejor versión” se ha convertido en un cliché. Sin embargo, te lo voy a decir ahora mismo, nada de eso sucede casi nunca que se habla tanto sobre ello. Principalmente porque elevar tu juego no pasa, lo ejecutas.

¿Quieres mejorar?

¿Te gustaría dejar el alcohol?

¿Sueñas con montar tu negocio?

¿Quieres un mejor empleo, una mejor casa, un mejor coche, una mejor vida y un mejor entorno?

¿Quieres escribir un libro, filmar una película, componer una canción o acabar una prueba de ultradistancia? ¿Construir una APP, un nuevo sistema operativo o diseñar tu propia casa?

¿Dónde empiezas?

Aquí mismo.

¿Cuando?

Ahora mismo.

Ser mejor es cuestión de hacerlo

Esa es tu tarea, iniciar la acción, ejecutar, ir a por todo lo que sea.

cómo iniciar la acción

Esa idea no se va a ejecutar por si sola.

Ese libro no se va a escribir por si solo.

Esas pesas en el gimnasio no se van a levantar por arte de magia.

Tú, eres, el, que, tienes, que, hacerlo. Ejecuta, pasa a iniciar la acción.

Y tienes que hacerlo ahora, así que para de pensarlo, de soñarlo, de investigar e informarte sobre ello. Para de debatir ventajas y desventajas.

Empieza a hacerlo. Ejecuta, ve a iniciar la acción.

Da ese primer paso y haz que suceda. Aquí y ahora.

Cada vez que hay algo que hacer, algo que ocurre casi cada minuto, no puedes permitirte no hacerlo. Estás aquí para recorrer la vida como una chispa que va encendiendo y dando vida a todo lo que encuentra a su paso. Piénsalo, debes actuar como ese nada que lo empieza todo. Creo que sería una forma épica de pasar por este mundo.

Pd. Si lees esta sacudida y va contigo, escríbeme a isra(arroba)ultraproductividad(punto)com, porque voy propulsarte hacia la acción más inmediata que existe.

Atribución imagen: jev55.

Jun
14

La pereza está acabando con toda grandeza con la que puedas deleitarnos

By Isra Garcia  //  Actitud imparable  //  No Comments

¿Cuántas más de esas preciadas horas vas a perder quejándote por tu vida? No somos libres, somos esclavos de la pereza.

Creo, aunque quieras, aunque pongas todas tus intenciones, aunque lo desees con la mayor fuerza del universo, que la pereza gana esa batalla que no llegas a luchar. Sí, porque allá donde haya una excusa o una queja, siempre habrá una persona perezosa y medicore. Y si te duele leer esto, espera a ver lo que sigue.

¿Por qué sientes que no ganas? Piensa bien la respuesta, porque posiblemente sueltes otra de esas quejas.

Esclavos de la pereza

Somos esclavos de la pereza - necesitamos acción

¿Sabes por qué no te sientes un/a ganador/a? Porque tú eres la razòn de todo. De cómo te ves, de cómo permites que otros te vean, de lo que te dices a ti mismo en momentos bajos o altos, de lo que transmites a otros verbal o no verbalmente. Y adivina qué mensaje comunicas (interna y externamente) cuando no haces lo que tienes que hacer y te quejas ¿Alguna idea?

¿Estás desmpleado/a? Tú eres la razón – no vengas con la historia de tu jefe, del sistema o de los políticos por favor. Eso es lamentable y está muy usado.

¿Sabes la razón por la cual tus entornos son tan disfuncionales y negativos? Porque tú lo permites, perezoso/a.

Es una elección, porque tú has recorrido el camino donde estás ahora mismo. De hecho a veces piensas que estás en la miseria estando a miles de kilómetros de ella. Todo está en la mente.

Modifica tu mente y el resto seguirá.

Si te quejas porque estás fuera de forma pero nunca haces deporte, solo tienes lo que te mereces.

Lo mismo sucede cuando sales de la ducha y ves esos kilos de más, pero luego, llegas y te sientas en el sofá a comer pizza. Divertido.

Envidiar a los emprendedores que trascienden es una pérdida de tiempo, sobre todo cuando tú pasas el tiempo viendo series, de cañas en las terrazas o intentando a ver qué pescas un sábado por la noche.

Rompe las cadenas

Solo hay una forma de romper estos patrones tan dañinos y atravesándolos por el centro, con contudencia.

Te voy a contar como yo lo hago:

Acción.

Acción.

Acción.

Acción

Acción.

Acción.

Acción.

Observación.

Análisis.

Más acción.

Acabas de conocer cómo es uno de mis esquemas mentales principales, sobre todo cuando no quiero hacer algo, cuando quiero escapar, cuando tengo miedo, cuando estoy agotado o frustrado, y hasta cuando no he tenido más que un euro en la cuenta bancaria.

Salgamos de la trampa de la queja, escapemos del cuarto de las lamentaciones, rompamos esas cadenas invisibles que nos hacen esclavos de la pereza, y saquemos toda la magia con la que se nos dotado tan solo por existir.

Extra: ¿Quieres vencer la pereza que no sabes cómo dejar atrás? He preparado una masterclass (gratuita) para el 2 de julio donde trabajaremos la Ultraproductividad. Puedes inscribirte aquí.

Atribución imagen: Bruno Bolzano.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+