Saboteadores por naturaleza

saboteadores por naturalezaHace unos días volaba en trayecto Barcelona – Málaga. Estaba situado en la ventana y a mi lado, en el asiento del pasillo, había una mujer de unos cuarenta y cinco años, pelo ondulado, vestida con unos tejanos desgastados y una chaqueta negra, mirada cruda, rostro serio. Si observabas su lenguaje verbal, podía divisar algunos signos de incomodidad, disconformidad y enfurecimiento. Sin embargo, todo parecía bastante normal.

Paralelamente, yo, en mi mundo, me disponía a practicar algo de UltraProductividad; saqué el portátil para continuar escribiendo, primero un articulo para mi blog y luego unos cuantos emails que se quedarían en la bandeja de salida hasta que volviera a poseer conexión de Internet. Cuando desenfunde el portátil de la mochila, esta mujer se giró, me miró con mirada penetrante y susurró “no te molestes, no lograrás hacer nada, no podrás trabajar con comodidad”. Yo, un tipo bastante contundente, miré atónito, sonreí a la mujer y proseguí con mi acción. Y mira, pude trabajar con la normalidad (y experiencia) de ya millones de kilómetros volados en un avión.

Mientras, por el rabillo del ojo derecho, observaba a la mujer, indignada y silenciosa, que no me quitó ojo de encima, como esperando a que desistiera, fallara y guardara de nuevo el portátil en la mochila. No lo hice, no tuve que hacerlo.

A los 20 minutos sentí la necesidad de ir al baño, en ese momento estaban los carros móviles que sirven bebidas, comida y el Duty Free, supuse que no sería un gran problema, así que pregunté a la mujer si podría dejarme pasar para poder ir al baño. La respuesta fue sorprendente, por lo menos para mí: “no vas a poder ir al baño, está el carro de arriba a abajo, tendrás que esperar a que acaben, no podrás, es mejor que te ahorres el esfuerzo”. Mi estrategia; sonreí de nuevo y volví a preguntar “¿Podría permitirme salir para ir al baño por favor?”, la mujeres replicó: “¿Para qué quieres intentarlo? No podrás acceder”. Volví a sonreír y a formular la misma pregunta, exacta pregunta, no dejando a la mujer otra salida que dejarme intentarlo, todo bajo una sensación de tempestad y furia majestuosa.

Poder ir al baño – que pude lograrlo e ir – fue lo de menos. En cambio, todavía sigo preguntándome porque intentamos minimizar a otras personas en lugar de impulsarlas. ¿Por qué esa naturaleza saboteadora cuando la alternativa siempre es una estrategia ganadora?

Photo credit: Ron Kroetz.

PARTICIPA EN UN PROGRAMA EVENTO, EXPERIENCIA, TALLERES TRASCENDENTALES DE ISRA.

guest
4 Comentarios
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Teresa Sc

Vaya comañera de viaje te tocó, Isra ¡madre mía! Jajaja

Isra García

Fue divertido Teresa.

Christian Bolaños

Isra creo que yo conozco a esa compañera de viaje, me la encuentro a toda hora y en todo lugar!!!

Isra García

Es magnífico reconocerla para entonces poder ignorarla Christian.

4
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x

Completa tus datos y un miembro del equipo de isra te contactará

Si estás tú, tu empresa, evento o proyecto, listo para Isra, él lo está para ti. Descubre cómo el arte de Isra puede impactar en tu misión y propósito: como conferencista más de 13 años y más de 400 conferencias, como consultor para más de 70 marcas, como formador en más de 500 sesiones, para liderar retiros disruptivos para líderes y equipos creativos y directivos, o acompañamientos «uno a uno» como ha hecho con más de 7.000 personas.
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]