Charla conmigo mismo

viernes, Mar 20

La charla que considerar seriamente es la autocharla.

No hay crítica más importante que la autocrítica.

Evaluación más necesaria que la autoevaluación.

Consciencia más esclarecedora que la autoconsciencia.

Coherencia más determinante que la autocoherencia.

Control más absoluto que el autocontrol.

Respeto más demandando que el autorespeto.

Conocimiento más sabio que elautoconocimiento.

Disciplina más poderosa que la autodisciplina.

Y amor más impactante que el propio.

No hay cantidad de validación, reconocimiento, éxito, ovación, o reafirmación externa que pueda deshacer el zumbido constante de lo interno, ya sea crítica, ira, malicia, confianza, seguridad, aprecio, convicción.

la autocharla - charla con uno mismo

Invierte la autocharla

Pero espera, la autocharla, o la charla con uno mismo, está ahí, preparada para no solo ladrarte, si no morderte tan pronto como pueda. Está hambrienta, sedienta, desesperada, y necesita corroboración externa, cualquier input externo, a la mínima se te abalanza sobre ti.

La probabilidad dice que los demonios van a llegar, y con ellos la caída en barrena, claro, tan pronto como una muy pequeña voz esté de acuerdo con tu parte interna, con la parte “auto”, si es negativa, porque no habrá nada que hacer contra el autodominio, autodisciplina o autoconsciencia por ejemplo.

Aunque, el remedio para combatir una autocharla negativa, entonces, no es la búsqueda de elogios anónimos. Ese es un viaje sin esperanza, uno que destroza tu trabajo y tu vida, porque solo conseguirá diluirlo con el miedo de que lo externo amplificará lo interno.

El remedio es un trabajo de automaestría, en este caso, más concretamente una autocharla positiva y concisa sobre hechos precisos. Todos los días, tanto como puedas.

No hablo de afirmaciones delirantes o declaraciones metafísicas absurdas sobre el universo. No, simplemente la reafirmación de verdades obvias, un mantra que aleje el sinsentido que el cerebro reptiliano está vendiéndote como si de una verdad absoluta se tratase.

Es cierto que no puedes razonar con una autocharla negativa, o intentar persuadirla con que el mundo está en desacuerdo con ello. Todo lo que puedes hacer es rodearte con rasgos, pensamientos, y principios positivos, para así ahogarla y abrumarla con bloques de hormigón de trabajo importante, la combinación de expectativa, obligación y posibilidad.

Cuando tengas dudas, cuéntate la verdad.

Atribución imagen: Jamal Azfal.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

La mentalidad del cinturón blanco

La mentalidad del cinturón blanco

Ayer la vida me brindó un nuevo suceso, la muerte de una de las personas más importantes de mi vida. En ese momento, casi al mismo tiempo que una lágrima se derramaba por mi mejilla, me dije a mí mismo lo siguiente (por orden) Esto es vivir. Algo de lo cual no...

leer más
Mis mayores fallos del año (2020)

Mis mayores fallos del año (2020)

Este uno de los momentos más especiales de acabar un año y empezar otro, compartir los fracasos más pronunciados del año. Este es uno de los posts que más impacta y resuena con lectores y comunidad... Llegamos a los grandes fallos del 2020. He contabilizado 1.467...

leer más
Rompe las reglas cuando sea necesario

Rompe las reglas cuando sea necesario

La cuestión es... ¿Cuándo crees que sería necesario? ¿Cuándo decidiste saltar a la estructura de la disciplina? ¿Has hecho alguna vez algo que comprometa toda tu vida y tengas que aparecer cada día? No puedes estar siempre pendiente de confiar en tu familia, amigos,...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto