Menu

Intensidad y cambio en #calpemocion, una fantástica experiencia

By Isra Garcia  //  Cambio, Equipar, Reflexiones, Social Media

#calpemocionEl sábado 18 participé en #calpemocion, un fantástico evento, medio blogtrip y medio conferencia, generalmente sobre marketing online/offline con un foco importante en el sector turístico. No quería perderme por nada del mundo esta oportunidad, tenía una gran razón para hacerlo, Mario Schumacher, una de las personas más especiales que he conocido a través de la Web Social, un agente del cambio que lo cambia todo a través de la humanidad, trabajo y humildad.

I edición

Ya tuvimos un acercamiento el año pasado, en la primera edición  para participar, pero no pudo ser al estar de gira por LATAM. No obstante, grabé un vídeo desde Panamá donde hablé sobre el viajero 2.0, un ser cada vez más humano y conectado. Sin duda alguna el evento fue un éxito gracias al trabajo, ilusión y pasión de Mario.

Haciendo que sucediera

Hace unos meses Nando y Mario comenzaron a hablar para poder hacer realidad mi participación en la conferencia de #calpemocion. Sé de buena mano que no fue fácil. En un principio, tomamos la decisión de quedarme fuera, estos días están siendo realmente intensos y he tenido que dejar de lado incluso clases y algunas conferencias que ya habíamos cerrado meses atrás. Pensamos que no era justo, ni serio, comprometernos a algo que probablemente no podríamos llegar, Aunque la idea nos gustaba.

A partir de ahí, hablé con Nando y Lola para hacer todo lo posible por anular el viaje a Ibiza, retrasarlo, cuadrar clases y proyectos en Alicante esa semana y no la tercera de Junio como estaba previsto y cancelar mi viaje a Barcelona en domingo 19 mayo. Desde principios Marzo hasta el domingo 3 de Mayo, m consta que Nando y Lola movieron cielo y tierra hasta que hicieron que sucediera. Confirmado, participaría en #calpemocion con la charla “agentes del cambio“. Una charla sobre cambio, educación, disrupción, hacer que suceda e Internet es esta nueva economía conectada. Ya sabes, montar revoluciones.

Excelente no era suficiente

Tenía una ilusión especial por esta charla, algo más allá de lo normal. Principalmente por el esfuerzo y empeño de Mario por que estuviera ahí y por el inmenso aprecio, respeto y cariño que siento por él. Tenía miedo de fallarle, sí, una especie de miedo, sentía que no podía hacer algo excelente, debía ser algo brillante o más allá, por eso decidí trabajar implacablemente en ello. Debía ser más que brillante, diría que sobrecogedor. La razón no tenía nada que ver conmigo y todo con Mario, era la mejor forma que se me ocurría para agradecérselo y rendirle tributo. Así que una vez más, decidí trabajar durante 8 noches de 00:00 a 2:30h para reunir todas las ideas, darles forma, hacer un trasncript, plasmarlas en una presentación y trabajarlo sin descanso. Recuerdo noches en las que quería ir a dormir, sí también duermo, pero no era el momento, había que hacer que sucediera.

#calpemocion

Finalmente llegó el día, llegando a Calpe con Lucas, él al volante y yo en silencio tratando de sintetizar todo de la mejor manera. Eramos 8 los que participábamos en la conferencia, mi intervención era la penúltima, por delante del gran Miguel Nonay (@asaltodemata). En la sala más de 600 personas y en streaming otros tantos. Conecté el Mac, lo dejamos todo funcionando y a por ello.

Marcar la diferencia no es cuestión de ego

La charlas iban de 5 a 8 minutos, habían habido charlas de 6 y 7 minutos y otras de 15:30 o 18:20 minutos. Por lo que entendía que podría excederme un poco del tiempo permitido. Desafortunadamente no fue así. Cuando quedaban 3 minutos para terminar, el moderador y presentador de la conferencia, un distinguido, conocido y excelente profesional – y tengo entendido que casi personalidad – en el mundo del turismo, interrumpió bruscamente mi charla para tratar de cortarla sin más.

No presté mucha atención a quien era ni que hacía realmente, lo único que recuerdo de él era su Twitter, @dbiosca. Disculpa mi ignorancia, pero no sabía quien era esta persona ni tampoco había oído hablar de él. Cuando le escuché hablar durante el evento, me pareció un tipo divertido, con carisma, mucha experiencia y gran conocimiento sobre el turismo.

Para mi, fue genial lo que hizo el moderador en primer lugar y lo agradecí, porque lo tomé como un aviso para terminar, eso me dio un toque de atención y proseguí para acabar de inmediato. Sin embargo no podía imaginar lo que estaba a punto de pasar, cuando faltaba un minuto – o menos – para acabar, en el cierre. Ante mi asombro y quizá también ante el de muchas personas que estaban allí. Volvió a interrumpir de manera casi violenta y tremendamente maleducada y se eligió al él mismo para dar por terminada mi presentación, sin apenas poder despedirme ni agradecer al público, compañeros y audiencia online, la atención prestada durante la charla.

Esto no va sobre mi

Después de eso no recuerdo mucho más, que bajar del escenario mientras escuchaba aplausos del público y miraba a Mario fijamente a los ojos. Los ojos de Mario lo decían todo. A mi no me importaba que me sacaran del escenario, es la primera vez que me ocurría y me encanta vivir experiencias nuevas e intensas – esa era una – pero pensaba en como se debía sentir Mario. Le di un abrazo muy fuerte y le dije “gracias de corazón por esta oportunidad, ha sido genial”. Realmente lo fue.

¿Arriesgado? bah, ya estuve allí

Mientras daban paso al siguiente speaker, Miguel Nonay, pensé durante menos de un minuto lo acontecido. Hey, no fue nada del otro mundo. Algo a lo que te arriesgas si tratas de hacer aquello que podría no funcionar e ir más allá de lo que otros han ido. Ya he estado ahí antes, muchas veces. Es mejor que te corten el final de una conferencia delante de 600 personas que seguir poniendo conos en una fileta de urdidor a las 3:30h de un viernes cuando haces el segundo turno de 12h en una empresa de textil en Cocentania. ¿Estás conmigo?

Hubo conexión

Cuando volví a mis sitio la gente de mi alrededor estaba más preocupada que yo, no me di cuenta de lo que pasaba a mi alrededor hasta que Alex, Enrico, Lucas y Stephan me dijeron, mira el Twitter. Entonces vi la increíble respuesta de toda la audiencia, apoyo, ánimos, indignación y ganas de hacer algo. Parece que el mensaje llegó al público. Esto me alegró más, no por la crítica, sino porque confirmó que había conectado, había creado resonancia con ellos, había creado cambo. Algo sucedió.

No es para ti – sin decir lo siento

Me gustaría haberme sentido afectado, pero no supe encontrar el motivo exacto para hacerlo. ¿Afectado por qué qué no había acabado? bueno, realmente yo me lo había buscado, seguro que estuve más de 16 minutos. El tiempo eran entre 5 a 8 minutos. El deber y trabajo del presentador/moderador es justamente ese, motivar a que el ponente acabe en tiempo. Lo que faltó ahí fueron formas, educación, empatía e inteligencia emocional. Sin embargo, cuando te das cuenta que el trabajo de la persona que hay delante de ti NO ES PARA TI, te sientes indefenso, por eso tu ego crece tanto que se apodera de cada rincón de tu alma y ahí ya no hay nada que hacer, por lo tanto utilizas el poder que puedas ejercer para hacer prevalecer algún tipo de autoridad, permiso, status quo o totalitarismo.

Fallé considerablemente – ahora sí, lo siento

El fallo fue mío, debería haber hablado con la organización y haberles hecho saber lo que me había costado poder haber estado allí y el trabajo que me había llevado acabar la presentación, así quizás habría conseguido más tiempo o hubiera tenido claro que no tenía más del estipulado. Fallé.

Pido disculpas a la organización, a mis compañeros del evento y al público por haberme excedido en el tiempo y no haber conseguido cerrar. Asumo el fallo y tomo la responsabilidad como mía y sólo mía. Al señor Biosca, darle las gracias por hacerme crecer al aprender 8 cosas muy valiosas:

1. No te excedas del tiempo que tienes más de 1 minuto o 2.

2. Cuando el moderador te haga señas no le ignores, su ego se resentirá.

3. En el caso que el moderador te interrumpa bruscamente, no le interrumpas elegantemente, su ego no podrá soportarlo.

4. No hables de que todos podemos cambiarlo todo, de profesores que leen libros, exámenes, trabajos donde tu jefe te dice lo que debes hacer, de status quo, modelos industrializados muertos y de economía conectada. No hables de todo eso con 30 años a alguien que se ve amenazado todos los días por precisamente esto, personas ordinarias que deciden hacer algo fuera de lo común y habilitan lo imposible. Ya nunca más estarán a salvo y encima vas tu y se lo dices delante de sus narices. Vale, lección aprendida.

5. Nunca te dejes lo mejor para el final, por si acaso. Menos mal que no lo hice.

6. Cronometra las charlas.

7. Elígete a ti mismo, aunque seas presentador o moderador de un evento, no importa.

8.  Nunca ignores la voluntad y feedback de la audiencia, es lo más irrespetuoso y arrogante que podrías hacer ante un público.

El resultado que importa

El hecho de que no pudiera acabar se vio grandiosamente desvanecido por lo verdaderamente importante, el trabajo de Mario, su familia y su equipo, gente como Mariano, Kezia, Raquel, Laura, Juan y el éxito que consiguieron en este evento fruto del trabajo que importa. Eso era el resultado que buscaba y ahí todos ganamos, Mario lo consiguió, hizo algo muy grande de nuevo. Eso es lo que me ha hecho dormir feliz y tranquilo toda la noche – hasta las 12h mediodía.

Respecto al cierre de la charla, al fin y al cabo eran unas palabras mas que no iban a cambiar el mundo. Por otro lado, con ese, ya tengo ua parte del cierre para #InternetCambiaTodo, más una idea que tuve al acabar.

Enhorabuena Mario. Fallé al no acabar, pero no al crear cambio. Todo lo otro, es secundario.


EL PODCAST

WEB SERIES

IG - LA AGENCIA

LOS LIBROS

Speaking

Entrevistas / TV

Historial / buscar

Google+