Menu

Mis fallos más pronunciados de 2014

By Isra Garcia  //  Cambio, Equipar, Human Media, Lifestyle, Mapmakers, Vida

falla-siempreEl año pasado publicaba cuales habían sido los fallos más importantes que había cometido en 2013, personalmente es un ejercicio que me ayuda a seguir creciendo y mejorando como persona y profesional, además de seguir practicando la vulnerabilidad.

Fallar es maravilloso, porque te da la oportunidad de intentar otra vez pero de manera extraordinaria, pues bien, ha llegado la hora de hablar sobre los fallos que más me han marcado en 2014.

Mis grandes fallos en 2014

  • Estar metido en tantos proyectos, ideas, iniciativas, negocios, aventuras, fiestas y desafíos mermó profundamente mis magnitudes económicas.
  • De 16 proyectos lanzados, hubieron 5 que salieron bien, el resto no terminaron de despegar o fallaron estrepitosamente. (Esto no lo veo del todo un fallo)
  • A pesar de ser el mejor año hasta la fecha en facturación, cobros y beneficios, superando en un 45% los ingresos de 2013, el manejo de mis finanzas han sido patéticas en 2014.
  • Seguir con una relación amistosa que debía haber acabado años atrás.
  • Descuidar la atención por mi trabajo y aquello que me da de comer todos los días y dedicar tiempo y dinero a cosas que no poseen esa importancia crítica, cosas como por ejemplo el deporte, las RR.PP. y comunicación.
  • El ímpetu y determinación que rige algunos aspectos de mi vida, este año pasado se ha llevado por delante tres amistades y dos relaciones personales.
  • Anteponer mi vida, mi trabajo, mis sueños, mis intenciones a personas que un momento determinado antepusieron las mías a las suyas. Triste, pero cierto.
  • Continuar, continuar, continuar y continuar a pesar de las adversidades, advertencias y recomendaciones, me ha costado un precio bastante caro. He sido demasiado cabezón, no hice casos a los avisos. Consecuencia: no llegué a la entrega de proyectos, no cumplí las expectativas de lo que un cliente esperaba de mi trabajo y obtuve una buena reprimenda por mis asesores.
  • Durante unos meses tuve una importante desviación en los contenidos de mi blog, estaba sobrecogido por el trabajo, no tenía tiempo a escribir posts con objetivo (y posiblemente tampoco con propósito)
  • Fallé al trabajar en equipo en Mapmakers, fallé al desarrollar mi papel dentro de un proyecto que finalmente no pudimos lanzar. Mirando con perspectiva me doy cuenta de que me implico tanto en los proyectos que creo que es incluso contraproducente para el funcionamiento óptimo del proyecto y el equipo de trabajo.
  • Preparé una conferencia privada sin tener en cuenta el contexto, experiencia y objetivos de mi audiencia. Resultado; sin pena ni gloria.
  • Durante dos meses dejé de probar cosas nuevas, dejé de trabajar por aprender algo nuevo cada día, perdí lo que me ha llevado hasta aquí. Pensé que ya estaba todo hecho, qué equivocado estaba. Bofetada.
  • Me dejé llevar por los números: Twitter, visitas en mi blog, ventas, conferencias y olvidé lo importante, la conexión, la vulnerabilidad, la interacción y la intensidad que viene con todo ello.
  • Quise venganza, con toda mi fuerza, para una persona que había hecho daño a una persona que amo.
  • Vivir un verano fuera de España, ¡hey! esto es un gran fallo.

He fallado miserablemente, es cierto, por eso te lo cuento. Sin embargo, no hay ni un solo fallo del que no haya exprimido al máximo el aprendizaje. Seguiré fallando, indudablemente.

Photo credit: xgray.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+