No seas esclavo de tu libertad

viernes, Jul 16

Esta fue la recomendación que me dio mi amigo y artista Sebas Romero, a quien estuve visitando antes de empezar la fase 1 de la Gran Victoria. Un gran consejo de un gran tipo que me hizo mirar hacia dentro y preguntarme “¿Qué significa ser libre en este momento Isra?”

Séneca decía que hay personas libres que viven como esclavos y hay esclavos que a pesar de tener amo son libres. ¿Qué clase de persona eres tú?

Esclavo de tu propia vida

La mayoría de nosotros deambulamos por el mundo encarcelados en nuestras propias limitaciones.

  • “Tengo que montar un negocio”
  • “Si no alcanzo esa cifra habré fracasado”
  • “Voy a dar la vuelta al mundo en un año”
  • “Necesito la foto de alta calidad, ingeniosa y con un mensaje ocurrente y divertido para ganar el aplauso y la repercusión de mi audiencia”
  • “Desconecto cinco días y cuando vuelva no voy a volver a usar WhatsApp, sino Telegram”
  • “Nunca como carne”
  • “Siempre hago tres comidas al día”
  • “Me obligo a irme a la cama todos los días a las 23:15h”
  • “Es imperativo levantarme entre 5:30h y 5:45h cada día”
  • “Mañana voy a hacer esto, lo otro, lo otro y lo otro. Y pasado lo siguiente”
  • “Cuando me vaya de viaje tengo un plan completo de qué hacer”
  • “Una vez finalice la carrera voy a ponerme a trabajar de ___________”

Imagina que empiezo la Gran Victoria, un tiempo indefinido de vivir en el punto cero, en la quietud, el silencio, el anonimato, la presencia, la desconexión de Internet, dejar que las cosas sucedan fluir con lo que ocurra. Imagina que vuelvo a los 40 días por decisión propia. ¿Fracasé en mi experimento? Posiblemente esa sea la percepción de muchos esclavos que en realidad son libres, pero viven encadenados a los juicios, a una determinada manera de hacer las cosas, a una visión concreta del mundo, a reaccionar con emocionalidad a lo emocional. Pero… ¿Acaso se puede fracasar en algo así?

Esa es una de las grandes razones por las cuales no somos verdaderamente libres, aún pudiendo decidir, elegir, razonar y actuar. Porque estamos demasiado enganchados a tener que operar de la manera en la cual seremos mejor vistos, aceptados, aprobados y validados por los que nos rodean.

Por eso, como me explicaba hoy Sebas, trabajamos en el concepto, no en el contenido. Así podemos encajar como el resto y entonces ser ignorados como el resto.

qué significa ser libre

¿Qué significa ser libre hoy?

La libertad no tiene nada que ver con hacer lo que te apetezca, ni siquiera con ser feliz o tener tiempo libre. La libertad es encontrar la armonía entre lo que sucede a tu alrededor y tus intenciones, deseos y metas. No es llegar a ningún sitio, es estar ya ahí. Es no importarte el fin, sino el camino. La libertad no está en el pasado o el mañana, está en poder estar en este momento con tranquilidad, sin prisa o ansia por lo que venga, sino aquí, ahora, todavía.

Ser completamente libre sucede solo cuando razonas, eliges, decides y actúas desde tu verdad más suprema, desde tu centro, sin importar nada más. Ahora, deberías asegurarte de que tu centro esté enraizado a las virtudes adecuadas, esas que has construido durante toda una vida (generosidad, magnanimidad, templanza, autocontrol, sabiduría, autodisciplina y algunas otras más). 

Así concibo ser libre: cuando el pensamiento no te perturba aunque pueda hacerlo, cuando la emoción no te desestabiliza aunque parezca que te sobrepasa, cuando la palabra no pesa ni atormenta, cuando la acción pasada, presente y futura caen en un orden perfecto indiferentemente del resultado. Cuando lo externo y lo interno son una misma cosa.

Cuando estás ahí, sabes qué significa ser libre, eso mismo, eres libre de una forma ajena a lo que nos han contado que suena como libertad. Sin embargo, aunque lo seas, no es para siempre, solo ahora, solo aquí, solo todavía. Mañana podrías no serlo, o dentro de un rato, eso es ser libre, no estar aferrado a la aversión ni al ansia de poder perderla y tener que conservarla. Cuando sientes ligereza, tranquilidad, firmeza y alegría a pesar de los reveses, turbaciones, estímulos y desafíos, bueno, solo tú puedes saber cómo es estar ahí, es inexplicable, porque no lo tienes, solo lo eres, y lo sabes, pero no lo sabes.

Y aquí estoy, de aprendiz de fontanero a esclavo atravesando las puertas de su emancipación.

Podemos fallar, pero nunca perder.

Que el viaje continúe.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hasta la vista y que el viaje continúe

Hoy empieza la Gran Victoria, la victoria de ser libre. Decir adiós es tan importante como decir hola. Cerrar es tan esencial como abrir. Acabar es tan crítico como empezar. Irse es tan vital como llegar. El último paso es tan decisivo como el primero. Morir es tan...

leer más
Por qué cada día es el primer día de mi vida

Por qué cada día es el primer día de mi vida

Aquí estoy un día más - por eso voy a intentar ejemplificar cómo vivir cada día de tu vida como si fuera el primero y el último a la vez... Empiezo un nuevo día. Como si fuera el primero (o el último), cuando empecé a escribir en un blog. Excepto 3.463 publicaciones...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto