La impaciencia y su sabiduría práctica

martes, Mar 17

La impaciencia, la tensión, la fuerza y el miedo me han enseñado mucho estos días, dentro y fuera del marketing.

Hace un mes fallaron los altavoces del equipo de sonido que tengo en casa. Por primera vez desde que lo compré, este fin de semana no tuve buen sonido. Sé por qué fue, porque los forcé durante bastantes horas, mientras aprendía a mezclar música uno, y luego, durante 8 horas en una ceremonia de meditación que realicé. Entonces lo que presioné más, lo cual fue peor.

Hace una semana también falló la silla ergonómica de oficina que utilizo, dejó de poder regularse en altura. Y también soy consciente del motivo, me subí en ella para arreglar el estor de la sala principal. Entonces lo que hice después, fue regularlo a la fuerza, y adivina, otra mala decisión.

impaciencia como virtud y estrategia de marketing

Ayer a mediodía, el arroz salvaje con verduras, no salió como siempre, una de mis especialidades. Mi sistema falló, por primera vez en mucho tiempo.

Sé por qué… Lo apresuré demasiado. No permití que se cocinara lo suficiente. Entonces, en un esfuerzo para ponerlo al punto, lo que hice fue darle más fuerza al fuego, así mientras podría realizar varias microreuniones online. Así no es como se hace el gran arroz. Está listo cuando está listo, no cuando tú necesitas que esté preparado.

La impaciencia te anulará

Por supuesto, la analogía es obvia. Mucho del trabajo que hacemos como creadores, como líderes, como agentes del cambio, como inconformistas y como empresarios – necesita fermentar, no ser forzado, presionado o manipulado. Ese “arte” necesita crear su propio carácter, tensión e impacto. Como el marketing. Y no obtendremos nada, si lo apresuramos y le metemos urgencia.

Pero espera, todavía hay otra perspectiva, una reversa.

Pero también te podría propulsar…

A veces, creemos de forma muy errónea, que estamos creando algo que requiere tiempo, pero lo que en realidad estamos haciendo es escondernos. Nos excusamos, nos estancamos y divagamos, y nos apoderamos de las distracciones, no porque el trabajo nos necesita, sino porque tenemos miedo a la acción y lo que la misma genere.

Hoy más que nunca, en este momento de máxima tensión, la impaciencia puede ser una virtud si lo que hace es ayudarnos a atravesar el miedo que tanto nos retiene.

Atribución imagen: aehdeschaine.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENTRADAS RELACIONADAS

10 aprendizajes recientes sobre (auto)marketing de impacto

10 aprendizajes recientes sobre (auto)marketing de impacto

Comparto los aprendizajes recientes sobre marketing de impacto que me llevo trabajando entre México, Estados Unidos, España y Colombia, tanto online como offline, tanto en negocios como en potencial humano: 1. Empezamos por pensar en el producto o servicio, cuando lo...

leer más
Conviértete en un marketer de verdad

Conviértete en un marketer de verdad

¿Intentas vender productos que te interesan vender u ofreces soluciones específicas a personas que tienen problemas específicos? ¿Buscas clientes para tus servicios o diseñas servicios para ellos? ¿Intentas manipular a la gente para salirte con la tuya o haces el...

leer más

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!

¿QUIERES MÁS? SÍGUEME

BUSCAR SACUDIDA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

suscríbete a mis chispazos especiales (blog)

Si dejas tu email en esta casilla, cada mes recibirás todo lo mejor que pruebo, hago, encuentro, utilizo, aprendo y descubro. Además de recibir recursos de alto rendimiento, superhábitos, habilidades núcleo, marketing de impacto y ultraproductividad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto