Esta educación lo está arruinando todo

viernes, Ene 26

Busca la respuesta más larga, elaborada, memorizada y superficial posible. Dame algo normal, en la media. No preguntes demasiado, no cuestiones, no desafíes. Valoramos la obediencia, no la insolencia. Premiamos la perfección, no la vulnerabilidad. Trabajamos en lo superfluo, no en el ser. Esto, a grandes rasgos, es la educación que ahora mismo estamos viviendo. A casi todos los niveles.

Los matices se desperdician en el sistema educativo. Hay mejores cosas que hacer que sumergirnos en los “quizás”, “podríamos” y los “posibles”. Cosas como salir del edificio y volver a la vida intensa.

Como adultos, sabemos que es esos matices quedan en tierra de nadie, donde precisamente sucede el éxito. Es como el júbilo de hacer las cosas que importan.

Sé cómo el resto

la educación no funciona

La educación tradicional recompensa la distracción, el convencionalismo, las comparativas y la extensa mediocridad. Lo hace con un fuerte enfoque en “lo suficientemente bueno”. Una nota sobresaliente, un “10” o un “A” (o para algunos un “8” o un “B”) significa que hiciste lo que debías y lo que se requería de ti. Hiciste lo suficiente. Genial, ahora, pasa al siguiente objetivo.

La educación empuja fuerte para no profundizar en las preguntas y cuestiones más internas, personales y delicadas. Coloca el punto de dolor en nosotros mismos por no estar haciendo lo que hace todo el mundo. Si hacemos lo que hace el resto en aquello que no amamos, somos unos perdedores. Eso en lugar de equiparnos mejor en las cosas que nos gustan hacer.

Cuestionar, preguntar y rumiar es mucho más efectivo que divagar o merodear.

Necesitas generosidad

Espera, si además estás acostumbrado a vivir puntuado entre una curva, ayudar a otros compañeros a ser mejores es algo estupido. Eso solo significa más trabajo y presión sobre ti mismo.

Lo que los adultos descubren más tarde, es que las personas con las que compartían clase y materias, no eran su competencia y no lo serán. Ojalá lo aprendiéramos antes. De esa forma podríamos ser más generosos, útiles y valiosos los unos con los otros. Todos somos personas que en algún momento nos quedamos atrás porque hay algo en lo que no nos sentimos apasionados. Y adivina qué, no puedes ser apasionado en materias impuestas fuera de tu talento.

Huye de la brillantez

Y este el fallo más grande de todos. La educación, infantil, obligatoria, secundaria y universitaria, ah, y adulta, es un desperdicio (como el 95% de los cursos). ¿Por qué? Porque es fácil mantener tus promesas para no involucrarte en un aprendizaje organizado jamás. Hay personas a tu alrededor que no han leído un libro desde que tenían 22 años, personas que no han participado en un webinar, sin coste o de coste elevado. Personas que no buscan exponerse a nuevas ideas. Porque requiere trabajo. Porque atemoriza. Y porque no es algo seguro ni fácil.

La educación es algo personal

Por favor no dudes. Encuentra algo que importe y apréndelo. Actúa conscientemente en entornos creados para ese aprendizaje que importa.

Vamos a lanzar Stand OUT Program 2018: Madrid, Barcelona, Bogotá, Medellín, Nueva York, Santiago de Chile y Ciudad del Cabo. Además de la versión para empresas. Si te interesa alguna de estas alternativas a lo que puedes encontrar por ahí, contacta conmigo aquí.

Atribución imagen: Washintong State House Republicans.

2 Comentarios

  1. Carmen Castelló Bonet

    Me ha gustado mucho como has tratado el tema de la educación. Es una realidad que los padres vemos a diario, tan sólo se potencia la mediocridad y el no preguntarse ni cuestionarse nada. Aprender ha de ser responsabilidad de cada uno, el sistema educativo tendría que enseñar a aprender y a ser.

  2. Isra García

    De cada uno y de todos Carmen. Empezando por el individual, siguiendo por la familia y terminando por el sistema educativo, profesores y demás formadores. Hay una carencia muy profunda.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Qué deberías saber antes de querer ser un experto

Qué deberías saber antes de querer ser un experto

Primero, que alguien te explicase el alto coste de la especialización. Segundo, que profundicen en el precio que vas a pagar por enfocarte y obsesionarte por algo, que quizá con mucha probabilidad, dentro de 10/20 años descubras que no te completaba y te hizo perder...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.