Mi propuesta al egocentrismo (o influencia si quieres)

mi propuesta al egocentrismoEl infortunio de concebir Internet como una herramienta promocional y masiva y por consecuente, utilizarlo como un mecanismo de egocentrismo e intrusismo, está creando un entorno donde profesionales buscan validaciones, recomendación, influencia y protagonismo, como almas desamparadas que andan por el purgatorio en búsqueda de la salvación suprema.

Propuesta 1: común, en la media

Listas basadas en indicadores lamentables, rankings de colegas, recompensas manipuladas para obtener publicidad o ganar un cliente, premios sin argumentos y sin sentido que se le entregan a personas que no saben qué es lo que en realidad han conseguido para llegar ahí, y cuando lo preguntan a la organización no saben responder cual ha sido el motivo. Peticiones de recomendaciones en LinkedIn sin apenas conocer a la otra persona. Reseñas en Amazon sin ni siquiera haber leído el libro, retweets a los cuales ni siquiera prestas atención a lo que contienen. Mensajes desesperados para validaciones de aptitudes. Emails desafortunados con peticiones o requerimientos todavía más desafortunados con modales y formas increíblemente aún más desafortunadas. Encontrar esto está a único click de distancia. Donde quiera que mires verás todo esto. Parece el estándar.

Propuesta 2: escasa, deseada

En cambio, esto es lo que es difícil de encontrar y precisamente lo que más valor, cambio y movimiento generaría:

  • Listas de personas que más fallan.
  • Rankings de personas que más proyectos lanzan, que más clientes encantan o que más comunidades comprometidas poseen.
  • Recompensas a personas que como Valentino Barrioseta donan su energía, tiempo y pasión en impactar positivamente en la vida de personas en situación de desigualdad.
  • Premios a personas intrépidas e ingeniosas – anónimas. Premios a personas que han utilizado Internet para transformar su trabajo o vida – y las de otros.
  • Recomendaciones significativas a personas con las que has conseguido resultados considerables trabajando juntos. Recomendaciones a personas que han dejado una marca en tu carrera ejecutiva o estudiantil. Recomendaciones a profesores que cambian maneras de pensar y actuar, para bien.
  • Reseñas en Amazon a libros que te sacuden desde el espíritu hasta tu mentalidad.
  • Retweets o contenido compartido de recursos que te hacen mover del sitio en el que estás. Historias emotivas de personas o empresas que han creado algo valioso o han logrado hacer algo importante y merecen ser compartidas con el mundo.
  • Validaciones por iniciativa propia debido al manejo de tu talento a favor de comunidades o negocios.
  • Emails con un “win/win” real, marcado y contrastado. Cortos, directos, honestos y transparentes. Esta es difícil, y la más importante.

La propuesta tiene dos lados y uno es bastante diferente al otro. ¿En cuál de los dos caes?

Photo credit: Ismayani Prabu Ali.

IG - LA AGENCIA

Libros de Isra

Speaking

Entrevistas / TV

Archivos

Google+