En búsqueda del amor perecedero

domingo, Feb 22

el amor es perecederoEl amor es temporal. El amor es para siempre. El amor no existe. El amor es perecedero o quizás no.

No importa cuanto dure el amor entre tú y otra persona – si mucho o poco – ni que va a pasar mañana ¿quién lo sabe? ¿tú? Lo que importa es el momento, los minutos, horas y días y años compartidos, la calidad de las conversaciones, el aprendizaje mutuo, la electricidad del roce de dos cuerpos, la intensidad de las miradas, el respeto, admiración y compromiso del uno por el otro. La pasión de los besos dados, el sexo enloquecedor, esa química que solamente ocurre con esa persona, el resultado de todo eso es lo que cuenta; hacer que el amor perecedero merezca la pena.

Es entonces cuando pueda que perdure para siempre. Qué ironía, hacer que lo perecedero cuente podría ser justamente la clave para ese amor longevo y chispeante.

El amor es aquello que puedes depositar en las personas, mucho después de que físicamente te hayas marchado. Es ser lo suficientemente consciente de preocuparte por la persona que te importa.

Si el amor que perece, renace o perdura importa, es fundamentalmente por cómo hiciste sentir a la persona que amaste. Si el amor tiene la posibilidad de perecer, probablemente tenga la opción de marcarte para siempre, corriendo el riesgo de marcharse o la magia de permanecer contigo.

Photo credit: Francesco.

1 Comentario

  1. Francesc Segarra Boza

    Me gusta comparar el amor con la misma vida. Tiene la misma belleza que la vida por que precisamente es perecedera. Puede permanecer o desvanecerse. ¿Cuantas circunstancias exactas tienen que suceder para que se produzca la vida? ¿Cuantas circunstancias tienen que suceder para que se produzca el amor? ¡Vaya! Siempre pienso que afortunados somos por vivir… y si encima encuentras el amor…¡es la h*****! 🙂 Todo lo que se oxida requiere un mantenimiento. Si no pereciera, no seria tan preciado, ¿no?
    ¡Si amas la vida, vives el amor!
    Un saludo Isra

Trackbacks/Pingbacks

  1. Ama tu trabajo, porque puedes - […] ejemplo, el amor y el trabajo estaban ambos a un lado diferente de la balanza, en lugares distintos, con…

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Esta es una pequeña historia sobre el inmenso poder de observar lo que ocurre: Ayer caminaba por una calle cualquiera en Barcelona. Solo estaba paseando, iba a casa de mi amigo Víctor, donde estoy pasando unos días. En un momento determinado noté que estaba ahí, solo,...

leer más
¿Qué ves en la otra persona?

¿Qué ves en la otra persona?

¿Ves lo que te causa rechazo? ¿Ves algo que te molesta? ¿Algo que amas? Sea lo que sea lo que ves, recuerda que es un reflejo de ti. Recuerda verte en la otra persona. Recuerda esto: tú eres yo, yo soy tú. Cuando ves algo en mí, estás viendo algo en ti. Cuando veo...

leer más
“Este momento”

“Este momento”

Estamos en el mejor lugar posible que existe, aquí y ahora. Siento que este momento ha cambiado mi vida, es un instante en el que he visto cómo me desapegaba de la propia vida, del sufrimiento, de no tener lo que quiero, de no querer lo que tengo. En este momento,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto