¿Dónde está “yo”?

lunes, Jun 07

¿A quién proteges cuando no hay un “yo” que defender? A nadie, bien, entonces ya puedes marchar en paz.

¿A quién hay que cuidar cuando no hay un “yo” que alimentar? A nadie, bien, ahora ya puedes preocuparte por los demás.

¿A quién hay que salvar cuando no hay un “yo” que rescatar? A nadie, genial, ya puedes dormir tranquilo.

¿A qué tienes miedo cuando “yo” no existe? A nada, fabuloso, entonces ya puedes hacer eso que tanto tiempo llevas evitando.

¿Dónde están las dudas si no hay un “yo” que genere proyecciones desde el pasado o hacia el futuro? En ningún sitio, interesante, porque significa que ya puedes cumplir tu misión aquí en la tierra.

¿A quién hay que amar tanto si “yo” ya no está en el centro? A cualquier ser vivo, a cualquier cosa.

¿Cómo vas a resultar herido si “yo” es solo una ilusión? Bien, ya puedes disolver todas esas fricciones generadas con conocidos y colegas.

¿Cómo actúa el niño interior si no hay un “yo” que en el pasado ha sufrido? No reacciona, no se sobresalta, no se agita, está donde debe estar, tranquilo y confiado.

“Yo” es todo el mundo

Cuando “yo” no existe, puedes ser todo lo que nunca ha sido, puedes incluso no ser nada, y entonces ser absolutamente todo lo que hay a tu alrededor, dentro, fuera, a los lados. De repente te conviertes en el agua en la que te reflejas, en la brisa del viento de levante, en las piedras con bordes uniformes del jardín, en la rosa y sus espinas, en la pequeña lagartija que se desliza por las esquinas, en las hojas del naranjo o en cada grano de arena de playa que se escapa entre tus manos.

"yo" no existe, eso es Satori

Para ser algo más práctico, si cada vez que me siento dolido porque no he obtenido el amor que pensaba que merecía, me recuerdo que “yo” no existe, ¿quién está dolido? ¿A caso ha habido algún daño? Si cuando las cosas no ocurren como esperaba (seamos honestos, todos acabamos esperando algo casi siempre), no puedo decepcionarme porque “yo” no existe, ¿dónde está el problema? Desaparece.

Date cuenta de que “yo” no existe y empieza a vivir la condición normal de tu ser, aquella infinita que va más allá de las palabras, los símbolos, pensamientos o sentimientos. Es presenciar este momento, estar en él y de repente desapegarte de todo lo que fuiste para poder recibir el siguiente.

Cuando no hay “yo” hay “todo el mundo” y “todas las cosas”.

Eso es Satori.

*Atribución imagen: lolo.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Por qué cada día es el primer día de mi vida

Por qué cada día es el primer día de mi vida

Aquí estoy un día más - por eso voy a intentar ejemplificar cómo vivir cada día de tu vida como si fuera el primero y el último a la vez... Empiezo un nuevo día. Como si fuera el primero (o el último), cuando empecé a escribir en un blog. Excepto 3.463 publicaciones...

leer más
Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Esta es una pequeña historia sobre el inmenso poder de observar lo que ocurre: Ayer caminaba por una calle cualquiera en Barcelona. Solo estaba paseando, iba a casa de mi amigo Víctor, donde estoy pasando unos días. En un momento determinado noté que estaba ahí, solo,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto