Browsing articles in "Alto rendimiento"
Nov
19

El ansia sí es nuestro enemigo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  No Comments

Si tuviera que elegir una de esas palabras claves que necesitamos para crecer en cualquier ámbito que nos propongamos. Sin duda elegiría el ansia. Una palabra con un significado y contexto todavía más profundo, y oscuro.

  • Quieres más de lo que tienes, a toda costa.
  • Estás dispuesto a pasar por encima de quien sea necesario para alcanzar tu meta.
  • No consideras ir paso a paso, solo llegar del uno al diez en un solo paso, lo más rápido y barato posible.
  • Ves a alguien hacer bien las cosas (date cuenta como no utilizo la palabra éxito) y eso te carcome por dentro.
  • Pretendes estar en muchos sitios y llegar a todo a la vez. Si no lo haces sientes que estás perdiendo tu oportunidad.
  • Cuando alguien hace lo mismo – o parecido – que tú, sientes una amenaza que te estrangula el cuello.
  • En tu búsqueda hacia sea cual sea la respuesta, pierdes modales, formas y valores.
  • Comes / criticas / bebes / fumas de forma desmedida y muy perjudicial.

¿Te suena? Claro, dirás. He visto a mucha gente así. Ahora, si eres lo suficientemente honesta/o, te reconocerás a ti mismo/a en estos comportamientos llenos de ansia y frustración.

No cabe la menor duda de que somos muy buenos dándonos cuenta cuando alguien se consume por el ansia. Es una buena técnica para apartar la vista del ansia que nos consume por dentro a nosotros mismos. Principalmente porque el ansia sí es el verdadero enemigo.

el ansia es el enemigo

Domina (tu) el ansia

Solo puedes crecer cuando centras tus energías en detectar y profundizar en tus ansias, no en las de los demás.

Llevo trabajando un poco de tiempo en las mías:

El ansia por controlar las cosas que hay a mi alrededor. ¿Por qué? Porque quizá no confío en mí mismo tanto como creo, por eso no confío en los demás. Antídoto: vulnerabilidad, imperfección y estoicismo práctico.

El ansia por hacer, hacer y hacer. ¿Por qué? Porque mientras mantengo a mi mente ocupada con lo que le gusta evito tener que enfrentarme a ella y a mi ego, porque es una magnífica distracción. Antídoto: meditación Vipassana, micropausas y desconexión.

Ansia por llegar a más. ¿Por qué? Por mi exigencia estrema, por la indignidad, por no ser lo suficiente, porque no he conseguido nada. Antídoto: micromomentos, aceptación radical y nombrar cosas por su nombre.

Una vez identificas el ansia, el siguiente paso es encontrar la raíz y trabajar en un antídoto. Poco a poco irás mejorando, hasta curarte del todo.

Atribución imagen: Pabak Sarkar.

Nov
17

Vigílate

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

Vigílate a ti mismo y a nadie más que tú…

vigílate

“Es condición y característica de una persona no instruida no esperar nunca de sí mismo provecho ni daño alguno, sino solo del exterior. Es condición y característica de un filósofo esperar todo provecho y daño de sí mismo.

Los signos de quién está haciendo progreso son estos: no censura a nadie, no alaba a nadie, no critica a nadie, no acusa a nadie, no dice nada acerca de sí mismo como si se considerara alguien o conociera algo; cuando se siente contrariado o en dificultad, se censura a sí mismo; si alguien le alaba, ridiculiza para sí a quien lo hace; si alguien le critica, no se defiende; camina como los enfermos, procurando no mover nada de lo que está colocado antes de que esté firmemente asentado.

Aparta todo deseo de sí mismo, y transfiere su aversión solo a aquellas cosas que, dependiendo de é mismo, son contrarias a la la naturaleza; despliega un movimiento moderado hacia too.

Si se le considera necio o ignorante, no se preocupa; y, en una palabra, se vigila a sí mismo como si fuera un enemigo perpetuamente al acecho.”

(Epicteto – Libro Enquiridión)

Cuando tengas dudas sobre ti mismo, vuelve a leer este texto.

Vigílate.

Atribución imagen: Jens Schott.

Nov
12

Cómo he rediseñado mi mente para encontrar respuestas y vencer adversidades

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Disrupción  //  No Comments

A lo largo de los años he trabajado en entrenar la mente para vencer adversidades y mejorar cada día. He diseñado un sistema de alto rendimiento compuesto por cuatro factores críticos, Comparto aquí contigo mi experiencia y resultados:

entrenar la mente y vencer adversidades - isra garcia

1. Retar suposiciones

Sí, y repensar mi percepción desde diferentes puntos de vista. No importa que situación tenga que enfrentar, muy seguramente estaré atascado dentro de un set de suposiciones predefinidas. Desafiar estas suposiciones clave me permite extender mi concepción y conciencia sobre las posibilidades que no he considerado hasta ahora. Siempre empiezo preguntando “cómo” y luego “por qué” y entonces profundizo preguntando de nuevo “cómo” y “por qué” a cada una de las respuestas. Usando esta técnica siempre acabo encontrando nuevos y mejores caminos.

Así es cómo me lancé a realizar la prueba Ultraman.

2. Reformular el problema

Eso e intentar enfocarlo desde una perspectiva más distante. Expresando el problema en voz alta me ayuda a identificarlo y llamarlo por su nombre, eso y darle otras formas a menudo me lleva a diferentes ideas para solucionar el problema. Lo que hago para replantear mis problemas es identificar la adversidad desde diferentes ángulos:

  • ¿Por qué necesito solucionar este problema?
  • ¿Es un problema real?
  • ¿Qué retos y obstáculos tengo que superar para solucionar este inconvenientes?
  • ¿Cuáles serán las consecuencias de no solucionarlo?
  • ¿Qué precio pagaré por solucionarlo?

Formular estas preguntas me ayuda a encontrar perspicacia útil. Solucionar nuevos problemas me ayuda a generar ideas para el problema inicial. Así es cómo desarrollé Human Media.

3. Provocarme para entrenar la mente

Y tomar mis pensamientos y acciones al extremo. Para mí, esto es la clave para entrenar la mente: invertir las convenciones ordinarias o considerar alternativas radicales. Si parece que no puedo descubrir algo nuevo, entonces intento poner las cosas del revés. Es decir, en lugar de centrarme en el problema o el contexto, potenciar las ventas o mejorar mi servicio o producto, mi práctica habitual es considerar cómo podría crear ese mismo problema, descender las ventas o perjudicar mi producto o servicio. Es sorprendente la cantidad de recursos e ideas que me proporciona el revertir ideas es entrenar la mente a salir de la zona de seguridad. Cuando las obtengo, les doy la vuelta de nuevo como soluciones factibles para la situación original.

Así es como nació el método de la Ultraproductividad.

4. Expresarme a través de diferentes medios

Sí, y descubrir nuevas posibilidades que moldeen mi idea. De acorde al psicólogo Howard Gardner, todos poseemos inteligencias múltiples y no una inteligencia general. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a desafíos complejos, tendemos a expresarnos, de forma única, a través de nuestra habilidad de razonamiento verbal. Cuanto perdemos ahí.

Cada vez que enfrento algún “imposible”, intento usar diferentes medios para comunicar mis pensamientos. Desde conversar conmigo mismo en voz alta, escribir sobre el asunto, compartirlo con mis 5 consejeros, o con alguno de ellos, presentarlo como pregunta en Twitter y ver preguntas. Desarrollar un vídeo sobre mi inquietud, transmitirlo vía podcast. Intento ser creativo, el experimento de hacer una cosa nueva al día por 520 días me benefició mucho. Hay muchas maneras de hacerlo. Por ejemplo, también utilizo lápices de colores, masilla, bloques de lego, música, asociación de palabras o pintura, hasta el sexo.

Lo más importante, no intento solucionar (o crear algo) problemas en esta fase de expresión. Solo expresarlo y divertirme descubriendo nuevos resultados. Sé que mi cerebro continúa trabajando de forma inconsciente en el problema (o creación o idea) inicial. Lo hace intentando procesar la información de distintas maneras. Haciéndolo, desencadena nuevos patrones de pensamientos, los cuales generarán resultados más creativos y disruptivos.

A través de este sistema llegué a la idea de crear Stand OUT Program.

Entrenar la mente es cuestión de eso, entrenar, prueba, error, prueba, error. Consistencia, insistencia, autodisciplina.

Nota: cuando hablo de ideas o problemas se pueden extrapolar a: proyectos, negocios, productos, experimentos, superhabitos, sistemas, productividad y estilo de vida.

Atribución imagen: Looker Media.

Nov
2

Ventaja competitiva: mejorar a diario y potenciar lo que sea

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Habilidades  //  1 Comment

Cómo mejorar a diario es una de mis ventajas competitivas. Buscar, encontrar y aplicar formas de potenciar a otras personas y a mi mismo es otra de mis ventajas diferenciales. Es algo que he visto con claridad durante el retiro Vipassana. Es algo que no he parado de hacer y aplicar cada día a mayor ritmo y con más eficiencia desde hace al menos 10 años. He ido mejorando en aprender a cómo mejorar cada día, de forma inconsciente he ido potenciando cómo me potencio a mí y a otras personas.

Invierte en otros y en ti mismo

cómo mejorar- ventaja competitivaEn una práctica de meditación, tratando de calmar mi mente, me di cuenta que la mayoría de inputs que mi mente enviaba eran mejoras. Cómo mejorar mis prácticas diarias, cómo mejorar el programa de Stand OUT Program, cómo potenciar al equipo en IG, cómo mejorar mi relación con mis amigos y familiares. Mejorar como un vicio sano. Cada día, sin parar, pero sin grandes dolores de cabeza, de forma cómoda, pero con resultados. Milímetro a milímetro.

La realidad es que la mayoría de personas quedan estancadas y no avanzan, no hay mejoras porcentuales. Principalmente, porque no están dispuestos a hacer lo que tú o yo estamos dispuestos a hacer…

Emplear más tiempo aprendiendo y practicando fuera del tiempo destinado a aprender y actuar.

Cómo mejorar sucede fuera del limbo

Esto va para cualquiera, universitarios, trabajadores directivos, líderes, desempleados o funcionarios. O estás aprendiendo, o estás trabajando o no haces nada. Durante esas tres fases, puedes aprender. Puedes crecer. Puedes mejorar ciertas habilidades núcleo o potenciar tu negocio. Incluso puedes ganar dinero. Sin embargo, las personas que hacen que las cosas sucedan ven el tiempo del que disponen como algo estándar diario. No como “el final”. Yo no acabo mi trabajo y pienso “genial, hora de tumbarme en el sofá y descansar”.

Rediseño del tiempo libre

Exacto. Aprovecho cada micromomento. Me recompenso tres veces por una que me castigo. Y utilizo el “tiempo libre” para reinvertirlo en mí mismo.

Trabajo en proyectos personales, o profesionales.

Practico sobre lo que me apasiona: experimentos, estilo de vida, alto rendimiento, deporte, disrupción, juerga.

Mejoro mis habilidades núcleo y potencio superhábitos. Estudio, analizo y evalúo a aquellos que pueden ayudarme a ser mejor.

No veo las cosas como “tiempo libre”, sino como “tiempo de mejora”.

Mejorar te lleva a lugares que nunca hubieras imaginado. Lo que buscas viene y entonces te busca a ti. Potenciarte te dispara hacia otros escenarios.

Aquí tienes un buen ejemplo de lo que argumento:

Estado permanente de mejora

Tú y yo, espero, vemos cada situación como una oportunidad irrepetible para cumplir las cosas que queremos hacer en la vida. No damos ni un minuto por perdido. En cambio, hay otros muchos que tratan de escapar en cada momento de su propia realidad. La diferencia aquí es abismal.

Mejorar no es perfección, porque mejorar te lleva a un punto donde parar y disfrutar del resultado de las mejoras. Intentar mejorar significa que un día, dos o tres o más, no avanzarás. Incluso retrocederás, aceptado, pero la tracción que siempre empuja hacia delante. No tiene más remedio que llevarte hacia delante. Disfrutarlo es cosa de darse cuenta, porque no se trata de ser mejor en todo, sino ser mejor en lo que sea, cada día.

Cuanto más buscas cómo mejorar y potenciar a otras personas, más cosas buenas irán apareciendo.

Atribución imagen: We Can Dance.

Nov
1

El superhábito de romper rutinas

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

Esta es una de las técnicas que más me ayudan a fortalecer los sistemas de alto rendimiento, rituales o habilidades núcleo, y con ello mi estilo de vida. Es sin duda el superhábito de romper rutinas. Frenar en seco y cortar con todo lo que estoy haciendo durante un periodo de tiempo. El periodo puede ser largo o corto, a más duración mejor contraste y mayor efecto. Es algo que he aprendido al contrastar mis últimos tres periodos de desconexión, que suelo hacer cada 6 meses aproximadamente. El primero fue entre la aventura Live the Possibility y Burning Man. El segundo en Afrika Burn. Y el tercero, hace unos días en el retiro de meditación Vipassana.

el superhabito de romper rutinas

Reinventar tu día mejorando cada día

Cada uno de mis días está compuesto de un gran sistema que engloba Ultraproductividad, habilidades núcleo, superhábitos, mis actividades profesionales, aprendizaje, pequeños “hacks” (mejoras) incrementales, micromomentos, descanso y desconexión. Esto es debido a mi profesión, a mi pasión y entusiasmo por los experimentos (personales y profesionales), y mi rediseño constante y progresivo de todo lo que engloba mi estilo de vida. La parte más divertida, para no aburrirse o cansarse, es que cada día altero algún parámetro. Es casi una obsesión, una bendita obsesión.

Cada vez que realizo una desconexión o aislamiento completo, suelen ser entre 6 y 10 días, este gran sistema se resetea. Me permite introducir nuevos “hacks”, invertir órdenes de ejecución, discernir entre lo pensaba que antes importante y lo que importa ahora. Mañana no me preocupa mucho. Además, me permite descartar, renovar y mejorar todo lo que hago cada día. Como sabes, detener todo lo que haces y de repente hacer cosas diferentes, refresca no solo tu intelecto, sino tus emociones, tu alma y con ello tu cuerpo. Cuando vuelves, empiezas con una nueva mirada, una más creativa, más consciente (dependiendo la experiencia previa), más ecuánime (con en mi caso después de Vipassana), más energía y sin duda más iterante y resolutiva.

Para poner en práctica este superhábito de romper rutinas, lo “único” que debes hacer es estar dispuesta/o a detenerlo todo durante unos días y dar un giro de 180º al timón. Virar al máximo y dejar lo que hacías aparcado durante un periodo de tiempo. Cuando vuelvas, tu visión cambiará y con ello tus próximos pasos y cómo afrontas todo lo que haces y tienes por delante. Si llega ese momento, despreocúpate de todo, nada ni nadie es imprescindible. Todo es impermanente, nada es perpetuo, solo el propio cambio. Enfócate solo a romper tus rutinas de forma lo más drástica posible.

Cómo romper rutinas

Estas son las 6 prácticas que más ayudan a hacerlo:

  1. Ve a un sitio que desconozcas y donde no tengas el control de la situación.
  2. Involúcrate en actividades que no sepas hacer.
  3. Dedícate a ir en contra de tus propias creencias.
  4. Crea nuevos problemas.
  5. Plantéate nuevas preguntas.
  6. Lánzate hacia las cosas que te generan miedo.

Esto no solo conseguirá romper rutinas. No, sino que rediseñará tus patrones mentales y de comportamiento y te hará crecer en todos los sentidos.

Atribución imagen: Fio.

Oct
29

Cambiar tus deseos para reflejar tus valores

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

El primer paso de la evolución es parar de desear las cosas que evitan que evolucionemos. Los deseos que no encajan con nuestra naturaleza.

Cuando nuestros pensamientos son puros, no necesitamos nada impuro” – James Allen.

cambiar deseos para reflejar valoresAscender a nuevos y mejores escenarios significa realizar mejoras permanentes, no temporales.

Si quiero mejorar mis finanzas, tengo que cambiar mis deseos sobre el dinero (empecé a cambiarlo con 30 años y funcionó de forma dramática). No puedes seguir gastando dinero en materialismo y consumismo. La alegría no puede depender de si tienes más o menos dinero, no puedes estar estrenado siempre por el dinero.

Mi vida (y la tuya) y mi entorno (y el tuyo) son un reflejo de mis (tus) deseos. Cuando mis deseos cambian, adapto mi entorno para que entonces encaje con mis nuevos deseos. No necesitaré justificar aquello con lo que antes estaba conforme.

Cambiar los deseos cambia el resto

Una vez los deseos cambian, cambiar el comportamiento sucede de forma inmediata y si apenas esfuerzo. Estoy con el experimento Alimentación Óptima y los resultados a casi ya un mes, son radicales. Si no deseo comida mínimamente perjudicial, no es nada difícil resistirme a ello. La fuerza de voluntad es para personas que no están mentalizadas.

Si no deseas mediocridad, no serás mediocre, apuntarás a la excelencia, a la autenticidad. Aquí hay una verdad encantadora y sutil, todo lo que tienes en tu vida es lo que quieres. Si quieres algo diferente, tendrías algo diferente. Tus circunstancia revelan lo que eres.

Incluso tu set actual de creencias que componen tu visión del mundo. Sin darte cuenta estás, de forma activa, eligiendo esas creencias. Y las usas para justificar tu comportamiento.

En lugar de creer que es “real”, crees lo que quieres creer.

Si yo quisiera creer algo diferente, buscaría aprender en alterar y reemplazar mis creencias actuales.

Entonces no tendrías que justificar más tu comportamiento. También serías más abierto, honesto y auténtico sobre donde estás y quién eres. Irónicamente, te aceptarías más. Y la aceptación es el primer paso hacia el compromiso.

Compromiso es el prerrequisito de crear cambio positivo. Si estás comprometido con algo al 150%, harás lo que necesites hacer. Cambiar tu mismo, tus circunstancias, y tu vida si es necesario.

No hay excusas

Si necesitas aprender algo nuevo, lo aprenderás.

Si necesito actuar de forma diferente, actuaré de forma diferente.

O si necesitas un nuevo entorno, necesitas reformular tus circunstancias.

Estas son las señales verdaderas de una persona que cambia. El cambio interno no ocurrirá hasta que ocurran estas manifestaciones. Ya que lo externo es un reflejo de lo interno. Y si quieres un cambio interno potente, necesitarás rediseñar lo externo para solidificar deseos, valores y objetivos hacia tus deseos.

Atribución imagen: Sergio Fabara.

Oct
10

El gran poder de una idea ridícula: la Energía de Activación

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  1 Comment

La regla de los 5 segundos. No, no la regla que dice que si eres lo suficientemente rápido puedes comer algo del suelo si tardas menos de 5 segundos… Hace un tiempo vi esta fabulosa charla TEDx de Mel Robbins y quedé fascinado por el concepto de la Energía de Activación. Muestra lo imposiblemente simple, pero extrañamente efectiva que es la Regla de los 5 Segundos, donde cuentas de forma regresiva del 5 al 1 para hacer algo que deseas hacer, pero para la cual no tienes la motivación necesaria.

El ejemplo clásico es cuando tu despertador suena, en lugar de apagarlo y seguir durmiendo, cuentas 5, 4, 3, 2, 1 y te levantas.

Es ridículo pensaba. Genial, entonces seguro que funciona. Si es ridículo o estúpido, pero funciona, entonces es genial.

Contar hacia atrás y luego hacerlo.

Hay incluso un libro que cuenta cómo las personas usan los 5 segundos para mejorar sus vidas. Es una idea simple, tan simple que parece estúpida, una idea ridícula, pero que funciona.

¿Por qué funciona?

Primero, porque cuando cuentas del 5 al 1, sientes que llegas al final. Eso, de forma instintiva, te inclina a decirte a ti mismo/a “vamos”, “salta” o “despega”. Y eso al final es lo importante para empezar. Asociar la cuenta atrás con tomar acción.

La segunda razón es porque te comprometes a no mentirte a ti mismo/a ni a otros. Cuando le dices a alguien “soy puntual”, tiendes a actuar en concordancia con esa afirmación. De lo contrario serás percibido como un mentiroso, aunque la persona que te escucha nunca conozca la verdad. Es cuestión de principios.

La energía de activación

Una idea ridícula nada estúpida al aplicarla:

energía de activación - regla 5 segundos - idea ridícula

Lo mismo sucede cuando dices que tomarás una decisión al llegar a uno cuando cuentes desde cinco hacia abajo. Si te lo dices a ti mismo, lo harás. Sentirás el empuje para empezar. Tanto si tienes miedo, como si no sabes que hacer o si quieres no hacerlo. Es por eso que el sistema de Ultraproductividad de las decisiones de 5 segundos funciona tan bien. O el de materialización de ideas, porque se sirven de la Energía de Activación.

Este tipo de impulso puede funcionar realmente bien para comprometerte de forma financiera, saludable, laboral o personal. Depende el fin y el uso.

¿Cómo y dónde más usarla?

La uso casi a diario.

Contando del 5 al 1 cuando creo que voy a tener una reacción emocional negativa.

O cuando no quiero empezar a escribir el nuevo libro.

En los momentos que me cuesta conceptualizar proyectos.

Incluso cuando estoy bloqueado en los podcast o webseries.

Hasta cuando no quiero hacer una llamada de teléfono contundente.

A veces ha servido para no comer algo que sabía que no iba a ser beneficioso para mi salud.

5, 4, 3, 2, 1 y propulsión.

Lo que en realidad estás haciendo es introducir un nuevo superhábito en tu rutina. Estás construyendo la identidad de ese tipo de persona que hace la tarea que necesita ser hecha a través de la Energía de Activación.

Atribución imagen: Energía de Activación – Wikipedia.

Oct
3

Impacta en lo que necesita ser impactado

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Videolog  //  No Comments

La mayor parte de las veces que buscamos cambiar algo, estamos buscando en el lugar adecuado. Causar impacto es cuestión de cambiar lo que podemos y lo que más necesitamos…

Mejorar tu productividad cuando casi siempre llegas tarde.

Desarrollar un trabajo excelente cuando eres perezoso.

Practicar el marketing de barrio cuando no estás dispuesta a mancharte las manos.

Dormir mejor cuando trasnochas.

Ganar el día cuando lo primero que haces al despertar es conectarte al WhatsApp, fumar un cigarro y ver las noticias.

Perder peso cuando cada mañana comes bollería, en el mediodía comes en un McDonald o similar y en la noche te pones fino de Coca-Cola y Lays.

Abanderar causas sociales cuando sabes que lo haces por alcance y proyección.

Educar a otros cuando no te conoces a ti misma.

Causar impacto requiere autoconsciencia

Si eres de los que quieren causar impacto, necesitarás saber:

  • Qué es lo que deseas impactar
  • Cómo lo deseas impactar
  • Por qué causar el impacto
  • Qué pagarás a cambio
  • Qué es aquello que más posibilidades tiene de ser impactado por ti
  • Cómo alcanzar las personas que desean ser impactadas.
  • Vamos que necesitas ser específico, coherente y congruente.

Debe haber un objetivo, realista.

Ese objetivo tiene que ver con tu propia naturaleza, con otras personas y con las emociones de ellos y tuyas.

Piensa en cualquier cosa importante, ninguna de ellas puede suceder sin una emoción. La emoción y los sentimientos son los comandantes de todos nosotros. Determinan aquello que hacemos y lo que se queda en nosotros.

Ya, pero causar un impacto junto a una emoción es duro, ya pero no puedes crear un impacto sin una emoción. Es difícil, conlleva compromiso, tuyo principalmente. Entonces, ¿cómo causar impacto emocional? (en mí y en otros)…

Hay tres opciones, en escala:

1. Al final están las cosas que no cambian o son casi imposibles de cambiar. Cosas (o personas) que se resisten, no están interesadas. Es okay. Puedes invertir una gran cantidad de energía en intentar cambiarlas, o pasar a la siguiente opción.

2. Al principio del todo están las cosas que siempre puedes cambiar. Son fácilmente maleables. Son amorfas. Va a ser fácil cambiarlas, si quieres impactarles.

3. En el medio están las cosas (o personas) abiertas al cambio, pero necesitan un propulsor. Son cosas que todavía no has descubierto que puedes cambiar, porque todavía no tienes las herramientas, conocimiento o consciencia necesaria. Son cosas que no cambian por sí mismas; necesitan lo adecuado en el tiempo adecuado, Estas son las cosas (o personas) que merece la pena impactar.

Alto rendimiento con Ricardo Soares

En esta nueva web serie, estoy en Manhattan con Ricardo Soares, especialista en Alto Rendimiento y profesor avanzado en el Método DeRose. Explicando cosas que sí puedes cambiar en tu día a día y tendrán un fuerte efecto en cómo vives y trabajas.

Sep
29

Cómo aprendo y crezco cada día: 6 estrategias

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  2 Comments

Una parte importante de mi vida y trabajo está en cómo aprender y crecer cada día. Hoy tengo seis estrategias que me ayudan a lograrlo:

como aprender a crecer

1. Planificar el aprendizaje que busco

Esto me permite pensar cuidadosamente sobre lo que quiero aprender. Las metas no son solo para aquello que quiero alcanzar. También quiero tener objetivos para aquello que deseo aprender.

2. Práctica deliberada

En lugar de hacer las cosas de forma automática y no mejorar, lo que hago aquí es aplicar los principios de la práctica deliberada (y consciente) de forma que pueda mejorar continuamente. Esto significa tomar acciones como pausar y reflexionar sobre la marcha de mis negocios y los resultados de mi trabajo. O crear un espacio de tiempo diario tanto para mejorar mis habilidades núcleo cómo para integrar nuevos superhábitos en mi algoritmo de alto rendimiento.

3. Rumiar

Esta técnica me ayuda a obtener más perspectiva sobre la asimilación de nuevas ideas y las lecciones que aprendí. También me ayuda a detectar esas palpitaciones o instintos que producen nuevos proyectos, experimento, negocios, servicios o mejoras en lo que hago. Pasear por la playa o por un parque mientras hablo conmigo mismo en voz alta (con auriculares puestos para disimular) es una excelente forma de procesa esos insights. No soy el primero que descubre esto, obvio, desde Beethoven y Charles Darwin a Steve Jobs, Jack Dorsey o Peter Diamandis. Otra forma de hacerlo es a través de conversaciones con personas profundas y muy reflexivas.

4. Tiempo de aprendizaje

Esto incluye actividades como leer, conversar (incluso contigo mismo), participar en algo como Hatch, Echo o SOP, observar a otras personas o viajar.

5. Solucionar problemas tan pronto como aparecen

Cuando los problemas aparecen durante el día, en muchas ocasiones los ocultamos bajo de la alfombra y continuamos como si nada con nuestro trabajo. Poseer un espacio en blanco crea ese espacio necesario para localizar los pequeños problemas y solucionarlos antes de que se conviertan en grandes. Lo mismo ocurre con las decisiones.

6. Experimentos

Realizo pequeños experimentos casi mensualmente, los cuales buscan recompensas potenciales tanto en mi intelecto, emociones, espíritu y/o saludo. Lo más provocador para mí es, que tanto funcione el experimento o no, es una oportunidad para aprender algo valioso y además ser un campo de pruebas para mis ideas.

Cómo aprender a crecer es cosa de insistencia e iniciativa, primordialmente. El resto, si lo buscas, te encuentra.

Atribución imagen: VicerDO.

 

 

Sep
17

No hay techo, solo potencial ilimitado

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

La versión más ilimitada y auténtica de ti mismo no es quien en realidad eres ahora mismo. No, sino, quien deseas llegar a ser. Eres el/la autor/a de la narrativa de tu vida, no existe un mapa, al igual que no existe un techo. Tienes el poder de determinar las etapas de la vida en las cuales actuarás, y los personajes que encarnarás. Eso, dirigido correctamente, te hay un potencial ilimitado por destapar.

Proceso para dar el salto que necesitas

Cómo tienes que darle forma al entorno en el que deseas vivir y decidir los roles que caracterizarás, vas necesitar realizar algunos saltos cuánticos en tu desarrollo personal y profesional. Este podría ser el proceso para llevarlo a cabo:

  1. Determina tu meta
  2. Comprométete con tu meta involucrándote en situaciones que requieren que estés a la altura de tu meta.
  3. Determina los papeles que necesitarás protagonizar en las diferentes situaciones que crees.
  4. Actúa la parte hasta que tú te conviertas en la parte.
  5. Desarrolla relaciones con personas que te apoyan y re respeta y pueden ayudarte a alcanzar tus metas.
  6. Repite – pero a mayores niveles, con saltos más arduos.

El salto está a tu alcance.

Destapa el potencial ilimitado: experimentos

potencial ilimitado, experimentos y alto rendimientoA día de hoy, con todo lo que he aprendido y he presenciado (ejemplo más reciente – hoy: los ocho participantes de Stand OUT Colombia), es más que posible realizar un cambio instantáneo precedido por los saltos cuánticos de los que hablamos. El crecimiento que buscas en tu vida no necesita ser incrementar, puede ser exponencial. La mejora y progreso radical en un muy corto periodo de tiempo, es posible. Tim Ferriss documenta esto en Tools of Titans. Uno de los propulsores son los experimentos (profesionales, empresariales y de estilo de vida)

El proceso es simple, pero no fácil. Necesitarás saber con qué estás dispuesto a experimentar, qué serás capaz de intentar y arriesgar y cómo vas a absorber todos los aprendizajes que recibas para ser mejor. Otros dos añadidos, primero, todos esas “pruebas radicales” tienen un precio y pagarás por él, de eso no hay duda. Segundo, necesitarás creer en lo que haces para no abandonar.

¿Cómo hacer todo esto? Colocándote en situaciones extremas que te exijan ser mucho más de lo que eres. En esas situaciones (20 días sin comer, 20 días sin hablar, 30 días in mentir, 4 meses sin usar redes sociales, 4 meses viviendo sin smartphone, etc.), tendrás que decidir quién necesitas ser y entonces actuar como si ya fueras esa persona, ahí está, en parte, el potencial ilimitado.

Tan pronto como te adaptes a ese tipo de entornos radicales, evolucionarás hacia una nueva personas con una consciencia, habilidades y hábitos expandidos. Persona que expandirá la visión y percepción de sí misma y las posibilidades que están a su alcance.

No hay techo en cuanto a nuestro potencial ilimitado. El nivel de rendimiento que podemos llegar a desarrollar todavía es una incógnita.

Atribución imagen: SOMBILON STUDIO.

Sep
11

Cómo visualizar, desarrollar y hacer realidad mis mayores objetivos

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Disrupción, Podcast  //  No Comments

En este nuevo episodio de Disrupt Everything podcast, diseccionaré los principios núcleo dentro de visualizar, desarrollar y hacer realidad (conseguir) tus más profundos objetivos. No importa cuán grande o pequeños sean. Te diré que todo empieza por entrenar la mente subconsciente y algo más también.

Episodio #10 Disrupt Everything Podcast

Los principios núcleo que necesitarás entender para aprender este sistema son 5.

Estos principios van sobre cómo entrenar a tu mente subconsciente, remoldearte, decidir y concretar, aprovechar las experiencias vitales y hackear tu entorno. [Abajo puedes encontrar transcrito la mayor parte del podcast]

entrena tu mente subconsciente - disrupt everything podcast

Escucha, descarga, suscribe: iTunes, RSS o reproductor

Escuchalo y suscríbete via iTunes, o suscríbete por RSS…

Disrupt everything iTunes disrupt everything RSS

Accede y escúchalo en cualquier reproductor o dispositivo desde aquí: episodio #10 Disrupt Everything Podcast (con posibilidad de descarga).

Aquí encontrarás el transcript del núcleo del podcast:

1. Los seres humanos somos altamente flexibles y maleables

Puesto de forma más sencilla, puedes cambiar, si lo deseas. Aquello que te mantiene atascado es el reprimir emociones, patrones subconscientes y señales ambientales. Remodela estas tres cosas y experimentarás una importante transformación. En otras palabras, no tienes un potencial heredado. No tienes techo. No estás arreglado. Puedes ser moldeado de forma radical o de forma sutil, tú eliges. Si estás dispuesto y abierto, te verás a ti mismo siendo, visualizando, desarrollando y haciendo realidad mucho más que aquello que jamás podría evocar tu imaginación.

2. Tomar decisiones precisas junto a formar planes concretos

Es esencial para alcanzar cualquier meta que persigas. Conozco a muy pocas personas que saben cómo tomar decisiones exactas y precisas. En lugar de eso, la mayoría de nosotros, tenemos intereses que se convierten en excusas. Epicteto dijo: “una vez que tomes una decisión, nunca vuelvas atrás a cuestionarla, no vuelvas a pensar en ella”. Las decisiones concretas requieren compromiso a largo plazo, y lo que algunos llaman “esperanza” y otros llaman “resolver” – lo cual es un conocimiento intrínseco de que lo que buscas es una conclusión inevitable. En otras palabras, lo que buscas también te busca a ti. Consecuentemente, lo que buscas ya está logrado. No hay cuestionamiento al respecto, ni tampoco nada que desear ahí. Sucederá, de eso no tienes la menor duda.

3. La vida está moldeada por la mente subconsciente

De acorde a Emmanuel Donchin, profesor de Psicofisiología Cognitiva de la Universidad de South Florida, “Una enorme porción de la actividad cognitiva [decisiones, emociones, acciones, comportamiento], es no consciente, podría ser un 99%”. Lo que ya han dicho algunas de las más brillantes mentes de la historia, está siendo confirmado por la ciencia moderna. La vida de una persona está moldeada de forma subconsciente. Expresamos aquello que está imprimido en el subconsciente. De forma consecuente, la única forma de ser, visualizar, desarrollar y hacer realidad más de lo que tienes hasta el momento, es “entrenar” tu mente subconsciente. Cuando tienes un “porqué” fuerte y suficiente, te darás cuenta de cómo llegar al “cómo”. Voy a darte algo más específico, puedes activar tu mente subconsciente antes de ir a dormir. Con algunas técnicas del sueño lúcido. Entrenar el subconsciente es más fácil inmediatamente antes de dormir y justo al despertar.

Dentro del algoritmo de alto rendimiento utilizo prácticas como la inteligencia cristalizada, la petición subconsciente o las preguntas subconscientes / complejas. Eso me ayuda a “entrenar” a mi subconsciente.

4. Experimenta con experiencias emocionales profundas

O lo que es lo mismo, las experiencias vitales que tanto me apasionan. Las forma más rápida y efectiva de reestructurar nuestros patrones cognitivos es vivir experiencias vitales que creen grandes choques emocionales. La mayoría de las personas son rehenes de sus emociones. Lo cual les hace estar controlados por sus emociones en lugar de controlarlas a ellas. Imagínate que se te clava un cristal en el pie, cada vez que algo toca tu pie sientes un dolor insoportable. ¿Qué es lo que haces? Reorganizar cada aspecto de tu vida para proteger el cristal que tienes en el pie y no has extraído todavía. La mayoría de nosotros tenemos esos “cristales” clavados, pero son emocionales. Lo que nos lleva a crear nuestras vidas alrededor de esas partes de nosotros mismos que no queremos enfrentar.

Reprimir las emociones de esta manera a menudo se exhibe a través de enfermedad física, dolores de espalda, relaciones destructivas y trabajar en algo que odias. Solo aceptando que nuestros problemas son emocionales, podemos empezar el proceso de dejar atrás esas emociones dañinas. Los psicólogos llaman este proceso y hasta habilidad, regulación emocional.  

Cuando estás dispuesto a vivir con tus emociones sanamente. incluso con las más incómodas y temibles. Entonces te sientes liberado y puedes diseñar tanto tu vida y trabajo, como a ti mismo/a.

5. La fuerza de voluntad no es la prioridad

Tu entorno es más poderoso que la fuerza de voluntad, más potente que tu capacidad de resolución. El autocontrol situacional es mucho más efectivo que la noción previa de autocontrol. Simplificado, eres el producto de tu entorno. Creo que esto es cierto, tanto biológica como psicológicamente. Según el biólogo Bruce Lipton: “como una sola célula, el carácter de nuestras vidas, no viene determinado por nuestros genes, sino por nuestras respuestas a las señales ambientales que propulsan la vida”.  Esto explica que nuestras expresiones genéticas están primordialmente basadas en nuestro entorno, no en el ADN con el cual nacimos. Por lo tanto, si quieres moldear tu vida, necesitarás basarte en las señales de tu entorno. Cuando aprendas a cambiar tu entorno, podrás ser quien quieras ser y conseguir lo que quieras conseguir.

Entrena-te para lograr tus mayores objetivos.

Artwork: Charlie Abad Estudio.

 

Ago
30

Un año practicando el estoicismo: mis mantras estoicos

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

Empecé a interesarme por el estoicismo a principios de agosto del año pasado cuando me encontré con este vídeo. A los dos días encontré algunas referencias gracias a Ryan Holiday, y unos días después en los podcasts de Tim Ferris. Entonces, mientras me encontraba en Estados Unidos en medio de Live the Possibility, decidí aprender los principios de este estilo de vida (más que una filosofía), para entrar a practicarlos en profundidad cada día.

Aprendizajes sobre el estoicismo

aprendizajes sobre el estoicismo - mantras estoicos

Resonó tan fuertemente conmigo que tomé los trabajos de algunos de los más grandes estoicos de la historia y empecé a leerlos primero, luego a estudiarlos y finalmente a implementar sus enseñanzas en mi estilo de vida. Hoy, después de un año practicando, recopilo los aprendizajes sobre el estoicismo que a día de hoy forman parte de mis mantas diarios:

  • No soy lo que quiero, soy lo que tengo.
  • No necesito nada, lo tengo todo.
  • Muestro una gran apreciación por lo que poseo y vivo.
  • Todo lo que sucede es neutral, no es bueno, ni es malo, lo único que importa es cómo yo reacciono.
  • Cuando algo me sobrecoge, hago dos divisiones: que puedo controlar y qué no no puedo controlar. Entonces, de forma lo más inmediata posible, trabajo en lo que sí puedo controlar. Lo segundo, lo dejo marchar, no me pertenece.
  • No hay casi emoción para mí, no hay bueno o malo. Entiendo que las cosas tienen el valor y peso que yo mismo les doy.
  • Evito juzgar hechos o sucesos. Únicamente los veo suceder y lo acepto tales y como son. Todo es cuestión de mi percepción.
  • Entreno casi a diario para convertir obstáculos en ventajas y ventajas en premios adicionales.
  • Intento ser inmune a los reveses negativos que surgen casi a diario.
  • Abrazo la disconformidad negativa como activo de crecimiento personal y profesional.
  • Cuanto mejor se vuelven las cosas, más incómodo me siento. Eso no significa que me tenga que privar de disfrutar del momento y/o vivir tranquilo.
  • Trato de experimentar la escasez de vez en cuando. Que pueda comer, gastar, hablar o hacer no significa que deba hacerlo.
  • Enfoco casi todo mi trabajo en los efectos interiores. He entendido que las emociones se crean de forma intensa – lo que sucede fuera es neutral, lo que más importa es lo que pasa dentro de mí mismo. Si lo comprendo y lo practico, estaré en paz conmigo mismo y con el resto.
  • Cuanto más experimento con la incertidumbre, menos incertidumbre siento. Aplica lo mismo con el miedo, dolor, desapego o frustración.
  • Relativizo más las cosas que me importan. Trabajo a diario porque todo – menos las personas que amo – me preocupe menos. Soy consciente de que (casi) nada me tiene que importar. Cuando algo trágico, dañino, perjudicial o negativo sucede, tomo perspectiva y me aparto de ello.
  • Solo valoro un activo por encima de todo, el tiempo.
  • No tengo que llegar a ningún sitio, ya llegué. Ahora solo hay que vivir despierto y tomar lo que venga como un extra.

Profesores: Zenón de citio, Cicerón, Crisipo, Cleantes, Panecio, Marcos Aurelio, Epicteto, Epicuro, Séneca, Lao Tzu (no declarado como estoico).

Atribución imagen: Roger Ibiza Group.

Ago
27

Micropausa

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  5 Comments

arte de pausar a través de la micropausaEsta técnica es una derivación de la pausa consciente, un ejercicio de mindfulness que aprendí mientras realizaba el experimento Mindfulness de Alto Impacto. A partir de ahí fui variando el pausar, adaptándolo a mi estilo de vida más “micro”.

El ejercicio se basa en el superhábito de practicar una micropausa intencionada en determinados instantes del día que tú decidas. En realidad ayuda a dar perspectiva a nuestro día y desatascarnos de la espiral de pensamiento en la que nos encontramos. ¿Por qué la micropausa y no pausar y ya? Porque realizar micro pausas de diez, veinte o treinta segundos es más asequible y viable que pausar durante quince o treinta minutos.

Necesitas pausar más

Cuando pausas y detienes tu trabajo, la actividad que esté realizando o el estado mental que estés proyectando, lo que sucede es que dejas de pensar en el pasado o el futuro. Entonces, puedes permanecer, aunque sea durante algunos minutos, en el presente. La micropausa es una de las prácticas nuevas que he incluido en el método de alto rendimiento que sigo probando desde hace dos años. Es simple, efectiva y rápida de implantar, por eso es útil y práctica.

Cómo pausar todo

Como he estado desarrollándola: al principio empieza por permanecer quieta/o durante al menos 2 minutos. En tu casa, en la oficina, en el tren, avión o en la cocina. Tan pronto como practiques y ganes confianza, podrías usar la técnica para pausar durante o después de las experiencias más estresantes, tensas y complicadas. El tiempo puede oscilar entre 20 y 90 segundos. Después de finalizar, recapacita si lo que estabas haciendo o pensando era la mejor opción posible, si no lo es, reajusta y enfócate en la actividad.

Algunas instrucciones para practicar la micropausa

Estas son algunas indicaciones por si ayuda:

  • Detén lo que estás haciendo. Si estás sentado, nada de tensiones, cómodo y con buena postura. Si prefieres hacerlo de pie, hazlo de manera natural, que tu cuerpo esté relajado.
  • Trabaja por darte cuenta de aquello que estás sucediendo dentro de ti. Sé consciente sobre lo que visualizas, escuchas, tu cuerpo, emociones y pensamientos.
  • Observa, reconoce y registra tu experiencia, acéptala, incluso si no te gusta. Siente el momento como es. La esencia de la micropausa es ser consciente de dónde estás, qué estás haciendo y qué estás pensando. Todo en un espacio corto de tiempo.
  • Si quieres relajarte, enfócate en tu cuerpo, intenta soltar las tensiones en las zonas de tu cuerpo.
  • Para una mejor respiración y concentración: dirige toda tu atención a la respiración. Preocúpate solo de sentir cada respiración. A un ritmo natural. Tendrás tiempo para respirar entre tres y ocho veces, dependiendo de cuánto tiempo utilices.
  • Trata de sonreír mientras realizas la micropausa, te ayudará a mejorar tu estado de ánimo.
  • Respira de forma profunda e intensa, igual que exhales. Siempre por la nariz.

Pausar ayuda a crear un espacio para reconectar, tomar perspectiva, crear enfoque y estar presente.

Atribución imagen: Nicola Sacchi.

Ago
16

El trabajo satisfactorio

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle  //  No Comments

trabajo satisfactorioLa idea de que el trabajo satisfactorio debería ser más que algo necesariamente doloroso, es una invención bastante reciente.

Si buscas en el diccionario Inglés de Dr. Johnson, publicado en 1755, ni siquiera encontrarás la palabra satisfactorio (“fulfilling“). Sin embargo, hoy en día, en un mundo prospero, no solo esperamos obtener dinero a través de nuestra profesión. Además esperamos obtener satisfacción y significado. Es una de las razones por las cuales muchos sufren la crisis del domingo noche.

En busca del trabajo satisfactorio

Algunas prácticas…

1. Confúndete

Está más que bien confundirse sobre que carrera profesional elegir. Antes disponíamos de 2.500 profesiones. Ahora estamos hablando de más de medio millón de opciones disponibles. El resultado: ansiedad al poder tomar la elección equivocada. Resultado final: no tomar ninguna acción y no movernos del sitio.

La confusión es normal y el miedo es natural, sin embargo ninguno de los dos elegirá por ti.

2. Autoconocimiento

Pura filosofía. Para el 99% de nosotros, enlace saber que queremos en la vida y en el trabajo no aparece de forma fortuita. La mayoría de nosotros no tenemos esa visión, esa llamada, ese sueño. Una musa no aparece y nos dice que debemos convertirnos en profesionales del marketing o panaderos. Esto no quiere decir que no tengamos inclinaciones, sino que no las vemos con la suficiente claridad. Lo cual es peligroso, ya que si no poseemos un mapa, estaremos a merced de aquello que si lo tienen. Así que la alternativa es empezar por aparcar el dinero y empezar a experimentar hasta encontrar preguntas y respuestas. No hay forma de que te entiendas si no chocas contra el mundo real.

3. Vive despierto

Escribe todo aquello que disfrutaste haciendo o aquello que no. Sin ser demasiado lógico o analítico. Esto podría incluir cuidar a tu perro, llevar paquetes de un sitio a otro o arreglar los desperfectos de tu casa, o inventar algo nuevo. Cuando más rara y fuera de tema sea la lista, mejor que mejor.

4. Haz muchas cosas, diferentes e intensas

De esta manera podrás encontrar talentos y pasiones, no por pensarlas, sino por probarlas. Lo cual va a unido al punto dos y al punto tres. Intenta mucho porque vas necesitar muchos datos para tomar decisiones futuras para llegar al trabajo satisfactorio.

5. Detente y analiza

Cuando has probado muchas cosas y has anotado lo que ha ido sucediendo, necesitas tiempo para analizarlas y desgranarlas de forma que puedas saborearlas y disfrutarlas bien. Quizá hacerlo una vez a la semana o cada dos semanas, durante treinta o cuarenta y cinco minutos. Esta práctica le dará sentido a tu trabajo. Además de encontrar lo que más te llena y allanar el camino. También te descubrirá si estás perdiendo el tiempo en algo que no te hace sentir pleno, algo que no es trabajo satisfactorio.

6. Escucha a tu intuición

Si mañana tuvieras que morir, ¿cuál sería el trabajo del que no te arrepentirías? Ahí lo tienes.

Atribución imagen: Seth Drum.

Ago
13

Optimiza tus funciones cerebrales

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

optimizar las funciones cerebralesHace meses que, en el camino del alto rendimiento y los experimentos derivados, estoy interesándome por cómo optimizar las funciones cerebrales. Cómo poder mejorar su trabajo y cómo sacarle más partido. Desde charlas TED como esta, hasta estudios e informes de científicos, investigadores y universales, como por ejemplo esto.

En una primera fase, estoy centrado en responder a esta pregunta: “¿Qué es aquello que ayuda a desarrollar una funcionalidad óptima de nuestro cerebro?”

Esto es lo que hasta ahora he extraído:

  • Descanso adecuado. ¿Cuántas horas duermes cada día y cómo te sientes al despertar y durante el día? ¿Cómo duermes?
  • Claridad mental y consciencia. ¿Es fácil o difícil que quedes distraído? ¿Cuántas tareas llevas a la vez? ¿Cuanto tiempo al día permaneces enfocado?
  • Comida óptima y apropiada. ¿Conoces qué tipo de comida es la apropiada para ti y tu organismo? ¿Qué hábitos alimenticios? ¿Cuántas comidas realizas? ¿Qué comes actualmente?
  • Un set muy definido y de instrucciones operativas y sistemas. ¿Tienes una estructura sobre tu día idea, tu día menos ideal y tu día poco ideal? ¿Lo mismo para tu semana y meses? ¿Posees sistemas de trabajo y estilo de vida que ayuden a recargar y liberar tu cerebro a diario?
  • Después de levantarte, cuando has dormido poco. Porque te quedaste trabajando hasta noche, o viendo una película demasiado larga, o comprobando las redes sociales. Entonces no te diste cuenta de la hora que era. No tienes un buen despertar, entonces conectas el WhatsApp para darte placer y encuentras un mensaje de poco delicado de tu jefe, amante o cliente. Seguidamente, tienes que darte prisa para ducharte, cambiarte y salir por la puerta, porque te levantaste demasiado justo de tiempo. Tomas una taza de café (voy a omitir el cigarro adicional) y un croissant por el camino. Entonces llegas al trabajo y estás listo para el “go”, entonces abres el email y empiezas desde ahí.

¿Crees que esto es optimizar la capacidad de función eficiente de tu cerebro?

Esta charla TED profundiza un poco más sobre cómo optimizar las funciones cerebrales para un mejor rendimiento.

Atribución imagen: Reigh LeBlanc.

Ago
11

Estás perdiendo lo que sí posees

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

Stop. Pausa. Pienso sobre ayer. Mañana. Y el momento presente…

momento presenteNo importa cuanto tiempo vivas, si cinco o mil cien años, no puedes perder más vida que las que ahora posees, no puedes disfrutar una vida distinta a la que te ha tocado vivir. Por lo tanto, a fin de cuentas, la vida más intensa y corta o la más intensa y larga valen lo mismo. El presente es igual para todos, y lo que se gana y se pierde también es para todos igual, es decir, no importa mucho si ganas o pierdes. Nada nos pertenece, tarde o temprano te tocará despojarte de todas y cada una de tus pertenencias. Incluso de la propia vida.

Piensa en el futuro que cada día imaginas, aunque sean cinco minutos por delante de la actividad que realizas. O dentro de tres años cuando cumplas tus sueños. No te pertenece. No puedes ganar algo que no has saboreado. Como tampoco puedes perder algo que has sentido y disfrutado pero ya pasó, por lo tanto no puedes perder el pasado, al igual que lo venidero. ¿O acaso se le puede arrebatar a una persona aquello que no tiene? Ya sea porque pasó o porque todavía no ha llegado.

2 cosas sobre el momento presente

Cada día me recuerdo a mí mismo:

  1. Las cosas no son buenas o malas, solo son, tienen el mismo aspecto. Lo que cambia es la perspectiva, enfoque, sesgos o trivialidades con las que mis ojos las ven. No hay diferencia alguna en hacer el mismo trabajo durante diez años que durante doscientos treinta.
  2. Si me voy antes de este mundo, voy a perder lo mismo que si viviera hasta los noventa y nueve años o más.

¿Qué es lo que me estoy perdiendo entonces? El momento presente. Es el único que poseo y del que, solo en ocasiones, soy dueño.

No puedes perder lo que no tienes, pero podrías estar perdiendo la única cosa que seguro que sí podrías tener. El momento presente.

En palabras de Séneca: la vida es corta solo para aquellos que no saben aprovecharla.

Atribución Imagen: Javier pérez Viu.

Ago
9

La libertad de aceptar quién eres, sin disculpas ni excusas

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Lifestyle, Reflexiones  //  2 Comments

Vivimos en una cultura que ser enorgullece a si misma en su lucha por la libertad. Alardeamos de que es uno de nuestros más altos valores. Tanto que entramos en otros países para que también valoren la libertad. Damos lecciones sobre cómo encontrar la libertad.

Nuestras acciones y actitudes como sociedad cuentan una historia bastante distante a lo que predicamos. Hay muchos indicadores, obvios y sustanciales, que demuestran que no andamos sobre el mismo discurso que promulgamos. Sobre todo en cuanto a la libertad se refiere. Todo esto sin entrar en guerras, derechos, políticas, despatarrados, que baño utilizar, derechos igualitarios para cualquier género, raza y ciudadanos, etc. No son temas en los que se necesite elaborar mucho más de lo que ya hay expuesto.

Lo que sí es menos obvio, es la forma sutil en la que esta sociedad minimiza la libertad en el campo emocional. Estamos rodeados en una cultura incómoda con las emociones: con sentirlas, con expresarlas, con reconocerlas. De forma más precisa, nuestra cultura no logra aceptar (porque no comprende) las emociones “menos atractivas”: miedo, tristeza, ansiedad, resentimiento, lástima, ira o imperfección, entre otras.

La persecución de la felicidad es un principio elemental de nuestra sociedad. Si no vas detrás de la felicidad, debes tener problemas.

Vivir el momento es la tendencia de la publicidad. Si no estás en una terraza viviendo el presente. Algo estás haciendo mal.

Mostrar alegría es lo que se espera de ti. De lo contrario, si muestras vulnerabilidad, te rechazaremos.

Sanción cultural: ser brutalmente honesto

Para promover la búsqueda de la felicidad, la libertad, vivir el presente y hacerlo alegre, nuestra cultura sanciona cualquier forma de escape emocional.

Otras formas de escapar:

  • Refugiarte en el trabajo.
  • Aislarte en una montaña.
  • Volverte un adicto a la gratificación instantánea de las redes sociales.
  • Auto-proclamarte una persona ocupada.
  • Sobre-entrenar.
  • Leer 1 libro al día.
  • Escuchar 5 podcasts y/o leer 30 artículos al día.
  • Invertir más tiempo en Internet.
  • Ir de compras.
  • Comprobar tu bandeja de correo electrónico más de 15 veces al día.

Para ser un poco más claro, ninguna de las cosas que hay en la lista son buenas o malas. Depende el uso que le des.

Crear momentos de entretenimiento y distracción es saludable. Hasta cierto punto. El problema aparece cuando pasamos a preocuparnos de que podríamos utilizar un smartphone o Facebook / Instagram para escapar de la realidad.

He vivido esto de cerca en uno de mis últimos experimentos, acabo de estar 113 días aislado de las redes sociales. Hoy en el segundo día de estar “conectado”, me pregunto a mí mismo si merece la pena volver. Al segundo día. Aún cuando estoy al 20% del rendimiento y dedicación al que solía estar antes del experimento. Fue el mismo motivo que me llevó al experimento de vivir sin smartphone por ocho meses.

Escapar no significa libertad

Cuando escapamos de algo, tampoco somos libres. Nos engañamos pensando que somos libres. Un prisionero que escapa de una cárcel acaba durmiendo con un ojo abierto, siempre alerta. Preguntándose cuándo será capturado de nuevo.

Escapar de la realidad a través de las redes sociales o derivados, solo nos evade de las paredes que podemos ver; no nos hace libres. Sabemos, dentro de nosotros, en algún sitio, que llegará el momento en el que nuevas emociones emerjan.

Social media o el email no son los enemigos, el enemigo está dentro de nosotros.

Aprende a bailar con el instante

Enseñarte a bailar con lo que llegue a ti puede ser incómodo, al principio. Rechaza ser la persona que comparte sus más grandes miedos, pero rechaza también ser la que comparte sus más grandes éxitos. O por otro lado, comparte tus más grandes alegrías y también tus más grandes tristezas. Ser coherente con quien eres y lo que eres te hará libre. Ver las cosas como son te ayudará a ser libre.

Durante el experimento he aprendido a no ser más, pero tampoco a ser menos. He aprendido a ser lo que soy. He aprendido a ver las cosas como son. También he descubierto que las cosas no son ni buenas ni malas, solo son. Para bien y para mal, en perspectiva.

He aprendido cómo sentarme con mis sentimientos y frustraciones y conversar juntos. Aburrimiento, ansiedad, exuberancia, disfrute, plenitud, ira, resentimiento, indignación. Amor, soledad, duda, miedo, confianza, elación, insatisfacción. Esto ya valió los 113 días de experimento. Cuánto valor y realización y cuanto dolor al mismo tiempo.

Presumía de estar a gusto conmigo mismo, qué equivocado estaba. Ahora estoy empezando a saber qué es lo que estar conmigo mismo. Destapando, desatando y aceptando todas las partes de mi ser.

Encontrar la libertad

Tan pronto como aprendes a aceptar, estar y ser, empiezas a sentir ligereza. Entonces empiezas a desenmascarar la libertad. Encontrar la libertad de aceptar y expresar quién eres. Encontrar la libertad de fluir y dejar marchar expectativas, deseos y exigencias.

encontrar la libertad

Entonces, solo entonces, las piezas del autodominio empiezan a encajar. En ese instante comprendes que:

  • Solo puedes encontrar la libertad si intentas dejar de escapar.
  • Libre es ser tu mismo/a.

No el tú hijo, amigo, pareja, profesional del marketing, consultor o nieto o cualquiera que sea la etiqueta que el mundo quiere que lleves. No tú como una marca, avatar o arquetipo. Y no unas iniciales que intentan categorizar.

El tú que está debajo de todas esas capas tan superficiales. El tú auténtico, el tú real. El humano de verdad. Amable, cariñoso. Impetuoso. Salvaje. Cabezón. Ultradisciplinado. Sobrepensador. Instintivo. Indocumentado. Ignorante. Simple. Sencillo. Implacable. Incansable. Obsesionado. Emocional. Arriesgado. Inconscientemente consciente. Preguntador. Incómodo. Vulnerable. Abierto de mente. Disruptivo. Incrédulo. Estridente. Quieto. Analista. Sobreexigente. Apartado. Solitario. Dudoso. Inseguro. Autocínico. Deliberado. Soy todas estas cosas y más.

Cuando dejas de escapar aprendes a crear espacio para todo esto. Incluso para partes de ti mismo que están en conflicto con otras partes. Sin embargo, cuando aceptas que eres en tu totalidad, deja de haber cualquier conflicto interno.

Para mí, esta la libertad definitiva: aceptar quien eres, sin disculpas o excusas.

Lucha primero por esta libertad.

Atribución imagen: María Eugenia.

Ago
3

Cómo hacer más, más y más en 10 días: rituales

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Productividad  //  No Comments

Esto podría ser una posible receta sobre cómo hacer más, más y más y obtener resultados en 10 días. Salvo que no lo es…

Consideraciones primero:

  • Son 10 días ininterrumpidos, sin descanso.
  • Todo lo que viene aquí abajo son recomendaciones no solicitadas. Siéntete libre de ignorarlas.
  • La idea no es que copies al pie de la letra, sino que diseñes tu propia receta, tus propios rituales. Los que te sientan genial.
  • Sé severa/o en la ejecución, antepón tus rituales sobre todo lo demás. Al menos durante estos 10 días de experimento.

Vamos a ello…

La clave sobre cómo hacer más – los rituales

cómo hacer más - los rituales

Establece 10 días y sé consistente.

Ingredientes ritual

Imprescindible:

  • Cero trabajo, emails, WhatsApp o redes sociales después de las 21h.
  • El smartphone o teléfono o email no puede ser lo primero que hagas en el día.
  • En lugar de ver las noticias o la radio al comenzar el día, escucha música, lee o mira contenidos inspiradores.
  • Al lado de tu mesita de noche (o en la cama) una libreta para añadir reflexiones, pensamientos y aprendizajes.

Preparación ritual

Cómo hacer más:

  1. 90 minutos antes de ir a dormir toma algo beneficioso (y caliente) para tu cuerpo. Sopa de miso por ejemplo
  2. Duerme las horas que necesite tu cuerpo (estudia tu sueño / descanso). Ve a la cama tan pronto como puedas.
  3. Despierta pronto sin despertador.
  4. No toques tu smartphone, PC, portátil, tablet, Televisión o radio. Mantén alejados todos estos dispositivos.
  5. Justo al despertar: practica el ejercicio de respiración de Iceman. Te llevará sobre unos 13 minutos.
  6. Realiza 10 minutos de meditación guiada con Headspace – para empezar.
  7. Haz estiramientos suaves durante 5 minutos.
  8.  Realiza práctica deportiva durante 20 – 30 minutos. Bicicleta (estática), natación, carrera, power yoga, crossfit, etc.  Eso si tienes tiempo, siempre que la familia, compromisos y otros quehaceres te lo permitan,
  9. Prepárate el desayuno que más te apetezca y más energía te pueda dar. Sin olvidar que sea lo más sano posible.
  10. Escribe en la libreta (o Evernote) las tres o cuatro tareas más decisivas del día. No es una gran lista, son aquellas que necesitan estar hechas al final del día.
  11. Empieza el trabajo abordando esas tres so cuatro responsabilidades. Todo los demás será procrastinar.
  12. El resto del día es cosa tuya…

(Añade los siguientes pasos…)

Sugerencias ritual

Los ingredientes y preparación de los rituales deben ir con algunas instrucciones:

  • Descansar te dará energía, potencia y fuerza de voluntad.
  • Dedica al menos 30 minutos al día para pensar y ver las cosas como son (con claridad).
  • Observa cómo respondes a lo que entra en tu vida, controla tus reacciones.
  • Aparta de tu día todas las cosas y personas no deseadas.
  • Comprende lo que importa para tu gente (incluido clientes o jefes) y para ti mismo cada día y empieza por ahí.
  • Necesitas técnicas de respiración y deportivas para mantenerte en movimiento y en el presente.
  • Recompénsate a diario bastante (micromomentos)

Entonces, con todo esto puesto en práctica, sabrás cómo hacer más, más, más y más que la antigua versión de ti misma/o.

¿Cómo hacer más? Crea tu receta y rediseña tu estilo de vida.

Atribución imagen: JD Hanckock.

Ago
2

La autenticidad tiene su recompensa

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento, Liderazgo  //  No Comments

ser auténticoUna gran razón por la cual has permitido que el ruido del mundo apague tu propia voz, es porque presumes que hay un desincentivo por ir a contrapelo o desafiar al statu quo. Has dejado de ser auténtico.

En pequeños y homogéneos grupos, puede ser. En el mundo más extenso, el efecto es el opuesto.

Cuando adoptas una creencia sobre algo y te posicionas, pasas a formar parte del grupo de personas expuestas a la crític ay desacuerdo. La diferencia es que si eres auténtico, y no innecesariamente combativo o seguro de ti mismo, las personas más razonables lo apreciará.

Es un acto básico de decencia. Vivimos en culturas donde las personas se identifican más por ir en contra de algo, que por ir a favor de algo. Esta es la causa raíz de esta gran polarización que hay en nuestro mundo de hoy en día. Y un cambio de ritmo sería algo refrescante y necesario para la mayoría de nosotros.

Si tu forma de vivir es diferente a la del rebaño, acéptala y aprópiate de ella. Muéstralo con orgullo y satisfacción. La mayoría del tiempo, no es sobre lo que es, sino sobre cómo haces uso de ello. Defender algo sin agachar la cabeza o pasar por demasiado humilde, muestra confianza, honestidad y dignidad. Es un tipo de autenticidad que las personas compran a la primera de cambio, porque es real.

Ser auténtico no es gustar

Mira a Bukowski, no era un tipo encantador, seguro. Tampoco lo eran William Blake o Maquiavelo, pero los tres tenían ese “eso”. Junto a la dureza de sus pensamientos, cada página que escribían también contenía una dosis de sus vulnerabilidades. Ninguno de los tres tenía problemas en  desnudarse, te gustara o no. Eso influenció cómo el mundo los percibía a pesar de sus errores y faltas.

En un final no muy lejano, todos sabemos esto. La idea de que la autenticidad es una ventaja competitiva lo suficiente intuitiva que no necesita esta rodeada de una realidad que no deja de decirnos cuáles son las reglas y cómo de importante es no romperlas.

La mejor forma de sobresalir hoy es aceptar y apropiarse de quién eres, y hacerlo con gracia y virtud. Eso es ser auténtico.

Atribuición imagen: Markus Spiske.

Jul
31

No puedes controlarlo

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

No puedes controlar…

Un cliente enfurecido.

Un diluvio en el día de tu boda.

El profesor crispado que decide no darte el punto que te falta para pasar el examen.

La contundencia de ese crítico gastronómico.

El local de copas que decide subir los precios.

Una educación impersonalizada, masiva y bastante mediocre.

Personas codiciosas

Una persona hablando basura sobre una tercera persona.

Un cínico que, por la razón que sea, decide atacarte utilizando las redes sociales.

Un atasco el martes por la mañana de camino al trabajo.

El empresario sabelotodo que pretende pasarte por encima.

Quiénes son tus padres. Dónde y cuándo naciste, ni por qué naciste.

El pasado y el futuro.

Cómo otras personas perciben a tu empresa.

Tu posición en la sociedad.

¿Qué puedes controlar hoy?

no puedes controlarNo puedes controlar casi la mayoría de cosas que tratas de controlar a diario. No puedes, principalmente, porque no dependen de ti. Claramente no están bajo tu jurisdicción, ni nunca lo estarán. No puedes ejercer influencia sobre eventos externos, y si pudieras, sería en una muy baja graduación. No tienes poder sobre cosas que no puedes cambia de forma directa.

Toma un bolígrafo y una libreta (o un Word, Evernote, Drive o similar). En una parte, escribe todo aquello que controlas. En otra parte, todo aquello que te gustaría controlar y no puedes controlar. Y en otra parte, las cosas que te gustaría controlar y sí está a tu alcance controlarlo. De la primera lista, descarta aquello que controlas y no es importante para ti. De la segunda lista, cambia lo que te gustaría controlar por cómo vas a reaccionar a lo que no puedes controlar, pero te gustaría. Y de la tercera lista, elige un plan para empezar a adueñarte de cada cosa que sí está en tu dominio poder controlarlas.

La primera lista corresponde a lo que ya dominas. La segunda a aquello que jamás podrás dominar. Y la tercera a lo que, con trabajo, tiempo, autoconsciencia y autodisciplina, podrás controlar.

Merece la ocasión recordar a Epicteto: “intentar controlar o cambiar lo que no podemos tienes como único resultado el tormento“.

Atribución imagen: Photographer.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+