Redes sociales: oh, bello mundo inmundo

By Isra Garcia  //  Human Media, Redes Sociales  //  12 Comments

redes sociales mundo inmundoHay una parte de las redes sociales de la que parece que no somos tan conscientes, o por decirlo de alguna manera, es esa parte vulnerable que no nos encanta, no vemos sexi o la que no nos engancha tanto. Quizá es más fácil obviarla que aceptarla.

Parece que hoy, con las redes sociales, cualquiera puede ser un marketer, pero no lo bien-interpretes, con esto hago referencia a los marketers que ya no necesitamos.

Me refiero a esa zona en la que:

  • Te manchas el vestido justo antes de salir a la fiesta.
  • Realizas 37 fotos antes de elegir la mejor sonrisa y postura para publicar entre tu comunidad.
  • Creas una situación tensa entre tus compañeros por publicar una imagen del sábado noche que a ti te engrandece pero deja en evidencia a uno de tus acompañantes.
  • Buscas el cielo estrellado cuando estás solo paseando por la calle después de una fuerte pelea con tu pareja.
  • Compartes una puesta de sol en Ibiza tú, solo, con tu smartphone, bueno, no estás solo. A tu lado hay 57 personas solas – o más preocupante todavía – en pareja, fotografiando esa puesta de sol para inmediatamente subirla a Facebook.
  • Llegas a casa desmoralizado después de la actuación (o conferencia) porque de entre mil menciones positivas, han llegado varias críticas anónimas desde el fondo de la sala.
  • Te sientes tan vacío y perdido ahí dentro, que la mejor manera de engañarte a ti mismo es a través del hiper-desmedido selfie en Instagram, para mostrarle al mundo lo feliz, contento y bien que te ves.
  • Ningún logro o éxito es suficiente porque siempre habrá alguien en tu timeline en Twitter que ha ganado el premio al mejor diseñador del país, o acaba de ser elegida portada de Cosmopolitan, o su libro ha agotado 25 ediciones ya. O ha lanzado 12 negocios con 19 años.
  • Apenas tienes recursos para llegar a final de mes y en tu blog sigues mostrando una actitud empresarial exitosa. Agradeciendo, en público y en abierto, la cantidad de followers que has adquirido y hablando de la importancia de una marca personal para ser alguien en este nuevo mundo.
  • Has vivido un día de mierda en tu vida real, pero después en ese mundo de fantasía y dragones, das consejos y recomendaciones a otros sobre cómo conducir su vida.
  • Las comparaciones – nivel cualitativo y cuantitativo – con otras personas consiguen llevarte a infravalorarte y a desmerecerte, tu vida empeora, pero sigues buscando razones en otros para hacerte sentir todavía más pequeño.
  • Acabas discutiendo con tu novio o novia porque no sube fotos contigo a las redes sociales o porque no coloca tu nombre en “tiene una relación con…” en Facebook.
  • La realización de tu trabajo viene más de la mención de un Youtuber en su Twitter que en el impacto que tu profesionalidad es capaz de causar en tu cliente o audiencia.
  • Sigues a alguien en Instagram o Twitter por miedo a que te dejen de seguir o no te consideren interesante.
  • La fotografía de calidad que muestras al mundo te cuesta 35 minutos de tu tiempo, no por disfrute y pasión, sino por la palmada en la espalda y el reconocimiento,
  • Tu felicidad y tu estado de ánimo tiene que ver con el incremento de followers y no con tu estilo de vida.

Precioso y divino mundo inmundo, falso y surrealista que creas personas que tienen valores cercanos a una bolsa de patatas de la churrería Santa Ana (sus patatas son fantásticas y artesanales, por cierto).

Tengo una idea: mostrarte un mundo poco apetecible

Por todo esto y más, además de que me gusta mucho hacer algo por lo que creo y en reivindicación a ello, he pensado en hacer algo al respecto. A partir de mañana en mi cuenta de Instagram, voy a cambiar un poco mi estrategia, ahora, voy a mostrar justamente esa parte, el mudo menos atractivo; fotografías de mala calidad, pero naturales. Momentos que no estás acostumbrado a ver en las vidas de ensueño de todos tu contactos o conexiones, situaciones que no son sexis, cosas reales y vulnerables. Me importa poco si gustan o no, en la vida, en tu trabajo, en las relaciones y supongo que en el espacio exterior (¿Jupiter?), no todo es fantástico, divertido, entretenido o inspirador, ¿por qué en las redes sociales sí?

Photo credit: Zizzie fizz.

Summary
Redes sociales: oh, bello mundo inmundo
Article Name
Redes sociales: oh, bello mundo inmundo
Description
Hay una parte de las redes sociales de la que parece que no somos tan conscientes, o por decir5lo de alguna manera, es esa parte vulnerable que no nos encanta, no vemos sexi o la que no nos engancha tanto. Quizá es más fácil obviarla que aceptarla.
Author
  • enricoahrens

    Seguimos a las personas por sus acciones, pero nos enamoramos de ellas por sus imperfecciones.
    Gran post, buen giro en tu publicaciones.

  • Totalmente de acuerdo. Más imperfecciones por favor,

  • Me ha encantado! Por una vez leo sensatez y vida real. Gran idea la del mundo poco apetecible. Corro a añadirte en Instagram!

    Felicidades por el post.
    Un abrazo.

  • Más imperfección más humanidad, más resonancia, más conexión. Mejor y más valioso Internet.

  • Jos Velarde

    Totalmente de acuerdo contigo, pero como nadie sale a la calle enseñando sus miserias lo mismo en las redes, reflejo de la sociedad en la que vivimos. Me han parecido siempre vomitivos el exhibicionismo y los alardes más cuando uno sabe lo que hay en el backstage… Buena iniciativa Isra ya cuentas con otro seguidor más.
    Abrazo!

  • Enseñemos la parte vulnerable pues, dejemos de ser dioses y seamos un mortal más. A muchos esto les está costando muy caro. Es como el “online shaming” o “social bulling” pero más sofisticado.

  • Pabela

    Tan real! yo lo veo muchísimo, sobre todo en instagram y facebook, donde parecen a veces imágenes sacadas de un estudio! jaja. En mi caso a veces llega a ser insoportable porque me muevo en el ámbito de familias que educamos en el hogar y vieras la cantidad de imágenes de niños hiperfelices realizando actividades sumamente enriquecedoras y de alto impacto intelectual y bla bla bla, cuestión que terminas sintiéndote la peor madre del mundo si te comparas jajaja.

  • Sí, es un arma de doble filo, es tan fácil lavarte el cerebro como manipularte, eso lo cambia todo.

  • Francesc Segarra Boza

    La paella esta servida. ¡Que buena pinta tiene! Ahora solo queda disfrutarla pero… ¡stop! La espera aun no ha terminado. Falta la foto perfecta. A la interrupción del flow de la vida real para que forme parte de la vida digital le llamo “Peaje Instagram”. Afecta al disfrute del momento.

  • Exacto, la naturalidad y la autenticidad se pierden.

  • Marcelo Venturotti

    Gran post isra. A medida que iba leyendo cada uno de los puntos me reconocía a mi mismo en algun momento de la vida. Debo reconocer que no soy un personaje muy activo en las redes sociales pero alguna que otra vez he comenzado a seguir a alguien en instagram porque ellos comenzaron a seguirme y no quería perder ese seguidor. Justamente mientras comento este post tengo a mi lado un compañero de laburo mostrandome fotos que subio feliz con su perro al facebook, cuando el en realidad esta muy quemado con la vida y no es un ser para nada feliz.
    Personalmente encuentro en las imperfecciones un distintivo único para generar identidad, y esto se aplica tanto a lo personal como a lo profesional. Ser autentico es nuestra mayor distinción y esta bueno que cada tanto nos lo recuerden, como lo has hecho tu con este post.
    Gracias!

  • Ser auténtico es lo más bonito que nos queda en la vida, con permiso del amor y la libertad. Las redes sociales intercambian todo por algo aspiracional a menudo irreal y falso y perfecto, por lo tanto irreal.

    Gracias por tu aportación Marcelo.

EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+