La forma de ayunar más óptima y resultante que he encontrado: el Ayuno de Alto Rendimiento de 40 días (informe final del experimento)

martes, Dic 01

Hace unos meses terminé uno de mis experimentos más recientes, 40 días de Ayuno de Alto Rendimiento. Este ha sido el primero donde he estado asesorado, monitorizado y guiado por una experta en la materia. En este caso se trata de Lou Mateos, especialista en biohacking alimenticio, plant-based food y alimentación de Alto Rendimiento. El experimento consistió en un ayuno diseñado a medida para intentar maximizar todas las capacidades, funciones y variables que pudiésemos optimizar. El objetivo era hacerlo con un ayuno regulado a través de diferentes protocolos.

ayuno de alto rendimiento - isra garcia

El experimento Ayuno de Alto Rendimiento se ha dividido en 6 fases, con un protocolo y pruebas diferentes en cada una:

  1. Desparasitación – fase 1.
  2. Regeneración – fase 2.
  3. Activación metabólica – fase 3.
  4. Regeneración mitocondrial – fase 4.
  5. Autofagia – fase 5.
  6. Adaptación e integración – fase 6 (fin).

En este informe explico más detalladamente cada uno de los 40 días, que en un principio iban a ser 30. Además de recoger los análisis de sangre, test de ADN y conclusiones finales tanto de Lou como mías. También puedes acceder al cuadro de mando con resultados cualitativos y cuantitativos y qué ha pasado días y semanas después de terminar.

Índice de contenidos

He seguido la estructura del método científico tanto como he podido, de esa forma puedo hacer una aproximación lo más real posible a un experimento. Incluso aunque el que lo realiza sea el propio experimentador y no esté capacitado como investigador o científico. Por lo tanto, este experimento de Ayuno de Alto Rendimiento se compone de 8 etapas:

  1. Observación.
  2. Formulación y contexto.
  3. Análisis medición y cuadro de mando.
  4. Experimentación.
  5. Hipótesis.
  6. Falsabilidad y limitaciones.
  7. Aprendizajes validados.
  8. Conclusión.

1. Observación

Como venimos indicando desde la fase inicial del experimento, así como durante y después, se observa la necesidad de realizar un ayuno que pueda maximizar el rendimiento humano, en la parte cognitiva, en la parte emocional, en la parte espiritual y en la física.

Qué es lo que se ha observado: que el ayuno tradicional alinea a una persona, ayudándome a mejorar parámetros vitales como la energía vital, la claridad mental, el funcionamiento y depuración de órganos vitales. Tabién otros efectos psicológicos como reducción del estrés, la fatiga y hasta el ansia por la comida. Es por eso que lo que se trata de observar en este experimento, es lo que sucede cuando dicho ayuno se lleva a cabo bajo los parámetros de optimizar el rendimiento holístico; compuesto por las dimensiones física, mental, intelectual y espiritual. Además de que sea diseñado, seguido y analizado por una profesional capacitada en nutrición y alimentación, Lou Mateos; quien ha creado cada una de las fases a medida monitorizando los resultados (cualitativos y cuantitativos) que se iban extrayendo del expèrimento a medida que se iba avanzando.

Para el desarrollo de tal prueba, se ha seguido un protocolo de actuación compuesto por 6 fases, anteriormente mencionadas

Para lo que se ha observado – el objetivo de esta observación era poder extraer las conclusiones de lo que sucede en un ser humano cuando pasa por un ayuno diseñado para optimizar el máximo número de funciones y aspectos vitales que puedan llevar a dicho individuo a un estado de bienestar integral y absoluto. La diferencia con respecto a un ayuno convencional, radica en las fases de las que está compuesto. Pasando desde desparasitación  y activación metabólica a regeneración mitocondrial y autofagia. Cabe destacar que tanto las observaciones como el experimento ha sido supervisado, revisado y validado por Lou Mateos y Manuel Castro (licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte), dejando en este caso de ser empírico como han sido otros experimentos anteriores. 

Los datos se han registrado mediante un cuadro de mando transversal que recoge los parámetros que se han considerado decisivos para medir la eficacia de este Ayuno de Alto Rendimiento. Para hacer un mejor seguimiento se han realizado asesorías online mediante reuniones remotas digitales, que han servido para ir midiendo y corrigiendo los inputs que han ido resultando a medida que se avanzaba por estos 40 días. Además se ha generado un análisis experiencial de cada día con el sentimiento e impresiones concluyentes. Para finalizar se ha creado un elemento audiovisual un mes después que sirve como revisión del antes, durante y el después.

La conclusión de la observación es la siguiente: un ayuno de alto rendimiento, es decir, un protocolo diseñado para sacar lo mejor del sistema inmunológico, reparar y activar el metabolismo, regenerar la mitocondria y conseguir que células activas y sanas se alimenten de las dañadas y enfermas (autofagia) transforma, positivamente hablando, en una alta graduación la vida de una persona. Recuperando su energía vital, alegría, humor, ánimo, capacidades cognitivas, inteligencia emocional y conexión espiritual. Es posible llegar a esta conclusión debido al riguroso seguimiento (observación) del comportamiento de cada uno de los parámetros estudiados. También se observa una correlación entre los alimentos vivos y la explosión de energía, bienestar, estado anímico, empatía y simpatía. Se observa que el paso no ha descendido dramáticamente como se esperaba y como pasó en el anterior precedente a este tipo de experimento, el Ayuno total de 20 días.

El informe presenta diferentes partes, junto a indicadores clave, donde poder contrastar las observaciones realizadas.

He observado en mi mismo, mediante este experimento, la mejora exponencial en cada uno de los indicadores clave que hemos tomado en consideración : nivel de energía, enfoque, concentración, humor, rendimiento personal, profesional, claridad mental, estado de fluidez, capacidad intelectual, conexión espiritual o emocional, incluso hasta fuerza y resistencia, pero sobre todo la sensación de limpieza interior y ligereza integral. Es una forma de operar a la mayor y más pura capacidad posible que una persona, dentro de sus parámetros y estándares (de excelencia) puede funcionar.

2. Formulación y contexto

La especialista Lou Mateos es quien formula este experimento dentro del protocolo de 6 fases anteriormente descrito. Los principales elementos del ayuno pasan a ser zumo de zanahoria, clavo molido, propóleo, extracto de pomelo, agua alcalina, caldo de huesos, alimentos verdes, grasas vegetales y antioxidantes en forma de frutos rojos, así como Kombucha y agua de coco en ocasiones. Este experimento se formula originalmente de la intención de realizar un ayuno severo de 40 días de solo agua alcalina, algo que finalmente se descartó gracias a la acertada aparición de Lou.

El contexto bajo el que se realiza es un contexto demandante. Es decir, con una gran exigencia personal y profesional, tanto a nivel físico y a nivel deportivo, como intelectualmente exigente debido a la cantidad de tareas y compromisos que componen el día del sujeto (en este caso yo). Nos referimos a nivel emocional, gestionando proyectos, equipos y audiencias, y a nivel espiritual con una extensa y seria práctica meditativa, consciente y de atención plena.

Llego a este experimento justo después de terminar el experimento Macrodosis de Psilocibina durante 52 días y antes de empezar el desafío experimental, Econocido como el Ultraman Holístico. Cabe destacar que hay un trabajo previo en materia de ayuno que da más solidez y coherencia a un experimento de estas características y severidad. Y es haber trabajado con ayunos desde 2016, habiéndose integrado como un elemento cotidiano de entre 1-3 días cada semana, en este caso ayuno total. Así como un Ayuno absoluto de 20 días.

3. Cuadro de mando, seguimiento y medición 

Se ha diseñado un cuadro de mando, para poder extraer resultados coherentes. Dicho cuadro cumple la función de seguimiento, medición y análisis de los indicadores necesarios para la evaluación de los datos recogidos durante cada día.

Se ha estimado oportuno medir y monitorizar 

  • Fecha.
  • Pesos.
  • Pasos dados cada día.
  • Previo al ayuno y hora a la que fue ingerido.
  • Alimentos tomados en el ayuno y hora.
  • Almuerzo dentro del ayuno y hora.
  • Alimentos al mediodía y hora.
  • Alimentos ingeridos a la media tarde y hora.
  • Que se tomó en la noche y hora.
  • Suplementación.
  • Complementos.
  • Complicaciones que ocurrieron.
  • Nivel de energía.
  • Concentración y enfoque: nivel de concentración y aislamiento mental.
  • Rendimiento personal por un lado y profesional por otro.
  • Claridad mental: nivel de capacidad para ver, ejecutar, hacer, pensar, decidir, sentir y ser sin oposiciones de ninguna clase.
  • Flow state”: índice que muestra cuán profunda fue la conexión con uno mismo y el alrededor.
  • Estado anímico.
  • Fuerza.
  • Resistencia.
  • Capacidad intelectual.
  • Conexión espiritual.
  • Humor.
  • Ejercicio realizado.
  • Intensidad del ejercicio.
  • Mareo.
  • Sensación después de la actividad física.
  • Relajación o activación.
  • Dolor articular.
  • Dolor muscular.
  • Práctica adicional.
  • Salir de la cama.
  • Horas de sueño.
  • Siesta.
  • Levantarte para ir al baño.
  • Emociones.
  • Consideraciones.
  • Sensaciones: conclusiones objetivas sobre lo que el individuo (yo) siente al finalizar el día.
  • Observaciones: anotaciones adicionales relacionadas con el experimento macrodosis de psilocibina.

>>> Acceder al Cuadro de Mando del Experimento.

4. Experimentación – Análisis experiencial día a día

Esta sección analiza y disecciona las experiencias e impresiones de cada día – por separado. Dicho análisis se llevó a cabo, o bien en la noche al acabar el día o durante la mañana o mediodía siguiente. Siendo éste un matiz muy relevante, porque así se consigue aislar cada uno de los días para primero poder medir la progresión o regresión del experimento, y segundo para poder la radiografía al completo cuando se examina conjuntamente.

ayunar de alto rendimiento

Día 1 – 10/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día en el que fui a comprar todo lo necesario para empezar el experimento. Lou Mateos, que es quien ha diseñado el ayuno de Alto Rendimiento, ha personalizado esta fase uno de acorde a mis preferencias, estilo de vida y necesidades. Haciéndolo todavía más fácil en cuanto a qué alimentos comprar, cómo cocinarlos y cuando, así como instrucciones e indicaciones, todo muy simple.

Cabe mencionar que la compra entre el herbolario y el supermercado, de al menos esta fase uno, asciende a 270€, y como mucho durará entre 5 y 10 días.

Es un inicio atípico, porque en la mañana fui a unos análisis de sangre, para medir el antes y después del experimento (junto a un de ADN que realicé unos días atrás), por lo que empecé más tarde de lo que debería haber sido lo habitual. El resto ha transcurrido con normalidad, incluyendo una jornada de deporte de 3 horas y una de trabajo de 7 horas.

Día 2 – 11/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día intenso, 3,5 horas de deporte y 7:22h de una jornada de trabajo online con los participantes del mastermind de ultraproductividad nivel alto rendimiento. Aun así he tenido fuerzas para seguir después de la jornada, que fue de 15h a 22:22h, trabajando y terminar lo que sentía que era mi compromiso y responsabilidad conmigo mismo. He estado enchufadísimo todo el día, con cero carencias, y además noto que duermo más fácilmente, y creo, veremos mañana, que despierto con más facilidad y antes y descansado.

Día 3 – 11/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Confirmado, despierto con mayor rapidez, menos cansado y con mejor humor. es increíble lo que hace tener alimentos vivos dentro de tu cuerpo y eliminar parásitos, porque eso es la clave principal de esta primera etapa del ayuno en estos 30 días. Me noto con energía como siempre, pero siento que es una energía más limpia, menos forzada, que fluye más libremente. Y además me siento ágil. 

Con respecto al peso tampoco hay tanta diferencia, cuando empecé pesaba 66.7kg, hoy estoy en 67.4kg al pesarme esta mañana, es más, he cogido peso en lugar de soltarlo, fenomenal, porque falta me hará más adelante, creo.

Observo una mayor facilidad para “derribar” tareas que se me resisten, pero todavía es pronto para cantar victoria. Las sensaciones son muy buenas, es todo mucho más “orgánico”, podría decirlo así. En la noche decidí no tomar baño relajante ni hacer la segunda clase de Tai Chi (que debía del día anterior), y dejarlo para el día siguiente, sin remordimiento alguno y durmiendo a la primera de cambio – en el cuadro de mando se pueden observar parámetros como el sueño, tirantez, humor, etc.

Día 4 – 12/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Tercer día que despierto con gran facilidad, y con mejor energía que el día anterior, con buenas sensaciones, muy buenas, y el humor mejorado. Pero lo que más me llama la atención es la facilidad para hacer el trabajo que ni siquiera con el experimento de la macrodosis de psilocibina y estados de flow conseguía atacar tan pronto y tan decididamente.

Estoy alimentándome a base de zumo orgánico y licuado de zanahoria primordialmente, a la hora de comer tomo una ensalada de alimentos vivos (rúcula, clorofila, espinacas, canónigos, chucrut, kéfir, pipas de calabaza, sésamo y gomasio, perejil, ajo, cebollino, brócoli, col). Y tengo cero hambre durante el día, estoy consiguiendo un enfoque más potente que el que consigo en los días anteriores y otros experimentos, esto es todo un descubrimiento que me ha pillado por sorpresa.

Día 5 – 13/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

En la escala de valores de los indicadores del cuadro de mando se puede apreciar como lunes, martes y hoy miércoles, casi todos los parámetros han ido subiendo al 7, 8 y 9 respectivamente. La verdad es que así me siento, siento que voy a más en todo. La sensación es extraña porque es como de una ligereza ultra-energética.

Aguanto más con menos, tengo una mayor fortaleza mental, y eso ya es decir, me noto muy ligero, no echo en falta absolutamente nada. Me asombra la capacidad para adherirme y ser ultradisciplinado sin dudar, sin resistirme, sin pecar. No hay duda de que mi espíritu ha entrenado y domado a mi amígdala (que a veces, por supuesto, se escapa). Sigo con el protocolo 1 para la eliminación de parásitos. Lou me ha sugerido que añada un poco de aguacate a la ensalada de alimentos vivos del mediodía, la única comida en esta fase inicial del ayuno. También decía que aproveche, que los últimos 15 días no habrá nada que digerir. También insiste en las dos cucharadas de aceite de coco al día – muy efectivo contra parásitos.

Día 6 – 14/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Observo más brillo en la piel, y es extraño, porque estoy acostumbrado a hacer ayuno absoluto de agua alcalina cada dos días, desde 2016. Noto una energía más viva, y según Lou, tiene que ver con ingerir muchos alimentos vivos, mucha hoja verde y lo que de verdad necesita mi organismo para el alto rendimiento, mucha enzima. Cabe mencionar que he parado toda ingesta de superalimentos y suplementos (estos son) y solo tomo probióticos, magnesio de bisglicinato, L-lisina y melatonina. También propóleos y extracto de pomelo.

Ninguna anomalía, nada que destacar, solo que ante emociones negativas, así como pensamientos, que hoy han aparecido algunos, he reaccionado sorprendentemente. No han durado apenas, los que usualmente llegan cuando veo que se me echa el tiempo encima, lo que no es una sensación más imparable que de costumbre. Cero complicaciones. Lo que me cuesta es seguir las horas y ritmo de todas las comidas, siempre voy a deshoras, nunca tengo una rutina, algo que aprendí con la macrobiótica y el Dr. Rubio. Como siempre decimos, cambiar nos hace mejorar, así que aquí estamos.

Día 7 – 15/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Conversación con Lou para revisión y planificación de la fase dos. El peso a día de hoy era 65.7kg, estoy estable. Según Lou eso está relacionado con el que cuerpo cuando tiene los alimentos que necesita empieza a estabilizarse aprovechando los alimentos, la energía y la grasa sin que se pierda peso, sino volumen, En sus palabras “quien adelgaza en un ayuno es porque su cuerpo lo necesita”.

El próximo lunes empezamos la fase dos, que explicaré más adelante. Hoy he vuelto a hacer deporte de nuevo después de los tres días de descanso semanales (que siempre incluyen entre 10-20 min de Tai Chi y otros 10-20 de Qi Gong), hoy con una hora de ciclismo, 10 minutos de HIIT, 10 minutos de yoga estiramientos, luego estiramientos, el foam roll y la máquina de inversión. La energía fluye con toda normalidad en estos días, como decía en los días anteriores, es un tipo de energía más limpia, y se confirma que estoy levantándome en menos de 10 segundos, en concreto la media la tengo en 4 segundos. 

Lou, al conversar con ella hoy, argumentaba que cuando acabe el ayuno eliminaremos el 90% de los carbohidratos que tomo y pasaré a tomar un 10% de grandísima calidad. Cantidad más que suficiente para estar en el pico de mi alto rendimiento holístico, ya que la alimentación que da vida y es óptima (y la que no también) afecta al cuerpo, a las emociones, al intelecto y al espíritu.

De momento con zumos de zanahoria, alguno de granada y arándanos, aceite macerado, y una ensalada de alimentos vivos (específicamente verdes) y una crema de verduras verdes o sopa de miso para cenar. Resulta que con todo eso me encuentro mucho más potenciado y “empujado” que antes de empezar el experimento. Con cero trastornos en ningún sentido, cero anomalías de momento, y con indicadores de rendimiento que oscilan entre el 7 y el 9 en escala del 1 al 10.

Día 8 – 16/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

He realizado más de 3 horas de deporte a mejor nivel y con más fuerza que cuando no ayuno. Al final del día, sobre las 23:30h ya empiezo a notar algo de cansancio, aún así no es mental, es más físico, porque he estado lúcido escribiendo y desarrollando varias ideas de negocio a las 22h. Hoy he notado algunos retortijones sobre las 20h, y no sé a que son debidos, lo verificaré con Lou Mateos. 

Noto la gran diferencia entre desayunar/almorzar cereales, tostadas, etc, y desayunar zumos licuados de cultivo ecológico. El humor es considerablemente más alegre, a pesar de que no considero que esté de mal humor, pero sí estoy bastante menos susceptible, eso ayuda a que todo me de más igual que antes.

En el apartado espiritual, cuando medito, noto más lucidez en cuanto a darme cuenta de mis pensamientos, y no estoy tanto en mi mente como de costumbre.

Día 9 – 17/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día de revisión con Lou, aquí la entrevista. Tocaba cerrar fase uno y hacer análisis, Lou ha mostrado su satisfacción con la evolución del experimento. Por mi parte solo he necesitado una semana para ver la energía tan limpia, ligera y vital (como dice lou) que fluye dentro de mí. Sin la necesidad de todos los superalimentos y complementos que tomaba antes. Comiendo inmensamente menos, o nada, y soportando hasta 3,5 horas de deporte a diario como hoy. Incluso he decidido darle un vuelco de 180º a mi alimentación cuando termine el experimento, y decantarme por la alimentación viva como la llama Lou. Ella llevará mis planes alimenticios y yo me dejaré guiar al 100%.

El día ha transcurrido con normalidad, dentro de lo que debía comer, el zumo de zanahoria, la ensalada verde viva y por la tarde infusión con extracto de pomelo, zumo de granada y finalizar con una sopa de verduras verde. Mañana ya pasamos a un ayuno más intensivo y prolongado desde el inicio del día hasta donde pueda llegar, algo que veo factible por la experiencia ya acumulada.

Esta semana me ha ayudado a verme en un estado energético con claridad mental. Lou dice que mi aspecto, mi mirada, la cara, las expresiones, todo está mucho más “vivo”.

Día 10 – 18/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Estoy empezando a beber más agua e infusiones. También es el día en el que he introducido el nuevo protocolo de regeneración y ayuno más severo. No estaba tomando nada en la mañana hasta las 14h, esa era la teoría, pero al no saberlo al 100% tomé algo de aceite macerado y luego acabé el zumo licuado orgánico de granada. Si bien ya aguanté hasta esa hora donde tomé un kombucha y luego la única ingesta a las 16:10h. La energía, resistencia, rendimiento, productividad, claridad y humor, están a un gran nivel, sobre todo después de hacer 4 horas de deporte. No siento agotamiento ni apetito. Por la tarde he acompañado con infusiones y caldo de huesos para la regeneración de la que habla Lou. Falta añadir más grasa a la hora del mediodía como bien aconseja ella.

Síntomas de energía, determinación y un gran ánimo.

Día 11 – 19/05/20

Hoy me ha costado un poco más levantarme pronto, 9:52h, pero es debido que ayer fui a formar más tarde de lo usual, sobre las 1:40am. Si noto que cuando llegan las 23h estoy más cansado que de usualmente. Físicamente empiezo a notar los efectos en el abdomen, apenas veo grasa. A nivel deportivo, hoy es día de descanso, pero incluyendo dos sesiones de Tai Chi de 20 minutos y una de Qi Gong con 20 minutos, donde me he encontrado muy enfocado y sintiendo más “Chi” que de costumbre. Sintiendo esa energía recorrer mi cuerpo. Algo parecido ha pasado en la meditación, donde conecto muy fácilmente con ese estado “nada”/ecuanimidad, hoy incluso hasta tener espasmos (la central nerviosa que va soltando tensiones y cargas) mientras meditaba en solo 10 minutos al mediodía. Me encuentro relajado, tranquilo y sin apenas ruidos mentales.

Solo he ingerido agua alcalina y el Shilajit hasta las 13:30h, luego algo de grasa (aceite macerado con ajo negro y aceite de coco), entonces agua alcalina e infusiones, hasta las 16:10h que he preparado e ingerido una ensalada de alimentos verdes vivos con bastante grasa y sal, con semillas, frutos secos, aceites, vinagre de manzana. El resto del día lo he pasado con agua, infusiones y sobre las 22:30h un caldo de huesos.

Día 12 – 20/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Un dia que marchaba excelentemente bien, como el resto, gran energía, enfoque, claridad mental, buenas sensaciones, fresco, ligero, todo hasta que he practicado Qi Gong estilo Shaolin (Luohan), el cual requiere explosiones físicas cortas y continuadas. Entonces he notado como estaba muy muy cansado y el el corazón palpitaba mucho más rápido de lo habitual. Han sido 20 minutos, y he notado un gran cansancio durante y al terminar, dejándome sorprendentemente seco, un poco mareado, y más tarde con un dolor de cabeza leve, muy leve.

Es ahí cuando el cuerpo ha dicho, “para, podemos hacer cosas, deporte, trabajar, pero explosiones físicas de ese tipo, esto no lo aguantamos, aquí hay un límite”. Entonces, y afortunadamente, tocaba la única ingesta diaria de alimentos vivos y grasas que hago en esta segunda fase y he recargado tanto como he podido, aunque sabía que aún así ya no estaría fin el resto del día, y así ha sido. 

Esto lo he vivido, cuando tu cuerpo pega un gran bajón como este, ya no lo recuperas hasta que duermas y descanses por completo. Aún así el día ha sido de gran rendimiento personal y profesional, eso sí, sin las grandes sensaciones de los últimos 11 días. 

Un día muy positivo donde darte cuenta de limitaciones y donde empujando no tiras la toalla y sigues con el día a pesar de las no tan buenas sensaciones. El resto siguiendo al dedillo el plan, luego infusiones, agua, y por la noche caldo de huesos. Ahora iré más gentil con todo lo que tenga que ver con ejercicio físico, y más a medida que avanza el experimento que aplicamos más severidad.

Día 13 – 21/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día de vuelta a la normalidad, me refiero al sobresalto del bajón de energía debido a el esfuerzo físico. Hoy he cambiado el Qi Gong por Tai Chi, dos sesiones, en la mañana y al mediodía, todo con normalidad, es más, mejor que la normalidad. No encuentro puntos negativos por ningún lado, al menos de momento. Mañana empiezo de nuevo el deporte, que he estado tres días de descanso, y ahora empiezan cuatro días de deporte seguidos, veremos las sensaciones. Según Lou estamos haciendo mucha carga de grasas para los siguientes quince días al acabar esta fase 2, donde entraré en ayuno completo solo con agua alcalina, infusiones y caldos de huesos. Mientras tanto, sigo con los caldos y sigo con la ensalada de alimentos vivos.

Hoy ha sucedido algo curioso, y es que varios amigos, dos amigos en realidad, en dos reuniones seguidas, han expresado que me veían con un aspecto radiante y diferente a otras ocasiones, y vaya, si es mi día 13 ayunando. Interesante.

He tenido grandes noticias hoy, lo cual me ha dado un empujón intelectual que me ha hecho decidir seguir accionando hasta las 00:30h como si no existiera un mañana. No veo el fin, el límite o lo que sea, y si lo veo, es para darme cuenta de él, así sé donde está.

Día 14 – 22/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Hoy he vivido el día más demandante que recuerdo en este 2020 y parte de 2019, cuatro talleres online, una consultoría y una reunión de proyecto. Eso además de madrugar, haber dormido 6 horas, 1h de ciclismo indoor, 8min de HIIT, 10 min de yoga, sesión de 15 min de Tai Chi y sacar el 70% de mi trabajo habitual. Todo esto mientras sigo en ayuno, es en estos momentos donde maravillo con lo que se pueden estirar las capacidades humanas. Acabé el día a las 23h y aún hice estiramientos y relajación.

Día con una energía muy buena, si bien es cierto que a partir de las 21h vi cómo empezaba a disminuir poco a poco. Apenas tuve tiempo para nada y las tenía todas para perder los nervios en varias ocasiones, pero permanece inmutable y con un gran humor.

Día 15 – 23/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Otro día intenso, menos que ayer, dónde he acabado haciendo la ingesta de alimentos vivos a las 21h, he notado pesadez en el estómago y no me ha sentado como cuando lo hago a mediodía. Llegando al final del día mejor de lo que imaginaría teniendo en cuenta que llevamos 15 días de ayuno y a pesar de lo exigentes que están siendo estos días. Observo cómo mi organismo administra y optimiza energía para rendir al máximo, desde por la mañana hasta más o menos las 21h, que ya empieza a decaer.

Enfoque, tranquilidad y estabilidad en todos los sentidos.

Día 16 – 24/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Descanso completo de 8:35h con 86% de calidad de sueño y solo despertándome a las 7am para ir al baño. Eso a pesar de la comida de ayer tan tarde, no lo hubiera dicho. Hoy he permanecido en quietud durante 2 horas seguidas y lo que noto es que gracias al ayuno de alto rendimiento he podido profundizar más. No he tenido que ir ni una sola vez al baño, ni cero molestias, muy fresco, despejado y metido en el trabajo de estar inmóvil por dos horas. Al terminar todo ha ido más suave pero con mucho cansancio, porque eso sumado al deporte (1h ciclismo indoor, 10 min HIIT y 12 min de yoga y estiramientos) ha hecho que a las 22h estuviera bastante cansado. 

A resaltar que es la primera vez que he dejado la mitad de la ingesta diaria, sentía que estaba lleno. Ahora estoy parando cuando empiezo con la ingesta para identificar todos los alimentos y dar las gracias a todos los que han hecho posible que cada uno de ellos esté en mi plato. El resto nada que añadir que no esté apuntado en el cuadro de mando

Día 17 – 25/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

He empezado con mucha energía, haciendo la hora de ciclismo, luego he parado para hacer la asesoría semanal de seguimiento del experimento con Lou Mateos. En la misma hemos hablado de que tenía la energía muy dentro de mí, y la tenía alta. En la asesoría estábamos dando por cerrada esta fase de regeneración y abriendo la fase de activación metabólica, la que empiezo mañana o pasado, donde dejaremos de tomar ingesta sólida para pasar a todo líquido. Le he propuesto a Lou pasar a los 40 días y le ha parecido una buena idea, siempre y dependiendo de cómo me vaya encontrando. Puedes encontrar lo expuesto y compartido en la asesoría en la grabación aquí.

Al terminar he reanudado el HIIT (10 min) y el yoga (10 min), y justo he sentido un poco de bajón de energía, leve pero lo suficientemente significante, así como algo de fatiga, no mucha, pero algo, luego lo he recuperado. Sin embargo, a las 21h vuelvo a ver que estoy dejando de estar muy activo, el enfoque baja bastante, y la atención y empiezo a notar como mis energías desciende y tengo algo de somnolencia. Me cuesta estar tan enganchado como de costumbre a lo que hago. Eso a pesar de no tener apetito en absoluto, y de nuevo dejar, no la mitad como ayer, pero sí un poco más de una cuarta parte.

Hoy he notado que he tenido un poco menos de enfoque que de costumbre, he estado más absorbido por unas decisiones que tenía que tomar, fichas que hay que mover y conversaciones que deben ser mantenidas.

He encargado los mejores caldos de huesos que Lou me ha recomendado (Australian Bone Broth), y prepararme para la limpieza de lengua y el lavado en seco que empezaré con la siguiente fase. Ahora empiezan tres días de descanso deportivo y cuando retome el deporte, dejaré de hacer la hora de ciclismo, y la cambiaré por un paseo largo con el fin de ir ahorrando energía para intentar llegar a 40 días.

Día 18 – 26/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día en el que a pesar de no tomar nada sólido he decidido acabar lo que hay en la nevera, alimentos verdes y grasas, para no tener que tirarlos y echarlos a perder. Fue un día de descanso, día de grandes niveles de productividad y rendimiento personal. Cero bajón energético, buen humor, energía limpia y siendo mucho más prudente en interacciones, reacciones y momentos donde podría haber perdido la atención y en otros, los papeles.

El caldo de huesos al final, como cena, sienta fenomenal. Observo que los últimos días me ha costado dormir con normalidad, he tardado un poco más de lo habitual.

Día 19 – 27/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Primero, me he levantado sorprendentemente pronto, como que he despertado y muy activo, a las 6am. Teniendo en cuenta que he ido a dormir a las 00:15h y no he entrado en sueño hasta las 00:45h aproximadamente. Aún así he pasado todo el día al 100%, la calidad del sueño fue de 62% únicamente. En la hora de la ingesta, al terminar y al meditar frente al sol durante 10 min, si me he relajado hasta el punto de estar dando cabezadas.

Hoy he acabado los alimentos y la nevera con lo que ha sido la última ingesta, que de nuevo, y van cuatro días seguidos, no he podido terminar. Y eso que es la única del día, me siento lleno, he dejado como un cuarto del total. Luego he sentido como nauseas, pero por muy corto espacio de tiempo, luego todo ha vuelto a la normalidad.

A nivel de energía, sigo estable, a nivel de concentración, todos los indicadores que sigo monitoreando son más altos de lo que esperaba. Pocas veces, en ninguno de los parámetros estoy bajando del 6/7. Hay dolores en cervicales pero no son del ayuno, es de la silla nueva de despacho a la que tengo que adaptarme, me encuentro fresco, activo, con energía. La otra parte es el peso, hoy pesaba 65.3kg, más que ningún otro día, y solo he perdido 2/3kg desde que empezará hace ya 19 días. Consultaré con Lou este fenómeno, al menos para mí.

Noto mucha más consciencia y mucha más actividad espiritual, que va con la física. Conecto mejor con mi alrededor y conmigo.

Día 20 – 28/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Primer día de líquidos, agua, infusión, dos caldos de huesos, y dos zumos verdes, luego algo de grasas (aceite de oliva macerado  y aceite de coco) y he funcionado genialmente durante todo el día, a todos los niveles. El peso me llama la atención, peso más que ayer, 65.3kg, es buena noticia porque esta fase va a ser más exigente.

Lou me ha aconsejado estar muy atento a las energías y regularlas, y estabilizarlas con zumos verdes y en caso de que sea necesario, con batidos de proteínas, hoy no lo he necesitado.

He impartido al taller y he estado al 150%, no noto diferencia más que la energía más baja a partir de las 21h-22h.

Día 21 – 29/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Hoy al despertar pesaba casi 2 kilos menos, eso parece por haber pasado a los líquidos. He introducido la limpieza en seco corporal. Mañana empezaré con los contrastes y la limpieza lingual. Hoy he vuelto con el deporte, dejando a un lado la bicicleta por la intensidad y haciendo 6 minutos de HIIT y 20 min de yoga de estiramientos y flexibilidad, Tai Chi en la mañana y Qi Gong en la noche. He necesitado un batido de proteínas a mediodía, luego, para comer he creado un zumo verde y lo he servido junto al caldo de huesos. A media tarde otro zumo, y por la noche otro caldo, siento que estos 20 días restantes serán más exigentes e interesantes que la primera parte.

Lou me ha recomendado una serie de licuados y batidos, ya que queremos llegar a los 40 días en plena forma. Por otro lado, esta mañana cuando he despertado tenía los ojos rojos, eso no es una costumbre, averiguaré con Lou de que se trata.

Noto ahora más cuando la energía baja, porque no está en un pico tan alto como los días anteriores. Estoy en un 7/10, lo cual es una buena señal para llevar 21 días.

Día 22 – 30/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Hoy ha habido poca diferencia en peso con el día anterior, de 63.5kg a 63.2kg. He recibido los análisis de sangre y análisis completos que hice un día antes del experimento y los he enviado a Lou y a mi entrenador de alto rendimiento físico, Manuel Castro, para que los revisen y que puedan dar feedback. Por otro lado, he hablado con Lou Mateos para ir ajustando el planteamiento de esta fase tres, la etapa de activación metabólica, porque la idea es no perder mucho más peso. Así que tomaré más grasas, así como batido proteicos, licuados con más grasa y energía verde. También seguiré con los caldos de huesos.

Hoy he realizado mi primera limpieza lingual, mañana me enjuagaré con aceite de coco después de esa limpieza, como ha explicado Lou para atrapar todas las toxinas y bacterias y luego expulsarlas. Tercer día de limpieza en seco y mañana empiezan los baños de contrastes en la mañana, que también está todo esto dentro del ayuno de alto rendimiento.

El día ha transcurrido con normalidad, he hecho una buena sesión de deporte, 7 min HIIT, 20 min Qi Gong estilo Luohan de 20 min, y luego 25 min de yoga de estiramientos profundos. He tomado el sol, he meditado, he trabajado, he tomado el batido de proteína junto al suplemento de síntesis para no perder tanto. Cuando realizo actividad deportiva, siento que es más fácil estar cansado, aún así resisto.

Con el ayuno me encuentro más alineado, que haya pasado después del experimento de la macrodosis de psilocibina es algo que me ha ayudado a hacer una mejor integración.

Día 23 – 31/05/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día en el que he necesitado más líquido, en concreto tres zumos verdes, además del batido de proteína, y los dos caldos de huesos. No he sentido bajón de energía, mareo o ninguna anomalía. He impartido un taller de casi 3 horas y he caminado casi 5.000 pasos, además de haber hecho 8 minutos de HIIT y 30 min de yoga flow.

La claridad mental es desbordante. A las 22h he sentido por primera vez en estos 23 días algo de apetito, una infusión la ha calmado antes de ir a dormir. A las 23:30h esta vez he notado el bajón de energía, más tarde que otros días.

Día 24 – 01/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Hoy he notado como el cuerpo estaba diciendo “para” cuando he empezado a hacer HIIT y estaba haciendo sentadillas y saltos, he notado como una flojera en las piernas y al mismo tiempo como pinchazos y calambres. Entonces de repente, sin pensarlo más he parado de forzar la maquinaria y he realizado unos ejercicios de bajo impacto hasta acabar los 9 minutos. El resto, yoga, Tai Chi y Qi Gong lo he resistido con normalidad.

He observado una claridad mental y enfoque superior al resto de días. Luego, cuando he ido a tratarme a Carlos, maestro Shiatsu, él nada más verme – que es una persona que siente, muy sensible y energética – me ha dicho que mi energía era diferente a la de los últimos ocho años que llevo acudiendo a sus sesiones. Lo ha repetido en varias ocasiones. Comentaba que nunca me había visto tan alineado, y tan suelto, con la energía fluyendo tan bien a través de todos mis órganos. La verdad es que me siento bien, pero no sabía que tanto. Carlos a través de ejercicios ha estado mostrándome. Lugares como la espalda que no habían sido tan manejables y manipulables nunca.

Por otro lado me doy cuenta de que a medida que pasan los días conecto más fácil con todo, tengo más atención, enfoque, decisión, me encuentro genial de energía, vivo, con humor, alegre, con cero contraindicaciones, no al menos que yo vea o sepa.

El feedback de Carlos en cuestión es que pocas veces me ha visto así de bien. Algo a considerar.

Día 25 – 02/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Despertando casi a las 6 horas de sueño, pero muy vivo, con energía y calmado. Aprovechando para hacer una gran sesión de meditación y Tai Chi en la playa, con baño incluido. Tomando antes probiótico, el shilajit, los suplementos, el tapón de agua de mar. Antes, limpieza bucal, enjuague con aceite de coco y limpieza en seco, así empieza el día. Hoy estoy muy absorbido por el trabajo pero muy productivo, con mucho rendimiento personal, y sobre todo en un estado de resonancia y apertura con las personas, que engancha con el del anterior experimento, la microdosis de psilocibina.

He introducido, como aconsejaba Lou, Kombucha, algo de agua con gas, zumos de frutos rojos y arándanos y agua de coco. Por lo menos esto le ha dado más consistencia y más “color” y variedad al asunto, se hace un poco más llevadero. El sabor de los frutos rojos y el agua de coco ha despertado en mí bastantes sensaciones, además de energizarme de otra forma.

Siento agujetas en los cuádriceps y femorales, quizá por el esfuerzo de ayer.

Día 26 – 03/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Hoy he tomado mucha kombucha, un zumo de frutos rojos, y otro de verde, además de los caldos de huesos, agua y el primer té de todo el experimento, de Kukicha. Empiezo los días con una gran mañana como nunca, incluyendo playa y madrugando no importa la hora que me acueste (he dormido 6:38h y me levanto solo y con flow). Incluyendo meditación en la playa, Tai Chi, estiramientos, escribir en el diario, baño en el mar y relajación/micro-siesta.

Están siendo días excelentemente productivos, a nivel rendimiento personal y profesional. Sin embargo, hoy, después de la hora de la comida, he sentido la necesidad de la siesta, porque me sentía algo cansado. Necesitaba reponer fuerzas, y al despertar me he levantado un poco desorientado, he ido a meditar al sol durante 10 minutos, me sentía muy perdido, al terminar he ido situándome y he vuelto al ritmo normal, como si no hubiera pasado nada.

Día 27- 04/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Fin de la fase 3, activación metabólica, tal y como Lou describe, el objetivo de esta fase era hacer una combustión de energía limpia sin oxidarse, utilizar la energía de donde debe venir y de forma óptima. Sigo con los caldos de huesos, con algunos batidos verdes, algunos de proteínas lo últimos días. Y cada día más enfocado, con más claridad mental y con un mejor rendimiento intelectual en todos los sentidos, las emociones tranquilas, el físico no está tan mal para llevar 27 días solo líquidos, y espiritual estoy alineado. Hoy he bebido mucho más líquido de lo normal, sobre todo me apetecía agua con gas y kombucha.

Hoy es de los días que más he hecho en menos tiempo, y más “micro” que nunca y sin apenas esfuerzo, o al menos así lo he sentido.

Hemos tenido una asesoría de seguimiento Lou y yo, que está grabada y disponible aquí, con todo lo visto en la fase 3 y lo que se presenta ahora con la nueva fase, regeneración mitocondrial, la que empezamos mañana. Hoy día de desconexión más temprano que nunca, veremos si se repite la tendencia.

Lou me ha dicho que mi ritmo, por las bajadas de energía se va adaptando a los ciclos circadianos. Aunque es cierto que estoy madrugando más que de costumbre porque me levanto con facilidad, enfoque y gran energía, tanta, que venzo todas las tareas que podría procrastinar en las dos/tres primeras horas de trabajo.

Día 28 – 05/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Comienzo fase 4, regeneración mitocondrial, el objetivo de esta nueva etapa, como Lou explicaba, era deshacerse de todas las células inservibles y dañadas, es hacer una limpieza a nivel celular. Esto lo conseguiremos con un ayuno un poco más severo. Tomando un solo líquido al día, desde las 13h a las 18h, o bien zumo verde o batido proteico.

Hoy el primer día, me he sentido igual que el resto, incluso me atrevería a decir que mejor; me levanto con una ligereza, energía y claridad que no había sentido hasta ahora. En la noche conversé con mi madre y me dio una buena observación, que me ve de muy buen humor, mucho más visible que antes. También decía que aparezco sonriendo en más ocasiones, ella no es la primera que me lo dice, numerosos seguidores en redes sociales, compañeros de equipo y amigos también han manifestado esa observación.

Día 29 – 06/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Son en estos días donde compruebas lo que es capaz de hacer una alimentación óptima que incluye un ayuno óptimo. Niveles de energía, enfoque, actividad, anímicos, todos arriba, claridad mental, rendimiento personal, productividad, etc. La energía todavía prevalece, a pesar de que en algún momento si necesitaría algo más de energía, aún así, es alta.

Siento que aprovecho más el día, y no es por ahorrarme el tiempo de comer o cocinar, como que se estira más porque estás más atento y conectado. Hoy en la jornada de trabajo con los UPers, hemos contrastado y llegado a la conclusión que si quieres estar en tu energía óptima, la clave es cómo te alimentas. Estoy sorprendido por comprobar hasta dónde puede llegar el cuerpo y en qué estado.

Ahora voy a ir acabando los alimentos vivos verdes de la nevera (en zumos) para prepararme para el ayuno total de la última fase.

Día 30 – 07/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Alineado y siguiendo la tendencia de los días anteriores, rendimiento máximo en general. Nada diferente que añadir hasta que he llegado a las 3 horas de meditación que he realizado a las 17h. A partir de ahí, he sentido como un gran desgaste emocional, físico, mental y espiritual. Entonces he necesitado echar mano del té Kombucha, del agua de coco, también de aceite de coco, de agua con gas y del caldo de huesos antes de ir a dormir. Aún así tengo sensación de cansancio y agotamiento, pero satisfecho con un rendimiento ejemplar para este domingo. Sobre todo en vivir y desarrollarme, sin descuidar el lado profesional.

Día 31 – 08/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Hoy me he despertado con dolor de cabeza. Sé que es debido al gran desgaste que tuve ayer en la meditación de 3 horas, un entrenamiento holístico que requirió mucho de mí a todos los niveles. Ha sido un día de escuchar las señales, y a las 16:30h, he preparado un poco de brócoli al vapor, con una sopa de miso con algas wakame y lo he cocinado, añadiendo aceite de oliva, sal del Himalaya, vinagre de sidra de manzana y sésamo. Lo he tomado y enseguida el dolor de cabeza ha desaparecido.

Me recuerda a la vez que en el experimento ayuno total de 20 días tuve una de las peores sensaciones de mi vida y definitivamente el peor despertar que nunca recuerdo haber tenido. En esta ocasión no fue para tanto, pero al igual que aquella ocasión, que comí una muy pequeña pieza de pan de centeno tostado con aceite, desaparece el malestar justo después de comer. Era una señal del cuerpo, que esta vez he sabido identificar con rapidez. Hoy además he tomado bastante agua de coco, así como el zumo verde del mediodía y el batido proteico, y el caldo de huesos de la mañana. En la noche he tomado más agua, infusión y no he tomado caldo de huesos porque no me apetecía.

Hoy he decidido dormir 8:10h porque lo necesitaba y cambiar mi gran mañana por más descanso, ha sido todo un acierto. He rendido a un nivel de 7 sobre 10 en general.

Día 32 – 09/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día que ha transcurrido con normalidad, al menos eso pensaba, cuando por la tarde, gracias a Carmen (fisio) y Salva (compañero) me he dado cuenta en el estado energético, de claridad mental tan elevada, de rendimiento, decisión y agilidad cognitiva en el que me encuentro. Al hacer un análisis animado por el feedback de salva, me he dado cuenta de que no dudo con nada, no hay nada que tenga difuso, no procrastino desde hace días con nada. Fulmino todo lo que tengo por delante y hasta hoy he hecho 50 min de yoga, además de Tai Chi, Qi Gong, todo el trabajo, sacar tiempo personal, conducir equipos, y sin ingesta, solo con líquidos, los destinados a esta fase.

Día 33 – 10/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

He despertado a las 6:30am, durmiendo 6:11h, y son las 23h al escribir el informe de hoy, y sigo con una energía que no tenía los días anteriores. En lugar de perder energía la estoy recuperando y esto me parece un gran descubrimiento. A pesar de que pasan los días, pierdo peso y sigo con el ayuno. Quizá es porque es día de descanso, aun así he hecho 26 min de Tai Chi, 20 min de Qi Gong y toda la actividad personal y profesional que se puede observar en el cuadro de mando.

A pleno rendimiento, ese sería el resumen más justo.

Día 34 – 11/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

último día de la fase 4, regeneración mitocondrial. Llego a este día 35 con una energía, fuerza, capacidad mental y vitalidad por encima de lo esperado. Todos los indicadores, menos el de estados de flow, están en lo alto, no llegan al 10 pero están entre el 8 y el 9. Todo a pesar de la gran actividad mental, muy demandante que tengo, gestionar proyectos, negocios, trabajar en estrategia y táctica. Con la ingesta proteica, el batido, en esta ocasión también de frutos rojos, luego asistido por agua, infusión, kombucha y agua de coco.

Hoy en la sesión online con Lou, ella ha resaltado que cada vez tengo un mejor aspecto. No puedo decir nada al respecto, porque no me veo desde fuera, pero desde dentro estoy conectado, alineado y con una gran energía vital. A nivel intelectual es donde estoy sorprendido por el gran despliegue que realizo cada día y cada vez voy a más.

Día 35 – 12/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Primer día de la fase final, autofagia. La parte más desafiante y severa del experimento, donde solo ingeriré agua, infusiones, limón y algún kombucha, o alguna excepción. El día se ha desarrollado con la misma normalidad que los anteriores días, excepto que cuando han llegado las 15h he sentido cansancio, somnolencia y bajón de energía. Esto ha sido por el cambio tan importante en toda la energía que consumo vs la que necesito. Aunque creo que también porque he dormido unas 5:52h con una calidad de sueño de un 67% y he despertado pronto, playa, sol, trabajo, acción, reuniones, etc. 

Observo que cuando necesitas recuperar (por ejemplo con siesta) y no lo haces y alargas, la falta de energía es todavía mayor. He tenido que aguantar por una reunión, y al acabar he ido a la playa a una siesta de 45 minutos y una meditación de 25 min todo al sol y ha conseguido recargame lo suficiente como para ir acabando el día con una gran sensación. Hay que aprender a regularte y a recargarte cuando pierdes esa energía.

Antes de ir a dormir, cuando pintaba, viví el momento más duro del experimento, hasta ahora. Apareciendo un fuerte dolor de cabeza casi de la nada, haciendo que no pudiese ni enfocar. Lo vi claro, a pesar de que parecía una jaqueca, tenía claro que venía por la alimentación. Entonces tomé sal, aceite de oliva y un caldo de huesos, no sin antes ir – muy determinado – a la farmacia a comprar Enantyum por si sí era la jaqueca, lo hice rápido, sin vacilar, a pesar de estar algo aturdido. Volví, tomé el caldo mientras hacía un baño relajante muy muy caliente, y cuando terminé estaba completamente KO, no tenía ese dolor de cabeza.

Además que fue uno de los días que menos dormí. Eso además del cambio de protocolo (a autofagia), que no me había hidratado tanto como debería, y que tuve mucho desgaste, mucha actividad mental y algo de física. Es normal que llegara un día de estos. De hecho lo esperábamos, eso sí, llegó en la noche, de sorpresa, pero la actuación inmediata fue clave.

Día 36 – 13/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día tomado con más precaución, disfrutado, vivido, pero con menos intensidad física, intelectual y hasta espiritual. He tomado muchos minerales, mucho sodio y potasio, mucha agua con limón, pomelo y sal del Himalaya, dos caldos de huesos, algo de kombucha y poco más. He rendido bien en el trabajo, no mucho más porque he fulminado todo los proyectos que tenía en este ayuno. Ahora, a pesar de tener mucho por delante voy muy holgado. Eso es sin duda, de lo más relevante del experimento, la gran capacidad intelectual y potenciación de las habilidades cognitivas para trabajar, decidir, actuar y reaccionar con claridad, creatividad, resolución, buen humor y perspectiva.

He hablado con Lou para compartir el suceso de anoche y como comentaba en el día anterior, era algo normal, pero no es normal que pase todos los días. Ella aconseja que vaya monitoreando, y de momento hoy ninguna señal, con buena energía y sensaciones y con niveles aceptables en todos los parámetros medidos en el cuadro de mando.

Día 37 – 14/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día de mejor adaptación a esta fase final. Un día de asimilación, de fluidez y de lidiar bien con el día y sacarle todo el jugo que he podido. No he notado disminución de energía, lo que sí noto es tener el estómago más revuelto de lo habitual. Teniendo como una especie de diarrea y sintiendo mucho las tripas, como gastritis, pero sin ser tan pronunciada, no sé a qué es debido eso, le preguntaré a Lou.

Hoy Lou me ha recomendado que además tome PQQ para fortalecer la mitocondria. He tomado mucha agua y he cumplido genial a pesar de tener una sesión de trabajo de 5 horas seguidas, habiendo dormido 6:26h. He llegado a todo y he dejado el día cerrado. Las sensaciones de agilidad mental y capacidad cognitiva sigue asombrándome. El estado de flow era mucho más pronunciado, y cuando quería compartir algo, lo vea con serenidad, pausa y con gran claridad.

Día 38 – 15/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Un día que ha pasado bien sin ninguna complicación, más bien todo lo contrario, con fuerza, con energía, con vitalidad, con humor, con productividad, con presencia y con esencia. He seguido con el plan y he decidido que a pesar de que mañana es el 39, cuando llegue el día 40 también lo voy a hacer contar como parte del ayuno. No pararé en el 39, sino que paro cuando acaba el día 40. Esto me estimula porque es en estos pequeños detalles donde se expanden los límites de uno mismo.

Me encuentro mejor que nunca, si bien noto que la energía no dura todo el día, empieza a decaer a las 22h, pero cuento con ello.

Día 39 – 16/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

De nuevo otro gran día a pesar de que la última fase y días más duros. Llego con la mentalidad clara y el estado de ánimo tan positivo, decidido y enérgico, que no solo me contagia a mí o a mi equipo, sino a clientes, posibles colaboradores y la gente que llega a mí, incluso por redes sociales. Además hoy he tenido la última sesión del experimento con Lou, volveremos a hacer una 15 días después como seguimiento. Hoy Lou ha compartido conmigo cuáles serán los pilares maestros de la próxima quincena al terminar el experimento. Y también estos días posteriores para adaptar el cuerpo. Podrás encontrarlo en este resumen en formato informe y en este en el vídeo. Pero básicamente, alimentos vitales, zumos, seguir con el caldo de huesos, muchas grasas, apenas complementos y suplementos y poco más, luego iremos incluyendo otros alimentos, muy poco a poco.

El día ha sido estratosférico a nivel anímico, a nivel cognitivo, a nivel consciente, a nivel relacional y productivo. Voy de más a más, y se supone que debía ser lo contrario. Mañana es el último día, que pienso apurar y exprimir.

Día 40 – 17/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Acaba el experimento 40 días de ayuno de alto rendimiento por todo lo alto, con energía, con enfoque, con claridad mental, con un humor que no conocía en mí. A esto hay que sumarle un estado anímico imparable, un ensalzamiento espiritual considerable, una agilidad mental y una capacidad cognitiva extensamente superior a la de antes de empezar con el experimento.

La ayuda y contribución e Lou ha sido crucial, más bien vital. Su conocimiento, su experiencia, sus trucos, su forma de llevar todas las fases y crearlas para optimizar y maximizar el ayuno, han hecho que vivirlo haya sido todo un privilegio. Eso además de haber desparasitado, limpiado, reciclado, regenerado y potenciado mi cuerpo y mi organismo así como mis funciones vitales.

El día de hoy ha tenido el agua alcalina, el limón y pomelo exprimido, el caldo de huesos, unos zumo de zanahorias licuados ecológicos, un batido de proteína con suplemento síntesis, algo de agua de coco y kombucha y un poco de brócoli para cerrar el día. De nuevo la conexión entre el trabajo y la vida ha sido muy equilibrada.

Satisfecho con el día de hoy y maravillado por el experimento al completo. Aguantaría 100 días más, aunque ya peso hoy 59kg.

Día 41 – 18/06/20 – Ayuno de Alto Rendimiento:

Día de adaptación, pero día todavía de ayuno. Además de lo habitual en estos días, he tomado zumo de zanahoria, batido proteico vegano, aceite de coco, aguacate triturado, almendras pipas de calabaza y el caldo de huesos de rigor, algo de agua con gas y poco más a parte del agua con pomelo y limón.

Me he sentido genial, es más he entrenado de nuevo, practicando 1h de ciclismo, 10 min de HIIT, 12 min de power yoga, además del Tai Chi y Qi Gong y estiramientos. Además he estado disponible para los demás, contribuyendo en todo lo que he podido. A las 22h he estado bajo de energías bastante más que habitualmente.

Que ha pasado los dos días siguientes

He seguido con una comida fuerte al día, como en las primeras fases, ensalada verde, con grasas, sigo con los caldos. El peso se ha quedado entre 60 kg  60.8kg, sigo con las mismas sensaciones, mismo bienestar, misma energía, misma actividad cognitiva, misma conexión. Sigo levantándome con gran energía y llegando cansado ya cuando dan las 22:45 aproximadamente. Tranquilo, buen humor, no me llegan otros alimentos, otro tipo de alimentación ni comer más.

5. Análisis y conclusiones de las pruebas médicas del antes, durante y después del experimento Ayuno de Alto Rendimiento

Pedí al doctor Juan Carlos Alonso intervenir con su conocimiento en la interpretación de los análisis clínicos, antes, durante y después del experimento, estas son sus conclusiones:

El ayuno como práctica habitual está presente en todas las tradiciones y religiones conocidas, desde que nos pusimos a dos patas y empezamos a vislumbrar el horizonte de la humanidad. 

Siempre se ha realizado con la intención de limpiar o depurar el organismo periódicamente, no sólo a nivel físico, sino también mental, emocional y espiritual. Últimamente se habla mucho del ayuno y sus beneficios. Sobre todo desde que se ha demostrado que la práctica del mismo, pone en marcha un mecanismo conocido como autofagia. Este es responsable de la regeneración y reparación celular y de la eliminación de todas las toxinas acumuladas en cada una de nuestras células. Por esta razón, una restricción calórica de alrededor de un 30%  es una de las pocas herramientas que alarga nuestra esperanza de vida. 

Cuando Isra me propuso participar en la interpretación de los resultados de los análisis hechos antes, durante y después de un experimento de ayuno de semejante envergadura, no dudé en apuntarme de inmediato. Tenía curiosidad científica y personal por saber el impacto sobre su cuerpo de semejante desafío tal y como estaba diseñado. No era sólo observar cómo se traspasan los límites razonables de un organismo, sino analizar también los efectos del plan de apoyo diseñado por un equipo de profesionales para lograr una suplementación y aporte de nutrientes necesario, así como el trabajo interior con sesiones de meditación y técnicas mente-cuerpo para ayudarle a superarlo.  

Después de esta breve introducción que estimaba necesaria, paso a repasar los resultados por categorías de las pruebas realizadas. Para facilitar la comprensión he clasificado los datos obtenidos, según el tipo de parámetros analizados. 

  • Hemograma: Comprende el estudio de las células circulantes de la sangre como los hematíes (glóbulos rojos), leucocitos (glóbulos blancos) y plaquetas. 
  • Hematíes: Del análisis de estas células se desprende el valor de la Hemoglobina (Hb) como indicador de la existencia de anemia o no. Se confirma un descenso de la Hb y del número de hematíes a lo largo del desafío con un valor inicial de 14,5 y final de 12,8. Todo ello en relación con un descenso de los niveles de hierro circulante y de los depósitos de hierro en el almacén hepático, debido a un alto consumo por el estrés propio del ayuno y que pese a la suplementación no ha sido suficiente para evitar el descenso de la Hb. No obstante, esta anemización no ha caído en ningún momento en niveles peligrosos para la salud. 
  • Leucocitos (glóbulos blancos): Son los soldaditos del sistema inmune encargados de organizar la defensa y ataque frente a cualquier elemento propio o extraño que amenace nuestra integridad. Dentro de estos elementos tenemos diferentes familias con diferentes funciones. Las más importantes son dos. Por un lado están los neutrófilos encargados de la defensa inmediata frente a cualquier agresión. Se posicionan en primera línea y no dejan pasar a nadie. Y por otro lado, están los linfocitos encargados de organizar el ataque y coordinar las diferentes fuerzas para dar una respuesta global. Los neutrófilos son los soldados de infantería y los linfocitos son los generales que dan las órdenes. 

En este apartado hay que destacar un dato curioso y contundente a la vez. Al inicio del ayuno la relación entre neutrófilos y linfocitos estaba invertida. Es decir, había muchos más generales que soldaditos en posible relación con un problema infeccioso o inflamatorio que no se estaba resolviendo satisfactoriamente. Pero al acabar el ayuno esta relación se da la vuelta y se normaliza con una elevación importante de los soldaditos y una normalización de linfocitos a cifras habituales. El ayuno tiene un efecto inmunomodulador que mejora la respuesta del sistema, adaptándola a la situación del sujeto y normalizando la relación de fuerzas para conseguir la mejor respuesta al estrés que supone un ayuno de estas características.

  • Bioquímica: Comprende el estudio de todos los parámetros químicos medibles en sangre de las diferentes funciones del organismo (riñones, hígado, digestivo, corazón, etc), el metabolismo de la glucosa y lípidos y el equilibrio hormonal en general.
  • Funcionalismo renal, hepático, digestivo y cardíaco: En todo momento los parámetros que se relacionan con estas funciones se mantuvieron en la más absoluta normalidad al principio, durante y al final del ayuno. Los electrolitos (Sodio, Potasio, Cloro, etc) y minerales básicos (Calcio, Fósforo, Magnesio, etc) se mantienen normales a lo largo de todo el experimento. La albúmina (es la proteína más grande y más abundante de nuestro organismo) sufre un ligero descenso dentro de los límites de la normalidad en relación con la restricción de nutrientes propia de cualquier ayuno. Aún así no hay riesgo de pérdida de masa muscular (los músculos son la reserva proteica del organismo) por la leve disminución, porque ni siquiera llega a entrar en cetosis (cuerpos cetónicos en orina negativos al final de la prueba) que indicaría el uso de nuestras propias proteínas como fuente de nutrientes. 
  • Metabolismo: Respecto a la glucosa y su metabolismo se apreció un descenso en los niveles basales de glucosa y de la secreción de insulina en relación directa con un consumo elevado de las reservas energéticas y una mejor utilización de la insulina. 
  • Respecto al perfil lipídico destaca un descenso también de Colesterol total y triglicéridos con descenso concomitante de las fracciones LDL del colesterol, pero aumento importante del HDL-Colesterol. Este aumento está directamente involucrado con una mejor protección del árbol cardiovascular, porque estabiliza las placas de arterioesclerosis y evita así los ictus y los infartos cardiacos. Este es uno de los efectos más llamativos de la restricción calórica QUE REDUCE EL RIESGO CARDIOVASCULAR. 
  • Perfil Hormonal y Vitaminas: El tiroides se mantiene en valores adecuados en todo momento. La hormona del Cortisol responsable del estrés crónico no muestra ninguna alteración significativa a lo largo del estudio a pesar de la situación mantenida de restricción calórica. Y la vitamina D (reconocida como una hormona ya a nivel sistémico) esta en valores elevados por el uso de suplementación necesaria. El resto de vitaminas están en valores adecuados. 

A modo de conclusión, podríamos afirmar que la realización de un desafío consistente en un ayuno de 40 días con la supervisión por parte de un equipo de profesionales, la suplementación adecuada y el enfoque holístico para incluir todas las esferas del ser humano, consigue mejorar parámetros tan críticos para nuestra supervivencia como el sistema inmune y el perfil metabólico (glucosa y lípidos) fundamentalmente. Y no somete al organismo en ningún momento a un riesgo innecesario y mantiene un buen nivel de energía para el desarrollo de las actividades habituales durante todo el tiempo que se mantuvo. 

Estos resultados están en consonancia con los últimos estudios publicados sobre diferentes tipos de ayunos, donde queda demostrado que nuestros genes responden mejor a la carencia que al exceso y se obtienen mejores resultados para nuestra calidad de vida y supervivencia en situaciones controladas de escasez de nutrientes. Porque de ahí venimos y ahí se generó nuestro paquete genético en el paleolítico, donde comíamos una vez al día o dos a lo sumo y nos tuvimos que adaptar a unas situaciones adversas. 

Enhorabuena Isra por tu compromiso. 

Conclusiones

15 días después de terminar el experimento, he ganado cuatro kilos, me siento mejor que nunca. Sigo levantándome con mucha energía y enfoque, el día lo manejo con soltura a pesar de que he estado en días de lanzamientos manejando varios proyectos a la vez y con gran presión.

Me encuentro limpio, ligero, muy vivo, con gran humor y muy buen carácter, no es que lo tuviera malo, pero ahora me da la sensación de que es muy bueno. No me apetece nada comer carne, pescado, trigo, gluten, carbohidratos, me siento ágil de mente, de espíritu, de emociones y de cuerpo. Además de estar conectado y alineado. 

Hace unos días estuve en Ibiza, donde durante tres días comí un poco más, no tan fuera de lugar, excepto un día que comí algo de dulce, y carbohidrato y proteína (fuera de lo habitual, pero orgánico). Eso hizo que tuviera un gran bajón de energía y entonces puse todo en su sitio de nuevo, porque no me compensaba. Lo que veo es una gran decisión y determinación de estar en este estado de conexión con la alimentación y conmigo mismo, merece mucho la pena. Te encuentras demasiado bien, tanto que no quieres sacrificar nada por comer algo que en realidad no es por puro placer banal, por ansia o por aburrimiento, lo cual no tiene sentido.

Otra cosa a destacar es que por fin le he ganado el pulso a la comida social, a comer sin control y desbordado cuando estoy fuera de casa (por el efecto “ahora me lo puedo saltar todo”). Ahora tengo el control absoluto de esos momentos, algo que no he podido hacer en años. Por otro lado, comí carne de grandísima calidad, chuletón de buey, que me apetecía, el día número 10, y la digestión me hizo sudar, qué diferencia, qué pesadez.

6. Hipótesis experimento Ayuno de Alto Rendimiento

El experimento se realiza con tal de determinar cómo un ayuno de Alto Rendimiento como el propuesto puede afectar a un ser humano. La proposición principal (hipótesis) es comprobar si el cuerpo sufre una mayor regeneración, activación y sanación debido a un ayuno más largo (40 días). La otra parte es potenciar el sistema inmunitario, acelerar el metabolismo, regenerar mitocondrias y fortalecer el sistema celular, orgánico y piel y tejidos. 

Otros indicadores que a través de la hipótesis buscábamos mejorar son todos los indicadores que medimos en los análisis de sangre, orina y ADN.

Por eso, como decíamos, la hipótesis central se basa en todo lo que una persona puede mejorar cuando realiza un ayuno especializado y diseñado a medida a través de 6 fases meticulosamente desarrolladas por la experta Lou Mateos. A este proceso lo llamamos Ayuno de Alto Rendimiento.

7. Falsabilidad

Como toda proposición experimental, en este experimento se pueden encontrar refutaciones, limitaciones y falsabilidad.

Estamos hablando de un experimento que primero nace como algo empírico, luego, gracias a Lou Mateos pasa a ser una prueba con más sentido y sobre todo autoridad. No obstante, no pretendemos establecer ningún hito científico sobre el ayuno de alto rendimiento. Ya que podrán encontrarse muchas carencias tanto en monitorización, como en medición, seguimiento y detalle en cuanto a la alimentación, horas de ingestas, cantidades y procesos de análisis y feedback.

Cabe destacar que cada ayuno de Alto Rendimiento variará dependiendo del sujeto, su estilo de vida, trabajo, si tiene familia o es soltero, así como también afectarán variables psicológicas-emocionales, espirituales y físicas. Es por eso que se desaconseja seguir un tipo de ayuno de esta clase sin la supervisión de un/a profesional cualificado.

Una persona no puede seguir este experimento y pretender conseguir los mismos resultados que yo he obtenido. Ya que como Lou Mateos explica en varias sesiones de consultoría, y se deja claro en el análisis experimental, cada persona reacciona de una forma diferente a los mismos estímulos, por lo tanto, deberá haber un previo análisis que determine qué es lo óptimo – y que se define como el nivel de alto rendimiento – para cada individuo que desee pasar por un protocolo como con el que hemos experimentado y estado.

8. Aprendizajes validados Ayuno de Alto Rendimiento

La hipótesis del experimento era determinar el estado mental, emocional, físico y espiritual al que un sujeto puede llegar mediante lo que en contexto y observaciones hemos catalogado como el Ayuno de Alto Rendimiento.

Teniendo en cuenta que, como se han demostrado en otras investigaciones, un ayuno intermitente reporta los siguientes beneficios:

Pérdida de peso – debido al incremento que el cuerpo necesita de grasa corporal para ser utilizada como gasolina/energía.

Prevención de diabetes y Tipo 2 – debido a la reducción en la secreción de insulina.

Control del azúcar en sangre.

Reduce infecciones e inflamaciones crónicas.

Regula la salud del corazón mejorando la tensión, los triglicéridos y el colesterol.

Previene los desórdenes neurodegenerativos.

Mejora y potencia la capacidad cognitiva y metabólica – esto es debido a la secreción de norepinefrina y hormona del crecimiento.

Reparación, reestructuración y rebrote celular.

Disminución del apetito – debido a la supresión de la Leptina y Grelina.

Retrasa el envejecimiento y extiende la longevidad.

Ayuda en la prevención del cáncer e incrementa los efectos de la quimioterapia.

Fuentes: Florida Medical Clinic, Healthline & Health Harvard.

Otros beneficios fuera del ayuno intermitente y más relacionados con un ayuno más sólido y severo pueden encontrarse aquí.

Un ayuno de Alto Rendimiento como el que se detalla en este informe, ha reportado los siguientes aprendizajes validados – extraídos del cuadro de mando y del análisis experiencial:

  1. Cada una de las 5 fases ha cuplido el propósito para el que fueron diseñadas (véase cuadro de mando)
  2. El experimento tuvo una duración total de 41 días, empezando el 9 de mayo de 2020 y terminando el 18 de junio del mismo año. Añadiendo 15 días de periodo de adaptación una vez finalizado.
  3. La pérdida de peso no ha sido un factor diferencial en el experimento. El peso al empezar era de 67.7 kilogramos y de 60 al terminar – midiendo el primero y último día. La media queda en 63.6kgs.
  4. Cada día y como promedio, se dieron un 2.674 pasos, esto puede resultar significativo si se tiene en cuenta, que al estar en fase de desescalada COVID-19, el deporte y los movimientos estaban bastante limitados.
  5. En el ayuno de Alto Rendimiento se utilizaron los siguientes suplementos:
    1. Probioticos Acidophilus.
    2. L-lisina.
    3. Magnesio de bisglicinato
    4. Multivitamínico y multimineral.
    5. Shilajit.
    6. Vitamina D2+K3 (desde la fase 2 en adelante)
    7. Niacina (desde la fase 2 en adelante)
  6. La media de comidas diarias asciende a 1.1, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayoría de días se ha ingerido más líquido que sólido.
  7. Este tipo de ayuno de rendimiento óptimo – que tenía en cenar apenas y tan ligero como un caldo de huesos como uno de sus fundamentos – ha conseguido que pudiera darle la vuelta al marcador de levantarme más temprano, con más energía, enfoque y buen humor.
  8. El alimento rey del experimento,digamos el principal canalizador y catalizador de energía, han sido las ensaladas de alimentos vivos, compuestas por todo tipo de raíces, alimentos verdes, grasas naturales y tubérculos, así como alimentos de tierra, de temporada y locales.
  9. Se ha podido realizar casi todo tipo de deportes hasta el día 17, a partir de ahí una reducción de un 30% en deportes de alto consumo de energía hasta el día 28. Desde ese momento, se redujo toda actividad deportiva que supusiera importante (otro 30%) hasta el final del experimento.
  10. Los alimentos que actuaron como “distracciones sanas” fueron el té de kombucha, el agua de coco, el agua con gas y las infusiones (más detalles en la pestaña “leyendas” dentro de cuadro de mando)
  11. También se echó mano de un apoyo externo, compuesto por un batido de proteína vegetal alcalina y los componentes del batido Esencial Vida de Síntesis salud (véase el cuadro de mando para un mejor conocimiento sobre su uso durante el experimento)
  12. Hubieron hasta cinco tipos diferentes de zumos verdes, rojos y combinados (véase de nuevo “leyenda” para conocer todos sus ingredientes)
  13. Solo en una ocasión se consumió algo fuera de lo planificado, el 6 de junio (día 31) a las 13:40h, y fue una sopa de miso con brócoli.
  14. El segundo elemento clave del experimento fue el caldo de huesos, en concreto uno de primerísima calidad de concentrado de res australiana, específicamente de la marca Australian Bone Broth co. Este ha sido el descubrimiento sin duda alguna, por la cantidad de buenas propiedades, más de 16 aminoácidos, y una absorción de colágeno a niveles casi únicos a través de la prolina, arginina y glicina particularmente. Además, el caldo de huesos está repleto de minerales (calcio, magnesio, azufre, potasio y sodio), algo que he notado mucho durante los 40 días de experimento. La glucosamina y condroitina contribuyen contra el dolor articular. Lo más relevante ha sido la optimización del sistema digestivo (que se entiende por la ligereza, facilidad de digestión y fortalecimiento del proceso digestivo), esto se da gracias al colágeno y a la gelatina.
  15. Las grasas vegetales han jugado un papel crítico, el aguacate, los aceites de oliva, almendras, avellanas, pistachos, nueces o pipas de calabaza, han sido las principales utilizadas en los momentos designados como recarga alimenticia.
  16. Los niveles de energía (que corresponden al empuje vital, a la vitalidad, con la que he vivido cada día) han alcanzado un promedio de 7.67 sobre 10, estando por encima de la media habitual (7.1), con la diferencia de sentirse una vitalidad más limpia, ligera y sana.
  17. Aumento de la capacidad de concentración, enfoque y percepción. Esto ha conseguido que la productividad y el rendimiento profesional también mejoraran. Primero se ha definido la concentración/enfoque como el tiempo y calidad depositado a cada tarea de lo que se considera como trabajo importante, así como cuánto tiempo se ha permanecido sin distracciones durante ese tiempo de concentración (enfoque), lo que hemos encontrado aquí después de los 40 días y como promedio es que está por encima de la media habitual, un 7.6, que oscilaba entre un 6.43 y un 6.78 (extraído en experimentos previos y en el cuadro de mando transversal que mi vida cotidiana)
  18. El rendimiento personal es el ratio de satisfacción alcanzado al terminar el día refiriéndose únicamente a lo vivido fuera del ámbito profesional, el promedio en los 41 días de experimento ha sido de un 7.68, cada día estaba repleto de retos, disfrutes, alegrías y pequeños detalles que han cargado de significado cada uno de los días. Parecido a antes del experimento, con la excepción de que aquí he estado más preparado, con mejor predisposición, humor y estado anímico para recibirlo.
  19. Se entiende por rendimiento profesional a lo estrictamente relacionado con el plano laboral, para ser exactos, el nivel de satisfacción, tareas completadas, en tiempo llevado para lograrlas y el análisis de impacto en el entorno y en uno mismo, estos factores serían los que conforman este indicador que ha terminado con una media de 8.05 en una escala del 1 al 10. La claridad mental, el enfoque, el estado anímico, humor, rendimiento personal y otros parámetros han influido muy positivamente en este. Consiguiendo resultados buenos en lo denominado como la Ultraproductividad, pero dejando un rastro más duradero y placentero.
  20. Con una media de un 8.4 sobre 10, una de las puntuaciones más altas de todos los parámetros medidos, se ha obtenido una claridad mental por encima de la media, demostrándose en la agudeza y capacidad para tomar decisiones y encontrar soluciones. Aquí podemos comprobar y ratificar que el ayuno es un gran potenciador cognitivo y que no se necesitan nootrópicos para ganar un gran estado de claridad en el día a día. Lo que he experimentado en estos días me ha llevado (como experimentador) a resolver conflictos, tomar decisiones, clarificar cuestiones, plantear preguntas interesantes y resolver problemas, todo con más facilidad y agilidad que antes de empezar el experimento. Nota adicional: además de mantener este estado de claridad siempre y cuando he mantenido una alimentación adecuada en el post ayuno de alto rendimiento.
  21. Medir el estado de flow no es nunca una tarea simple, sobre todo cuando se experimenta con parámetros distintos cada vez, en esta ocasión nos referimos al grado de implicación total en una tarea y las veces que se ha observado que haya aparecido. Se puede decir que este experimento de ayuno de alto rendimiento no es un gran inductor, pues la media, a pesar de no ser baja, un 6.7, no ha sido algo que podamos definir como relevante para la validación de la hipótesis.
  22. El estado anímico ha sido otro de los aprendizajes que hemos podido validar en estos 41 días. Se refiere a estado de ánimo la suma de las variantes “cómo me he sentido al despertarme” y “cómo me he sentido al ir a dormir” – la media global es de un 8.11, otro de los indicadores que están por encima del resto. Añadiremos, de forma cualitativa, que a pesar de que no considero, siendo objetivo, que mi estado de anímico fuera bajo o no adecuado antes de empezar el experimento, ahora que he estado en el otro lado, he comprobado cómo puede mejorar la calidad del bienestar de una persona (en este caso yo) a través de un ayuno de este tipo – y de comer los alimentos vivos necesarios, según argumentaba Lou Mateos.
  23. En el experimento se ha intentado validar la fuerza como la capacidad para hacer ejercicio físico sin bajar el nivel actual, e incluso, si fuera posible mejorándolo. ¿Cómo? A través de mantener las posturas en posiciones de yoga, Tai Chi y Qi Gong durante varios minutos, y sobre todo no bajar los ritmos en el rodillo, o en alguna carrera a pie, y seguir con las intensidades del HIIT. La respuesta ha sido positiva, solo un leve incremento cuando comparamos el promedio de estos 41 días, un 7.08, con la media habitual, un 6.3, de nuevo, en una escala de valores del 1 al 10.
  24. La resistencia en este experimento de alto rendimiento también es un indicador importante – aquí se refiere única y exclusivamente al tiempo diario dedicado al ejercicio físico y a la actividad profesional sin que aparezca la fatiga. Este es quizá uno de los resultados más bajos de media, un 6.6 sobre 10, ya que muchos días, ha aparecido cansancio, somnolencia y fatiga al llegar las 20-21 horas. Siempre teniendo en cuenta que el despertar era entre 6-7 am y apenas se ha bajado el ritmo del día durante el experimento.
  25. Con un 7.9 sobre 10 el parámetro de capacidad intelectual fue otro de los aprendizajes validados que más nos han sorprendido, notando una mayor facilidad para retener pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos, conversaciones, lo que lees en los libros, ojeas en vídeos o escuchas en podcasts, razonamientos, conclusiones más elaboradas y simplificar lo que usualmente suele causar complejidad.
  26. La conexión espiritual (autoconsciencia, conectar con el interior y agitación mental-emocional) se vio mejorada por el ayuno de alto rendimiento, con una media de 7.3 sobre 10, lo que se observó es una mayor tranquilidad interior, y por lo tanto exterior, armonía entre lo que se podía controlar y lo que no, entre pensamientos y emociones, sin duda alguna la restricción de alimentos, el estado de ayuno y la suplantación por aquello óptimo que puedes llevarte a la boca, son elementos decisivos que intercambian una energía pesada y en ocasiones sucia, por otra limpia y liviana.
  27. En el humor sucede parecido al estado anímico, al menos 15 personas (entre ellas mi madre) reportaron que mi rostro era mucho más alegre y feliz. Incluso, de modo aparente, las ojeras desaparecieron, ha sido más fácil relacionarme con cualquiera, y conmigo mismo, desde bien comenzado el día hasta casi el final. Han habido momentos donde he utilizado el humor y antes utilizaba más contundencia. La media ha sido de un 7.3 sobre 10.
  28. La intensidad de ejercicio predominante hasta el día 28 fue media, a partir de ese momento pasó a ser baja o casi inexistente, porque no se “pretendía forzar la máquina” bajo ningún precepto. A diferencia del anterior experimento de ayuno total de 20 días, en este experimento se buscaba la optimización, la posibilidad, la gentileza y el equilibrio entre las cuatro dimensiones del potencial humano sin la necesidad de pasar por grandes carencias, esfuerzos por encima de lo normal o comportamientos radicales. La duración de la práctica deportiva diaria llegó a las 2h-2:30h cada día hasta el día 16. A partir de ese momento descendió a una hora (o más si contamos con las prácticas energéticas como Tai Chi y Qi Gong) aproximadamente hasta finalizar el experimento. Pudiendo resistir hasta completar los entrenamientos, cada vez dando un poco más de uno mismo, siendo rigurosos y nada complacientes. Este indicador está estrechamente ligado a los de fuerza y resistencia que hemos mencionado anteriormente en estos aprendizajes validados.
  29. Hay cuatro puntos críticos cuando hablamos de bajadas de energía, síncopes o contraindicaciones del experimento, así como puede ser el abuso de ejercicio físico o mantener la misma actividad personal/profesional que de costumbre durante estos 40 días (que por otro parte están diseñados para que pueda ser así, sin echar de menos nada, todo lo contrario); el día número 12 noté una bajada de energía considerable justo cuando estaba practicando una serie de 20 minutos de ejercicios Qi Gong estilo Luohan, al ser ejercicios de impacto, de movimientos rápidos, cortos y explosivos, a los 10 minutos, me faltaba el aliento y estaba algo mareado. Luego, el día 17 sentí algo de fatiga, pero nada serio. El día 31 tuve un dolor de cabeza que (sentía) venía de la necesidad de comer algo, por eso este día coincide con el único alimento extra que tomé fuera del plan (sopa miso con brócoli). Y por último, el día 35, como se narra en el resumen de dicho día en la parte de análisis experiencial, cuando entraba en la fase de autofagia, por la noche, casi al terminar el día experimenté un bajón de energía descomunal, seguido por una especie de jaqueca insostenible, una señal de que el cuerpo necesitaba algo más que aquello con lo que estaba suministrando.
  30. Según los resultados del experimento y de la actividad física y mental, no hubo ningún desgaste considerable como para sufrir mareos después de la práctica deportiva, en los indicadores mareos, hay un 99.7% de “no mareo”. Además las sensaciones “post-entrenamiento” como media cualitativa (o análisis de sentimiento) podemos decir que fue “buena”, también es cierto que el deporte fue bajando de intensidad a medida que progresaban las fases del ayuno de alto rendimiento. También en la práctica deportiva, la activación o relajación después del entrenamiento fue repartida uniformemente entre los 41 días, no habiendo nada destacable en este parámetro. Tampoco encontramos cargas articulares o musculares, más que las usuales, así que ningún aprendizaje que validar aquí.
  31. Se destaca la facilidad de inculcar la autodisciplina en cada día, siendo la ingesta y regulación de alimentos una de las partes más complejas de controlar. El resto era solo como decidir añadir una nueva actividad, y entonces hacerla sin problema alguno. El ejemplo está en la práctica adicional de técnicas energéticas, para ser más específicos Tai Chi y Qi Gong (conocido como Chi Kung), que fueron realizadas durante los 41 días, cada día, sin excepción.

Para concluir esta sección, añadiré que este experimento ha sido un regalo, de lo mejor que he hecho hasta la fecha, seguro que el mejor en la parte alimenticia. Principalmente porque he contado con el asesoramiento y seguimiento tan excelente que ha realizado Lou Mateos, a parte de haberlo diseñado a medida teniendo en cuenta los aspectos que buscábamos potenciar, mi estilo de vida y el de trabajo y cómo cuidar y fortalecer las partes de organismo que más necesitaban ese cariño, todo ello nos ha permitido ir descubriendo, identificando, analizando y optimizando todo lo que estaba descompensado en mi cuerpo.

10. Qué ha sucedido dos meses después de terminar el experimento Ayuno de Alto Rendimiento – progreso, reacciones, efectos y conclusiones

Hace unos días grabé un vídeo cuya finalidad era servir como cierre del experimento. En el mismo, explico que ha sucedido desde el día que terminó el ayuno de alto rendimiento hasta hoy, dos meses más tarde; los efectos y reacciones post-experimento, el avance realizado y los resultados, una vez ha pasado un tiempo lo suficientemente prudente y coherente como para poder concluir añadiendo que mantienes o ganas, que mejora, que no, que se pierde, qué en realidad se potencia, que cae bajo el efecto placebo o que es una contraindicación.

Puedes verlo a continuación:

El paso a paso del experimento Ayuno de Alto Rendimiento asesorado pro Lou Mateos

He querido incluir esta última sección en el informe, porque da un gran valor y sentido a todo lo detallado previamente. Estas son las cinco consultorías online que realicé con Lou mientras pasábamos de una fase del experimento a otra

Atribución imágenes: Lifeomic.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Andar descalzo durante 31 días – experimento

Andar descalzo durante 31 días – experimento

Ayer comencé el primer experimento del 2021, andar descalzo 30/31 días. Sea donde sea, como sea, vivir y andar sin zapatillas, zapatos o sandalias. Es un experimento de estilo de vida que posiblemente cambie, o no, algunas cosas en mi fisiología, afectando eso,...

leer más
No sabes tanto como para preocuparte

No sabes tanto como para preocuparte

Ayer aterricé en España, pasando por Madrid para grabar hoy una conferencia sobre teletrabajo ultraproductivo. Y ahora rumbo a Valencia en AVE, donde estaba intentando encontrar un motivo para escribir, algo que decir. Sin embargo, cuando lo tenía me di cuenta de que...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto