Una guía personal sobre cómo practicar e integrar la ecuanimidad mientras meditas en un curso Vipassana

miércoles, May 19

Esta es la guía con los momentos más destacados que he vivido dentro del curso de meditación Vipassana de 10 días, donde la tarea principal era dejarlo todo para profundizar en la técnica Vipassana. La finalidad: entrenar y practicar la ecuanimidad.

He dividido los hitos por días. Además, después del día 10 encontrarás el vídeo que grabé justo al salir con la experiencia, impresiones, aprendizajes, conversaciones con otros compañeros y conclusiones.

practicar la ecuanimidad e integrar la impermanencia en nuestras vidas

La ecuanimidad se entrena desde dos lados – Día 0

Llegué preparando uno de los proyectos más ilusionantes de estos últimos años, lo que me hizo entrar con una clara condición hacia las buenas sensaciones y con la cabeza puesta en esos proyectos. Una buena forma de probar la ecuanimidad ante lo placentero.

Dudé cero segundos en ofrecerme a hacer lo que menos me apetecía: ser  el primero en despertar para tocar la campaña de la mañana a las 4am y encender todas la luces, así como abrir la sala de meditación.

Tuve la atención puesta en no perder ni un segundo en respirar, practicar la quietud y meditar fuera de las meditaciones.

Elegí la opción “indiferente” de la tienda de campaña, así que esa fue la opción de alojamiento que se me dio, iba a ser un buen entrenamiento de ecuanimidad.

Vacío, sin meta – Día 1

Establecí el espíritu de Shikantaza como mi modus operandi durante todo el curso Vipassana. Es decir, solo vengo a sentarme, nada más, vacío, no lo hice presionado, sino porque naturalmente fluía en mí.

Al despertar el primer día, solo el primer día, me encontré saboteado por haber tenido tanta iniciativa en algo que detestaba y era madrugar tanto. Al ser consciente, sonreí y abracé esa sensación.

Decidí suspender cualquier actividad que no fuera meditar al estilo Vipassana, además de comer, ir al baño, hacer estiramientos, pasear, beber. Sí mantuve los agradecimientos al comenzar y terminar el día y antes de las comidas.

Ama y sonríe ante tus pensamientos – Día 2

Empecé a desapegarme de visualizaciones y verbalizaciones para enfocarme solo en respirar y seguir la técnica Vipassana.

Por primera vez en mi vida conseguí amar mis pensamientos, sonreír con amor ante cada uno de ellos, sin forzar, naturalmente, conscientemente, automáticamente.

Para mí, la clave fue observar lo que ocurría, solo observar fijándome en lo que estaba sucediendo.

Satori por un segundo – Día 3

Aquí viví lo que interpreto con el día en que tuve mi primer gran Satori, solo estando sentado en el jardín (como explico más detalladamente en el vídeo), mientras observaba la naturaleza, estaba allí, comprendí a través de mi propia naturaleza y me reflejé en un espejo vacío. Jamás he vivido algo así.

Tuve un momento de claridad mientras meditaba donde me di cuenta de que no hay división, y me dije “soy la respiración y el pensamiento ocurriendo a la vez”

Observa la realidad – Día 4

El día Vipassana un fuerte dolor de cabeza me abatió durante casi todo el día. Minuto tras minuto pude comprender que no importaba mucho el dolor, puesto era una sensación, que viniera de donde viniera y ocurriera por la razón que fuese, también iba a pasar de largo.

Aprendí que la realidad cambia y que a cada respiración, yo cambiaba con ella.

Observar la realidad en ti tal y como es, no como quieres que sea, solo tal y como es.

Cuando buscamos cambiar algo en lo verdaderamente profundo de nuestro ser, solo puede hacerse desde la mente, antes de que salga en forma de palabra o acción.

La experiencia es la sabiduría – Día 5

En un momento dado, tengo una batalla entre mente e instinto por si debía escribir o no, en otro momento posterior me doy cuenta de que no hay batalla, que hay que abrazar la contradicción y aceptar la ambigüedad.

Recojo que la ecuanimidad solo puede existir frente al dolor y al placer a la vez, frente a la aversión y a la ansia al mismo tiempo.

Pregunta interesante: ¿Dónde está la raíz de todo nuestro sufrimiento? Porque ahí está la fuente de toda nuestra miseria. Y la respuesta en forma de pregunta que la sigue: ¿Cómo puedo ser ecuánime frente a ello?

Descubro que amo absolutamente todo ha aparecido en mi vida.

Soy eso y eso es “yo” (la naturaleza)

El hecho clave del día es la realización de que todo pasa por comprenderlo a través de vivirlo.

Las sensaciones son el fruto del contacto de la realidad con nuestros 6 sentidos, las sensaciones producen un impacto en nosotros.

Ríndete a la técnica sin cuestionar el proceso.

Isra Garcia sobre practicar la ecuanimidad y la meditación vipassana

Observar las sensaciones, nada más – Día 6

Día de ayuno total (solo agua)

Solo la ecuanimidad elimina la miseria.

Genera ecuanimidad hasta por la propia ecuanimidad.

El dolor no es “yo”, el dolor no es mío ni está en mí.

La mente y la materia son solo un fenómeno que ocurre.

La sensación desaparece cuando no la juzgas.

Entrevista con Hugo, el profesor asistente del curso Dhamma Neru:

  • Intención de acceder y realizar el Satipatthana Sutta.
  • Cuando quiero profundizar en la técnica, continuar con la respiración Anapana.
  • Comentario sobre lagrimar, no de tristeza, no de alegría, solo observar las sensaciones de las lágrimas al caer.

Observa las sensaciones con ecuanimidad, esa es la clave, esa es la herramienta de Buda.

El dolor o placer solo poseen el don de la impermanencia, van a pasar, irremediablemente, antes o después.

Es un día con mucha lluvia y una ola importante de frío, un gran entrenamiento para practicar la ecuanimidad e integrarla en la vida diaria – el carácter estoico.

Observa de nuevo, placer, dolor, solo sensaciones.

Ansia / aversión – Día 7

Me vi a mí mismo deseando que el tiempo no pasara más rápido y se quedara como está, no estar en mañana o en lo que hice, sino aquí, en esta experiencia.

Las molestias, incomodidad o malestar son solo sensaciones que aparecen y desaparecen.

Las sensaciones son un producto de la mente y la materia, nada más, son la enseñanza de Buda para erradicar la miseria.

Atengo a las reacciones y pensamientos en las acciones diarias, ahí está la clave de vivir de forma miserable o de forma próspera.

Pregunta interesante: ¿Qué sensación o reacción se está produciendo en mi cuerpo a nivel físico?

Para comprender hay que experimentar, no pensar o querer racionalizar.

Empiezo a desapegarme del ansia de comer más de lo que debo en entornos sociales, este es el mensaje que aparece: “hay suficiente, para mí, para todos, siempre lo habrá.”

Practicar la ecuanimidad – Día 8

De nuevo día de ayuno completo.

Algo divertido: me duermo y no toco la campaña de la mañana y me despierto cuando suena la de las mujeres y salgo disparado a tocarla. Ni siquiera escuché el despertador.

Algo más divertido todavía: unas horas después, me quedo unos minutos más en la cama después del descanso del desayuno, y me quedo frito, tuvieron que venir a despertarme, vaya.

Practicar la ecuanimidad es sin duda el tema central de Vipassana, y para mí lo estaba siendo cada dia que pasaba, desde varios frentes, entrenando, no reaccionando a pensamientos o sensaciones físicas.

Cuando sientes una sensación burda (lo que llaman dolor) si observas durante un rato ese área de forma ecuánime, esa “sensación” disminuye o desaparece.

La única forma de medir el progreso real es a través de practicar la ecuanimidad.

Me siento agradecido por todo lo que ha sucedido, sucede y probablemente sucederá.

Que pase justo lo que está pasando.

Hay 4 tipos de personas según Buda:

  1. De oscuridad a más oscuridad.
  2. De luz a más luz.
  3. De oscuridad a luz.
  4. De luz a oscuridad.

Tenemos que ser fuertes para ayudar a quienes nos necesitan.

Es necesario ser firmes y contundentes desde el amor y la compasión.

De todas las virtudes, la mente imperturbable (Ataraxia) es la número uno.

Sonríe cuando la adversidad te golpea.

“Yo” no existe, en realidad – Día 9

Busca sensaciones en el exterior de tu cuerpo y en el interior, y no reacciones.

Banga: estado de disolución física total.

Aceptando toda reacción a mis pensamientos y por lo tanto al ruido mental.

Haciendo las paces con la realidad y conmigo mismo a la vez.

Sigo lagrimeando en cada meditación, sin sentimientos, vacio.

Cero ansias o deseos de querer repetir comida, algo insólito.

Darnos cuenta de cómo reaccionamos a nuestros pensamientos y sensaciones con ansia/avidez – con eso solo ya vivimos ligeros.

Ya conozco el trabajo de la mente: futuro, pasado, hacer esto, recuerda lo otro, preocúpate, y si esto pasa…, vuelve aquí…, madre mía…. Mira lo que haces… Bien, lo acepto, sonrío y lo recibo tal y como es.

Cualquier sensación burda que observes acaba disolviéndose.

En este día la fortuna volvía a entrenar mi práctica de la ecuanimidad con un extra de frío, pies mojados, sin calcetines, llover a la hora de la siesta, haber dormido 3 horas en la noche. Lo identifiqué, sonreí, he sentido la ley universal de la impermanencia, luego ha pasado y vuelta a empezar.

La causa de nuestra miseria es 100% interna.

Pregunta interesante: ¿Qué estoy viendo en otra persona que me duele dentro de mí?

Reaccionamos a las imágenes que nosotros mismos creamos sobre otras personas.

Hay 2 factores que muestran la negatividad: la respiración y la sensación física.

Practicar la ecuanimidad es no oprimir ni desatar, es solo aprender que esta es la realidad.

La gran práctica placentera es solo práctica y a gran práctica terrible es solo práctica.

Reflexión: ¿Cómo va a haber culpa o piensa si no existe “yo”?

Momento clave: “yo” no existo como tal. No tengo que hacer nada más, ya lo estoy haciendo, intentar ser y serlo, eso es.

Destacado: cuando iba a dormir, encontré la tarea y lugar para cumplir mi gran misión dentro de La Gran Desconexión, mover a la gente sin moverme yo mismo.

Con Metta – Día 10

Si vienes vacío te vas lleno.

Pregunta interesante: ¿Cómo seguir un método sin tener pasión ni aversión ni avidez?

Cuidado al hablar Isra…

Darte cuenta de que eres auténtico en esencia por ser lo que eres incluso sin saberlo, sin querer serlo, lo eres.

Compartir amor, buena voluntad, compasión y méritos con cualquiera. Claro.

Me siento muy afortunado de que “esto” (lo que sea) pasara en mi vida.

La historia detrás de nosotros casi nadie la sabe y no solemos contarla. Una pena.

Recuerda que no sabes lo que crees que sabes sobre ti, imagina entonces sobre otra persona.

La experiencia (en vídeo) del tercer curso de meditación Vipassana

Esta es la grabación que realicé unas horas después de dar por terminado lo que fue mi cuarta experiencia como meditador en el curso Vipassana. Sin duda alguna una gran oportunidad de practicar la ecuanimidad e integrar la impermanencia en nuestras vidas…

Accede aquí al podcast que grabé unos días después y que complementa esta guía.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Cómo calibrar, optimizar y equilibrar tu potencial

Cómo calibrar, optimizar y equilibrar tu potencial

Calibrar y optimizar tu potencial humano es más cuestión de una sucesión de pequeños cambios finamente orquestados, que de grandes cambios.  Equilibrar ese potencial viene de poder repartir tu atención, perspicacia y cariño entre las áreas que componen lo que...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto