Cree, o no creas, eso no es lo que importa…

[et_pb_section fb_built=»1″ admin_label=»section» _builder_version=»3.22″][et_pb_row admin_label=»row» _builder_version=»3.25″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.25″ custom_padding=»|||» custom_padding__hover=»|||»][et_pb_text admin_label=»Text» _builder_version=»3.27.4″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»]

Cuando la vida toca a tu puerta, cuando los análisis confirmaron lo más temido, cuando tus piernas tiemblan y todavía quedan 30 kilómetros de carrera, cuando duele, sufres y te revuelcas… Es ahí cuando la resiliencia cuenta, es ahí cuando podemos sacar a relucir la magnanimidad.

Siempre que veo un momento oscuro, y créeme, los hay, automáticamente hay algo en mí que me dice, «recuerda estas dos cosas, eres la luz en la oscuridad (alguien tiene que hacerlo) y siempre está oscuro antes de que amanezca».

La luz siempre llega, dentro o fuera.

Practicar la magnanimidad

Es por eso que es clave la grandeza y elevación de ánimo y espíritu en tiempos difíciles, así como la gran generosidad a pesar de cualquier circunstancia. No solo por estar dispuesto a ir a contracorriente, sino por saber cuándo hacerlo y cuándo dejarse arrastrar. Se requiere de sabiduría, autocontrol, templanza y autoconocimiento para aprovechar tu voluntad y tus valores.

practicar la magnanimidad estoica

Puedes decidir, lo creas o no, en qué crees, incluso aunque no estés seguro de ello. Este pequeño matiz es lo que separa a una persona imperturbable e imparable del resto. Esto es de lo que me di cuenta, una vez más, mientras realizaba el Ultraman Holístico del pasado fin de semana.

Puedes creer en ti mismo, o no.

Puedes creer en tus posibilidades, o no.

O puedes creer en el destino, o no.

Puedes creer en lo que haces, o no.

Puedes creer en que lo conseguirás, o no.

Da igual

¿Qué importa que creas o no creas? Da igual.

Lo que importa es que pongas en práctica lo que intuyes, porque es ahí donde el conocimiento es importante y tiene relevancia. Es ahí donde podemos medir la creencia, sea cual sea.

Preocúpate por entrenarte en los «buenos tiempos» para los «malos tiempos» y viceversa, eso es practicar la magnanimidad estoica.

Seguro, si lo haces, no pasará cómo tú esperas que pase, no en al menos un 50% de las veces, pero pasará algo más, y ese «algo más» creará nuevos pasos que te llevarán a lugares distintos y ahí ocurrirán cosas. Cosas que te tendrán tan ocupado que no necesitarás sentir o creer para hacer algo, solo tendrás que seguir moviéndote según fluyes, según dicta tu instinto más puro.

Hay algo incuestionable, bajo lo que percibo, y es detenerte porque no crees en algo.

Hay dos grandes errores en el camino de la verdad: uno es no empezar y el otro es no llegar hasta el final.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Obtén la energía que siempre te ha faltado, llega a todo, haz el trabajo que importa, crece exponencialmente y recupera entre 3 y 5 horas al día.

Programas

ULTRA PRODUCTIVIDAD EL MÉTODO
ultra productividad el método

Trabaja menos, produce más y vive mejor. Los métodos de ultra productividad de Isra García se enfoca en el trabajo interno a través de la introspección y la generación de hábitos

POTENCIAR, OPTIMIZAR Y EQUILIBRAR CUERPO, MENTE, CORAZÓN Y ESPÍRITU PARA DESPERTAR Y ALINEAR LAS CAPACIDADES INNATAS DEL POTENCIAL HUMANO DE EQUIPOS E INDIVIDUALES

MAXIMIZA TU VIDA A TRAVÉS DEL ALTO RENDIMIENTO HOLÍSTICO

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x