Por qué me siento pequeño

By Isra Garcia  //  Equipar, Human Media, Reflexiones  //  3 Comments

isra garcia - me siento pequeñoMe siento pequeño y  más vulnerable que nunca. Esto es lo que ahora, en el vuelo desde San José a El Salvador, siento después de haber pasado 24 horas en Do Lectures Costa Rica.

Do Costa Rica es un evento perteneciente a Do Lectures, una serie de conferencias que ocurren en cuatro o cinco partes del mundo. Aunque podría parecer un primo hermano de TEDx Talks, en realidad es algo distinto, por el enfoque que le dan sus creadores, puedes leer más aquí, por la perspectiva y por el objetivo. Para mí, el solo haber sido propuesto para participar ya supone toda una recompensa. Haber participado como uno de los speakers, una experiencia vital que me ha marcado como persona y profesional. Ahora te voy a contar por qué.

6 razones para sobrecogerme

Primero, por la ubicación donde se ha realizado, Puerta a la Vida, un hub para emprendedores, creadores, makers y organizaciones, en medio de un paraíso natural en el corazón de Costa Rica. Un sueño que mi amigo Edward Zaydelman decidió convertir en una realidad. Un lugar con una energía descomunal. Desde el momento que pisé el lugar, me di cuenta de que no era un lugar como los que había visitado en mis viajes previos en otros países. La sensación fue algo parecida a la que experimenté cuando llegamos a Burning Man, energía fluyendo por la tierra, aire y personas que penetraba en tu cuerpo.

Segundo, por lo que significaba la primera edición de Do Costa Rica para el país y para una comunidad de líderes que sigue creciendo. Ser considerado para aportar algo de lo que posees me parecía una maravillosa oportunidad que sin duda estuve dispuesto a tomar.

Tercero, por las personas que he ido encontrando en este camino, porque tan pronto como llegué al aeropuerto, conocí a tres integrantes de la comunidad Do Costa Rica, Cali, parte del equipo y dos tipos brasileños, Julio y Roberto, con una actitud llena de vida, de complicidad, de trabajo por el cambio y humanidad. Conectamos al instante, mi instinto me decía que era el preludio de ago más profundo. Yo era el último speaker en llegar, también el último asistente. En unos minutos de estar allí sentías la vibración de las personas que allí habían, no era un evento convencional, desde luego que no. Podrás verlo aquí y aquí y lo comprobarás en un mes cuando lancen los vídeos con las charlas de todos y cada uno de los que participamos. Conocí a Javi y Sebas, dos de los organizadores del evento, junto al bueno de Edward. Hablé con otros y confirmé mis sospechas, era un lugar donde lo que había hecho hasta ahora era algo común e insignificante, lo cual me aterraba al mismo tiempo que me encantaba.

Cuarto y más importante, por la calidad humana y profesional, desde el primero al último asistente. Imagina participar en un evento donde cualquiera de los asistentes podría estar en tu mismo sitio y hacerlo igual o mejor que tú.

Quinto, por la calidad, profundidad y valor de las historias que todos compartieron, no solo la de los demás speakers que participaron, sino las de cualquiera de las casi 200 personas que allí se habían reunido, provenientes desde lugares como Siria, Reino Unido, Kenya, Estados Unidos, Alaska, España o Panamá, entre otros.

Sexto y último, porque esta vez he tenido que ir más allá de una charla convencional al uso (iba con una charla creada al estilo TEDx), y crear algo que nunca había creado, y construido en 1 hora, en Inglés y desnudándome ante extraños como nunca antes lo había hecho ante nadie, ni mi madre, Enrico, tíos u Oscar. Viviendo así uno de los momentos transformacionales más potentes de estos últimos tiempos.

Todavía estoy perplejo por la conectividad lograda por este tipo de evento. Si cada evento fuera así, no me importaría asistir a uno de ellos cada semana. La sensación de humildad, dignidad, vulnerabilidad sincera es tan poderosa que te hace sentir grandiosamente pequeño y frágil. Genial.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+