Disrupción empresarial: ataque y no defensa

jueves, Oct 12

¿Qué ha hecho daño a los taxis, Uber y Cabify o su falta de adaptación a una economía disruptiva? ¿Qué ha disparado los alquileres el servicio excelente y precio competitivo de AirBnB o el letargo de hoteles y hostales? ¿Por qué las personas confían más en TripAdvisor que el propio restaurante en cuestión? Un negocio disruptivo aparece por necesidad no por un maleficio.

negocio disruptivoEsto no son preguntas semánticas. Hoy, muchas empresas se encuentran compitiendo contra negocios los cuales el propósito primero no es ganar una pequeña porción de cuota de mercado. No, más allá de eso, alterar su industria y obliterar las razones de ser los titulares. Cuando alguien enfrenta una amenaza existencia de este tipo siempre pierde. Pierde porque ya va por detrás y pierde porque invierten una cantidad ridícula de tiempo y presupuesto en tratar de mantener el ritmo de los disruptores, o incluso intentar adelantarlos. Pista: estás perdido si necesitas una alerta de ese tipo para encantar a tus clientes e innovar.

El problema es la complacencia

Cada vez que una empresa disruptiva o un profesional disruptivo aparece, es un síntoma de complacencia en el entorno.

Los indicadores claves de complacencia son intangibles, pero significantes. ¿Está tu talento abandonando tu empresa para ir a la competencia? O peor todavía ¿Se van para crear nuevas empresas? ¿Tus costes de selección de personal suben y las recomendaciones internas decaen? ¿Se respira un ambiente de poca productividad dentro de tu empresa? ¿De lentitud de procesos?

Un negocio disruptivo: 6 activos críticos

La mejor forma de hacerlo y defenderte contra la disrupción es atacar. En lugar de defender, los negocios, pequeños, medianos o grandes, deberían buscar cambiar las reglas del juego. Deben identificar e invertir en esos disruptores que siempre están tratando de hacer progresar a la empresa con sus ideas e intenciones. El siguiente paso sería canalizar su talento, ambición y pasión hacia el servicio de crear disrupción en el propio modelo del negocio. Para hacer eso, se necesitan seis activos críticos:

  1. Alto nivel de urgencia.
  2. Ganar claridad y accesibilidad.
  3. Mostrar una visión compartida coherente e inspiradora.
  4. Entrenar e invertir en iconoclastas.
  5. Potenciar la disrupción personal
  6. Los líderes, gerentes y directores se convierten en los guías y facilitadores de esos disruptores.

Las empresas están dejando escapar la posibilidad de convertir su modelo de negocio en un negocio disruptivo.

Atribución imagen: Alexander Osterwalder.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto