Celebrando la vida de uno de mis grandes héroes, mi tío Toni Castelló “El Imparable”

jueves, Ene 21

Siento compartir que, tristemente como muchos familiares, parientes y amigos ahora, mi tío Toni Castelló ha fallecido a causa del virus COVID. Puedo confirmar que hizo gala a su espíritu luchador y noble, resistió con todas sus fuerzas, primero se paró un pulmón y luego el otro. 

Toni contrajo el virus al mismo tiempo que su mujer Marisa (mi tata), su hija Saray y Unai, su hijo más pequeño, mis primos. Ninguno de nosotros pudimos despedirnos de él, especialmente ellos. Se fue solo y con todas las restricciones que esta atrocidad llamada COVID trae consigo.

La vida se lo llevó el pasado lunes sobre las 10am, a las puertas de los 58 años y a punto de ser abuelo. Nadie esperaba algo así, supongo que él todavía menos. Estaba como siempre, radiante, sonriente, bondadoso, con ese gran sentido del humor, perspicacia y gran integridad que siempre le ha caracterizado. Estaba tremendamente feliz y lleno de júbilo, iba a tener un nieto/a.

Esta “carta” no es para lamentarnos de su muerte, sino para celebrar su maravillosa vida, su extraordinario espíritu, su mentalidad de titán, su resiliencia incansable, toda la buena energía que le rodeaba y el impacto positivo que ha aportado a cada persona con la que ha interactuado en todos sus años de vida. Y sobre todo, el amor que nos dio a todos nosotros.

toni castello - mi héroe

Mi tío Toni Castelló era una persona única, comprometida, entregada a los demás, enamorado de su mujer como el primer día y un padrazo increíble de todas las formas que se te puedan ocurrir.

Recuerdo a Toni con el mismo entusiasmo y generosidad que cuando de pequeño lo veía por la calle y me daba siempre una moneda de 200 pesetas. No mentiría si te dijese que siempre me ha tratado como un hijo, era con él, con mi tía y mi prima muy pequeña, con quien pasaba los veranos de camping cuando mis padres estaban trabajando, el me dio lo mismo que le dio a sus hijos, el mismo respeto, cariño, cuidado, privilegios, todo. Me sentía y me sigo sintiendo amado por él como por pocas personas en el mundo. Es una sensación difícil de explicar.

Siempre ha estado ahí para todos y para todo, no importa lo que fuera, siempre con una actitud prudente, sabia, humilde, transparente y un carácter estoico, pero con un sentido del humor mágico, siempre sabía sacarte una sonrisa. Recuerdo cuando íbamos los cuatro en el coche yendo para el camping y sacaba la mano por la ventana saludando a la gente como si les conociera, nosotros nos “meábamos” de la risa cuando la gente le saludaba o se quedaba mirando extrañada. Hace años que no cuento chistes, pero todos lo que sabía eran los que él me contaba.

Toni era esa clase de persona que te hacía mejor solo estando a tu lado. Ahora, y como a muchos de nosotros en estos tipos de COVID, se hace extraño saber que una persona que daba tanto, que aportaba tanto, con esas ganas de desvivirse por los que quería y que quería vivir tanto, de repente, se ha ido.

Soy un maldito afortunado por haber crecido al lado de él y mi tía (como una hermana mayor para mí). Desde que ellos eran novios y yo era un pequeñajo, siempre recuerdo su atención, cariño y reconocimiento. Tengo una imagen clavada en mi mente cuando era pequeño en Alcoy, iba con mi tía a una fábrica donde él estaba trabajando en una máquina de confección, 10, 12, 15 horas al día. Luego salía y llegaba a casa de mis abuelos (eran esos tiempos), llevaba todo tipo de chucherías para mi tía, y por supuesto a mí me tocaban algunas. Años después descubriría la revista el Jueves gracias a él, me enseñaba cosas que no sabía, también la Chica del Jueves. 

Sus ganas por crecer, por dar más a otros siempre dieron unos frutos inmejorables, pasó a ser mecánico de máquinas de coser, un mecánico muy reconocido y buscado por la zona, después pasó encargado de la confección, y siguió ascendiendo hasta tener su propia confección. Más tarde crearía una empresa con dos socios, una empresa donde trabajé junto a él por dos años. Él era el primero que llegaba y el último que se iba, era el jefe, pero el jefazo de verdad, siempre estaba para todos y con una responsabilidad y compromiso inquebrantable. Nunca me dejó que me durmiera, llegara tarde o faltara a trabajar, aprendí tanto de autodisciplina, perseverancia y excelencia a su lado. Nunca le dije esto, pero él sabía cuánto le admiraba, él sabía que era uno de mis héroes, él sabía que era especial para mí y para muchos de nosotros.

mi tío Toni, mi héroe
Con mi tío Toni Castelló en la Opera.

Siempre quise parecerme a él, ojalá algún día llegue a serlo, no hay duda, solo tengo que seguir su ejemplo: a por todas, lo que sea necesario, por los que quieres, haz lo que tengas que hacer. Eso es lo que él siempre ha hecho.

Cuando no podía flipar más con mi tío Toni, el tipo me daba la vuelta al rizo, cuando perdió la empresa que regentaba a causa de la crisis del textil. La familia quedó tocada económicamente, y ante la imposibilidad de encontrar un empleo en lo que siempre había sido su fuerte, se puso los guantes y empezó a barrer las calles de Cocentaina (Alicante), todo para que su familia siempre estuviera bien. Olvidé un pequeño detalle, Toni Castelló, tuvo la enfermedad de la Polio, contraída cuando era pequeño y que para entonces no tenía una cura definida, esto le causó una minusvalía en una de sus piernas. Pues ahí iba super Toni, con una minusvalía y lo que fuese a trabajar de barrendero y de lo que hiciese falta.

Mi tío Toni cuidaba a su familia, nos cuidaba a todos, más que se cuidaba a sí mismo, aun así encontraba tiempo para ocio con su familia. Amaba viajar con mi tía, los dos solos ahora que mis primos son más mayores, que envidia sana me daban los dos, mejores amigos, amantes, colegas, matrimonio y complices. Pues además sacaba tiempo para estudiar y formarse, es así como pudo acceder a trabajar de mantenimiento en el Centro Deportivo con el nombre de un viejo amigo suyo, Eduardo Latorre, que en esos momentos empezaba. Al poco tiempo, su entrega, valía y actitud le había situado como el responsable de todo el mantenimiento y de otras instalaciones que requerían sus servicios. Donde iba, con su persistencia y buen hacer, se metía a todo Cristo en el bolsillo. A mí ya me tenía desde el primer día que le conocí.

He hecho muchas cosas por primera vez con él:

  • Viajar al pueblo de mis abuelos.
  • Comernos cuatro menús del McDonalds y acabar empachados.
  • Pescar, bueno ir a pescar y no comernos ni un rosco, pero nos poníamos las botas a Doritos, aceitunas y cacaos.
  • La primera borrachera que cogí la tuvo que aguantar él y subirme para Alcoy con toda “la mona”.
  • El primer teléfono móvil lo tuve gracias a él.
  • El primer juguete que recuerdo, fue de mi tía.
  • Conocer a Plácido Domingo juntos.

Mi tío nos ha enseñado la importancia de trabajar duro, de aguantar, de no tirar la toalla, de no tomarte demasiado en serio, de tratar a las personas como nosotros desearíamos ser tratados, cómo trabajar y que el resultado hable por ti. Toni Castelló nos mostró con su ejemplo que la familia es la cosa más importante del mundo, él nos rodeó a todos con amor y coraje.

Mi tío ahora, por fin puedo escribirlo, es una leyenda, siempre lo fue. Vivió con la cabeza alta, con principios. Siempre ha sido un proyecto en desarrollo: creativo, resolutivo, sin miedo, imparable, emprendedor.

No exagero si te digo que mucho de lo que soy se lo debo a él (y a mi abuelo). Él siempre apoyó mis decisiones, siempre me miró con compasión y cariño, como un hijo. El c***** ha sabido como vivir a lo grande sin hacer ruido. Menudo diosarro.

Escribo esto desde Miami, ayer fue su incineración, dificultad para entrar en la ciudad, no féretro, no entierro, no despedida, todo restricciones impuestas por COVID. No voy a entrar a valorar este trato del fallecido, no merece la pena dedicar ni una sola palabra a esto. Mi tío se merece una celebración como la que tendrá cuando llegue el momento oportuno, de momento sus cenizas serán la base de un árbol (vida) que será plantado en un lugar de la Sierra de Mariola (Alcoy, Alicante), tiene sentido un tío que da vida sigue siendo vida en este o en otro mundo.

Cuando recibí la noticia por parte de mi hermano Javi, estaba acabando mi entrenamiento holístico matutino. Me senté a meditar, cerré los ojos y le di las gracias una a una por todo lo que ha hecho por otros y por mí. Le recordé quién había sido, que había representado y que dejaba aquí.

Hoy he tenido la revelación más clara de mi vida sobre cuál es mi propósito, si es que existe algo como tal, en este pasaje llamado vida y es mover a las personas. Ha sido justo unas horas antes de escribir esto, voy a dar mi vida a la causa, tal y como mi tío dio su vida a todos nosotros.

Toni, nos has regalado tu existencia, es uno de los regalos más increíbles que ha tenido cualquier persona con la que hayas convivido, trabajado, estudiado y compartido 24 horas

Solo podemos seguir viviendo a lo grande, sirviendo a otros, viviendo la vida sin limitaciones de ningún tipo y sin complejos o idioteces o problemas superficiales.

En mi caso, voy a dedicarte una celebración que haré en tu nombre, una fiesta, una escultura, el retiro Zen de Kyol Che al que entro este viernes, y posiblemente el Wisdom Quest, allí voy a reecnontrarme contigo para despedirte como te mereces, sé lo que te diré.

Hemos recibido una tonelada de muestras de afecto de todos nuestros allegados y personas tocadas por Toni Castelló. Gracias en nombre de toda la familia. Esto también es vivir.

mi tío toni y mi tío unai
Mi tio Toni y mi primo Unai apoyándome en Burning Man Quest 2014.

A cualquiera que lea esto, gracias por leerlo, espero haber sabido transmitir lo increíble y fantástico que era mi tío Toni Castelló, para mí, junto a mi abuelo, uno de mis héroes, el imparable más humano que he conocido jamás.

Sayonaramamón”.

Siempre tuyo.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Vipassana: volver a casa, una cita con la vida

Vipassana: volver a casa, una cita con la vida

Hoy participo en el tercer curso de meditación Vipassana como meditador, el cuarto en total, en Dhamma Neru, Palautordera, (Barcelona). La primera experiencia fue en octubre de 2017, en Dhamma Sacca en Candeleda (Ávila), puedes encontrar aquí mis impresiones al...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto