Ahí va un pellizco

sábado, Mar 21

ahi va un pellizcoAlgunas personas pellizcan fuertemente, pero no esa clase pellizco físico que al rato desaparece (o cuando ya han pasado unas horas o días si es muy fuerte). Son pellizcos que tienen que que ver más con unan golpe seco en nuestra mente o en emociones. Son pellizcos que nos despiertan, que incomodan, que duelen y perduran en tu interior mucho más tiempo que cualquier impacto físico.

Esos pellizcos nos llevan a un lugar diferente, desconocido y que te hace crecer. Te llevan a nuevas ideas o nuevas maneras de pensar diferente. Estos pellizcos te ayudan a retar el statu quo. Te dan el impulso necesario para hacer posible cosas que previamente parecían imposible.

Podemos decir que quien los da posee una intención y un objetivo. Esa misma persona es capaz de ver un futuro de una manera más atrevida, audaz e intrépida, tres manera de decir lo mismo. Llamémosle insolentes, porque actúan en el presente para empujar a que tu futuro se convierta en realidad.

Eso es lo que lo que Coco Chanel intentó (y consiguió), Michael Jordan hizo aquí, la leyenda de Michael Jackson, o lo que Martin luther King Jr. movió, o lo que Seth Godin demostró, lo que Maradona inventó, lo que Jobs dejó, lo que Ali cambió, lo que Richard Branson creó, lo que Diana revolucionó. Eso es la esencia de lo que hoy nos pellizca de manera descarada. Todos ellos vieron un futuro diferente, todos ellos pellizcaron al mundo y nos despertaron de un letargo importante. Sin embargo, no es necesario irte a estos grandes iconos, en tu barrio, en tu trabajo, a nivel local, en tu colegio o en tu comunidad existen esos irreverentes que pellizcan sin importarles nada más que incomodarte para hacerte avanzar.

Y ¿no es eso lo que todos esperamos hacer con nuestras vidas? Avanzar. Pellizca y sé pellizcado. Si nadie lo hace, pellízcate a ti mismo, busca esa capacidad innata de empujarte a ti mismo más de lo que te empujaría cualquier otra persona y si no lo logras, busca a alguien que te de esa patada en el culo, bien fuerte.

Aquí está mi pellizco.

Photo credit: Nate Sit.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Notar, observar, respirar, contemplar – y despertar

Esta es una pequeña historia sobre el inmenso poder de observar lo que ocurre: Ayer caminaba por una calle cualquiera en Barcelona. Solo estaba paseando, iba a casa de mi amigo Víctor, donde estoy pasando unos días. En un momento determinado noté que estaba ahí, solo,...

leer más
¿Qué ves en la otra persona?

¿Qué ves en la otra persona?

¿Ves lo que te causa rechazo? ¿Ves algo que te molesta? ¿Algo que amas? Sea lo que sea lo que ves, recuerda que es un reflejo de ti. Recuerda verte en la otra persona. Recuerda esto: tú eres yo, yo soy tú. Cuando ves algo en mí, estás viendo algo en ti. Cuando veo...

leer más
“Este momento”

“Este momento”

Estamos en el mejor lugar posible que existe, aquí y ahora. Siento que este momento ha cambiado mi vida, es un instante en el que he visto cómo me desapegaba de la propia vida, del sufrimiento, de no tener lo que quiero, de no querer lo que tengo. En este momento,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto