Controla tus principios y no necesitarás controlar nada más

By Isra Garcia  //  Alto rendimiento  //  No Comments

No controlas los resultados de tu vida.

No controlas la reacción de otras personas

No controlas tu salud.

No controlas cuánto dinero eres capaz de hacer.

los principios lo controlan todoSolo tus principios pueden controlar este tipo de cosas.

En palabras de Stephen R. Covey, “somos capaces de controlar nuestras acciones, pero no las consecuencias que surgen a raíz de esas acciones. Eso es algo que solo los principios pueden controlar”.

Si tomas comida basura, tu cuerpo sufrirá daños. El cuerpo es un sistema natural gobernado por una serie de principios.

Si no pagas el precio que toma desarrollar tu mente a través del aprendizaje constante, tu mente se volverá torpe y poco clara. La mente es otro sistema natural gobernado por una serie de principios.

En el libro Los 7 Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, Covey define un principio como “una ley natural, idéntica a la gravedad. Es algo diferente a los valores. Los valores son subjetivos; los principios son objetivos. La gravedad… si lanzas algo hacia arriba, la gravedad tomará el control”.

Principios son consistencia

En la universidad muchos empollan en el último momento para aprobar los exámenes. Sin embargo no puedes hacer eso si eres granjero. ¿Podrías olvidar plantar en primavera, desconectar todo el verano, y entonces trabajar duro solo durante el invierno?

Claro que no. Una granja es un sistema natural gobernado por principios.

Igual que tú y que yo.

La ley de la cosecha está siempre en acción. Aquello que plantas, recogerás. Además, lo que plantes de forma consistente, acabará dándote una cosecha exponencial y provechosa.

En muchas ocasiones no experimentamos las consecuencias de nuestras acciones de forma inmediata. Lo cual puede resultar engañoso. Si fumas un cigarro, no te llevará a padecer cáncer. Gastar 10 euros al día en café no te arruinará. Sin embargo, estos hábitos generarán resultados drásticos. Ejemplo: 10 euros al día durante 50 años con un interés del 5%, se convierten en 816.000 euros. Imagina fumando un paquete de cigarros al día durante otros 50 años… Vaya.

Dada la oportunidad de elegir, ¿qué preferirías tener: un millón de euros o un euro que doble su valor en 31 días? La mayoría de nosotros elegimos el millón. Sin embargo, el euro que se dobla acabaría convirtiéndose en un poco más de diez millones de euros. Aún así, no vemos ese hecho porque la mayoría del crecimiento sucede casi al final, y muchos de nosotros no tenemos la suficiente paciencia para esperar el gran retorno. La cultura de vivir al día y en el momento hace que las personas no invirtamos.

Todo lo que importa empieza (siempre) pequeño

Aquí está el origen de la expresión “éxito de la noche a la mañana”. Cualquier cosa que importe, tiene una curva que al principio es muy pequeña y muy poco pronunciada hacia arriba. Cuando empiezas a ensayar una habilidad núcleo, los efectos son casi invisibles. Pero, con el tiempo, agrandan más y más. Es así como alguien que viene de ningún sitio emerge y marca la diferencia. Lo que no viste fueron los años de preparación consistente que llevaron a esa persona donde está ahora. Los principios mandan.

Lo mismo sucede al contrario. Obesidad, ansiedad, estrés, mediocridad, identidad confusa, desamor, rupturas matrimoniales. Son cosas gobernadas por los principios, el efecto compuesto por las decisiones que cada día tomamos y las premisas equivocadas.

Las cosas pequeñas acaban haciéndose grandes.

Atribución imagen: Brian Lamb.

Summary
Los principios gobiernan todo lo que importa
Article Name
Los principios gobiernan todo lo que importa
Description
Somos capaces de controlar nuestras acciones, pero no las consecuencias que surgen a raíz de esas acciones. Eso es algo que solo los principios pueden controlar...
Author
IG

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+