Eres el único y verdadero individual imposible de separar o aislar

lunes, Nov 16

¿Podrías actuar de forma puramente genuina?

No más engaños por favor.

Juguemos a algo, ¿qué es lo que podrías hacer para expresar lo que eres sin la más mínima pizca de confusión? Es decir ser genuino es su más inmaculada expresión.

No más actuaciones, no más juegos, no más engaños, queremos verte a ti, queremos ver lo que eres, que hay detrás de ese tupido velo que cubre tu verdadera esencia.

Imagínate… ¿Podrías ser tan honesto con alguien? Especialmente con alguien a quien no puedes engañar, más que un gurú, más que un maestro, tú mismo.

ser genuino - Isra García

Sabes que te está mirando, que sabe lo que piensas, conoce todos tus secretos, adivina tus movimientos, se las sabe todas. Hasta podría decirte el segundo en el que dudaste. Sí, lo sé, eso te molesta. En otras palabras, cuando alguien te desafía a que seas perfectamente genuino, es como decirle a un niño, “cariño, ven y baila pero como si nadie te estuviera mirando”, o como si te dijera que si a medianoche apareces y soplas doce veces, podrías hacer realidad cualquier deseo que tengas, excepto pensar en un hipopótamo color turquesa. Lo que hará que cualquiera que venga a pedir el deseo tenga mucho cuidado de no desear ese querido hipopótamo turquesa.

Deseo haberme sabido explicar, de lo contrario, clarificaré lo que quiero decir… Cuando intentas ser altruista, lo haces por razones egoístas, no por olvidarte de ti mismo. No puedes despegarte de ti mismo por una decisión voluntaria, entonces puedes decidir no pensar en nuestro amigo el hipopótamo.

Ser genuino no es “yo”

Hay una pequeña historia sobre Confucio, quien un día se encontró con Lao Tzu, éste le preguntó al primero, “señor, ¿cuán es tu método?” Y Confucio dijo “Es caridad y amor por el prójimo y los vecinos, así como la eliminación del interés propio”, a lo que Lao respondió “eso es un despropósito, la eliminación de tu “yo” es una manifestación positiva de uno mismo, mira al universo, las estrellas mantienen su orden, los árboles y plantas crecen hacia arriba sin excepción, el agua fluye, sé como eso. Todo ese disparate sobre eliminar el “yo” es como hacer sonar una bocina cuando buscas un fugitivo”

De esta forma, podemos tomar esto como un ejemplo de la astucia del maestro, a quien llegaste con la idea de que eres un individuo aislado y separado del mundo, ese maestro (tú) está invitándote a lo siguiente: “Venga, muéstrame ese individual”

Así que lo que pasa es lo siguiente… Cuando el estudiante (nosotros), se da cuenta de que no hay manera alguna de ser su verdadero “yo”, reconoce que no se puede hacer, ni tampoco se puede hacer no haciéndolo.

¿Cómo resolver el acertijo?

No puedes hacerlo haciendo algo, no puedes hacerlo no haciéndolo. Por lo tanto, el Koan (o problema Zen), es cómo una persona que se traga una bola de hierro al fuego vivo, no lo puede escupir ni se lo puede tragar. Es como un mosquito que trata de picar una gárgola, la naturaleza del mosquito es picar, y la de la gárgola de no ser picada. Y ambos continuan así, lo cual es su propia naturaleza.

Así que nada puede pasar.

No hay una respuesta para esta pregunta.

Sin salida.

¿Qué significa entonces ser genuino?

Que somos una alucinación.

No hay un “yo” independiente a ser creado, no hay forma alguna de que alguien lo demuestre (esto es algo que he aprendido llegando al final del experimento de 25 tratando no utilizar “yo”).

Porque “eso” no está ahí.

Este es motivo suficiente como para volver de la ilusión, despertar y entonces decir: “qué alivio”, lo que viene a llamarse Satori o Kenshō; el primer paso para de verdad vivir despiertos.

Atribución imagen: Lucas El Mostacho.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Para ser un maestro necesitas dejar de intentar serlo

Para ser un maestro necesitas dejar de intentar serlo

"¿Cómo no ser un maestro?" es una pregunta realmente interesante... Anteayer perdí un vuelo, llegué tarde. Me preocupan cosas sin importancia. A veces me distraigo. Puedes que veas mi comportamiento como los del montón. En muchas ocasiones prefiero estar viendo Dragon...

leer más
Practicando de por vida

Practicando de por vida

Hoy se cumplen 279 días practicando Tai Chi por un lado y Qi Gong por el otro. Entrenando durante unos 20 minutos en cada una, a diario, 7 días a la semana. He practicado casi todos los días desde que decidí practicar, excepto en alguna excepción. Empecé antes de la...

leer más
El Gran Día Ultraproductivo – Curso de Alto Impacto

El Gran Día Ultraproductivo – Curso de Alto Impacto

Tenemos 24 horas, 1.440, minutos, 86.400 segundos, y lo que hacemos con cada hora, cada segundo, es la clave para vivir una vida bien aprovechada. Por eso el saber cómo crear tu Gran Día Ultraproductivo es algo que todos podemos y deberíamos practicar y entrenar,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.