El regalo de nuestras vidas

jueves, Jun 18

Recuerdo un día en casa de mis abuelos hace cuatro 5 años, les llevé el nuevo libro que había escrito (Ultraproductividad). Resulta que como ambos no sabían leer, me senté con ellos y empecé a relatarles el prólogo, la intro, cómo lo había escrito… Entonces mi abuela – a la que hoy por fin he podido visitar en Alcoy después del confinamiento – me dijo “ojalá pudiera y supiera leer y escribir, ojalá pudiera aprender”. Esa frase me impactó fuertemente.

el regalo de aprender, crecer, mejorar y vivir

Poseemos el don de crecer

Ese día me di cuenta del regalo de aprender (y hasta don) con el que muchos de nosotros hemos nacido. Me refiero a esta generación, la anterior a mí y también las futuras. Tanto que decidí lanzarme al mundo, a por todo, a por lo que fuera. A aprender todo lo que pudiera, no de una materia o especialización, sino del máximo que fuera capaz. Pero sobre todo, aprender mientras pudiera del elemento más determinante de todos: de la vida.

Años después, sigo en el camino, aprovechando cada uno de los 86.400 segundos de cada día que abro los ojos y sigo vivo. Mi elección es de por vida, un incansable aprendiz en todo lo que caiga en mis manos, con mentalidad cinturón blanco. En el momento que siento que domino algo, incluyo un elemento nuevo y desestabilizador. Eso me ayuda a volver a esa etapa del aprendiz, de esa forma no caigo en la ilusión de que soy un maestro (o sabio) de nada.

No malgastes el regalo de aprender

Como digo, lo tengo más que claro, este es mi camino. Sin embargo, lo que no estoy seguro es que muchos de vosotros lo estéis aprovechando como se merece. Primordialmente por todos aquellos que han luchado para que hoy nosotros estemos aquí y mañana otros estén allá. Piensa cuánta gente se intercambiaría de forma instantánea por ti para acceder ni siquiera a la mitad de recursos de los que dispones ahora mismo para aprender, crecer, desarrollarte, vivir mejor y ayudar a otros a hacer lo mismo.

Vivimos en la mejor era de la historia (solo tienes que echar la vista atrás y revisar la propia historia) y aun así, solo hacéis que malgastar la oportunidad de vuestras vidas. A mí no me va a pasar, yo he aprendido la lección, en parte gracias a esta sensacional mujer con la que aparezco en la imagen, mi abuela Juana.

Esto es lo que importa: cada día, antes de ir a dormir, poder decir “hoy he aprendido, hoy he crecido, hoy he luchado, hoy he fallado, hoy he sobresalido, hoy, he vivido”.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hoy empieza la Gran Victoria, la victoria de ser libre. Decir adiós es tan importante como decir hola. Cerrar es tan esencial como abrir. Acabar es tan crítico como empezar. Irse es tan vital como llegar. El último paso es tan decisivo como el primero. Morir es tan...

leer más
Ve, ve, ve, ve, ve, ve y ve

Ve, ve, ve, ve, ve, ve y ve

El jueves tuvo la conferencia online de despedida sobre La Gran Victoria, 700 personas inscritas y alrededor de 150 personas que participaron durante más de tres horas en una de las exposiciones más especiales de mi vida. Un encuentro que empezó con una pequeña...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto